Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Mercado de Lanuza

Contenido disponible: Texto GEA 2000

También conocido por «Mercado Central», se trata del Nuevo Mercado Municipal de Zaragoza construido en el año 1903. El edificio venía a sustituir al mercado al aire libre que desde siglos se celebraba en los alrededores de su actual ubicación.

Con anterioridad, el mercado ciudadano estuvo situado en las proximidades de la Puerta Cinegia hasta que en 1210, Pedro II ordena su traslado a la Puerta de Toledo —aledaña de su actual situación—, perdiendo la Cinegia el rancio carácter mercantil. En la Zaragoza musulmana existen barrios muy señalados dedicados casi exclusivamente a actividades mercantiles bien diferenciadas (tal es el caso del barrio llamado Al-fajarín o «de los alfareros», etc.). Por otro lado, el centro mercantil de los judíos estuvo situado, hasta 1492, en la plaza de la Verónica, al tiempo que el barrio de San Pablo, surgido en torno a 1210, gozaba de protección real, estando allí establecidos el almudí del pan y el alfolí de la sal. En torno a 1332 hubo un intento de establecer el mercado principal en el solar situado frente al Pilar pero, fracasada la idea, Jaime II devolvió el mercado a su emplazamiento habitual donde, además de las actividades mercantiles que le eran propias, se celebraban autos de fe y ejecuciones de la justicia.

El Nuevo Mercado Municipal arranca de 1901, año en que la sociedad anónima Nuevo Mercado de Zaragoza —de la que era gerente Felipe José Guillén— inicia los trámites ante el ayuntamiento para edificar un recinto cubierto en la actual plaza de Lanuza. El proyecto fue encargado al arquitecto Félix Navarro Pérez para una obra presupuestada en 457.949 ptas., excluyendo el hierro (272.534 ptas.) y el colector (50.948 ptas.). Construido según la misma técnica del armado metálico utilizada en la torre Eiffel, el edificio constituye hoy uno de los más bellos ejemplares de la arquitectura Buscar voz... modernista en Aragón, con airosos voladizos y profusamente ornamentado con forjados de hierro y motivos escultóricos.

El proceso de municipalización del edificio fue motivo de una dura polémica en su época, acometiéndose el pago estipulado de 4.100.000 ptas. a través de la concertación de un empréstito municipal de 38.000 obligaciones de distintas categorías y cuantía y expedidas a un interés de un 4 % y una amortización a 50 años a contar desde el 1-IV-1911.

El interior del recinto sufrió con el tiempo distintas modificaciones en la alineación de los puestos o «cajones», encaminadas, fundamentalmente, a dar mayor cabida a los minoristas, que pasaron de 185 a los 300 de 1981. En 1972 los bajos fueron desalojados por los mayoristas —que pasaron a realizar sus operaciones a Mercazaragoza—. Seriamente amenazado por un proyecto municipal de tender una larga avenida entre el puente de Santiago y la Puerta del Carmen («Vía Imperial»), la circunstancia fue aprovechada por entidades sociales, culturales, políticas y sindicales para proceder a la «ocupación» simbólica de los bajos, abierta con la exposición de pintura itinerante «Salvador Allende» en el año 1976. A ella siguió una dilatada campaña ciudadana reivindicando su continuidad, asegurada posteriormente tras la llegada al Ayuntamiento zaragozano de la nueva corporación en abril de 1979.

Después de esto, se inició un proyecto de restauración de las instalaciones. El proceso legal de esta restauración se abre el día 3 de octubre de 1984, con la publicación en el Boletín Oficial de las bases para adjudicación de las obras. Abrió sus puertas después del período de obras al que fue sometido en la segunda quincena de septiembre de 1986.

El encargado de realizar el proyecto fue el arquitecto José María Mateo Sotero, el cual estructuró el proyecto bajo la doble premisa, de respeto a la configuración inicial del edificio y a la dotación de todas aquellas novedades técnicas, que son imprescindibles para el cumplimiento de sus funciones comerciales en la actualidad. El total de actuaciones realizadas sobre cada uno de los elementos arquitectónicos, estuvieron cuidadosamente proyectados para no modificar la configuración que el edificio presentaba en 1903, fecha de su inauguración. Fueron, asimismo, retirados todos aquellos elementos añadidos con el paso del tiempo, como los muros laterales, recuperando la iluminación y ventilación que el conjunto presentaba en un principio. En la fachada principal se instaló un reloj de campana, copia exacta del original. Las placas de esmalte que indicaban los productos fueron restauradas en la Escuela de Artes Aplicadas. Las figuras alegóricas en piedra, volvieron a tener su inicial aspecto. La planta sótano fue la que recogió la mayoría de las reformas técnicas, quedando reacondicionada en su totalidad. El necesario sistema de refrigeración o las rampas y montacargas, garantizan el cumplimiento de las más exigentes normas en cuanto a instalaciones de este tipo. El número de puestos de venta fue reducido de 213 existentes a 190 en la actualidad.

• Bibliog.: Cancela Ramírez de Arellano, María Luisa: El Mercado de Zaragoza desde 1910; Cuadernos de Zaragoza, n.° 12, Zaragoza, 1977.

 

Imágenes de la voz

MERCADO CENTRAL...MERCADO CENTRAL

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT