Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Moriscos, expulsión de los

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 27/04/2011

(Hist. Mod.). Convertido el morisco Buscar voz... en un enemigo de la religión y del Estado, la expulsión se fue definiendo como la única solución ante el fracaso, que se consideraba ya definitivo, de todas las tentativas de asimilación y conversión. Ya en 1582, la Junta de Lisboa se decantó por la expulsión, pero la medida fue descartada por Felipe I Buscar voz... (II) ante la situación política internacional y las graves consecuencias económicas que arrastraría. De nuevo se hablaba de expulsión en 1590 y también se desechaba la idea ante la coyuntura exterior: guerra con los Países Bajos, conflicto con Francia y enfrentamiento con Inglaterra. El Consejo de Estado se ocupa una y otra vez del problema aunque, como dice Braudel, en «estas deliberaciones no se encontrará, seguramente, un solo alegato en pro de los moriscos».

A pesar de la necesidad sentida de llegar a la solución del problema morisco, la expulsión no tendrá lugar hasta 1609-1610, cuando, libre de las preocupaciones exteriores, la monarquía pueda ocuparse directamente de la cuestión. La vuelta a la paz (1598 con Francia, 1604 con Inglaterra y 1609,—la «tregua de los Doce Años»— con los Países Bajos) permitió disponer de la flota de guerra imprescindible para asegurar los embarques y garantizar la operación. El 9 de abril, el mismo día de la «tregua de los Doce Años», el monarca, Felipe II Buscar voz... (III), tomaba la decisión de expulsar a los moriscos.

En el otoño de 1609 salieron de España los valencianos y castellanos, siendo los aragoneses los últimos expulsados, ya en el verano de 1610. El 17 de abril de este año fue tomada la decisión por el soberano en Valladolid y el 29 de mayo se publicaba el edicto de expulsión en Aragón. Al día siguiente, el virrey, marqués de Aytona Buscar voz..., informaba al monarca de su plan de expulsión. Los moriscos serían divididos en 35 grupos cuyos puntos de reunión e itinerarios eran minuciosamente fijados hasta su embarque en los Alfaques (Tortosa). Asimismo se detallaban las medidas militares que tomar para garantizar la operación.

Este plan se vio fuertemente alterado al ordenar la corona que una parte de los expulsados saliese por el Pirineo, eligiéndose como punto de paso el puerto de Somport Buscar voz.... Más tarde, ante la actitud del gobernador de Bearn, quien autorizó únicamente el paso de un cupo de 8 a 10.000 personas, exigiendo además una tasa por persona de 8 a 10 reales, fue preciso buscar una tercera vía por Navarra. Una vez en Francia, estos expulsados fueron conducidos a Languedoc y al puerto de Agde y desde allí a Berbería. Un grupo de estos moriscos, desoyendo la prohibición de las autoridades francesas, quedó en Bearn, País Vasco (francés) y Bourdeaux durante cierto tiempo.

De estas tres vías, fue la marítima de los Alfaques la que canalizó el mayor contingente de expulsados. Éstas son las fechas, rutas y contingentes que salieron por ellas, según H. Lapeyre: en junio-septiembre de 1610 (Alfaques), 38.286; en agosto de 1610 (Vera-Roncesvalles), 9.962; en agosto-septiembre de 1610 (Somport), 12.470; en 1611 (Somport), 100 (?); el total de moriscos expulsados era, pues, de 60.818.

La expulsión, que había sido decidida por motivos de Estado, tuvo funestas consecuencias para Valencia y Aragón, mientras que Cataluña y Castilla (salvo algunas zonas muy concretas de este último reino) apenas se vieron afectadas.

Económicamente, todos los sectores se vieron afectados por la medida. Las tierras trabajadas por los moriscos quedaron yermas, siendo recuperadas muy lentamente. Durante los primeros años de la salida se podían contemplar pueblos y términos enteramente abandonados o semiabandonados. La industria artesanal aragonesa de la época perdió un mercado, sufriendo la correspondiente contracción. Determinadas especializaciones controladas por los expulsados estuvieron a punto de desaparecer, y sólo después de un largo tiempo fueron recuperadas.

La ruina afectó especialmente a los acreedores de los moriscos y de sus señores. Ambos habían percibido grandes cantidades a préstamo. Con la expulsión, estos prestamistas no sólo perdieron sus rentas sino también la posibilidad de recuperar su dinero. Los señores de moriscos que vieron disminuir sus ingresos tras la expulsión difícilmente podrían hacer frente a sus compromisos crediticios. Un número nada despreciable de personas, instituciones y fundaciones que vivían de estas rentas perdieron su medio de vida. Estos rentistas, que constituían una parte de lo que hoy llamaríamos «clase media», quedarían arruinados con todas las implicaciones sociopolíticas que tal hecho lleva consigo. La expulsión representó un fuerte empobrecimiento para el reino aragonés.

• Bibliog.:
Reglá, J.: «La expulsión de los moriscos y sus consecuencias. Contribución a su estudio»; Estudios sobre los moriscos, Barcelona, 1974, pp. 43-191.
Lapeyre, H.: Géographie de l’Espagne morisque; París, 1959, pp. 96-113 y 203-213.
Lacarra, J. M.: Aragón en el pasado; Madrid, 1972, pp. 188-194.
Colás Latorre, G. y Salas Ausens, J. A.: Aragón bajo los Austrias; Zaragoza, 1977, pp. 48-53 y 71-72.
Las consecuencias de la expulsión a escala local pueden verse en: Colás Latorre, G.: La bailía de Caspe en los siglos XVI-XVII; Zaragoza, 1978, pp. 17-22 y 51-55.

 

Monográficos

La Edad Moderna en Aragón. El siglo XVII

La Edad Moderna en Aragón. El siglo XVII

Un siglo de crisis tras el que se extinguirá la independencia y la personalidad política e institucional aragonesa.

Los mudéjares en Aragón

Los mudéjares en Aragón

Una cultura y un arte, producto de la tolerancia entre musulmanes y cristianos.

Imágenes de la voz

Expulsión de los moriscos...Expulsión de los moriscos de Aragó...

La expulsión de los moris...La expulsión de los moriscos (grab...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT