Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Anarquismo

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 03/06/2011

La palabra anarquía tiene una antigüedad milenaria a partir del griego clásico. El término anarquismo es utilizado, con un significado aproximado al contemporáneo, por Proudhon en 1840. También en Francia, Sebastián Fauré da carta de naturaleza a la expresión libertario desde 1858. Anarquista y libertario se convertirán en términos intercambiables. El anarquismo es una ideología que, apoyada en presupuestos filosóficos comporta una determinada concepción de la sociedad y un proyecto social. Es difícil resumir el contenido ideológico del anarquismo ya que, como sucede con todo movimiento ideológico, se presenta frecuentemente dividido y evoluciona en el tiempo. Los elementos más comunes serían aquellos que partiendo de un individualismo extremo y de una defensa radical de la libertad individual se dirigirían a la negación del Estado y a la pretensión de que las relaciones humanas no se basen en la coacción, sino en formas de cooperación voluntaria expresadas por medio de pactos libres. Desde estos supuestos, la oposición a cualquier forma institucionalizada de autoridad (familia, iglesia Buscar voz..., ejército, propiedad, política, etc.) será generalmente común en las diversas formulaciones teóricas. Como ideología, el anarquismo salta las fronteras regionales y nacionales, y por tanto nada puede caracterizar específicamente al anarquismo aragonés, sobre todo si se tiene en cuenta el cosmopolitismo e internacionalismo que caracterizan a una doctrina que se organiza y divulga apoyada en fuentes doctrinales comunes Proudhon, Bakunin, Kropotkin... universalmente difundidas. Pero el anarquismo es también un movimiento social que genera una praxis y se dota de unas organizaciones muy concretas. En el lugar correspondiente se trata de la presencia en Aragón de estas organizaciones: Asociación Internacional de los Trabajadores Buscar voz... (A.l.T.), Federación de Trabajadores de la Región Española Buscar voz... (F.T.R.E.), Confederación Nacional del Trabajo Buscar voz... (C.N.T.), Federación Anarquista Ibérica Buscar voz.... Dejando, pues, de lado la implantación en Aragón de las organizaciones obreras definidas por sus principios anarquistas, se puede atender a una sucinta secuencia de participación y evolución en el terreno de lo ideológico. Los aragoneses de la I Internacional se manifiestan espontáneamente en la línea de apoliticismo característica de la A.I.T. española, y no queda ningún indicio de que en los años setenta del siglo XIX se planteara regional o localmente la polémica marxista-bakuninista. Durante la época de la F.T.R.E. (1881-88) se extienden las doctrinas anarcocolectivistas («a cada uno según su trabajo»), de las que participan las organizaciones aragonesas. Es de destacar que, dentro de la áspera oposición entre colectivistas y comunistas, la primera prensa obrera que se publica en Aragón, a partir de 1893, es la expresión de grupos anarcocomunistas («a cada uno según sus necesidades»), de gran radicalismo teórico. En 1893, la publicación del mensual El Rebelde Buscar voz... inicia una serie de varios títulos, que culmina con la aparición en 1895 de El Comunista Buscar voz..., periódico, también mensual, al que se puede atribuir la mayor antigüedad en el uso de esta cabecera, en la prensa española. Desde 1910, la fórmula integradora de la ideología anarquista y de la práctica social será el anarcosindicalismo Buscar voz..., que se implantará con rapidez y profundidad en los medios obreros aragoneses, haciendo de Zaragoza, en el período 1917-1923, la segunda capital de la C.N.T., sede de importantes congresos obreros Buscar voz... y residencia en algunos momentos del propio comité nacional de la C.N.T. Aragón proporciona más hombres de acción Ascaso Buscar voz...) o de organización (Buenacasa Buscar voz...) que teóricos propiamente tales. En el período de la II República, los sectores anarcosindicalistas más radicales definen la doctrina del comunismo libertario, doctrina que queda precisada en el congreso nacional que la C.N.T. celebra en Zaragoza en mayo de 1936, y en la que participa destacadamente el médico Isaac Puente. Nadie es consciente de que, pocos meses después, una situación excepcional, el comienzo de la guerra civil, abrirá la oportunidad de que las doctrinas elaboradas en el Congreso de Zaragoza pueden ser llevadas a la práctica en el Aragón oriental, donde se levantan cientos de colectividades Buscar voz... libertarias. La ideología anarquista arraigó con fuerza en Aragón, y habría que preguntarse las razones de esa implantación, así como las explicaciones de un hecho, también evidente, como es el de que los libertarios aragoneses se inclinaran fácilmente hacia las formulaciones teóricas anarquistas más radicales. La explicación tradicional se apoya en el escaso grado de desarrollo económico general, e industrial en particular, de la región aragonesa, incluso de una ciudad Zaragoza con una estructura fuertemente agraria, mercantil y artesanal. El anarquismo expresa ideales preindustriales y precapitalistas (formas comunitarias medievales, autogestión, eliminación de la moneda, de la burocracia estatal) especialmente atractivos para los habitantes de poblaciones aisladas y prácticamente autosuficientes. Menos atención se ha prestado al hecho de la persistencia de fórmulas organizativas tradicionales del movimiento obrero que, consecuentes con la idea anarquista, favorecían un alto grado de autonomía y de capacidad de decisión a las secciones locales, a las agrupaciones de oficios, etc. Un cierto grado de individualismo colectivo se desarrolla más fácilmente con estas formas organizativas que en una dependencia sucursalista de centros alejados, con capacidad de decisión política o sindical. Por último, hay que atribuir, también, tanto la mentalidad anarquista como el radicalismo dentro del mundo libertario, a la marginación absoluta en que la sociedad, el Estado, la burguesía y los poderes locales en el caso de Aragón, coloca a las capas menos favorecidas de los trabajadores, a la nula capacidad de diálogo, o a la pura represión. Una burguesía inorgánica políticamente, como la aragonesa de fines del XIX y primer tercio del siglo XX, condiciona un virulento enfrentamiento de clase sin ningún tipo de mediaciones políticas, y consecuentemente el arraigo de ideologías de oposición social radical como es el caso de las anarquistas y libertarias.

• Bibliog.:
Álvarez Junco, José: La ideología política del anarquismo español. 1868-1910; Ed. Siglo XXI, Madrid, 1976.
Elorza, Antonio: La utopía anarquista en la Segunda República; Ed. Ayuso, Madrid, 1973.
Puente, Isaac: El Comunismo libertario. Sus posibilidades de realización en España; Valencia, 1933.

 

Monográficos

Aragón en los inicios del siglo XX

Aragón en los inicios del siglo XX

La época de la Restauración desde el Desastre del 98 a la II República.

El fin del siglo XIX en Aragón

El fin del siglo XIX en Aragón

La burguesía toma el poder en los vaivenes políticos de una época en la que se inicia la industrialización y la lenta transformación agraria.

La II República y la Guerra Civil en Aragón

La II República y la Guerra Civil en Aragón

Una década traumática que iba a marcar una profunda fractura en la sociedad aragonesa del siglo XX.

Imágenes de la voz

El rebelde, publicación a...El rebelde, publicación anarquista

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT