Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Ansó

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 14/07/2011

ÍNDICE DE LA VOZ

Villa de la prov. de Huesca, a 103 km. de la capital. Situada en el Pirineo occidental aragonés, junto al valle del río Veral, a 860 m. de alt. Temperatura media anual, 9,5°. Precipitación anual, 1.150 mm. Población: en 1998, 527 hab. ; en 1978, 610 hab.; en 1950, 992 hab.; en 1900, 1.192 hab. (Ansotanos Buscar voz....). Todo el pueblo puede ser considerado como conjunto artístico. Situado a la izquierda del río Veral Buscar voz..., sus edificios conservan los más rancios sabores pirenaicos. Aguas arriba se llega al valle de Zuriza Buscar voz..., que depara innumerables bellezas, además de atesorar interesantes especies botánicas. Puede decirse que es uno de los valles mejor conservados tanto por el apego de los ansotanos a sus costumbres como por su mala accesibilidad. Esta deficiente accesibilidad ha determinado que el turismo, y con él los cambios en la arquitectura, costumbres y medio natural, tardasen en llegar más que en otros valles pirenaicos. En consecuencia, el conjunto del valle puede considerarse un museo viviente de tal forma que cuando se quieren estudiar elementos de la cultura y etnología pirenaicas, Ansó sea un punto de referencia.

Por ejemplo, para conocer la indumentaria pirenaica Buscar voz.... Es necesario reconocer que en el Valle de Ansó Buscar voz... su traje tradicional ha gozado durante siglos de una atención especial, considerándose como el elemento que aporta los mayores signos de identidad cultural. De hecho, es el valle donde más tiempo ha perdurado su uso. Los últimos en vestir el traje ansotano fueron María Mendiara y Jorge Puyó ya fallecidos (en 1987 María y 1992 Jorge); ambos lo llevaron durante toda su vida sin haber vestido nunca otra indumentaria que la que consideraban suya propia.

Ricardo del Arco Buscar voz... señalaba que en 1930 eran mayoría los ansotanos que vestían su traje tradicional. Incluso más tarde, al final de la guerra civil, la mitad de la población vestía el traje típico como atestigua Violant i Simorra. Esta indumentaria despertó el interés y asombro de numerosos historiadores y etnólogos, también de pintores como Sorolla o novelistas como Galdós. Algunos como Jean Vignau señalan que el traje de las ansotanas era el más importante de los Pirineos españoles.

En el Valle de Ansó, cada familia guarda los trajes de sus mayores como una reliquia y todo el pueblo participa anualmente en la organización del día de la exaltación de su traje como si se tratase de la mayor festividad. Así, es frecuente ver en torno a 70 u 80 personas vestidas ese día con sus atuendos tradicionales, lo que constituye un apasionante viaje a través de la indumentaria para conocer la cultura y formas de vida de aquellas gentes que habitaron durante siglos estos valles. Es decir, una mirada al pasado para conocer algunos aspectos de nuestros orígenes.

Arqueol.: En las Foyas del Puerto del Palo son visibles restos de la vía romana Buscar voz... 33 (Itinerario de Antonino Buscar voz...), y un dolmen del que se conserva parcialmente el círculo peristalítico que rodea el túmulo, formando parte del conjunto megalítico de Guarrinza Buscar voz.... De más reciente descubrimiento son las tres cámaras dolménicas del valle de Aguas Tuertas, una de ellas con corredor.

• Bibliog.:
Andrés Rupérez, T.: «Estación megalítica de Guarrinza. Nuevas investigaciones»; Miscelánea arqueológica, Zaragoza, 1975.
Baldellou, V.: El neo-eneolítico altoaragonés; I Reunión de Prehistoria, Huesca, 1981.

Hist.: La cultura pirenaica forma parte de procesos históricos cuyos orígenes están presentes de forma especial en el Valle de Ansó por ser éste un lugar fronterizo, de encuentro, entre los diferentes grupos sociales que han poblado esta zona del Pirineo: gascones, vascones y aragoneses. Huellas de antiguos procesos civilizadores encontramos en los monumentos megalíticos Buscar voz... localizados en enclaves como Aguatuerta, Guarrinza, Las Foyas, Puerto del Palo, Lacherito, etc, o la calzada romana que enlazaba el Valle del Ebro con Francia ascendiendo por el Valle de Echo y entrando en el de Ansó por Guarrinza y Las Foyas hasta llegar al conocido Puerto del Palo, límite fronterizo entre Ansó y Lescún, en la cabecera del valle francés de Aspe.

Junto a estas huellas arqueológicas, en el museo etnográfico se conservan fuentes de información muy antiguas que nos hablan de los primeros momentos de poblamiento del valle: estelas románicas de algunos edificios hoy desaparecidos, documentos escritos que nos cuentan cómo antes del siglo XIII existían cinco poblamientos en el valle: Ansó, Fago, Arahuas, Ornat y Cenar (los tres últimos desaparecidos desde hace siglos) y otros documentos que recogen la historia y funcionamiento del valle. Uno de los aspectos más importantes de la historia del valle son las luchas con sus vecinos por el dominio del espacio. Se conocen como facerías Buscar voz... los tratados de paz que firmaban los pobladores pirenaicos para regular los conflictos que surgían entre los distintos valles de una y otra vertiente. Estos tratados nacieron ante la necesidad de poner límites al espacio que controlaba cada comunidad y establecer unas normas que regulasen el aprovechamiento de los pastos, fuentes, bosques y todo tipo de relaciones entre los valles, también encerraban compromisos de amistad y ayuda mutua.

Mediante estos tratados se fueron definiendo las fronteras político-administrativas. Al contemplar la configuración de los límites del Valle de Ansó, vemos que su trazado llama la atención por la forma extraña. Ansó invade la cabecera del Aragón Subordán Buscar voz... (cuenca natural del Valle de Echo), dominando la línea de frontera hasta Candanchú Buscar voz... y pasa la divisoria de aguas pirenaicas para introducirse en Francia (Estanés y Asper). Por el contrario, Echo se introduce en la zona baja del término natural de Ansó. Todo esto es consecuencia de un complejo proceso histórico, de luchas por controlar el espacio, cuyos pasos pueden seguirse en la documentación que se conserva en los archivos y fondos del los museos, etnológico y del ayuntamiento.

Una vez controlado el territorio, los ansotanos vieron la necesidad de contar con documentos que avalasen su propiedad. Así, el primer documento donde se recogen los límites territoriales del Valle de Ansó data del siglo XIII y se trata de unos privilegios concedidos por Jaime I Buscar voz... el Conquistador. Este rey, tras la conquista de Baleares y Valencia, dio un giro a su política considerando prioritario fortificar los pasos con Francia. Es entonces cuando el Valle de Ansó, por su extenso territorio fronterizo, adquirió un papel protagonista.

Pero en realidad, este privilegio de 1234 sólo suponía avalar una situación de hecho. Es decir, codificar en documentos una situación de propiedad territorial previamente conseguida a través de innumerables pendencias y litigios que se habían generado durante siglos. Fue refrendado por todos los reyes de Aragón y posteriormente los de España hasta Felipe IV Buscar voz... en 1626. Los monarcas borbones dejaron de refrendar dicho privilegio, posiblemente porque sus objetivos políticos giraban en torno a conseguir la centralización del Estado, y en los privilegios del Valle de Ansó (como de otros valles del Pirineo) se encubría un elevado grado de autonomía política.

Su situación fronteriza generaba situaciones conflictivas; por ejemplo, en 1285 parece inminente la guerra con Navarra y Francia. Ante este peligro el rey y los diputados de Aragón determinaron reforzar los castillos y defensas de las fronteras, enviando hombres a defender la Val de Ansó. Para compensar las pérdidas económicas y humanas que tales conflictos producían en las zonas fronterizas los distintos reyes concedieron exención de impuestos. Por ejemplo, en diciembre de 1275 Pedro III Buscar voz... el Grande condonó a los vecinos del Valle de Ansó la mitad de los tributos reales en atención a los gastos que habían tenido en la guerra con los navarros (en este conflicto los navarros invadieron el valle destruyendo entre otras cosas la antigua iglesia parroquial que, según Philippe Moreau era de estilo románico. Sobre estas ruinas se levantó la actual iglesia). El mismo rey dispensó a los hombres de Ansó del pago de «redención del ejército», mediante el cual se sufragaba la guerra contra los condes de Foix, Urgell, Pallars y Cardona que se habían sublevado y a los que venció en Balaguer.

En 1318 Jaime II Buscar voz... hizo varias concesiones a los vecinos de Ansó y en 1323 ordenó, desde Barcelona, al Bayle General de Aragón que fuese a Ansó y señalase el sitio donde deberían construirse unas murallas para defensa del pueblo. No obstante, tales murallas nunca llegaron a construirse.

Dentro de los conocidos Tratados de Paz o Facerías interesa reflejar el papel de Ansó en el «Tratado de Tres Vacas»; en este conflicto se encuentran interesantes elementos que nos indican el funcionamiento de este área pirenaica como un territorio casi autónomo respecto a los correspondientes Estados Centrales. Se trató de un conflicto largo y sangriento que enfrentó a unos pastores del pueblo de Issor (Baretous) con otros de Isaba (Roncal), pero la organización del territorio en valles hizo que tal conflicto se extendiese al conjunto de ellos. Las causas fueron el aprovechamiento de unas fuentes y pastos sobre las que ambas comunidades se consideraban con derechos.

Para solucionarlo intervinieron en un principio los Órganos Jurídicos del Vizcondado de Bearne (el vizconde Gastón) y del reino de Navarra (Carlos II). Unos y otros fracasaron y al final las dos partes en conflicto llamaron a los ansotanos para que actuaran como jueces. Así, el 6 de octubre de 1375 «seis hombres buenos de Ansó» con el Alcalde Sancho Gracia a la cabeza dictaron sentencia en un juicio que tuvo como marco el atrio de la Iglesia Parroquial de San Pedro de Ansó. El fallo fue eficaz pues a partir de ese momento no se conocen nuevos conflictos como los ocurridos hasta entonces. Ello demuestra que los habitantes de las montañas eran los mejor capacitados (por conocer las costumbres, derechos y formas de vida de sus vecinos) para emitir unos veredictos más justos que los de los Órganos Jurídicos del vizcondado de Bearne y del reino de Navarra.

 

Imágenes de la voz

Ansó (Huesca), donde la l...Ansó (Huesca), donde la lengua ara...

Ayuntamiento de Ansó...Ayuntamiento de Ansó

Torre de la iglesia de An...Torre de la iglesia de Ansó

Interior de la iglesia de...Interior de la iglesia de San Pedr...

Casas ansotanas...Casas ansotanas

Vista de Ansó...Vista de Ansó

Ansó (Huesca)...Ansó (Huesca)

Vista de Ansó (Huesca)...Vista de Ansó (Huesca)

Ansó. Trajes típicos...Ansó. Trajes típicos

Ansó. Puerta...Ansó. Puerta

Escudo de Ansó...Escudo de Ansó

Calle de Ansó...Calle de Ansó

Calle de Ansó...Calle de Ansó

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT