Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Murciélagos

Contenido disponible: Texto GEA 2000

(Zool.) Constituyen el orden de mamíferos plenamente adaptado al vuelo, denominado quirópteros («manos aladas»). Ampliamente representado en países tropicales, también alcanzan superiores latitudes, constituyendo junto al rico orden de los roedores simplicidentados (más de 48 grandes especies), el segundo en variedad de la fauna europea (32 especies distintas). Alguna de ellas —murciélago norteño—, alcanza las proximidades de Cabo Norte en Noruega.

Su nota morfológica más destacada es la presencia del «patagio» o conjunto de finas membranas alares, más o menos cubiertas de pelo, que se expenden entre ambos costados del cuerpo, los brazos, las piernas y la cola. Su aspecto un tanto grotesco, semejando una rata con alas, acrecentado por su «siniestra» actividad crepuscular y nocturna, es causa de muchos de los despreciativos adjudicados: ratonero, muricet, muriciego, rata piñada, rat penal, etc., con que se les conoce genéricamente en distintas comarcas y a la vez causa de injustificadas antipatías.

Probablemente originarios de una estirpe de primitivos mamíferos insectívoros, la mayoría de los murciélagos son de pequeño tamaño (los de nuestra fauna rara vez superan los 40 gramos).

Los murciélagos comprenden dos subórdenes, los macroquirópteros, propios de países tropicales y los microquirópteros, estos últimos bien representados en Aragón. Los macroquirópteros han evolucionado notablemente en sus hábitos alimentarios y los de mayor tamaño son frugívoros, lo que les ha permitido un incremento de talla, mejor independencia ambiental con alas velludas y así paliar la desecación, aletargándose a la luz, pendiendo de ramas de árbol; su actividad nocturna sin embargo, les obliga a poseer ojos grandes. Los microquirópteros no han evolucionado tróficamente; su dentición recuerda la de los insectívoros originarios, no obstante los cambios producidos en los órganos de los sentidos son profundos: innecesarios, los ojos se reducen a su mínima expresión (muriciego), no obstante son capaces de orientarse perfectamente, circular sin tropezar y buscar su alimento mediante un especial desarrollo de los órganos auditivos, constituyendo un sonar, que permite la captación de ecos procedentes de ultrasonidos emitidos previamente por su laringe.

Por razones obvias de benignidad climática, los microquirópteros europeos alcanzan un máximo de representación en latitudes mediterráneas y sobre todo hacia el Próximo Oriente. Han sido todavía poco prospectados en Aragón y tanto los que suelen refugiarse durante ciertas estaciones o incluso todo el año en cavidades subterráneas naturales —donde abundan acúmulos notables de excrementos (guano), que a su vez regulan y enriquecen la abundancia de otros animales trogloditas específicos—, como los que residen en otros biotopos, tales como bosques, construcciones humanas diversas (puentes, minas, almacenes, sótanos, falsas, etc.), y huecos en que conviven con aves nidificantes de acantilado y edificios. Escasamente el Alto Aragón occidental y otro tanto ciertas comarcas surorientales de la región, han sido prospectadas sumaria y esporádicamente , si bien dichas prospecciones escasas, han rendido apreciables resultados de interés faunístico.

No obstante, a la vista de los pequeños mapas publicados en guías mastozoológicas europeas y criterios de vecindad paisajística, la fauna aragonesa de murciélagos es aparentemente rica y fruto de lo abigarrado del paisaje fitoclimático regional. El número y variedad de especies sería semejante al peninsular (24 de sus 25 estarían representadas), alcanzando el 75 % de la fauna europea global.

Solamente se poseen citas del 63 % de la representación aragonesa muy probable.

Los murciélagos son importantes consumidores secundarios y terciarios, cerrando por la cúspide complejos ecosistemas y reciclando activamente gran parte de los excedentes de otros consumidores, fertilizando a su vez biocenosis pobres del mundo subterráneo. Juegan así un importante papel en el equilibrio de la biosfera. Su consideración científica, difícil y poco conocida, está llena de interés y su conservación está perfectamente justificada.

 

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT