Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Mena y Medrano, Pedro de

Contenido disponible: Texto GEA 2000

(Granada, 1628 - Málaga, 1688). Hijo del escultor granadino Alonso de Mena, Pedro de Mena desarrolló su arte en su ciudad natal —donde quedó definitivamente influido por el arte de Alonso Cano— y en Málaga (1658), en donde talló la sillería del coro de la catedral, para residir posteriormente en Madrid y Toledo (ciudades en las que dejó piezas muy importantes) y, definitivamente, en la citada capital malagueña (1664) hasta su muerte. Concluida su etapa más original y creativa a finales de la década de 1660, su fama, la demanda de la clientela, la presencia de un activo taller a partir de 1670, le llevó a repetir ciertos modelos con escasas variantes, tal y como sucede con algunas de sus Inmaculadas, una de las cuales se encuentra en la iglesia parroquial del pueblo de Moros (Z.), fechada y firmada por Pedro de Mena en Málaga en 1676, y oportunamente publicada por Francisco Abbad Ríos, dado que quedó seriamente dañada por un incendio en 1971.

Nada sabemos de la causa de su presencia en este pequeño pueblo aragonés, si bien no sería nada extraño el pensar que se trata de un regalo de un hijo agradecido de Moros residente en Málaga o en Andalucía, buen conocedor de la fama del artista, tal y como sucedió —valga a título comparativo— con el famoso Ecce-Homo de Longares Buscar voz....

Con respecto a la obra que nos ocupa, no deja de ser significativo que la pequeña Inmaculada de Moros (0,70 m. aprox. de alto) sea anterior a la grave enfermedad que sufrió el artista en 1678, fecha en que, al decir de D. Sánchez-Mesa, «el amaneramiento, la decadencia y la desgana comienzan a aparecer en el arte de Pedro de Mena», lo que no quiere decir que años antes no se diese una repetición de modelos, con la lógica participación de discípulos, pero mayor intervención del maestro. Quizá habrá que incluir en este último grupo a la Inmaculada de Moros, de estirpe canesca (Alonso Cano), muy parecida en su composición y detalles a la de la iglesia de San Nicolás de Murcia (también de 1676) si bien un globo terráqueo (desaparecido) servía de peana a la de Moros, con lo que se proyectaba hasta la base la valoración de lo redondo, como se puede observar todavía en lo envolvente del manto, el cual adquiere las delgadeces de pliegues típicas en el arte de Pedro de Mena, así como un ritmo en diagonal tenso y amplio.

Representada como una mujer joven, su gesto es altivo, de cierto distanciamiento, por otro lado normal en el arte barroco granadino, el cual gusta de representar en el rostro el tipo de mujer andaluza de pelo tirante, retirado, dejando al descubierto el ancho óvalo de la cara, tal y como nos la encontramos en la Inmaculada de Moros.

• Bibliog.: Orueta, Ricardo de: La vida y obra de Pedro de Mena y Medrano; Madrid, 1914. Abbad Ríos, F.: «Una obra inédita de Pedro de Mena»; A.E.A., 1949, pp. 170-171. Gómez- Moreno, M. E.: Escultura del siglo xvii; «Ars Hispaniae», Madrid, Plus Ultra, 1963. Sánchez-Mesa, D.: «Algunas noticias sobre la obra de Pedro de Mena»; A.E.A., n.° 159, 1967, pp. 245-262.

 

  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT