Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Monserrat y Navarro, Pantaleón

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 20/08/2010

(Maella Buscar voz..., 1807 - Frascati, Italia, 1870). Obispo de Barcelona. Ordenado sacerdote en 1832, al año siguiente obtuvo la licenciatura en ambos Derechos en la Universidad de Zaragoza Buscar voz.... En 1834 era canónigo arcipreste de la catedral de Tarazona Buscar voz..., en cuya diócesis actuó también como vicario capitular durante los años difíciles de la exclaustración Buscar voz... general y de las progresivas desamortizaciones Buscar voz..., lo que le acarreó seis meses de arresto en la fortaleza de Jaca Buscar voz.... Siendo canónigo penitenciario de Zaragoza Buscar voz... y vicario general de su archidiócesis, a instancias del arzobispo Manuel García Gil Buscar voz... y del nuncio Berili aceptó, no sin escrúpulos, la sede episcopal de Badajoz, pero, transcurrido poco más de un año, fue ascendido a la de Barcelona, en donde permaneció ya hasta su muerte.

En la revolución burguesa de 1868 Buscar voz..., mostró una mayor comprensión y respeto al nuevo régimen que la generalidad de los obispos españoles, tanto que tuvo que defenderse ante ellos de la acusación que le hacían de liberalismo Buscar voz.... Pero su actuación principal sería en el Concilio Vaticano I Buscar voz.... El 10-VI-1870 cerró la congregación 68 de este concilio ecuménico con un notable discurso, que, si pasó desapercibido ante una asamblea distendida, ha merecido mejor trato en nuestros días. Monserrat abordó el tema del primado pontificio en conexión con la potestad de los obispos, sin eludir la antinomia que esto supone, distinguiendo entre una potestad papal «ordinaria» y otra «extraordinaria»: aquélla se extendería a toda la Iglesia como un servicio a la unidad y a la concordia como base de la vida cristiana, y abarcaría no sólo cuestiones de fe y costumbres sino todo lo concerniente a la disciplina general; ésta, llamada también «de principado», descendería a casos y a personas concretas cuando, por motivos extraordinarios, el papa considerara que debía reservarse algunas causas.

De esta manera, el obispo de Barcelona pretendía resolver el problema sin que la potestad papal absorbiera a los obispos, convirtiéndolos en una especie de simples delegados o lugartenientes del papa y olvidando que también éstos «han sido constituidos en sucesores de los Apóstoles por el Espíritu Santo». En esta visión más comprensiva de la Iglesia se aprecia una línea de pensamiento teológico que se manifestaría con mayor claridad en la doctrina del Vaticano II Buscar voz... sobre la colegialidad en la Iglesia. Pero todo esto no significa en modo alguno que Monserrat defendiera el episcopalismo conciliarista y que supusiera detrimento alguno de su adhesión al papa: el día de la votación de la infalibilidad pontificia, estando ya gravemente enfermo, se hizo llevar al aula conciliar para pronunciar su placet. A los tres días, el 21-VIII-1870, moría en Frascati.

• Obra: Estampa del Hereu de Pau Riera, Barcelona, 1866.

• Bibliog.: Martín Tejedor, J.: «El episcopalismo de Monserrat y Navarro en el Concilio Vaticano I»; Estudios Eclesiásticos, 45, 1970, pp. 533-565.

 

Monográficos

El fin del siglo XIX en Aragón

El fin del siglo XIX en Aragón

La burguesía toma el poder en los vaivenes políticos de una época en la que se inicia la industrialización y la lenta transformación agraria.

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT