Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Margarit, Pedro

Contenido disponible: Texto GEA 2000

«Descendía Pedro Margarit -escribe Serrano Sanz- de noble familia catalana, que desde siglos atrás había prestado relevantes servicios a los monarcas y que, en el siglo xv, se honró con un varón tan docto como el historiador don Juan Margarit, obispo de Gerona». Hijo de Juan Bertrán Margarit y de Constanza, parece seguro que nació en Zaragoza -pese a no haberse encontrado constancia documental- durante una estancia ocasional de sus padres en la ciudad, bien en servicio de Juan II o a causa de los intereses económicos que la familia tenía en la ciudad del Ebro. Lo cierto es que Pedro Margarit figura como vecino de Zaragoza en 1490 tras haber pasado mucho tiempo en la corte -desde 1478- como continuo de los reyes, puesto que hizo compatible con sus servicios al duque de Villahermosa. Margarit, alguacil del Santo Oficio de Zaragoza en dicho año de 1490, fue beneficiado por Fernando el Católico el 30 de octubre, en correspondencia a los servicios prestados, con 8.000 sueldos a percibir con cargo a los bienes que se habrían de confiscar a los herejes de Barbastro, así como el beneficio de las propiedades de un vecino de Tarazona condenado por el Santo Oficio. Por su participación en la guerra de Granada, el rey le premió con una merced de 400 sueldos anuales sobre el peaje de Zaragoza y otra por la que se le adjudicaba el derecho de montazgo en Daroca, de nobis plurimis serviciis in hoc Bello Granate et alias prestitis, in eorumdem serviciorum aliquam recompensam..., ambas con fecha 7 de julio de 1491. Todo ello, además del hábito de la orden militar de Santiago evidencia la estima y confianza que Fernando el Católico tenía hacia la persona de Pedro Margarit, «un caballero muy principal aragonés», en frase del padre Las Casas. La mención viene como consecuencia de que en el segundo viaje de Colón, que salió el 25 de septiembre de 1493 figura Margarit como maestro de armas de la expedición que habría de defender las nuevas tierras encontradas de la ambición de los portugueses. Margarit mantuvo buenas relaciones con Colón, a quien había conocido durante el largo tiempo en que el nauta genovés había seguido a la corte de los monarcas en persecución de su proyecto. Tras la conquista y pacificación de la isla Isabela, realizada por Margarit, Colón le nombró capitán de la fortaleza de Santo Tomás. Después, los problemas surgidos entre el almirante y los expedicionarios, en relación con los abastecimientos y el trato despótico practicado por Colón hacia la «gente de palacio e hidalga», agriaron aquellas buenas relaciones y Margarit se alineó con los descontentos contra Colón. Tras algunas acciones drásticas del almirante, como la ejecución de algunos como un aragonés llamado Gaspar Férriz, Margarit regresó a la metrópoli, convirtiéndose en uno de los principales acusadores contra el gobierno de Cristóbal Colón. Después volvió a instalarse en Zaragoza, al cuidado de sus negocios y las pensiones reales, según manifiesta un documento otorgado por su esposa, María de Carrillo, expedido en la ciudad el 11 de julio de 1497.

• Bibliog.: Serrano y Sanz, M.: «Los amigos y protectores aragoneses de Cristóbal Colón»; en Orígenes de la dominación española en América, N.B.A.E., 25, Madrid, 1918. Grupo Nono-Art: Los aragoneses y el Nuevo Mundo; Zaragoza, 1986.

 

  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT