Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Partido Socialista Obrero Español (P.S.O.E.)

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 01/02/2010

Las doctrinas y las organizaciones socialistas penetran lentamente en una región como Aragón Buscar voz..., predominantemente agraria hasta tiempos cercanos y con una escasa concentración de pequeñas y medianas industrias de transformación en la capital zaragozana. Tanto el Partido Socialista Obrero Español como la Unión General de Trabajadores Buscar voz..., se desarrollan en sus orígenes en un medio escasamente propicio y con un cierto retraso; su presencia en Zaragoza Buscar voz... y en la región se ve sometida a periódicos altibajos, renacimientos y desapariciones durante las últimas décadas del siglo pasado y los inicios del siglo XX, de modo que hay que esperar a los días de la Segunda República Buscar voz... para encontrar una implantación más extensa y una consolidación organizativa del partido y del sindicato socialistas.

En los orígenes es la Asociación del Arte de Imprimir Buscar voz... la que en Aragón, y siguiendo la norma general, será la matriz de las primeras agrupaciones socialistas regionales, a las que proporcionará sus primeros cuadros y militantes. Aunque nacida en 1871 en Madrid, en Zaragoza sólo se constituye a principios de 1882, al calor del primer giro liberal de la Restauración Buscar voz.... Edita un Boletín, lleva a cabo con éxito movimientos reivindicativos, y la sección zaragozana organizará el III Congreso Tipográfico Nacional. Cuando se constituye la Unión General de Trabajadores en 1888, el Arte de Imprimir era la única sociedad obrera de carácter socialista. Los tipógrafos zaragozanos asociados están próximos a las ideas del núcleo socialista madrileño, del que ha nacido el P.S.O.E. en 1879, pero sólo la aparición en 1886 de El Socialista permite trazar a partir de esta fecha las líneas generales de la actividad socialista en Zaragoza. Los primeros corresponsales eran Vicente Rigal y Manuel Sánchez Pelegrín, y se sabe que existían en Zaragoza ocho suscriptores de los primeros números, de los cuales se vendían en la ciudad unos sesenta. Hacia 1890 se refuerza relativamente la actividad socialista. El año anterior ha llegado a Zaragoza el cantero Matías Pastor Buscar voz..., militante del Partido Socialista en Bilbao. Funda la Sociedad de Obreros Canteros que junto con el Arte de Imprimir serán las dos únicas sociedades ugetistas en la capital de Aragón. Por otra parte la celebración del Primero de Mayo supone una potenciación del movimiento obrero en general y su origen en un acuerdo de la II Internacional Socialista Buscar voz... proporciona un cierto eco a los socialistas locales, que participan, minoritariamente, en las primeras conmemoraciones del 1º de Mayo, aunque la extensión de las ideas libertarias y anarquizantes entre los grupos de trabajadores zaragozanos dan en un principio a la celebración un contenido diferente del propuesto por los grandes partidos socialistas europeos.

En este contexto, el 17-II-1891 algunos obreros de diversos oficios se reunían en asamblea para constituir la Agrupación Socialista de Zaragoza bajo la presidencia de Matías Pastor, que será elegido también presidente del Comité interino. El 20 de marzo quedaba constituida definitivamente y domiciliada en Boggiero, 73. En el marco de una radicalización del obrerismo Buscar voz... zaragozano (asesinatos de los patronos Conesa y Archanco) y tras la huelga general Buscar voz... dirigida por los anarquistas Buscar voz... que sigue al 1° de Mayo de 1891, el gobernador civil Buscar voz... llama a Matías Pastor y le comunica que la agrupación socialista quedaba disuelta. En el verano de 1892 se reorganizó la agrupación, siempre en torno a la presencia de Matías Pastor, y la organización socialista de Zaragoza estará representada por primera vez en el IV congreso del P.S.O.E. celebrado en 1894. La agrupación socialista de la capital aragonesa languideció en un fin de siglo marcado por los atentados anarquistas. En las elecciones de 1896 García Quejido Buscar voz... obtenía 47 votos en Zaragoza. El impacto del 98, la postura mantenida por el P.S.O.E. contra la guerra, señalan un crecimiento de la nación, pálidamente reflejado en los cómputos electorales aragoneses, en los que García Quejido obtiene 680 votos en 1898 y 758 en 1899. Por estas fechas los socialistas crean un centro obrero en Zaragoza, del que forman parte cinco sociedades de resistencia y la agrupación socialista.

Un nuevo ciclo organizativo del movimiento obrero en general se inicia hacia 1916, con lo primeros efectos de la Gran Guerra Buscar voz... en la economía española. Mientras el aún cenetista Buscar voz... Ángel Lacort preside en Zaragoza el pacto nacional C.N.T.-U.G.T., las cifras de la agrupación progresan lentamente, llegando a 18 afiliados en 1915, 30 en 1916, 35 en 1917 y 96 en 1918.

En agosto de 1917, en el comité de huelga de Zaragoza, los socialistas están representados por Isidoro Achón Buscar voz.... La elección en noviembre de 1918 de seis parlamentarios socialistas supone un reforzamiento de la política nacional del P.S.O.E. Se reaviva la actividad de la agrupación socialista de Zaragoza, en la que ingresan prestigiosos líderes cenetistas como Lacort, Ginés y Auqué. Durante 1918 y 1919 se asiste en la práctica a una refundación del P.S.O.E. y de la U.G.T. en Aragón. El sindicato socialista extiende su implantación por la región y la agrupación socialista de Zaragoza salta a 581 militantes en 1919. Es evidente una consolidación socialista hasta 1920. Los socialistas aragoneses acuerdan no adherirse a la III Internacional Buscar voz..., y en el Congreso de 1921 son doscientos los militantes al tanto del pago de sus cuotas.

Pero en la dura lucha social que caracteriza los años 20-23, muy aguda y evidente en Zaragoza, los planteamientos políticos y reformistas del Partido Socialista no tienen un campo especialmente abonado. En Zaragoza, patronal y trabajadores de enfrentan directamente, por encima de toda mediación política. Aquí se produce una inflexión en el moderado crecimiento del P.S.O.E., que en ningún momento por otra parte hizo peligrar la hegemonía cenetista que caracterizó al obrerismo aragonés en la crisis política de 1917-23.

Durante los primeros años de la Dictadura de Primo de Rivera Buscar voz... el P.S.O.E. se benefició del posibilismo colaboracionista del Comité Nacional, al que se opuso con su voto negativo Isidoro Achón, aunque en Aragón la agrupación socialista zaragozana estanca su militancia entre 175 (1923) y 190 (1929). Desde esta situación, una implantación más extensa y una consolidación de las organizaciones socialistas en Zaragoza y en Aragón habrá de esperar a los días de la II República Buscar voz..., en cuyas vísperas (1930) nacen los periódicos semanales Vida Nueva Buscar voz... (Zaragoza) y Adelante (Teruel), órganos de expresión del P.S.O.E. y de la U.G.T.

Período 1930-1939: La debilidad orgánica del socialismo aragonés durante las primeras décadas de nuestro siglo ha quedado suficientemente patente en lo hasta ahora expuesto. La crisis monárquica a que da lugar, a comienzos de 1930, la clausura de la Dictadura primorriverista sólo va a poder resolverse mediente la caída del régimen y la instauración de la Segunda República. En este nuevo contexto, una de las fuerzas políticas que mejor se va a adaptar a la nueva situación, consolidando su organización, es el Partido Socialista Obrero Español (P.S.O.E.), que aparece como el partido mejor organizado y coherente del espectro político español en 1931. Como es conocido, el P.S.O.E. participó en el gobierno provisional republicano y tras las elecciones generales de junio, donde se configura con 116 diputados como la primera minoría parlamentaria, participa durante el bienio 1932-1933 en los gobiernos de coalición con el republicanismo de izquierda apoyando la política reformista de Manuel Azaña.

En Aragón, las organizaciones del P.S.O.E. no van a ser muy numerosas durante estos años: veintinueve agrupaciones y menos de mil quinientos afiliados en 1932, que suponen menos del 2% de los efectivos del P.S.O.E., cuantifican suficientemente esta afirmación. En todo caso, este hecho debe matizarse, dado que en estos años desde 1929 la organización sindical socialista, la Unión General de Trabajadores (U.G.T.), experimenta una importante expansión, especialmente en las provincias de Zaragoza y Teruel, en el medio campesino, con más de treinta mil afiliados ugetistas en Aragón. Por primera vez se había roto el muro urbano en el que se habían recogido tradicionalmente los socialistas. Por otro lado, la ambigüedad de militancia entre el sindicato y el partido no favorecerá el crecimiento orgánico de este segundo. En una gran mayoría, los sindicatos campesinos ugetistas estaban muy politizados, se consideraban socialistas y estimaban que perteneciendo a U.G.T. pertenecían asimismo al P.S.O.E., y así lo demostraban participando en la elección interna de los candidatos socialistas en las elecciones generales. La agrupación socialista más importante de Aragón era la de Zaragoza (con domicilio en la calle Estébanes, 2), con unos cuatrocientos afiliados, representada en el Ayuntamiento por seis de sus afiliados como concejales. Los socialistas zaragozanos editaron estos años, desde 1930, como portavoz el periódico semanal Vida Nueva, mientras que los socialistas de Teruel Buscar voz... hacían lo propio con el semanario Adelante Buscar voz..., editado en la Casa del Pueblo turolense de la calle Pomar, 2. Hay que recordar asimismo la existencia de la importante Casa del Pueblo del municipio zaragozano de Mallén Buscar voz.... Uno de los actos más importantes en la vida orgánica de las agrupaciones socialistas aragonesas fue la constitución en Zaragoza, en febrero de 1933, de la Federación Aragonesa de Agrupaciones Socialistas Buscar voz... (F.A.A.S.). Entre los cuadros directivos socialistas aragoneses hay que citar dentro de los cargos públicos: al teniente de alcalde y secretario de la U.G.T. zaragozana Bernardo Aladrén Buscar voz..., a diversos alcaldes socialistas de la provincia, Antonio Plano (Uncastillo), Juan Sancho (Ejea), Jacinto Longás (Tauste), Luis Palacios, Eduardo Castillo y el altoaragonés Julián Borderas; a dirigentes de las organizaciones como los turolenses Pedro Díez, Juan Sapiña y Manuel Noguera y los zaragozanos Isidoro Achón, Ernesto Marcén, Pedro Ros, Arsenio Jimeno Buscar voz..., el comandante retirado Vicente Sist, etc. Entre las mujeres socialistas, la escritora Pilar Ginés de Sarría y el arquitecto Francisco Albiñana Buscar voz... entre los profesionales adscritos al socialismo.

El peso electoral socialista más importante en Aragón lo obtiene la prov. de Zaragoza, donde en junio de 1931 consigue el P.S.O.E. dos escaños por la minoría; así como otro por la capital en la candidatura frentepopulista Buscar voz... en febrero de 1936. Con todo, su implantación electoral no pasa de un digno segundo plano, debiendo competir su espacio en los medios obreros con el pujante sindicalismo cenetista, hegemónico en la capital zaragozana y en Huesca. Las zonas con mayor arraigo socialista en Aragón se sitúan especialmente en el eje occidental aragonés (en Huesca, el partido de Jaca; en la prov. de Teruel, Calamocha, Albarracín y Teruel; en Zaragoza, Cinco Villas, Borja y Daroca), mientras que en la zona oriental altoaragonesa y en el Bajo Aragón turolense el predominio cenetista era evidente.

El fracaso electoral socialista en las elecciones de noviembre de 1933 y la conciencia de fracaso en la colaboración gubernamental con el republicanismo de izquierda va a producir un distanciamiento de los socialistas con respecto del régimen. Así, en Aragón, uno de los temas inconcluso del bienio reformista que produce mayor desmovilización en las organizaciones socialistas es la ausencia de soluciones rápidas al problema de los comunales en las Cinco Villas, principal comarca aragonesa con implantación socialista.

La crisis gubernamental de 1933 y las posteriores elecciones traen consigo la instauración del denominado «bienio negro» de centro-derecha (1934-1935). Los problemas agrarios, por ejemplo, siguen sin resolverse eficazmente y en junio de 1934 se produce la huelga general campesina propiciada por la Federación Nacional de Trabajadores de la Tierra Buscar voz..., con repercusiones en Aragón, especialmente en Cinco Villas-Borja. Un mes antes había tenido lugar en la ciudad de Zaragoza, con apoyo socialista, una larga huelga general de treinta y seis días. Esta escalada de oposición a la política gubernamental de centro-derecha tiene su momento álgido en octubre de 1934 Buscar voz..., con motivo del ascenso al gobierno de Lerroux Buscar voz... de miembros de la «sospechosa» C.E.D.A. Buscar voz..., provocándose un movimiento insurreccional que da lugar a la destitución de cargos públicos socialistas y a una fuerte represión. A partir de octubre en el socialismo español se dibujan dos posiciones: la «izquierdista» de Largo Caballero Buscar voz..., que controla U.G.T., partidaria de una política revolucionaria de «clase contra clase» que debía ser dirigida por el P.S.O.E.; y la «centrista» de Prieto, partidario de la colaboración con el republicanismo de izquierda. En medio de ambas posiciones, un renovado Partido Comunista Buscar voz... que, de acuerdo con las tesis del VII Congreso de la III Internacional, se pronuncia por la constitución de un «frente único de clase» —lo que suponía su necesario acercamiento táctico al largocaballerismo— que fuese el eje en la construcción orgánica del «bloque popular», con lo que, en este sentido, coincidían en la práctica a medio plazo con la política prietista.

Este debate es el telón de fondo en el que se configuran las elecciones del Frente Popular Buscar voz... en febrero de 1936. En Aragón, siguiendo el ejemplo estatal, un sector de las Juventudes Socialistas Buscar voz... se pronuncia primero por la política largocaballerista, para acabar acercándose a las posiciones del Partido Comunista, casi inexistente en Aragón. Este núcleo se concreta en 1936 alrededor del semanario zaragozano Vanguardia, portavoz de las ya denominadas Juventudes «marxistas-leninistas». Así, la unificación de las Juventudes Socialistas y Comunistas zaragozanas se produce en mayo de este año. Con datos recogidos por el historiador Santos Juliá, del órgano de la izquierda socialista Claridad, la implantación de esta fracción venía a representar en Aragón alrededor de la tercera parte de la militancia, desarrollándose durante estos meses una dura pugna no sólo dialéctica entre ambas posiciones, de la que es una muestra el boicot al mitin de Prieto por los largocaballeristas en Ejea en mayo de 1936. A la postre el debate iba a proseguirse bajo el cruel escenario de una guerra civil Buscar voz... propiciada por el levantamiento de un sector del Ejército en julio de 1936. La división por el frente de guerra del espacio aragonés en dos zonas ocupando la zona occidental los «nacionalistas», trajo consigo para las organizaciones republicanas y socialistas graves e irreparables consecuencias bañadas en sangre. Una gran parte de las organizaciones socialistas en Aragón quedaron desmanteladas. Si bien todavía en 1937 la Federación Aragonesa de Agrupaciones Socialistas celebró un congreso asambleario en Barbastro, su papel iba a quedar muy menguado respecto del protagonismo de la C.N.T. en el Aragón republicano.

Postguerra y represión: Durante los años cuarenta el P.S.O.E. reorganiza en Aragón por un tiempo un pequeño núcleo. Son los años que ven todavía en la prisión de Burgos 1.223 presos socialistas (1950) coincidiendo dentro de este penal seis ejecutivas. En Francia se llega a editar durante estos años algún ejemplar del órgano socialista aragonés Vida Nueva.

Período 1972-2000: En 1972 se produce el inicio de la renovación orgánica del P.S.O.E., protagonizada por los núcleos socialistas del interior (Asturias, País Vasco y Andalucía), frente al núcleo de veteranos que en Toulouse habían controlado en los últimos años el aparato del partido, jugando un relevante papel en el apoyo de esta opción el aragonés ahora dirigente de la organización en Francia, Arsenio Jimeno Buscar voz.... Esta opción se refuerza, al ser apoyada por la Internacional Socialista, consolidándose en el Congreso de Suresnes (1974), en el que es elegido como primer secretario el joven abogado sevillano Felipe González («Isidoro»). El P.S.O.E., que apoya la ruptura democrática, constituye a la muerte del general Franco la plataforma de Convergencia Democrática Buscar voz... que, con la Junta Democrática Buscar voz... patrocinada por el P.C.E., constituyen la unitaria Coordinación Democrática Buscar voz..., que negociará con el gobierno la salida democrática al régimen.

En Aragón, durante los años setenta, el núcleo del P.S.O.E. en Aragón hasta la muerte del general Franco Buscar voz... es muy reducido y localizado. A efectos de contactos orgánicos, el núcleo aragonés dependía de la organización socialista vasca. Cuando en agosto de 1976 el secretario federal Felipe González inauguró los locales de la federación zaragozana, ésta era la única federación constituida en Aragón, a pesar de contar especialmente en la prov. de Huesca con algún importante foco, caso de Monzón. En estos años de la transición democrática, el espacio socialista en Aragón va a verse disputado con el nuevo Partido Socialista de Aragón Buscar voz... (P.S.A.), constituido a finales de 1975. El P.S.O.E. zaragozano editará durante 1976-1977 varios ejemplares de su portavoz El Socialista Aragonés.

Como es sabido, las elecciones de 1977 dieron el protagonismo en el país en el seno de las organizaciones que se reclamaban socialistas, al Partido Socialista Obrero Español, el cual se configura como la organización política más importante de la oposición al obtener ciento seis escaños frente a los seis de la coalición Unidad Socialista Buscar voz... patrocinada por el P.S.P. Buscar voz... y una parte de la Federación de Partidos Socialistas (de la que era miembro en Aragón el Partido Socialista de Aragón). En Aragón, esta primera confrontación en elecciones Buscar voz... configura el mapa político: hegemonía de las derechas, del partido gubernamental, U.C.D., en las tres provincias, que se refleja en los ocho escaños obtenidos por los ucedistas frente a los cinco socialistas.

En cuanto al voto socialista, Huesca es la provincia con mayor porcentaje, a nivel global, especialmente los partidos judiciales de Huesca y Fraga, que junto a los zaragozanos de Ejea, Caspe y la capital representan las zonas con mayor porcentaje de voto socialista. En este sentido, cabe constatar un dato significativo, cómo, especialmente en la prov. de Huesca, el voto P.S.O.E. y el voto P.S.A. se complementaban.

El proceso hacia la unidad socialista que culmina, a nivel estatal, con la fusión del Partido Socialista Popular Buscar voz... con el P.S.O.E. tiene su reflejo en Aragón en el inicio del proceso de unificación del P.S.A. y P.S.O.E., camino en el que van a surgir complejas dificultades. Santiago Marraco Buscar voz... es elegido secretario general del P.S.A. en el Congreso celebrado en febrero de 1978; las aportaciones al mismo son editadas bajo el significativo título Por un socialismo aragonés. Hacia la unidad de los socialistas. En abril de 1978 la comisión negociadora de ambas organizaciones redacta una Declaración de unidad de los socialistas de Aragón. Un mes más tarde tenía lugar la celebración del Congreso Constituyente de la Federación Socialista Aragonesa (P.S.O.E.), primer congreso de las agrupaciones del P.S.O.E. de las tres provincias, muy disputado, en el que es elegido secretario general Rafael Zorraquino, y el veterano Arsenio Jimeno presidente. A últimos de julio tenía lugar finalmente el Congreso de Unidad de los Socialistas de Aragón, agitada asamblea a la que en último momento, no se adhirieron los ocho delegados de la organización del P.S.A. de Zaragoza-ciudad, así como el presidente y diputado del partido, Emilio Gastón Buscar voz.... Durante el curso político 1978-1979 se asiste en el seno de la organización socialista aragonesa a una fuerte crisis interna de consolidación orgánica (con el telón de fondo de las elecciones generales y locales convocadas para marzo-abril de este año), conflictos caracterizados por fuertes tonos personalistas y de los que sólo parece empezar a salirse a partir del V Congreso de los Socialistas de Aragón (Huesca, noviembre de 1979), en el que es elegido secretario general del ahora denominado Partido de los Socialistas de Aragón Buscar voz... (P.S.O.E.), el diputado oscense Santiago Marraco.

El proceso electoral de este año confirma en sus líneas generales la división del mapa electoral aragonés, si bien respecto del voto P.S.O.E. mantiene sus mejores posiciones relativas en el Alto Aragón, experimentando un ligero avance de posiciones en la prov. de Teruel y en la periferia provincial zaragozana, avance éste que no compensa un notable reflejo de voto en la capital (paralelo a una baja en la militancia de esta agrupación, reflejo de la aguda crisis orgánica pasada), que con todo posibilita a los socialistas en las elecciones municipales de abril el gobierno de la ciudad, a su afiliado Ramón Sáinz de Varanda Buscar voz... su nombramiento democrático como alcalde.

La militancia aragonesa se sitúa en ese momento alrededor de los dos mil afiliados que vienen a suponer en torno al 2% de los efectivos globales del P.S.O.E., porcentaje éste muy similar al peso de la organización aragonesa durante los años de la II República. Con una media de edad alta y un predominio de la afiliación rural, constituye la organización progresista más arraigada en el medio rural aragonés. La preocupación de los socialistas aragoneses por incorporar a sus planteamientos a sectores profesionales se expresa en 1980 en el apoyo a la creación del Centro de Estudios Socialistas de Aragón, entidad cultural autónoma del Partido Socialista. Los socialistas actúan en el plano sindical dentro de la U.G.T., que en las segundas elecciones sindicales (1980) ganó en las provincias de Huesca y Teruel, situándose en el global aragonés a escasa diferencia de Comisiones Obreras. Durante los años de la transición política, los socialistas defendieron en sus programas electorales la reivindicación de un estatuto de autonomía Buscar voz... para Aragón y en un primer momento formaron parte de la recién constituida Diputación General de Aragón Buscar voz... (1978), de la que se retiraron en 1980 por discrepancias con la política autonómica de U.C.D.

Hasta mediados de los noventa, a pesar de numerosos problemas orgánicos y de liderazgo, el P.S.O.E. logró mantenerse como partido predominante y primera fuerza política de Aragón en los diversos ámbitos institucionales.

En las elecciones legislativas, se mantiene como fuerza hegemónica hasta 1996, en que, con Juan-Alberto Belloch como cabeza de lista por Zaragoza, pasa de 7 a 5 diputados en el Congreso y de 9 senadores, a 3; mientras que en las de marzo de 2000 pierde un nuevo diputado por Zaragoza. La recuperación se produce en 2004 con la obtención de una mayoría de representación parlamentaria con 7 diputados, confirmándose esta alza en las siguientes elecciones aumentando en un escaño más en el congreso de los diputados y pasando a 9 senadores de los 12 posibles en la Cámara Alta.

Tras las primeras elecciones autonómicas (1983), el contar sólo con la mitad de los diputados en las Cortes de Aragón no fue obstáculo para que se mantuviera a lo largo de toda la legislatura una mayoría estable de apoyo a un Gobierno homogéneo socialista, presidido por Santiago Marraco. Perdido el Gobierno en 1987, sólo lo recuperaría en septiembre de 1993, con motivo del triunfo de una moción de censura que llevaría a la Presidencia de la D.G.A. a José Marco Buscar voz... (más tarde sustituido por Ramón Tejedor Buscar voz..., como Presidente en funciones), hasta 1995. Desde 1979 a 1995 el P.S.O.E. dirigió el gobierno municipal de las principales ciudades aragonesas, señaladamente el de la ciudad de Zaragoza, donde González Triviño Buscar voz... sucedió a Sáinz de Varanda, tras la prematura muerte de éste en 1986. Pero en las autonómicas y municipales de 1995, el P.S.O.E. dejó de ser el partido más votado y paso a ocupar la segunda posición, con entre otras, la alcaldía de Zaragoza.

El P.S.O.E. aragonés había entrado en una profunda crisis orgánica motivada por la falta de liderazgo y por la pérdida de la democracia interna en favor del clientelismo. Los conductos poco éticos de algunos de sus cargos institucionales degradaron la imagen del partido y afectaron gravemente a las instituciones. Con la intención de poner fin a esta etapa de desprestigio (personificada por el guerrista José Marco, fundamentalmente) los socialistas aragoneses concurren al congreso extraordinario de junio de 1996, con una organización profundamente dividida en «familias» que se disputan el control de los órganos de poder. Dos candidaturas optan a la Secretaría General: la del renovador Isidoro Esteban y la del guerrista Gómez Callao. Resulta elegido Isidoro Esteban, después de que fracasara el intento de integración de las diversas familias en una lista de 46 miembros, que fue abucheada por los delegados.

Mientras, la Ejecutiva Federal intenta acabar con los núcleos guerristas forzando la dimisión de Pascual Marco al frente del P.S.O.E. zaragozano, en abril de 1997.

La división interna del partido se hizo patente en el XXXIV Congreso federal, al que la delegación aragonesa acudió con dos portavoces: Isidoro Esteban (en representación de Huesca, Teruel y la minoría de Zaragoza) y Belloch Buscar voz..., por el sector mayoritario de Zaragoza. Los analistas coinciden en señalar este hecho como factor decisivo en la marginación del socialismo aragonés en el congreso, siendo la única federación renovadora que no obtuvo representación en la nueva ejecutiva.

El clima de hostilidad entre los sectores continúa en el XI Congreso Regional (diciembre 1997), cuya ponencia contenía una fuerte dosis de autocrítica, al tiempo que apostaba por la transparencia y la democracia interna así como por la recuperación de la credibilidad. Tras el pacto entre Esteban y Belloch, éste se postula como presidente, frente a Marcelino iglesias Buscar voz..., que finalmente no presenta lista alternativa. La nueva ejecutiva (con Esteban y Belloch como secretario general y presidente, respectivamente) forzada por el secretario federal de Organización, Ciprià Ciscar, repartía los puestos al 50% entre el sector agrupado en torno a Pérez Anadón Buscar voz... y Carlos Tomás y los afines a Esteban y Belloch. Marcelino Iglesias quedaba fuera de la ejecutiva. Las principales novedades de este congreso fueron la implantación de las primarias para las elecciones de los candidatos a la D.G.A., y a los principales ayuntamientos, junto con el endurecimeinto del régimen de incompatibilidades.

En las primarias de junio de 1998, M. Iglesias resultaba elegido como candidato a la D.G.A., frente a I. Esteban; mientras Pérez Anadón resulta derrotado por Belloch para encabezar la lista al Ayuntamiento de Zaragoza. Celebradas las elecciones en junio del 99, Iglesias se convierte en el nuevo presidente autonómico tras el pacto con el P.A.R., cargo en el que se mantiene durante tres legislaturas; mientras que Belloch no logra derrotar a L. F. Rudi Buscar voz... en el Ayuntamiento. En la siguiente oportunidad sí que lo consigue, manteniendo su cargo en la siguiente legislatura. Tras el desastre electoral de marzo de 2000 y la consiguiente dimisión de Joaquín Almunia, Esteban presenta la renuncia a la secretaría general del P.S.O.E. aragonés, que continúa con una ejecutiva en funciones, presidida por el vicesecretario Víctor Morláns, hasta la celebración del XII Congreso Regional a finales del año 2000.

Marcelino Iglesias, que presidió la mesa del Congreso federal de junio de 2000, entró a formar parte de la nueva ejecutiva federal nacida de este congreso.

• Bibliog.:
Castillo, S.; Barrón, J. I., Forcadell, C. y Germán Zubero, L.: Historia del socialismo en Aragón, P.S.O.E. y U.G.T. (1879-1936); Zaragoza, 1979.

 

Monográficos

Aragón en los inicios del siglo XX

Aragón en los inicios del siglo XX

La época de la Restauración desde el Desastre del 98 a la II República.

De la transición democrática al Aragón del siglo XXI

De la transición democrática al Aragón del siglo XXI

Un paseo por la etapa de los logros democráticos, la convicción autonomista y el acceso al estado del bienestar en el Aragón actual.

El fin del siglo XIX en Aragón

El fin del siglo XIX en Aragón

La burguesía toma el poder en los vaivenes políticos de una época en la que se inicia la industrialización y la lenta transformación agraria.

La II República y la Guerra Civil en Aragón

La II República y la Guerra Civil en Aragón

Una década traumática que iba a marcar una profunda fractura en la sociedad aragonesa del siglo XX.

Imágenes de la voz

Mitin de Saborit (PSOE) e...Mitin de Saborit (PSOE) en el Cent...

PSOE...PSOE

Isidoro Esteban, Marcelin...Isidoro Esteban, Marcelino Iglesia...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT