Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Monedaje

Contenido disponible: Texto GEA 2000

Impuesto cobrado cada siete años, desde el siglo XII hasta el XVIII.

• Numismática: Frente a la regalía de «moneda» por la que el rey podía fabricar cuanta moneda quisiera y donde y cuando quisiera, todos los pueblos cristianos de España idearon recursos restrictivos de los que el habitual era el pago, cada siete años, de un impuesto siempre que el soberano consintiera en no fabricar moneda y renunciar al lucro que la fabricación significaba; en Aragón se conservó más tiempo y con mayor intransigencia que en otros sitios, hasta el reinado de Carlos I. La consecuencia fue la escasez de moneda que se padeció y obligó al cambio en especies o a la introducción de moneda extranjera.

La oposición llegó hasta tratar de impedir la coexistencia de monedas de vellón y de plata fina, que duró hasta las «necesidades» del reinado de Juan II; también se opusieron las Cortes a la coexistencia de dos vellones de distintas clases para evitar las mutaciones que comportaban gastos y siempre el lucro de la Hacienda real y el riesgo de que se pasara el plazo de cuarenta días que se otorgaba para el cambio en las «mesas» establecidas, tras el cual la moneda vieja se reducía al valor de su peso en metal, según «tarifas» que se publicaban. Como consecuencia, en cuanto circulaban rumores de cambio de moneda los comerciantes aumentaban los precios y nada se remediaba con las «tasas» impuestas por los reyes, al tiempo que los deudores procuraban evitar problemas de futuro con cláusulas adecuadas. De aquí los intentos de conservar la moneda «perpetua» o vellón inalterable, pagando regularmente el impuesto de «monedaje».

Se comenzó con vellón de ley de «cuatro dineros» (1/3 de plata fina y 2/3 de cobre) y siguió hasta la última emisión de Alfonso II, que la empeoró, acudiendo los pueblos a Inocencio III que condenó dicha moneda en tiempos de Pedro II y mandó deshacerla. Jaime I impuso la moneda mala de «tres dineros» (1/4 de plata fina y 3/4 de cobre), considerada como perpetua y llegando inalterada hasta Fernando II. Los pueblos pactaron el impuesto, según la necesidad, que se llamó «maravedí», bien esta moneda de oro o su equivalente en vellón, de modo que no verificaban emisiones sino de siete en siete años y por acuerdo en Cortes con presencia del monarca, salvo en los casos de mucha necesidad, en los que se procedía de mutuo acuerdo.

• Bibliog.: Beltrán, Pío: Obras completas; II, Zaragoza, 1972, p. 398.

 

  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT