Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Ancianos

Contenido disponible: Texto GEA 2000

Si bien el diccionario de la R.A.E. define de forma general el término anciano refiriéndose al «hombre o mujer que tiene muchos años», las diversas ciencias del hombre (como la Antropología, la Sociología, la Medicina, etc.) parecen encontrar, en cambio, cierta dificultad en sus respectivos tratamientos, al pretender establecer una edad a partir de la cual una persona puede considerarse anciana. Sin embargo, en las sociedades modernas, la vejez se asocia a la jubilación, de forma que alcanzar la edad de jubilación supone entrar «legalmente» en la vejez. Así, los términos «pensionista» o «jubilado» se emplean habitualmente como sinónimos de «anciano» o «viejo», junto a los eufemismos «persona mayor», «mayores», y «tercera edad». En los aragoneses está muy extendido el empleo de vocablos como «abuelo» y «tío» (este último fundamentalmente en las zonas rurales) cuando uno quiere dirigirse o referirse a un individuo de edad avanzada. La existencia de esta variedad de vocablos no es más que un reflejo de la multiplicidad de facetas en que de hecho se desarrolla la vida de esas personas.

En Aragón el porcentaje de personas de 65 o más años se ha incrementado progresiva y notablemente en la segunda mitad del siglo XX, produciéndose un alto y generalizado grado de envejecimiento de la población, que sitúa a nuestra comunidad a la cabeza de las regiones más envejecidas de todo el país, junto a Castilla-León. En 1950 representaban el 9,04% de la población aragonesa; en 1960, el 11,30%; en 1981, el 14,18%; en 1991, el 17,85%, y en la actualidad, aproximadamente 20 de cada 100 aragoneses pertenecen a este segmento de la población, en tanto que la media nacional se sitúa en un 13,9%.

Los estudios demográficos indican que la tendencia hacia el envejecimiento seguirá en alza. En el año 2000 se estima que el grado de envejecimiento habrá alcanzado en Aragón el 21,5%, con más de 250.000 personas mayores de 65 años, situándose 4,7 puntos por encima de la media española. El segmento de la población que más crecerá será el de más de 80 años, que representará el 24% de la población anciana, agravándose el problema del sobreenvejecimiento. En consecuencia se incrementará la demanda de servicios que aseguren la calidad de vida de estas personas.

Por provincias, la más envejecida es Teruel, con un 22,4% de su población mayor de 65 años, seguida de Huesca, donde el porcentaje está en un 20,6. Sólo Zaragoza está por debajo de la media aragonesa, con un 16,6%.

Nuestra región parece seguir, pues, la tendencia general de los países desarrollados, pero a diferencia de éstos, donde el fuerte envejecimiento demográfico se corresponde con sociedades muy industrializadas y eminentemente urbanas, en Aragón puede considerarse un factor indicador de subdesarrollo económico y social, ya que las mayores tasas de ancianidad corresponden a las zonas rurales, los espacios más despoblados y menos desarrollados económicamente.

Se produce así, una asociación entre medio rural y envejecimiento demográfico; son precisamente los pueblos más pequeños los que albergan la población más envejecida: en los menores de 500 habitantes la población anciana representa el 30,1%, mientras que en las tres capitales de provincia es el 14,5%. Se calcula que un 70% de los municipios aragoneses es demográficamente muy viejo (más de una cuarta parte de sus habitantes son ancianos), y que otro 11% es terminal (más del 40% de la población es anciana).

La peculiar distribución de la población anciana en Aragón se explica por la especificidad de las causas que la han provocado: el éxodo rural masivo a partir de los años cincuenta produjo una pérdida constante de población joven en amplias zonas del territorio, especialmente de mujeres en edad fértil y, como consecuencia, una vertiginosa caída de la natalidad.

El envejecimiento se acusa especialmente en las comarcas de Albarracín, Calamocha, Daroca-Used, Mora-Gúdar, Maestrazgo, Sobrarbe, Ribagorza, Campo de Cariñena, Tierra de Belchite, Calatayud y Bajo Aragón-Caspe, donde entre un 20 y 25% de sus habitantes han cumplido los 65 años.

Los ancianos de las áreas rurales sufren no sólo la separación y el distanciamiento de los miembros jóvenes de su familia, sino la privación de los servicios que ofrece la ciudad. Los recursos sociales en estas zonas resultan claramente insuficientes, aunque se hayan producido importantes avances en los últimos años. Justo es destacar la extraordinaria labor realizada por el personal de los Servicios Sociales de Base.

Junto a los inconvenientes antes citados, la vida en el campo ofrece a las personas mayores la posibilidad de mantenerse activos gracias al cultivo de pequeños huertos familiares, y de sentirse menos aislados socialmente.

El aislamiento es precisamente uno de los problemas asociados a la vejez, etapa en que las relaciones sociales se ven extraordinariamente limitadas. A ello se suma el hecho de que las franjas de población más ancianas están integradas mayoritariamente por mujeres. Dada la mayor probabilidad de las mujeres de vivir solas, el número de hogares unipersonales en Aragón se ha extendido en la última década y continuará haciéndolo en el futuro, avanzando así el aislamiento de este colectivo. Actualmente el 50,64% de la población aragonesa es femenina, pero entre los mayores de 75 años el porcentaje es del 60%, y entre los centenarios llega al 75,4%. Aunque en 1950 la esperanza de vida era similar para ambos sexos, las aragonesas viven actualmente 8,5 años más que los hombres.

Otro aspecto que no debemos obviar es la precariedad económica en la que se encuentra la mayor parte de los ancianos aragoneses. Según informes redactados por la D.G.A., unos 2.000 ancianos aragoneses se encontrarían en situación de «pobreza severa», otros 33.000 vivirían en una «pobreza intermedia» y algo más de 97.000 en una «pobreza moderada». Las peores condiciones económicas afectarían a las personas de edad más avanzada, de entre 74 y 84 años.

La necesidad de dar respuesta a las demandas básicas y urgentes de un colectivo cada vez más numeroso, llevó al Gobierno Aragonés a diseñar el «Plan de Atención a Personas Mayores en Aragón» (1995), cuyo objetivo fundamental es impulsar el mantenimiento de personas mayores en su comunidad y entorno socio-familiar mediante el fomento de servicios domiciliarios: programas de ayuda a domicilio, teleasistencia y rehabilitación de viviendas. Se pretende asimismo, impulsar la creación de residencias asistidas (sobretodo, para personas dependientes) y de viviendas tuteladas, así como potenciar, con la creación de centros de día, la atención diurna a la tercera edad. En estos momentos son más de 4.000 los beneficiarios del servicio de ayuda a domicilio y se espera que en el año 2004 alcance a unos 20.000. En colaboración con el Ayuntamiento de Zaragoza y Cruz Roja Aragón, la D.G.A. ha puesto en marcha un programa de teleasistencia que apenas cubre una parte mínima de la demanda. El número de personas atendidas actualmente con este programa no llega a las 2.000, lo que supone una tasa de cobertura inferior al 1% de la población. Junto con el servicio de ayuda a domicilio, la teleasistencia permite que los ancianos sigan residiendo en su hogar con la seguridad de recibir una atención inmediata en casos de urgencia. Por lo que respecta a la rehabilitación de viviendas, programa de nueva creación, se calcula que un 2% de los hogares de personas mayores urgen una reparación.

En cuanto a las residencias, existen en Aragón alrededor de 200, cuya oferta de plazas se aproxima al 5% de la población anciana. De ellas, unas 140 son privadas, y el resto, públicas. Respecto a las viviendas tuteladas se contempla la creación de, al menos, una en cada una de las cabeceras de comarca, hasta un total de 42. De los centros de día, los últimos datos disponibles indican la existencia de siete en funcionamiento y cinco en proyecto, así como el objetivo de crear otros 30. Se persigue con ello que la atención alcance a 1.200 personas afectadas por problemas físicos, psíquicos o socio-familiares. La región cuenta, además, con 268 hogares y clubes del jubilado, y otros 49 proyectos consolidados. Sólo 212 de los 729 municipios aragoneses cuenta con centros de este tipo. En Zaragoza capital es notable la acción desarrollada por las Aulas de la Tercera Edad, en las que participan unas 500 personas.

Pero resulta evidente que la tercera edad abarca a un colectivo heterogéneo y que, junto a los ancianos dependientes o incapacitados (la mayoría pertenecen a la llamada «cuarta edad») existen los denominados «ancianos jóvenes» (no han alcanzado los 75/80 años) y los ancianos prematuros (jubilados anticipadamente), que se encuentran en buenas condiciones físicas y, en consecuencia, son totalmente autónomos. Estos grupos de ancianos han recibido hasta ahora escasa atención y valoración en nuestra sociedad, si bien, en los últimos años, se han alzado voces demandando una política social orientada a incrementar la participación social de este colectivo, mediante el diseño de programas que canalicen sus energías y capacidades en beneficio propio y de otros grupos sociales.

• Bibliog.: . D.G.A.: Plan de atención a las personas mayores en Aragón. Abril, 1995. Envejecer en Aragón. La vida por delante. M.ª del Mar del Rincón Ruiz (coord.); Cruz Roja Aragón, Zaragoza, 1995. Instituto Aragonés de Estadística: Datos básicos de Aragón; 1999. Recursos sociales de Aragón; Sección Ancianidad; Cáritas Aragón, Zaragoza, 1977.

 

Monográficos

La población aragonesa

La población aragonesa

Un territorio desertizado y una sociedad envejecida constituyen el mayor problema de la comunidad.

Imágenes de la voz

ANCIANOS.
CARASOL DE SAN...ANCIANOS. CARASOL DE SAN JUAN DE ...

ANCIANA...ANCIANA

PAREJA DE ANCIANOS EN MAL...PAREJA DE ANCIANOS EN MALLÉN, HACI...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT