Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Partido Aragonés (P.A.R.)

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 22/10/2009

Partido político creado en Zaragoza Buscar voz... en enero de 1978, con el nombre de «Partido Aragonés Regionalista»; tiene sus orígenes en la Candidatura Aragonesa Independiente de Centro Buscar voz... (C.A.I.C.). Se define como «partido de opción territorial», cuya esencia consiste «en potenciar e incrementar lo aragonés no desde la particular perspectiva de una clase social sino desde la global del territorio».

El núcleo inicial de lo que sería el P.A.R. se forma alrededor de la figura de Hipólito Gómez de las Roces Buscar voz..., asturiano, abogado del Estado radicado en Zaragoza. La formación de la C.A.I.C. fue, al tiempo, gestación del nuevo partido, inspirado en la línea de actuación de quien fuera presidente de la Diputación Provincial de Zaragoza durante la última etapa del franquismo Buscar voz... y cabeza de lista de la candidatura citada en las elecciones generales de 1977, en las que resultó elegido diputado a Cortes Buscar voz... por esa provincia.

El I Congreso de constitución del partido (enero de 1978) se propone «responder a la necesidad imperiosa de dotar a la región de una fuerza política propia y susceptible de asegurar una eficaz gestión de la propia autonomía y de influir, al tiempo, en la vida nacional sin dependencias exteriores de Aragón».

Implantada la organización, en sus comienzos, sólo en la provincia de Zaragoza, poco a poco establece relaciones en Huesca y Teruel, en algunos de cuyos pueblos comienza a contar con afiliados a principios de 1981. El total de sus efectivos es, este año, de unos mil militantes con carnet. Pero según fuentes del partido, se acerca a diez mil la cifra de quienes colaboran con él. (Cabe destacar que algunos de ellos residen fuera de la región, aragoneses emigrados, en su mayoría.)

A las elecciones generales de 1979 se presentó por la provincia de Zaragoza, obteniendo 38.420 votos, con lo que consiguió mantener en el Congreso a Hipólito Gómez de las Roces.

A las elecciones municipales de ese año concurre en Zaragoza capital y provincia y en algunos municipios de Huesca y de Teruel. Obtiene en Zaragoza capital 43.222 votos, con los que consigue siete concejales. En la provincia, unos 12.000 votos, que le dan 210 concejales y 38 alcaldes (algunos de ellos en localidades importantes, como Ariza, Bujaraloz, Calatayud, Cariñena, Lécera, Magallón y Paniza). En consecuencia, cuenta con cuatro diputados en la Diputación provincial de Zaragoza. En las provincias de Huesca y Teruel consigue un total de 26 concejales, repartidos en 3 y 4 de sus municipios, respectivamente. Tras el III Congreso del partido, el presidente del Comité Central es el diputado Hipólito Gómez de las Roces; coordinador General del Consejo Político, Isaías Zarazaga Burillo; secretario de Administración y Finanzas, Alejandro de la Cal Tijero; secretario político, José María Mur Bernad Buscar voz...; presidente del Comité Provincial de Huesca, Jesús Muniesa Marín, del de Teruel, Valentín Calvo Lou y del de Zaragoza Javier Alvo Aguado. En el Ayuntamiento de Zaragoza es portavoz Isabelo Forcén Bueno y en la Diputación Provincial de Zaragoza el alcalde de Calatayud, José Galindo Antón. El P.A.R. edita una revista mensual, Alcorce, desde septiembre de 1979.

La línea autonomista/regionalista de este partido sufrió cambios de cierta importancia a raíz de su VI Congreso (febrero-1990): se definió como nacionalista, reforzó su idea del autonomismo Buscar voz... y la defensa de la «autonomía plena» para Aragón, y cambió su tradicional nombre (Partido Aragonés Regionalista) por el de Partido Aragonés. Es elegido presidente José María Mur.

A las elecciones legislativas de 1982 concurrió conjuntamente con A.P. Buscar voz... y P.D.P., obteniendo la coalición, para el Congreso de los Diputados, 1 escaño en Huesca (26 % de los votos), 1 en Teruel (33 %) y 3 en Zaragoza (31 %); para el Senado, un senador en cada una de las provincias. En las legislativas de 1986, ahora en solitario, obtuvo 1 diputado por Zaragoza (Hipólito Gómez de las Roces). En las de 1989 volvió a obtener 1 diputado por Zaragoza (José M.ª Mur Bernad), resultado que repitió en las de 1993. En las legislativas de 1996 formó coalición electoral con el P.P. y obtuvo, para el Congreso, 2 diputados en Huesca (45 % de los votos), 2 en Teruel (49 %) y 4 en Zaragoza (48 %), más 3 senadores en cada una de las provincias. A las generales de marzo de 2000 concurrió en solitario al fracasar los intentos del P.A.R. de presentarse en coalición con CHA. Buscar voz... Los resultados fueron malos: perdió su representación en Madrid y de los 144.544 votos obtenidos en 1993 (la última vez que se presentó en solitario) pasó a 38.688 votos. Anteriormente, en octubre del 99, tras la coalición con el P.S.O.E. en el Gobierno Autónomo, los cuatro parlamentarios nacionales del P.A.R. habían abandonado el Grupo Popular y pasado al Grupo Mixto. Ya no han vuelto a obtener representación parlamentaria en Madrid.

En las elecciones autonómicas ha mostrado una trayectoria ascendente que se mantiene incluso hasta 1991, cuando ocupa la segunda posición como partido a nivel de Aragón, pero acusa un descenso en las elecciones de 1995 que le devuelven a la tercera posición. En 1983 obtiene un total de 13 diputados a las Cortes de Aragón: 2 en Huesca (13 % de los votos), 4 en Teruel (23 %) y 7 en Zaragoza (19 %). En las de 1987 alcanza sus mejores resultados con 19 diputados: 5 en Huesca (25 %), 3 en Teruel (17 %) y 11 en Zaragoza (31 %). En las autonómicas de 1991 experimenta un ligero descenso, pasa a tener 17 diputados, pero se mantiene como la segunda fuerza más votada en Aragón: obtiene 5 diputados en Huesca (25 %), 3 en Teruel (19 %) y 9 en Zaragoza (25 %). Será en las elecciones de 1995 cuando descienda a la tercera posición como partido en Aragón, obteniendo 14 diputados: 4 en Huesca (21 %), 3 en T. (18 %) y 7 en Zaragoza (20 %). Posición que mantiene en las de 1999, pero perdiendo cuatro diputados, que pasan al P.P. y CHA. Obtiene 4 en Zaragoza, 3 en Huesca y 3 en Teruel, experimentando un fuerte descenso en Zaragoza y salvando su posición por los resultados de Teruel. En 2003 tocará fondo en el número de diputados en Cortes con 8, pese a lo cual continuó en el gobierno de coalición con el PSOE. Finalmente, en las autonómicas de 2007 obtiene una mejoría llegando hasta los 10 representantes en Cortes consolidándose en el gobierno.

Ha participado en el Gobierno aragonés casi ininterrumpidamente desde 1987: formó inicialmente Gobierno en solitario, presidido por Hipólito Gómez de las Roces, aunque apoyado parlamentariamente por A.P., hasta que en 1989, a raíz de una crisis de la conjunción parlamentaria y la subsiguiente presentación de una cuestión de confianza por el Presidente de la D.G.A., se formó un Gobierno de coalición P.A.R.-P.P. Esta participación en el Gobierno —presidido desde 1991 por Emilio Eiroa Buscar voz...—, junto al P.P., se mantuvo hasta septiembre de 1993, cuando triunfó una moción de censura al Presidente Eiroa y ocupó el Gobierno el P.S.O.E. Desde 1995 a 1999, el Partido Aragonés (P.A.R.) ocupa varias Consejerías en un Gobierno de coalición formado con el P.P. y preside las Cortes de Aragón (Emilio Eiroa). Pero tras las autonómicas de junio del 99, se produce un cambio de estrategia que supone la no renovación de los pactos con el P.P., al que se culpa de sus malos resultados electorales y de no haber respetado los pactos. Forma gobierno con el P.S.O.E., en el que, además de varias consejerías, ocupa la vicepresidencia del gobierno (J. A. Biel Buscar voz...) y la presidencia de la Cortes (Mur). En las siguientes legislaturas continuará Biel como vicepresidente, sin embargo Mur pierde la presidencia de las Cortes en favor del socialista Francisco Pina Cuenca.

La política de pactos con el P.P. contó desde el principio con detractores en el seno del partido; uno de los principales ha sido H. Gómez que, por este motivo, renunció a la presidencia de la D.G.A. en 1991. La posición ante los pactos originó la aparición de dos tendencias dentro del P.A.R., cuyas diferencias afloraron en el VII Congreso (abril 1993); en el grupo de los llamados «radicales» (contrarios a los pactos), además de Rolde Choben, se alineaban dirigentes históricos como H. Gómez (con mayoría en Zaragoza capital) y J. Cruz Murillo (que controlaba las comarcas zaragozanas, al frente de los denominados «rurales» o «rangers»). Frente a ellos se situaban los renovadores o partidarios de los pactos, liderados por dos consejeros del gobierno P.P.-P.A.R., J. A. Biel y L. Acín, mayoritarios en Teruel y Huesca, respectivamente (los «bárbaros del sur» y «del norte», aludiendo a su ingreso posterior a la fundación del P.A.R.). Eiroa y Mur se situarían en un término, actuando de puentes entre ambas posiciones. La dirección que sale de este congreso intenta aglutinar a todas las tendencias. Mur es reelegido presidente y Eiroa como su segundo. Se crea un Consejo Político (órgano consultivo) en el que se incluye a H. Gómez y J. Cruz Murillo, mientras que los «príncipes» Biel y Acín mantienen o refuerzan sus posiciones. Por otra parte, el P.A.R. avanza en su definición ideológica rechazando el estado federal y apostando por la profundización en el estado autonómico. En septiembre de 1993, se produce la moción de censura que desaloja a Eiroa del Pignatelli; éste es para algunos analistas el momento en que comienza el declive del P.A.R. Pero en 1994, pocos meses más tarde, se abre una nueva crisis cuando el P.A.R. decide concurrir a las europeas en coalición con el P.N.V. Ésta se saldará con la expulsión del algunos militantes, la baja voluntaria de otros y la escisión de Unión Aragonesista.

Después del descenso sufrido en las elecciones del 95, surgen voces (entre ellas, las de Acín y Biel) pidiendo un cambio de mensaje, de estrategia y de personas, que devuelva al P.A.R. la confianza del electorado. Así se llega al VIII Congreso (enero 1996) en el que algunos militantes denuncian la falta de liderazgo en el P.A.R. tras la salida de H. Gómez de puestos orgánicos e institucionales. Por otra parte el partido se enfrenta a una redefinición ideológica, intentando aunar las fórmulas aragonesista y nacionalista; pero, sobre todo, se plantea el dilema de cómo concurrir a las próximas elecciones (en solitario o en coalición), decisión condicionada de forma importante por la fuerte deuda del P.A.R., estimada entonces en unos 350 millones. Éste es el congreso de la ruptura entre las dos posiciones enfrentadas. El informe de gestión de Mur es aprobado sólo por un 55 % de los votos, y el 40 % de los delegados no respalda la coalición con el P.P., defendida abiertamente tan sólo por Acín, entre todos los dirigentes. Mur es reelegido, con los apoyos de Acín y Biel y con 120 votos en contra. La decisión de mantener los comités intercomarcales (en los que Biel y Acín tenían sus parcelas de poder), provoca el abandono de la sala del Rolde y las protestas de los radicales. Éstos formarán más tarde la Fundación Iniciativa Aragonesa, pero deciden no presentar batalla en el IX Congreso (junio de 1998), optando por no participar, en muchos casos. El grupo más activo en este congreso, con numerosas enmiendas presentadas, es el de los «coroneles», llamado también «Tercera Vía», formado por una nueva generación de dirigentes con cargos orgánicos e institucionales, entre los que se encuentran M. L. Blasco y A. Serrano. La gestión de Mur, sin la oposición de los críticos, es aprobada por el 94 % de los votos y la nueva dirección con el 70 %. Continúa Mur como presidente, Biel es vicepresidente, Labena, secretario general, y José-María Fuster, vicesecretario. Bolea es presidente del Consejo Político, y Eiroa, de la Mesa del Comité Nacional. El P.A.R. se define en este congreso como una formación de centro «con tendencia a la izquierda», lo que se interpreta como una estrategia que posibilita nuevas alianzas. Se declara, además, a favor de un estado federal, en el marco del cual propone un proyecto nacionalista para Aragón. En este nuevo giro, se recogen los términos «federalismo» y «nacionalismo» rechazados en los congresos anteriores, pero rechazan la enmienda del Rolde proponiendo el derecho a la autodeterminación.

El fracaso electoral de marzo de 2000, provoca la convocatoria de un congreso extraordinario, el primero en los veintidós años de historia del P.A.R., que tiene lugar los días 3 y 4 de junio. M. L. Blasco parece perfilarse como el nuevo dirigente del P.A.R., ante la renuncia de Eiroa y Mur de optar a ningún cargo. Pero, finalmente, Biel presenta su candidatura ante el Congreso y Blasco decide retirar la suya al saber que ha perdido los apoyos de los delegados en la provincia de Zaragoza, con los que contaba en principio. Biel había intentado previamente llegar a un acuerdo con Blasco incluyéndola en su candidatura, pero ésta declinó el ofrecimiento «por coherencia con sus planteamientos de renovación». En la dirección elegida, están Javier Allué y Luis Estaún, como vicepresidentes, y Víctor Longás como secretario general.

• Bibliog.:
Gómez de las Roces, Hipólito: Hablando por Aragón; Zaragoza, 1977.
Id.: La Autonomía a la vista; Zaragoza, 1978.

 

Monográficos

De la transición democrática al Aragón del siglo XXI

De la transición democrática al Aragón del siglo XXI

Un paseo por la etapa de los logros democráticos, la convicción autonomista y el acceso al estado del bienestar en el Aragón actual.

Imágenes de la voz

Logotipo del Partido Arag...Logotipo del Partido Aragonés (PAR)

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT