Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

América, Aragón en

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 26/10/2009

La participación aragonesa en la empresa americana, si cuantitativamente no fue muy importante, cualitativamente puede calificarse como determinante, en unos casos, ejemplar en otros. Ya en la gestación del descubrimiento, cuando Cristóbal Colón no era más que un invitado financiado por los monarcas, que seguía a todas partes a la Corte itinerante esperando el momento propicio en que se le diese una respuesta, el futuro almirante contaba con el apoyo de los que Serrano Sanz llamó sus «amigos y favorecedores». El círculo de sobresalientes familias judeo-conversas Buscar voz... entre las que se movía Fernando el Católico, se manifiestan de una forma u otra relacionadas positivamente con el hecho de que las negociaciones tuviesen resultado feliz: el Escribano de Ración del reino aragonés, Luis de Santángel, valenciano de nacimiento, pero de familia aragonesa; el Tesorero General de la Corona, Gabriel Sánchez; el Maestre Racional, Sancho de Paternoy; el Protonotario, Felipe Climente; y el Vice-Canciller, Alfonso de la Caballería Buscar voz.... Y con todos ellos, la figura de Juan Cabrero Buscar voz..., Camarero Mayor del Rey, quien, con toda seguridad «en la intimidad del regio aposento» —escribe Fernando Solano—, deslizaría razonamientos y consejos que, a la postre, bien pudieron inclinar los ánimos de Fernando el Católico Buscar voz... a empeñarse en la hazaña ultramarina. Varios hechos abonan esta deuda de gratitud que tanto Colón como el monarca tenían para con este grupo de aragoneses ilustres en las horas del nacimiento de la historia colonial española. En primer lugar, el que Colón comunique el descubrimiento, antes que a nadie, a Luis de Santángel y a Gabriel Sánchez. Será precisamente la carta que el almirante dirigió al tesorero de la Corona la que alcanzará notoria divulgación, siendo traducida por otro aragonés, Leandro Costo, con lo que, sólo entre 1493 y 1494, nueve ediciones de tan señalada epístola pudieron imprimirse en Roma, París, Basilea y Amberes. En segundo lugar, el detalle —altamente elocuente— de que Juan Cabrero fuese una de las pocas personas que, sin residir en Indias, fuese favorecido por su monarca con la tenencia y disfrute de tierras y gentes en el nuevo continente.

En la gestión de la empresa administrativo-militar de la Diarquía de las Españas, el índice de participación de los aragoneses es estimable. Así, el zaragozano Pedro de Margarit Buscar voz... participaría activamente en la conquista de la isla Española; Johan d´Ampiés, también de la capital del reino, comisario de la Diputación del General para asuntos fiscales, pasó a Indias en la primera década del siglo XVI, figurando como oficial real (factor) estante en la Española y de paso hacia su destino futuro, Venezuela, donde desarrollaría una activa gestión colonizadora que permitió la fundación de Coro, y dejó una dinastía caracterizada por el trato humano hacia los indígenas —de acuerdo con la normativa legal emanada de la Corona— que se traduce en una sorprendente identidad de pensamiento con el Padre Las Casas; otro aragonés, Miguel de Pasamonte Buscar voz..., amigo de Ampiés y estrecho colaborador de Fernando el Católico fue nombrado en 1508, por la reina Juana y su padre, Tesorero General para Todas las Indias, cargo de excepcional responsabilidad; Luis de Zaragoza y Miguel Díez de Aux Buscar voz..., acompañaron a Hernán Cortés en su épica aventura mejicana; otro zaragozano, Jerónimo Ortal Buscar voz..., reconoció buena parte del río Orinoco, así como las cuencas de los ríos Huyaparí y Meta; en 1534 se retiró a Santo Domingo ante el fracaso militar de su expedición, muriendo pocos años después.

En el aspecto económico-comercial tenemos datos, no excesivamente extensos por el momento, que confirman la participación de sectores financieros aragoneses en relación con Indias. En 1502 el rey dio autorización al mercader zaragozano Juan Sánchez de la Tesorería, para que con Alonso Bravo fletase cinco naves que, cargadas de trigo, cebada, harina, prendas de vestir, caballos, yeguas, esclavos y cuantas mercaderías desearan, fuesen con destino a la isla Española, dato más elocuente si tenemos en cuenta la cuidadosa restricción de permisos dados por la Diarquía para el comercio con Indias. Todos estos nombramientos capitulaciones y permisos a súbditos del reino de Aragón contradicen las disposiciones del testamento de Isabel la Católica Buscar voz... en las que se prohibe tajantemente el nombramiento de extranjeros es decir, no castellanos para cargos en Indias, así como el paso de los mismos a aquellas latitudes ultramarinas. Parece por tanto próxima a la verdad la hipótesis que defiende que en el testamento de la reina, en cuya redacción muy posiblemente tuvo Fernando bastante que ver, las medidas restrictivas contra los extranjeros iban destinadas a impedir la presencia en América de súbditos del futuro rey de Castilla y archiduque de Austria, Felipe I. Avala tal hipótesis el que desde 1504 (fecha en que muere Isabel la Católica) hasta 1585 (cuando Felipe III de Castilla concede el libre acceso a Indias para los súbditos de su monarquía), aunque de acuerdo con la normativa que vigilaba la Casa de Contratación, son numerosos los aragoneses que participan en puestos responsables de la empresa conquistadora y colonizadora.

En el aspecto cuantitativo, las cifras de aragoneses no sobresalientes que marcharon a las Indias desde el momento del descubrimiento y hasta principios del siglo XVII, es de 46. Esta menguada cifra figura en el Catálogo de Pasajeros a Indias, estricto registro de salidas llevado por la Casa de Contratación de Indias en Sevilla, y se desglosa como sigue: Albarracín envía dos personas; Alcañiz, dos; Bijuesca, dos; Calatayud, dos; Fuentes de Ebro, tres; Fuentes de Jiloca, uno; Ibdes, cinco; Jaca, dos; Montalbán, cuatro; Tarazona, cinco; Tarazona (obispado), uno; Teruel, dos; Torralvilla, uno; Zaragoza, catorce. Sin embargo, la proporción entre salidas registradas y salidas reales parece estar enormemente distorsionada. Sobre sus limitaciones temporales, los registros reflejan únicamente las marchas oficiales y autorizadas, careciéndose de datos suficientes para alcanzar el verdadero índice de las salidas clandestinas. Mas recientes estudios de Boyd-Bowman, quien realizó un minucioso análisis geo-biográfico de cuarenta mil pobladores españoles de América en el siglo XVI, han permitido aumentar la cifra de emigrantes aragoneses a Indias, hasta un total de 355 individuos, repartidos cronológicamente, entre 1493 y 1600, de la siguiente forma: De 1493 a 1519, 32 (0,6 %), de 1520 a 1539, 101 (0,8 %); de 1540 a 1559, 40 (0,4 %); de 1560 a 1579, 99 (0,6 %); de 1580 a 1600, 83 (0,9 %). Si comparamos los 355 aragoneses que salieron a Indias con los 20.229 andaluces, 19.437 de Castilla y León, los 9.035 extremeños, o los 2.080 del País Vasco que se establecieron en América en el mismo plazo de tiempo, la proporción es extremadamente reducida, aun contando con la menor población del reino de Aragón en relación con Castilla y Andalucía. Por otro lado, existen hipótesis de que durante el siglo XVII hubiese aragoneses que buscasen el modo de alcanzar una vida más digna en los territorios de ultramar, aumentando, con su marcha, la crisis demográfica que el Reino padeció en tal centuria.

En la etapa virreinal también destacaron no pocos aragoneses en la administración de los reinos americanos. Melchor Navarra y Rocafull Buscar voz..., nacido en Torrelacárcel en 1626 y muerto en Portobelo en 1691, fue virrey y capitán general del Perú entre 1681 y 1689. Tuvo una destacadísima actuación en la mejora y aumento de la extracción de azogue para la amalgama de la plata, y hubo de hacer frente a la tremenda catástrofe que representó el terremoto de 1687, que produjo en Lima numerosas pérdidas humanas y destrucciones; al término de su mandato dejó escrita una Memoria de Gobierno que venía a ser un resumen de su gestión y un manual práctico para sus sucesores en el gobierno limeño. Pedro Porter y Casanate, nacido en Zaragoza en 1610 y muerto en Chile en 1662, singular caudillo militar y político, fue gobernador de Sinaloa, explorador de la Baja California entre 1643 y 1651, Almirante del Mar del Sur, y capitán general de las expediciones militares encargadas de la reducción por las armas de los permanentemente hostiles e inasimilables araucanos, en las frías tierras del sur de Chile, donde murió. Su activísima vida militar y política no le impidió redactar, como buen marinero, sus Reparos a los errores de la navegación española, de gran utilidad en las rutas hispanas por el Pacífico y el Atlántico. Ya en el siglo XVIII, destaca sobre todas la figura del franciscano Fray Francisco Hermenegildo Garcés Buscar voz..., natural de Morata del Conde donde nació en 1738: marchó a las Provincias Internas de la Nueva España, donde recorrió la Apachería, internándose por los territorios de SO. norteamericano y haciendo constantes expediciones sobre la región del río Gila, Nuevo México y Nevada, territorio que descubrió. Tambien siguió el curso del río Colorado y fundó varias misiones entre los indios yumas. Moriría, sacrificado por los indios pimas, en la Pimería (actual territorio de Arizona), el año 1781. Tras las huellas del padre Garcés siguieron los también franciscanos aragoneses, Juan Figuer, de Anento; Vicente Fuster, de Alcañiz; Florencio Ibáñez, de Tarazona; Miguel Francisco Sánchez, de Báguena; Ramón Usón, de Caspe; Baltasar Carnicer, de Alzañiz; Marcelino Ciprés, de Huesca; Juan Martín, de Villastar; Ramón Abella, de Monforte de Moyuela; Joaquín Pascual Nuez, de Luco; Ramón Olvés, de Ateca; y Vicente Pascual Oliva, de Martín del Río. Todos ellos tuvieron destino en misiones de la Nueva España y en los territorios misionados por los franciscanos en el SO. norteamericano. Otros aragoneses cualificados fueron Juan de Palafox y Mendoza Buscar voz..., nacido en Fitero el año 1600 y muerto en Osuna en 1659. Nombrado Fiscal de Indias por Felipe III (IV de Castilla), tuvo una destacada actuación. Se ordenó sacerdote, y continuó ocupando distintos cargos relacionados con América, hasta que fue elegido obispo de Puebla de los Ángeles, en la Nueva España, en 1640, siendo consagrado el 21 de abril. En Méjico llegó a ocupar interinamente el arzobispado y el virreinato, siendo protagonista de una aguda polémica con la Compañía de Jesús. Pedro Cebrián y Agustín, conde de Fuenclara, nació en Lucena de Aragón en 1687 y murió en Madrid en 1752. Virrey de Méjico entre 1742 y 1746, impulsó la conquista y colonización de Sierra Gorda, que más tarde sería una nueva provincia, la de Nueva Santander de Tamaulipas. Félix de Azara Buscar voz..., natural de Barbuñales (Huesca), donde nació en 1741, y conocido como el Humboldt español, marchó a América como técnico de la Comisión de Límites que debía señalar los territorios fronterizos hispano-portugueses en el Paraguay, a propósito del conflicto sobre la colonia de Sacramento. Victorián Villaba, natural de Zaragoza, fue Fiscal de la Audiencia de Charcas entre 1790 y 1800. Falleció en Chuqisaca. Considerado como un precursor de la emancipación americana, dejó escritos sus Apuntamientos para una reforma de España, publicados en 1822. En ellos se muestra partidario de alcanzar una autonomía en el gobierno de los reinos indianos, muy en la línea preconizada por el conde de Aranda. Juan Antonio Artigas Buscar voz... «El Viejo», de la Puebla de Albortón, fue uno de los fundadores de Montevideo. Su nieto, José Gervasio Artigas, sería el libertador del Uruguay. Íñigo Abad y Lasierra Buscar voz..., secretario del obispo de Puerto Rico entre 1771 y 1778, fue nombrado obispo de Barbastro en 1790, trayéndose a la península un interesante aporte documental, depositado hoy en el archivo de Barbastro y que constituye el fondo americano más cualificado. Éstos son algunos de los aragoneses que trasladaron, en su día, un poco de Aragón a América.

• Bibliogr.:
Bardavío, José María: California empieza en Aragón; Colección «Aragón en América», Huesca, 1988.
Boyd-Bowman, Peter: «Patterns of Spanish Emigration to the Indias until 1600»; The Hispanic American Historical Review, november, 1976, vol. 56, núm. 4, pp. 580-604.
Ramos Pérez, Demetrio: La fundación de Venezuela. Ampiés y Coro: Una singularidad histórica; Valladolid, 1976.
Rubio y Moreno, Luis: Pasajeros a Indias; Madrid, 1930 (dos vols.).
Serrano y Sanz, Manuel: Los amigos y protectores aragoneses de Cristóbal Colón, Madrid, 1918.
Solano Costa, Fernando: «Aragón en América»; en el Libro de Aragón, Madrid, 1976, pp. 43-49.

• Historiografía: El panorama historiográfico que afecta a este tema ha variado sustancialmente en los últimos tiempos. Si en el campo de la divulgación la aportación del grupo Nono-Art a expensas de la C.A.I. representó en 1986 una singular introducción al conocimiento de la participación aragonesa en la invención, conquista y colonización de las Indias, la convocatoria, un año después, por la Institución «Fernando el Católico» de unas jornadas de estudio sobre «Los Aragoneses en la empresa de Indias», aportó el carácter científico y la apertura de nuevas líneas de investigación. No fueron baldíos tampoco los esfuerzos llevados a cabo por la D.G.A., tanto desde la programación de publicaciones de sus departamentos, como desde la Comisión Aragonesa para la conmemoración del V Centenario del Descubrimiento de América y la Comisión Asesora para el Pabellón de Aragón en la Exposición Universal de Sevilla en 1992. Ad intra, la primera de dichas comisiones programó a lo largo del curso 1991-1992 un verdadero alud de conferencias y actos divulgativos en la mayor parte de los municipios aragoneses, a los que se sumaron las iniciativas de ayuntamientos y del Ateneo de Zaragoza conmemorando la existencia de hijos ilustres que marcharon antaño a las Indias a dejar allí sus vidas. Pueden destacarse, entre muchos, los homenajes prestados a Juan de Coloma y Fray Julián Garcés, en Borja; Fray Bernal Boil, en Tarazona; Fray Francisco Hermenegildo Garcés, en Morata de Jalón; y al P. Fuertes Lorén, en Daroca. Desde la iniciativa privada merecen destacarse los artículos americanistas de Aragón en el Mundo, editado por la C.A.I. en 1988; las monografías, Aragón en América, editadas por Crealibros, S. A. en 1991; los volúmenes ad hoc de la colección «América 92» de la Fundación Mapfre; y la reunión de expertos convocada en Zaragoza por el Forum International des Sciences Humaines que, financiada por IberCaja, se tradujo en el libro De los Imperios a las Naciones: Iberoamérica (1994). Como doble colofón, las Jornadas sobre «Borja y los Borja. V Centenario de la Bulas Alejandrinas», organizadas por el Centro de Estudios Borjanos (IFC) en diciembre de 1993; y la reunión en Zaragoza, en julio de 1996, del VII Congreso Internacional de Historia de América, convocado por la Asociación Española de Americanistas, bajo el título genérico «La Corona de Aragón y el Nuevo Mundo», cuyas actas ofrecen importantísimas novedades acerca de tan destacado asunto. Como primicia, el Instituto de Estudios Altoaragoneses presentó, en las jornadas del Congreso, un estudio sobre el sabio de Belver de Cinca, figura cumbre de la Ilustración americana, Cosme Bueno y Alegre; mientras que la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza reeditaba el Catálogo de la Exposición de sus Fondos Bibliográficos Americanistas que ofrecido a los aragoneses en 1992, lo hacía de nuevo para el Americanismo mundial en esa ocasión.

Bibliog.:
Albiac, M. D.: Félix de Azara, «inventor» del Río de la Plata; En «Aragón en el Mundo», C.A.I., Zaragoza, 1988, pp. 277-288.
Annino, A. (y otros): De los Imperios a las Naciones: Iberoamérica; IberCaja, Obra Cultural, Zaragoza, 1994.
Armillas Vicente, J. A.: Pedro Porter y Casanate, explorador de California; En «Aragón en el Mundo», C.A.I., Zaragoza, 1988, pp. 249-258.
Armillas Vicente, J. A.: Historiografía americanista en la Universidad de Zaragoza (1940-1989); en Revista de Indias, vol. XLIX, septiembre-diciembre de 1989, núm. 187, pp. 706-728.
Armillas Vicente, J. A. (y otros): Los Aragoneses en la Empresa de Indias; I.F.C., Zaragoza, 1990.
Armillas, J. A. y Buesa, D. (dirs.): Aragón y América; Ed. Crealibros, S.A. Zaragoza, 1991.
Armillas Vicente, J. A.: El cosmógrafo Cosme Bueno y Alegre. Un sabio aragonés en el Perú del XVIII; En Trébede, n.º 4-5, 1997, pp. 51-55.
Asín, F. J.: Aragón y América; Col. «Las Españas y América», Madrid, Mapfre, 1992.
Arteta de Monteseguro, A.: Discurso instructivo sobre las ventajas que puede conseguir la industria de Aragón con la nueva ampliación de sus puertos concedida por S. M. para el comercio de América. En Madrid, en la Imprenta Real Año de MDCCLXXXIII; Estudio preliminar y edición a cargo de G. Pérez Sarrión, Col. «Biblioteca de Economistas Aragoneses, 2». Z., D.G.A., Departamentos de Economía y Hacienda y Cultura y Educación, 1985.
Fernández Clemente, E.: José Martí, mito de la independencia de Cuba; En Aragón en el Mundo, C.A.I., Zaragoza, 1988, pp. 337-348.
Martínez Tejero, V.: Mariano Lagasca, un botánico de fama mundial; En Aragón en el Mundo, C.A.I., Zaragoza, 1988, pp. 308-319.
Moralejo Álvarez, M.ª R. (et al.); catálogo de la exposición Fondos americanistas de la Biblioteca General, Universidad de Zaragoza e IberCaja, Zaragoza, 1992, 2.ª edición realizada con ocasión del VII Congreso Internacional de Historia de América, Zaragoza, 1996.
Nonoart, Grupo: Los Aragoneses y el Nuevo Mundo; C.A.I., Zaragoza, 1986.
Ramos Pérez, D.: Don Fernando de Aragón y el Descubrimiento de América; En «Pabellón de Aragón, Catálogo», Zaragoza, 1992, pp. 153-162.
Serrera, R. M.; Vila, L. y Hernández Diaz, C.: El aragonés Cosme Bueno y la «Descripción Geográfica del Río de la Plata» (1768-1776); Instituto de Estudios Altoaragoneses, Huesca, 1996.
Tello Aína, R. (dir.): Col. «Aragón y América»; Comisión Aragonesa V Centenario, 22 vols., D.G.A., Zaragoza, 1991 ss.

 

Imágenes de la voz

Registro en la Cancillerí...Registro en la Cancillería de Arag...

El duque de Alagón, posee...El duque de Alagón, poseedor de la...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT