Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Mequinenza

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 13/06/2011

Villa de la prov. de Zaragoza, a 134 km. de la capital. Situada en el centro de la Depresión del Ebro Buscar voz..., junto al río, sobre depósitos cuaternarios del mismo, a 75 m. de alt., en el límite con la prov. de Lérida. Se trata de una zona topográficamente llana, en la cual el Ebro Buscar voz... sigue un curso peculiar de meandros divagantes. Su clima es mediterráneo continentalizado y en él destaca la aridez; su temperatura media anual es de 14,9° y su precipitación total de 330 mm. Cuenta con unos suelos pobres formados sobre depósitos de terraza o sobre yesos, con un horizonte húmico poco desarrollado, los cuales han sido calificados como tierras yermas.

Estas características naturales resultan poco favorables para el desarrollo agrícola, de tal forma que de una extensión total de 29.990 Ha., tan sólo un 20 % es superficie cultivada. Predomina el secano extensivo, con productos propios del mundo mediterráneo: almendro (3.456 Ha.), cereales (1.238 Ha.), olivo (1.000 Ha.) y vid (50 Ha.). El regadío está muy poco representado: totaliza unas 450 Ha., repartidas entre productos de huerta y frutales. Las explotaciones agrarias son, sin embargo, muy numerosas (unas 400); predominan aquellas que cuentan con menos de 50 Ha., y dentro de ellas las que cuentan entre 5 y 10 Ha., por lo que resulta un sector muy poco rentable.

Este núcleo destaca por ser un centro productor de energía eléctrica. En efecto, en el año 1966 se terminó de construir un embalse Buscar voz... cuyo volumen es de 1.530 Hm.3 y que inunda una superficie de 7.720 Ha., ligado a una presa de gravedad de 81 m. de altura. Sepultó algunas explotaciones de lignito no demasiado rentables y el antiguo pueblo, por lo que se construyó uno nuevo a cargo de la empresa productora de electricidad. Sustenta el embalse la mayor central hidroeléctrica aragonesa, 324 MW. de potencia activa, que en el año 1998 alcanzó una producción superior a los 743 gwh., el 21,20 % del total aragonés producido por este origen. Además, se ha instalado una Planta de Cogeneración Carbonífera del Ebro que en 1998 producía 8.226.448 EG KWH.

Dicha producción energética no ha supuesto beneficio alguno para el núcleo, y ello queda reflejado en el carácter regresivo de su población. Tan sólo experimentó un cierto auge en los años de construcción del embalse; así, entre 1950 y 1960 incrementó sus efectivos en un 75 %. En 1900 contaba con 2.819 hab.; en 1960 con 6.378 hab.; en 1975 con 2.769 hab., y en 1998, 2.544 hab. No obstante, apoyándose en los recursos energéticos se han impulsado dos polígonos industriales, el Della-Segre de 98.800 m.2 y el de Riols de 113.710 m.2

Encicl.: El castillo Buscar voz... sigue presidiendo el casco urbano de Mequinenza, aunque éste haya variado de asentamiento, ya que parte del pueblo primitivo fue inundado por las aguas del embalse construido por Enher, empresa que sigue utilizando el restaurado castillo como residencia de sus ingenieros. Esta fortaleza de Miknasa tuvo relevante importancia por su situación fronteriza. Durante la guerra de la Independencia, en 1810, capituló ante Suchet.

En la orilla izquierda del Ebro, próxima a la desembocadura del Segre y a la confluencia con el Cinca Buscar voz..., Mequinenza fue una próspera cuenca minera, donde la extracción de lignitos Buscar voz... constituía su principal fuente de riqueza. La construcción del embalse dio al traste con su economía y con el antiguo pueblo, y el traslado forzoso al nuevo tuvo que consumarse en la década de 1960-70.

El escritor mequinenzano Jesús Moncada Buscar voz... noveló magníficamente la historia de su pueblo en el libro Camino de sirga.

Los avatares del casco urbano se remontan ya a la época musulmana, en que Mequinenza fue destruida y vuelta a construir. Queda en pie, aunque en estado ruinoso, la vieja iglesia, que fue parroquial de Nuestra Señora de los Ángeles, un edificio de estilo neoclásico, construido en piedra. El resto de los edificios que componían el primitivo casco urbano también fueron a parar en ruina, excepción de unos pocos de la parte alta.

El nuevo poblado se ve cuidado con plantas y jardines. Se mantienen las fiestas populares, del 16 al 20 de septiembre, en honor de Santa Agatolia. Las competiciones deportivas en el Ebro han alcanzado importancia relevante, ya que el mismo ha quedado convertido en un excelente campo de regatas apto para pruebas de carácter nacional y aun internacional. Mequinenza ha sabido luchar contra la adversidad para seguir adelante labrándose su futuro.

Arqueol.: En primer lugar, quizás haya que resaltar la importancia que algunos autores han concedido a la situación por esta zona de la ciudad ibérica de Octogesa Buscar voz..., que jugó un importante papel durante el desarrollo de la batalla de Ilerda Buscar voz..., entre César y Pompeyo. Desde 1983 y dentro de los programas de investigación del Museo de Zaragoza, con la colaboración del Ayuntamiento de esta localidad y el apoyo de la Diputación General de Aragón, se realizaron una serie de campañas de excavación, centradas en tres yacimientos: Los Castellets, Barranco de la Mina Vallfera y Riols I.

—Los Castellets. Se trata de un yacimiento clave para el conocimiento del paso de los pueblos indígenas del Bronce Final a la cultura de los Campos de Urnas. El conjunto consta de un poblado asentado en un espolón sobre el río Ebro, rodeado de dos torreones, muralla y foso, junto a dos necrópolis. Una de ellas, con túmulos de incineración, ha dado cistas de piedra con cerámicas acanaladas que pueden fecharse entre el año 1000 y el 700 a.C. La otra necrópolis, denominada Castellets II, es un gran conjunto tumular con variada tipología de enterramientos, alternándose los sepulcros de inhumación con los de incineración. Los cadáveres se depositan en posición fetal y a veces acompañados de un rico ajuar cerámico y metálico, como es el caso del túmulo 14. Esta necrópolis parece reflejar el paso de las tradiciones culturales indígenas a las aportaciones de los Campos de Urnas Buscar voz..., si bien no se detecta aporte de población, como podemos inferir de los análisis antropológicos previos. Tanto los restos cerámicos como los metálicos parecen situar el momento de mayor apogeo en la utilización de esta necrópolis entre el 1100 y el 800 a.C.

—Barranco de la Mina Vallfera. En noviembre de 1984 se realizó una campaña de excavación de urgencia en este yacimiento, descubriéndose un importantísimo conjunto de poblado y necrópolis fechados en el Neolítico Final. En dicha ocasión, pudieron estudiarse dos sepulturas de inhumación con cámaras de tipo megalítico, donde se recuperaron dos ajuares de gran variedad y riqueza, entroncados tipológicamente con la cultura de los Sepulcros de Fosa catalanes. Las fechas de Carbono 14 han dado una datación de 2810 a.C. para la sepultura I y de 2370 a.C. para la 2. El ajuar de esta última cuenta con varios brazaletes de Pecten, un punzón espátula de hueso, varios cientos de cuentas cilíndricas en Pecten y Cardium, así como otras realizadas en piedra verde pulida, lignito o pizarra. También aparecen hachas pulimentadas, diverso utillaje en sílex y tres microlitos geométricos, uno de ellos con retoque en doble bisel. Del poblado, poco se conoce, pues fue destruido por una roturación agrícola, aunque se puede suponer, por los restos encontrados, su función agrícola, a tenor de su situación, en una terraza del río Segre, y de los restos de molinos de mano aparecidos.

—Riols I. En octubre de 1985 se realizó la primera campaña de excavación de urgencia, dando como resultado el descubrimiento de un asentamiento de similares características al del Barranco de la Mina Vallfera. Afortunadamente, la conservación de este yacimiento permitió iniciar el estudio de un poblado del Neolítico Final con posible transición el Eneolítico, junto al cual aparece su necrópolis. Entre otras cosas, se pudo documentar el ritual funerario de las inhumaciones, así como los ajuares mortuorios. También se han detectado parte de las estructuras domésticas, compuestas por fondos de cabaña con empedrados de tendencia ovalada y cuñas para postes. El material lítico, muy abundante, ha permitido constatar una industria de tipo microlítico, con una talla in situ, tanto del sílex como de otros tipo de piedras duras. Los restos malacológicos, así como los adornos, permiten suponer unos fuertes contactos con la costa mediterránea, al igual que ocurre con el vecino poblado del Barranco de la Mina Vallfera, con el que hay que poner en relación este hallazgo. Los habitantes de este poblado debieron dedicarse a una incipiente agricultura, así como a la ganadería, aprovechando lo privilegiado de su situación, en una terraza del río Segre. Se puede decir que este yacimiento puede llegar a ser clave en el estudio del Neolítico Final, por tratarse de un yacimiento al aire libre con estructuras domésticas, abundante material y una necrópolis anexa, caso único en Aragón hasta el momento.

—Además de estos yacimientos, se realizaron prospecciones que dieron un resultado excelente, con el descubrimiento de varios yacimientos neolíticos, de la Edad del Bronce, iberrorromanos y romanos, destacando el tramo de vía empedrada descubierto frente al pueblo viejo o los pequeños abrigos con pinturas y grabados de tipo esquemático, algunos de ellos perfectamente catalogados tipológicamente. Se documentaron pinturas en rojo representando signos oculados, antropomorfos, cruciformes y otros signos grabados de más dudosa cronología.

—Abrigo de Val Mayor. El conjunto más espectacular se sitúa en un abrigo con una losa desprendida del techo, en la que se han grabado con la técnica del «picoteado» una serie de figuras esquemáticas entre las que figuran varias retículas geométricas, serpentiformes, un tridente, un antropomorfo, cazoletas, etc., todo ello siguiendo un esquema compositivo cuyos paralelos tipológicos más evidentes los podemos encontrar en los conjuntos grabados de Monte Bego o Valcamónica. La cronología de este conjunto, aunque difícil de precisar, puede situarse en la Edad del Bronce.

• Bibliog.:

Los Castellets:
Royo, J. I.: «El yacimiento de Los Castellets de Mequinenza (Zaragoza) y su necrópolis tumular de inhumación e incineración. Campañas de 1983 y 1984»; Arqueología Aragonesa, 1984, Zaragoza, 1986, pp. 47 y ss.
Royo, J. I. y Ferreruela, A.: «El poblado y necrópolis tumular de Los Castellets de Mequinenza (Zaragoza)»; XVII Congreso Nacional de Arqueología de Zaragoza; Zaragoza, 1985, pp. 393 y ss.
Id.: «Nuevos materiales del poblado de Los Castellets de Mequinenza (Zaragoza)»; Bajo Aragón Prehistoria, VI; Zaragoza, 1985, pp. 237 y ss.

Barranco de la Mina Vallfera:
Beltrán Lloris, M.: «La necrópolis de Mequinenza», en «El Neolítico»; Historia de Aragón, tomo I, Zaragoza, 1985, p. 36.
Royo, J. I.: «Excavaciones del Museo de Zaragoza en la necrópolis prehistórica del Barranco de la Mina Vallfera, Mequinenza, Zaragoza»; Boletín del Museo de Zaragoza, 3; Zaragoza, 1984, pp. 5 y ss.
Id.: «La necrópolis prehistórica del Barranco de la Mina Vallfera, Mequinenza, Zaragoza. Campaña de 1984»; Arqueología Aragonesa, 1984; Zaragoza, 1986, pp. 21 y ss.

Riols:
Royo, J. I.: «El poblado y necrópolis prehistóricos de Riols I, Mequinenza, Zaragoza. Campaña de urgencia»; Arqueología Aragonesa, 1985.

Abrigo de Val Mayor:
Royo, J. I.: «El abrigo con grabados rupestres esquemáticos de Val Mayor, Mequinenza (Zaragoza)»; I Congreso Internacional de Arte Prehistórico (Caspe, 1985), Bajo Aragón Prehistoria, VII.

Hist. Med.: La Miknasa musulmana fue una fortaleza de la Marca Superior Buscar voz... que dependió más tarde del reino moro de Lérida. Fue tomada por Alfonso I Buscar voz... hacia 1133, con la intención de aislar a la posición musulmana de Fraga, pero se perdió tras el repliegue cristiano a la muerte del Batallador. Su reconquista definitiva en 1149 fue debida a Ramón Berenguer IV Buscar voz.... En el siglo XII sus tenentes fueron Fortún Galíndez y Lope López, y tras su reconquista, Arpa, entre 1160 y 1172. En 1174 Alfonso II Buscar voz... la concedió como dote a su esposa doña Sancha Buscar voz..., y en 1192 se otorgaba a Armengol VIII, conde de Urgel, a cambio de otras posesiones. Posteriormente el conde de Urgel la cedió a don Guillen Ramón de Moncada, permaneciendo en esta familia durante más de seis siglos, aunque con alguna breve interrupción durante el siglo XIII. En 1288 Alfonso III Buscar voz... ordenó encarcelar en su castillo al príncipe de Salerno, hijo de Carlos de Anjou.

De la administración del señorío de los Moncada conocemos algún detalle: en 1355 don Guillem Ramón de Moncada, sexto señor de Mequinenza, concedió a sus vasallos el dominio de los términos y montes de esta villa a cambio de trescientos sueldos jaqueses al año. El matrimonio de Otón de Moncada con la hermana de don Antón de Luna, arzobispo de Zaragoza y partidario del conde de Urgel, hizo que Mequinenza se viera implicada en la contienda por la sucesión de Martín I Buscar voz..., ya que aquí se celebró el llamado «Parlamento de Mequinenza Buscar voz...», convocado por los partidarios del conde de Urgel Buscar voz... en contraposición del que se desarrollaba en Alcañiz Buscar voz....

 

Imágenes de la voz

Monumento dedicado al min...Monumento dedicado al minero en Me...

Ayuntamiento de Mequinenz...Ayuntamiento de Mequinenza

Vista de Mequinenza y el ...Vista de Mequinenza y el pantano d...

Castillo de Mequinenza...Castillo de Mequinenza

Emplazamiento del castill...Emplazamiento del castillo de Mequ...

Mequinenza: población ocu...Mequinenza: población ocupada por ...

Mequinenza: población de ...Mequinenza: población de derecho

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT