Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

López Oliván, Julio

Contenido disponible: Texto GEA 2000

(Zaragoza, 24-V-1891 - Madrid, 22-XII-1964). Diplomático aragonés de primer orden y jurista de los más calificados entre los internacionalistas (Yanguas Messía). Licenciado en Derecho en la Facultad de Zaragoza en 1914, ingresó dos años más tarde en la carrera diplomática. De 1918 a 1924 desempeñó varios cargos consulares en Argel, Alcazarquivir, Tetuán y Larache, lo que le dio una gran experiencia en asuntos marroquíes, por lo que el Directorio militar le llama a la Administración central como jefe de sección en la Presidencia (1924) y luego en la Dirección General de Marruecos y Colonias (1926). Ese mismo año es miembro de la II Conferencia franco-española de París sobre Marruecos y al siguiente preside la Delegación española en Uxda para los tratados de paz con Abd-el-Krim.

En 1924, a propósito de un litigio entre Inglaterra y España, había actuado como consejero adjunto a Yanguas, representante del Gobierno español ante la Corte permanente de Justicia Internacional de La Haya; recordando sus cualidades de diplomático y jurista, el presidente de la Corte, Max Huber, consigue la designación de López Oliván en 1929 como greffier (secretario) adjunto. A pesar de la brevedad de esta primera presencia, se abre así un largo camino de trabajos en tribunales internacionales. Pero, por el momento, es reclamado en España en 1930 para, en el difícil momento político, desempeñar el cargo de director general de Marruecos y Colonias; en ese tiempo prepara su completa Recopilación anotada de la Legislación vigente en la zona del Protectorado español en Marruecos (cuatro volúmenes).

Ascendido a ministro plenipotenciario ese mismo año, durante la II República va a acentuarse su doble papel de diplomático español y mediador internacional. Director de Asuntos Políticos del Ministerio de Estado en 1931, fue nombrado titular de las legaciones de España en Estocolmo (1932) y Berna (1934) y embajador de España en Londres en junio de 1936, cargo que abandona a fines de julio tras estallar la guerra civil, pasando ahora como greffier al Tribunal de La Haya. En los años 30, su papel como asesor internacional cuenta entre otras con las siguientes actuaciones: árbitro designado por Francia y Suiza en el contencioso sobre la Alta Saboya y Gex (1933); ese mismo año es delegado en la Conferencia Económica y Monetaria Mundial en Londres; delegado de España en varias sesiones del Consejo y de la Asamblea de la Sociedad de Naciones, donde acompañó a Salvador de Madariaga (quien lo considera el mejor diplomático español de su tiempo); secretario general de la delegación española en la Conferencia de Desarme; presidente del Comité del Consejo de la Sociedad de Naciones para el establecimiento de los asirios en Irak; miembro del Comité de los Tres del Consejo para la preparación del plebiscito en el Sarre (1934-35); miembro del Comité del Consejo de la Sociedad de Naciones para el estudio del problema de la esclavitud, etc.

Su labor como secretario del Tribunal de La Haya se vio interrumpida por la ocupación de aquella ciudad por los alemanes en 1940; trasladado a Ginebra con el presidente de la Corte, Gustavo Guerrero, regresó de nuevo a Holanda en 1944, al ser evacuada por los invasores, y entregó los archivos a su sucesor en 1946; pero de nuevo fue nombrado greffier del nuevo Tribunal (1953-1960). Al terminar la II Guerra Mundial, había sido llamado a San Francisco, donde permaneció hasta la disolución de la antigua Sociedad de Naciones (1945-46). Posteriormente, y hasta su regreso a La Haya, seguirá prestando servicios muy valiosos: así, en 1948 fue invitado por los gobiernos belga y holandés a presidir un Comité de juristas para resolver ciertas cuestiones fronterizas; en 1950 fue abogado consejero del gobierno peruano ante la Corte Internacional de Justicia en el asunto Haya de la Torre, enriqueciendo con su intervención la jurisprudencia sobre el derecho de asilo.

En Madrid (CSIC), en 1944, publicó su importantísimo Repertorio Diplomático Español, índice y edición de los tratados firmados por España (1125-1935) y otros documentos internacionales, con un total de 2.148 textos. También tradujo el célebre Curso de Derecho Internacional de Dionisio Anzilotti y el I volumen del magno International Law de Oppenheim-Lauterpacht (Barcelona, 1961), que no pudo continuar por su progresiva enfermedad paralizadora.

 

Monográficos

Aragón en los inicios del siglo XX

Aragón en los inicios del siglo XX

La época de la Restauración desde el Desastre del 98 a la II República.

La II República y la Guerra Civil en Aragón

La II República y la Guerra Civil en Aragón

Una década traumática que iba a marcar una profunda fractura en la sociedad aragonesa del siglo XX.

Imágenes de la voz

JULIO LÓPEZ OLIVÁN...JULIO LÓPEZ OLIVÁN

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT