Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Monreal Sarto, Víctor

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 28/07/2011

(Zaragoza Buscar voz..., 1940 - Tarragona, 1968). Director aragonés de fotografía cinematográfica Buscar voz.... Adolescente aún, participaba en las actividades de la Sociedad Fotográfica Zaragozana Buscar voz..., junto a Joaquín Gil Marraco Buscar voz..., Carlos Lasierra, José Antonio Duce Buscar voz... y otros. Obtuvo su primer triunfo, a los dieciocho años, al alcanzar la Concha de Oro del Festival Internacional de Cine Amateur de San Sebastián con el cortometraje París. Al terminar el Bachillerato, se trasladó a Madrid y siguiendo su auténtica vocación, ingresó brillantemente en el Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas.

En 1962 dirige la fotografía de cuatro cortometrajes: Los gigantes de La Mancha, de M. Villanova; Más allá de Bilbao, de R. Peña; Poema en el Parque, de Domingo Almendros, y Zaragoza, Ciudad Inmortal; producido este último por el propio Monreal, con Duce como director y Emilio Alfaro Buscar voz... como autor de los comentarios.

Tres largometrajes, con Miguel Lluch como director, realiza Monreal en 1963, lo que significa su consolidación en el campo profesional. Ese año es, también, el del comienzo de las actividades de la productora zaragozana Moncayo Films Buscar voz..., en cuya creación intervino decisivamente Víctor Monreal, como resultado de la fusión de tres grupos aragoneses hasta entonces aislados: el de Julián Muro (que acababa de realizar Sitiados, con José Grañena Buscar voz...); el formado por José Luis Pomarón Buscar voz..., Manuel Rotellar Buscar voz... y Emilio Alfaro (El rey; La conquista, Sic Semper) y el dúo Monreal-Duce. Víctor Monreal fue el único profesional auténtico de Moncayo Films, siempre en contacto directo con la industria cinematográfica y sus entresijos.

Una película en blanco y negro, producida por Ignacio F. Iquino y dirigida por Mario Camús con un coste irrisorio, Young Sánchez, iba a suponer para Monreal su primer gran éxito profesional. Premiada en el Festival de Mar del Plata de 1964, la crítica americana se volcaba en elogios para «el extraordinario trabajo del joven Víctor Monreal». El propio operador recomienda a sus compañeros de Moncayo Films la realización del primer film de la productora aragonesa con Camús como director, Muere una mujer, sobre un guión de Carlos Saura Buscar voz... y Camús. Aunque argumentalmente la película carece de enjundia la espléndida labor fotográfica de Monreal la lleva a representar a España en el Festival Internacional de Cine en Color de Barcelona.

La etapa de Moncayo Films abarcó tres cortometrajes previos (Teruel, la Ciudad de los Amantes; Zaragoza, 1964, y Balón de Playa, dirigidos por J. L. Pomarón) y cuatro películas: Muere una mujer, de Camús; El rostro del asesino, de Pedro Lazaga, con guión de Emilio Alfaro; Culpable para un delito, de Duce y Alfaro, y El Magnífico Tony Carrera, de José Antonio de la Loma. En las tres primeras, brilló el talento de Víctor Monreal en todo su esplendor. Con Muere una mujer dominaba la técnica de la comedia en color, destacando lujosos decorados y empleando tenues luces para suavizar la dureza de rasgos de una protagonista inadecuada, impuesta por Camús. En El rostro del asesino llegó a superar el virtuosismo técnico del propio Lazaga en un prodigio de ambientación de los gigantescos interiores y de la inquietante belleza natural del monasterio de Piedra Buscar voz.... Para el rodaje en blanco y negro de Culpable para un delito, Kodak puso a su disposición por primera vez en el mundo su novísima emulsión Plus-X, a la que Monreal supo extraer sus máximas posibilidades. Por último, El Magnífico Tony Carrera, de De la Loma, obtuvo el Premio a la Mejor Fotografía de 1968, otorgado por el Sindicato del Espectáculo.

En tan sólo cinco años, Monreal dirigió la fotografía de catorce cortos y de casi veinte largometrajes. Su gama técnica abarcaba desde la comedia (La visita que no tocó el timbre, de Camús) al musical (Codo con codo, de Víctor Auz, con la presentación cinematográfica de la cantante Massiel), pasando por el western (Siete pistolas para Timothy, de R. Girolami; Dinamita Joe, de A. Balcázar), la intriga (El rostro del asesino, de Lazaga; Culpable para un delito, de Duce y Alfaro) y el gran espectáculo visual (El Magnífico Tony Carrera, de De la Loma).

De entre la varias opciones de que disponía al término del accidentado rodaje de El Magnífico Tony Carrera, Víctor aceptó la realización de un gran reportaje sobre los telares Iwer que M.a.t.e.s.a. había instalado en el continente americano, porque ello les permitiría a él y a su amigo Duce —a quien exigió como ayudante— viajar desde Canadá a Perú. Más tarde, Jordi Feliú, con unos centenares de metros rodados por el joven maestro aragonés en Cuzco y Machu Picchu —al margen de todo objetivo industrial— montó el más hermoso y emocionante cortometraje que hemos visto sobre el espíritu de las ruinas incaicas: La espera.

De nuevo en Zaragoza, y mientras se concretaba el rodaje de una nueva película, recibe el encargo de filmar un reportaje sobre la central nuclear de Tarragona. Un día de octubre de 1968 Víctor Monreal, con su coche deportivo volando sobre el asfalto y veintiocho años de triunfos y de esperanzas, se aplastaba bajo un camión en algún lugar de la provincia de Tarragona. La Institución «Fernando el Católico» Buscar voz... le concedía, como homenaje póstumo, su Premio San Jorge de Cinematografía de 1969.

• Filmografía:
—Documentales:
Los gigantes de La Mancha; Más allá de Bilbao; Poema en el Parque; Zaragoza, Ciudad Inmortal; A través del Pirineo; Balón de Playa; Campos de España; El Románico en Aragón; Huesca; Ordesa; Teruel, la Ciudad de los Amantes; Zaragoza, 1964; Monza, Grand Prix, y La espera.

—Películas:
El precio de un asesino; Crimen; La chica del auto-stop; Young Sánchez; Vivir un largo invierno; Muere una mujer; El rostro del asesino; La visita que no tocó el timbre; Doc, manos de plata; Siete pistolas para Timothy; Cuatro dólares de venganza; Culpable para un delito; Dinamita Joe; Clint el solitario; Con la muerte a la espalda; Codo con codo; Misión en Ginebra, y El Magnífico Tony Carrera.

• Bibliog.:
Rotellar Mata, M.: Cine Aragonés; Ed. Jorn. Cult. Ayunt. Zaragoza, 1970.
Id.: Aragoneses en el Cine; Ed. Jorn. Cult. Ayunt. Zaragoza, 1972.
Alfaro Gracia, E.: «Víctor Monreal Sarto»; Zaragoza, vol. XXIX, 1969.

 

Monográficos

Aragón durante el franquismo

Aragón durante el franquismo

Un nuevo estado totalitario surge tras la fractura de la Guerra Civil. Conoce su evolución en Aragón.

Imágenes de la voz

Víctor Monreal Sarto
...Víctor Monreal Sarto

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT