Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Mueble

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 04/02/2011

(Arte Buscar voz...) Uno de los trabajos artísticos de la madera es el que se ocupa del mueble, que incluye todo tipo de piezas exentas o adosadas a la arquitectura, tanto de uso religioso como de carácter civil. En su ejecución pueden a su vez señalarse dos orientaciones, la del mueble «culto» y la del mobiliario «popular»; para el primero se utilizan por lo general mejores materiales, muestra una factura más cuidada y minuciosa, y presenta una temática progresivamente renovada, de acuerdo con los cambios de estilo o moda; la segunda, por su parte, usa a menudo una técnica más sencilla y muestra un sentido más conservador, manteniendo durante más tiempo las ornamentaciones y retardando la aceptación de las novedades.

La historia del mueble español está en la actualidad estudiada, fundamentalmente, por Luis Feduchi, y de acuerdo con la evolución establecida podemos ver la del mobiliario aragonés; para ello nos apoyaremos en algunos ejemplos que han llegado hasta nosotros, por supuesto pocos y aislados, y la mayor parte de uso religioso. El escaso número de ejemplos del mueble conservado está en gran parte ligado a la gradual renovación de los mismos, al compás del cambio de estilos, sustituyéndose asimismo conforme su deterioro así lo precisaba.

Los ejemplos más antiguos proceden del período románico, aun cuando sean muy escasos y casi podamos calificarlos de excepcionales. Uno de ellos es la silleta que se conservaba en el Museo de Roda de Isábena Buscar voz..., donde, al igual que otros objetos allí existentes, se denominaba «de San Ramón», por suponerla perteneciente a la época de este obispo de la sede de Barbastro-Roda (1104-1126). Se trata de una silla plegable, de tijera, conocida también como faldistorio, mueble que en general tuvo un carácter religioso (en este caso), aunque también pudo ser civil, empleándose entonces a modo de sitial del rey o noble a quien perteneciese. El ejemplar de Roda se realizó en madera de boj, y tuvo, aunque hoy no se conserve, su asiento de cuero. Su talla, que en ocasiones pudo ser muy simple y constar de los elementos útiles básicos del mueble, es aquí realmente excepcional, conformando con gran finura todo tipo de motivos vegetales, animales y de entrelazo, que recuerdan los que coetáneamente se dan en la miniatura del mismo siglo XII, en tanto que sus patas acaban en garras de felino y se inician en cabezas amenazantes de león. Robada, como el resto del museo, en diciembre de 1979, no se sabe con seguridad el taller que la produjo e incluso si es o no una obra traída del exterior.

En cualquier otro tipo de piezas de mobiliario, desde el románico Buscar voz... en adelante, hemos de tener en cuenta la influencia que ejercerá la arquitectura en la configuración de las mismas, tanto en su estructura general como en sus motivos ornamentales. Así, el mueble gótico (silla, sillón, sitial, arcones, etc.) mostrará paulatinamente una menor pesantez, buscando formas más ligeras y caladas, acordes con el propio cambio y evolución de la arquitectura del románico al gótico. Los estudiosos del tema señalan también el progreso de sus técnicas de trabajo —por ejemplo la forma más perfecta de ajustar las distintas piezas o el menor grosor de tableros o paneles—. Aumenta también, cosa que será progresiva, la variedad y número de objetos de mobiliario, y también su número en los de uso civil; a veces, para conocer cómo eran, hemos de recurrir a los copiados en la pintura y miniatura de la época.

Si pensamos que en los mismos talleres de mobiliario se hacían asimismo las puertas y contraventanas de edificios civiles y religiosos, a veces a juego con el resto de los muebles, hemos de incluir, a partir del siglo XIII, una pieza que fue excepcional: la puerta de entrada del palacio prioral de Villanueva de Sijena Buscar voz.... Del Arco Buscar voz... la clasificaba como obra perteneciente al tránsito entre los siglos XIII y XIV, pues aparecían los escudos con las lises de doña Blanca de Aragón Buscar voz... y las barras de doña Teresa Ximénez de Urrea Buscar voz..., que fueron respectivamente monja y priora del citado monasterio en esa época. De grandes dimensiones, constaba de dos batientes de madera, cuya ornamentación se basaba en esgrafiados en latón o chapas de metal recortado, con composiciones de tipo geométrico, reforzados por la presencia de grandes cabezas de clavo, formando dobles «eles» y cuadrados encajados, en los que aparecían temas vegetales, geométricos y heráldicos. De este tipo de estructuras hay otros ejemplos en la zona del pirineo catalán, de hacia el siglo XIII también, si bien asimismo podríamos enlazarlo con las características de mobiliario mudéjar Buscar voz... del mismo siglo, con similares estructuraciones geométricas, enriquecidas por herrajes y clavos, e igualmente policromados, tal como podemos ver en un armario conservado en el museo catedralicio de León.

Otros muebles presentan motivos gotizantes, como una cajonería conservada en Roda de Isábena (H.), cuya estructura sencilla se acerca ya al renacimiento, y la baranda del coro de la iglesia de San Pedro de Villanova Buscar voz... (H.), trabajada a modo de celosías caladas, en la que se unen también esquemas mudéjares.

Muy importante es el mueble mudéjar dentro de lo aragonés, cuya estética triunfó entre la clientela encargante. En este apartado podríamos mencionar lo que queda de la puerta de la iglesia de San Pedro de Daroca Buscar voz..., un batiente donado al Museo Arqueológico Nacional, de Madrid, con decoración añadida, es decir ataujerada, claveteado, conformando un arco de herradura, fechable hacia el siglo XIII. De excepcional conservación es el armario-relicario Buscar voz... procedente del monasterio de Piedra Buscar voz..., hoy en la Academia de la Historia (Madrid). Fue donado por el abad Martín Ponce de León, en 1390, y se considera obra aragonesa, en la que se funden la pintura y la obra de talla, ricamente policromada, de tipo gótico-mudéjar, con cornisa de mocárabes, arquerías y labores de lazo. Obras de carpintería igualmente destacadas, se conservan en Calatayud Buscar voz..., como el banco de la iglesia desaparecida de San Juan, sitial mudéjar con temas góticos, que fue documentado por G. Borrás como obra de 1456 de los hermanos Farax el Rubio y Brahem el Rubio, ambos bilbilitanos. Y el pie del órgano de la iglesia de San Pedro de los Francos, que indirectamente ha sido datado igualmente hacia 1498-99, con temática también gotizante. Por otra parte, muestra del continuo uso de las labores de lacería son las puertas del armario de la sacristía mayor del Pilar Buscar voz..., talladas, doradas y policromadas, que debieron de pertenecer al viejo templo de Santa María la Mayor, de Zaragoza. Se ornamentan con lacerías estrelladas, en cuyo interior se encajan medallones con cabezas y escudos de cueros recortados. Por lo cual deberemos verla como una labor tardía, en la que aparecen elementos renacientes de hacia el último tercio del siglo XVI.

Entre las corrientes del mobiliario mudéjar podríamos igualmente destacar las labores de taracea, es decir de incrustación y combinación de varios materiales (por lo general madera, hueso o marfil). Esta técnica deriva de la orientación del mueble y los marfiles nazaríes, cuya estética y gusto se prolonga en lo mudéjar nacional, creando escuelas de mobiliario que se extenderán fundamentalmente por Andalucía, Cataluña y Aragón. Así, se hicieron arcones, arquetas, bargueños y otras piezas, cuya obra corresponde sobre todo a los siglos XV al XVII. Entre las piezas conservadas en colecciones privadas y museos, puede destacarse una arquilla con tapa superior elevable y delantera abatible, que se conserva en el Instituto Valencia de Don Juan, de Madrid. Este grupo de obras acostumbraban a componer motivos geométricos de círculos, lacerías, etc., en una labor taraceada, estrictamente plana, y basada en el alternante colorido de sus materiales.

Labores estrictamente góticas, procedentes posiblemente de talleres cristianos, son las que aparecen en otras puertas y arcones. Por ejemplo, muy típicas del siglo XV son las labores de «pergamino» o «servilletas plegadas», tales como las que aún se conservan in situ en algunas puertas del castillo de Bulbuente Buscar voz... (Z.).

En cuanto al Renacimiento Buscar voz..., una muestra destacada es el armario del Archivo del Ayuntamiento de Huesca Buscar voz..., obra documentada por Del Arco, como labrada en 1592 por el escultor oscense Juan de Berroeta o Verrueta, mazonero, y hecho con el propósito de contener los documentos del archivo. Se talló en madera de roble, componiendo un gran rectángulo sostenido por ménsulas, coronado por frontón triangular y piramidiones de tipo escurialense. Una vez más, y tal como ya indicábamos antes, se muestra la influencia de la arquitectura en las estructuras mobiliarias, que adoptan en el Renacimiento un sentido más sólido y simplificado de la forma que en el gótico anterior. Interiormente presenta figuras anchetescas Buscar voz... en el frontón, decoración menuda y sobre todo recuadros con escudos de cuero recortados, típicos de fines de siglo.

En el siglo XVII muchos bargueños, taquillones y armarios adoptaron una sobria temática de cuarterones, policromados o en su color, a base de rombos o cuadrados. Estos temas aparecidos a fines del Renacimiento, durarían en todo el mueble español hasta fines del siglo XVII, a la vez que en otra parte del mobiliario perduraban en talla baja, taracea o policromado las labores geométricas del mudéjar, o bien en otros ejemplos se preferían técnicas de taracea plana (madera, hueso, marfil), con motivos animalísticos y vegetales afrontados, conectados con la temática de los bordados populares, que se mantendrían en lo popular hasta el siglo XVIII.

El mueble barroco Buscar voz... desde fines del siglo XVII y especialmente en el siglo XVIII, irá adquiriendo paulatinamente un recorte y volúmenes más movidos, una talla más pronunciada y sobre todo dinámica, y a veces policromada. Esto podemos verlo en el respaldo de un banco conservado en el Ayuntamiento de Huesca, con arquerías sostenidas por finos balaustres y temas vegetales tallados. En el siglo XVIII el rococó traerá consigo mayor movilidad, ligereza y composiciones asimétricas, que afectarán tanto lo religioso como lo civil. En estas obras suelen conjugarse talla y policromado, englobando motivos vegetales, rocallas y jarrones. Hay numerosos conjuntos hechos a menudo en talleres populares; así, el cierre de la pila bautismal, sitial, cajonerías y puertas de la parroquial de Villarreal de la Canal Buscar voz... (H.).

El siglo XIX traerá la mayor austeridad del neoclasicismo Buscar voz..., en el que las formas se hacen rectilíneas, disminuyen las decoraciones y a veces la madera se pinta imitando jaspeados.

Todas estas direcciones se dejan sentir en el mueble popular, tal como ya lo hemos indicado y como, por ejemplo, podemos ver en la zona pirenaica en los muchos ejemplos de arcones, armarios, alacenas y embocaduras de alcobas, o en las provincias de Zaragoza y Teruel, especialmente en esta última, donde aún subsisten algunos de los talleres tradicionales, en los que la ornamentación se hacía por talla poco saliente o incisa, a veces de madera ennegrecida, en el que sillas y sillones muestran asientos de anea.

• Bibliog.:
Feduchi, Luis: Historia de los estilos del mueble español; Ed. Abantos, Madrid, 1969.

 

Monográficos

Los mudéjares en Aragón

Los mudéjares en Aragón

Una cultura y un arte, producto de la tolerancia entre musulmanes y cristianos.

Imágenes de la voz

Muebles de la Casa de los...Muebles de la Casa de los Villaher...

Armario del archivo de la...Armario del archivo de la catedral...

Armario de la sacristía d...Armario de la sacristía de la cate...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT