Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Moneva y Puyol, Juan

Contenido disponible: Texto GEA 2000

(Venta de Pollos, Valladolid, 21-VIII-1871 - Zaragoza, 7-VII-1951). Hijo de una modesta familia de empleados, descendiente —por su abuela materna, Catalina— del carpintero Josef de La Hera, héroe de los Sitios, fue Moneva toda su vida espejo de juristas, de docentes, admirable escritor, maestro nato de costumbres, forjador de ingenios, promotor de políticos, amante de Aragón—y por eso, también de Cataluña y de lo catalán—, caritativo, hospitalario, silencioso, humanitario, servidor constante de su prójimo, enamorado de su esposa, de sus hijos, terciario franciscano, cortés, hombre cristiano y bueno, de inalterable fe en Dios y partícipe gozoso, ferviente, de su Santa Iglesia Católica. Sin comprender la fidelidad eclesial y teológica, cristocéntrica, de Moneva, no se acaba de entender al personaje.

Su catolicismo, franciscano, le hacía amar la pobreza, vivirla: siempre repartió bienes y esfuerzo, siempre careció de holgura económica, lo cual repercutió en la trabajosa publicación de su obra. El 27-III-1903, ganó la cátedra de Cánones de nuestra Facultad —tras ocho años de profesar en ella como auxiliar, interino, gratuito y «ubicuo», como él añadía con humor— en la que permaneció hasta el 21-VIII-1941, en que pronunció su última lección magistral. Entre ambas fechas hay 38 largos años de docencia numeraria, más ocho de auxiliaría.

Su Gramática llamóse así primeramente, Gramática moral del castellano. Sus mejores textos —La educación cristiana de los hijos, El honor, El silencio, De la suavidad en la formación del carácter, Trilogía sobre el amor, La cortesía, los Primores ciudadanos…— obras morales son, de moral cristiana solidísima, de doctrina social, de normas de conducta sagaces como pocas, quizá los textos doctrinales más sólidos, más originales que en Aragón se hayan escrito, desde Gracián para acá, sobre el hombre y su comportamiento en sociedad.

Durante 33 años (de 1906 a 1939) desempeñó Moneva la secretaría del Capítulo General de Herederos del Término de Almozara.

Militó en política con don Antonio Maura, de cuyo Gobierno Nacional fue Delegado Regio de Pósitos en 1919, único cargo público por él servido, y éste de designación, no de elección popular, amarga comezón que nunca le abandonaría. Amigo político de Gabriel Maura y Gamazo, de Francisco Cambó, de Ricardo Horno Alcorta, se mantuvo siempre en posiciones mauristas o centristas y, no obstante su particular amistad con Ramón Serrano Suñer y con Enrique Giménez Gran, fue radical adversario del franquismo, en cuyos primeros instantes zaragozanos no dudó en denunciar, con grave riesgo de su libertad y aun de su vida, ante el Presidente de la Audiencia —encarnación para él de la Justicia— los asesinatos cometidos por la represión.

En sus años finales, creó y mantuvo abierta, en casa del marqués de La Cadena, Independencia, 8, pral., una reunión de amigos de claro signo literario —Francisco Ynduráin, Ramón de La Cadena, Francisco Oliver Rubio, Mariano Burriel, Mariano Baselga Jordán, Antonio García Molíns, Joaquín Gil Marraco, Luis Gómez Laguna, José Cabezudo Astrain, Luis Horno…— denominada «Lectorio», para leer y comentar juntos los libros y los temas más del día. Había ejercido la abogacía en el Ilustre Colegio de Aragón desde 1895, y dedicó la mayor actividad de sus últimos tiempos, ya jubilado en la Universidad, a presidir, por elección de sus componentes, el Consejo de Estudios de Derecho Aragonés, por él fundado con Francisco Palá, Luis Martín-Ballestero, José Lorente Sanz, José Luis Lacruz Berdejo, Mariano Alonso Lambán, José Enrique Rivas… En sus Memorias afirma que éste ha sido el cargo que más satisfacción le produjo en su vida. Podía, en efecto, trabajar desde él por la defensa y la mejora del Derecho aragonés, uno de sus más profundos ideales. Le cupo así presidir la Comisión Ejecutiva del Congreso Nacional de Derecho Civil de Zaragoza, en 1946, y ésta fue su última gran actuación pública.

Juan Moneva fue presidente del Colegio de Químicos de Zaragoza (1933-1935); decano de la Facultad de Derecho (1933-1936); consejero de Instrucción Pública, luego de Educación Nacional; correspondiente de las Reales Academias Española de la Lengua, de Bellas Artes de San Fernando; de Ciencias Morales y Políticas; de Buenas Letras de Barcelona; de Buenas Letras de Sevilla; de San Carlos, de Valencia; de lo Rat Penat, de Valencia; de la Societat Arqueológica Luliana, de Mallorca; de las Reales Sociedades Económicas de Amigos del País, de Lérida, de Córdoba y de Granada; socio de honor de la Litterarische Gesellschaft in Köln; de la Academia de Jurisprudencia y Legislación; de la Asociación Nacional de Químicos Universitarios de España; de la Sociedad Española de Bromatología; socio de número de la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País, de Zaragoza; de la Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis, de Zaragoza; Felibre Provenzal por la Mentenenço de Montpellier; de la Real Academia Jurídico Práctica Aragonesa; director del Estudio de Filología de Aragón, desde 1925.

• Obras: Derecho obrero (Zaragoza, 1895; tesis doctoral); La Asamblea de Productores (Zaragoza, 1898); Programa para la enseñanza del Derecho Canónico en la Universidad de Zaragoza (Zaragoza, 1903); El clero en el Quijote (Zaragoza, 1905); Primores ciudadanos (Biblioteca Nueva, Madrid, 1921); Política de represión (Editorial Reus, Madrid, 1921); El honor (La Académica, Zaragoza, 1924); Introducción al Derecho hispánico (Editorial Labor, Barcelona, 1925); Gramática castellana (Editorial Labor, Barcelona, 1925); Los retratos que pintó Goya (Zaragoza, 1927); Paroemias (Zaragoza, 1933); El silencio (Zaragoza, 1935); La educación cristiana de los hijos (2 vols. Editorial Pax Madrid, 1935-1936); Epigrafía (Zaragoza, 1945), Comerciantes de altura (Zaragoza, 1949), Memorias (Zaragoza, 1952, obra póstuma); Zaragoza (selección de artículos, Zaragoza, 1953); De la suavidad en la formación del carácter (Zaragoza, 1956), La cortesía (texto manuscrito inédito, en 5 vols.); Trilogía sobre el amor (conferencias; Institución «Fernando el Católico», Zaragoza); Conceptos (artículos periodísticos; recopilación de Luis Horno Liria, para la Institución «Fernando el Católico»).

• Bibliog.: Moneva y Puyol, Juan: Obras citadas y material inédito conservado por sus hijas, en Zaragoza, calle de Sanclemente. Varios Autores: Homenaje a su memoria; publicado en 1954 por la Facultad de Derecho de Zaragoza. Horno Liria, Luis: En torno a Don Juan de Moneva; Zaragoza, 1955. Id.: Mis convecinos y Convecinos de ayer. Marqués de la Cadena: Vidas aragonesas; Institución «Fernando el Católico», Zaragoza.

 

Monográficos

Aragón en los inicios del siglo XX

Aragón en los inicios del siglo XX

La época de la Restauración desde el Desastre del 98 a la II República.

Joaquín Costa

Joaquín Costa

El personaje que más influencia ha tenido en el pensamiento y la política del siglo XX.

La exposición Hispano-Francesa de 1908

La exposición Hispano-Francesa de 1908

Visita la exposición que supuso la entrada de Aragón en la modernidad.

La II República y la Guerra Civil en Aragón

La II República y la Guerra Civil en Aragón

Una década traumática que iba a marcar una profunda fractura en la sociedad aragonesa del siglo XX.

Imágenes de la voz

JUAN MONEVA Y PUYOL (ÓLEO...JUAN MONEVA Y PUYOL (ÓLEO DE GRACI...

CASA DE JUAN MONEVA EN LA...CASA DE JUAN MONEVA EN LA CALLE SA...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT