Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Longares

Contenido disponible: Texto GEA 2000

Villa de la prov. de Zaragoza, a 38 km. de la capital. Situada en la Depresión el Ebro, en el Campo de Cariñena, a 531 m. de alt. Temperatura media anual, 13,8°. Precipitación anual, 349 mm. Población: en 1998, 861 hab.; en 1978, 1.011 hab.; en 1950, 1.376 hab., en 1900, 1.329 hab.

• Encicl.: Del conjunto del casco urbano de Longares destaca su esbelta torre mudéjar. Antiguamente se entraba por cinco puertas de las que sólo quedan en pie dos, la Somera y la de Valencia.

Longares tras ser conquistado por Alfonso el Batallador, en 1127, se convirtió en un reducto importante de la cristiandad y llegó a contar con diecinueve sacerdotes. En su escudo figura el león rampante zaragozano, que testimonia la dependencia de la capital. El rey Batallador donó el término, derechos y pertenencias del lugar al obispo de Zaragoza, don Pedro de Librana, y a su iglesia del Salvador. Veinte años después, por bula del papa Eugenio III, la villa quedó incorporada a la mitra zaragozana.

Tuvo una primera iglesia románica, construida entre 1127 y 1154, de la que quedan escasos vestigios. El templo actual presenta restauraciones recientes, de 1830 y 1932. El órgano, obra de José Mañero, se encuentra en perfectas condiciones. Interesante es el archivo parroquial, con el que es posible reconstruir la historia de la villa desde el siglo iv.

Longares celebra varias fiestas al año: las de San Sebastián, el 20 de enero; las del Ecce Homo, el 10 de mayo, y las patronales, del 2 al 8 de septiembre. La villa cuenta con el patronazgo múltiple de San Vicente y San Gonzalo mártires y la Virgen de la Puerta. El dance clásico de palos o «paloteao» se interpreta en la procesión y en el mismo intervienen únicamente hombres, a partir de los quince años de edad.

• Hist. Med.: La primera cita en la documentación cristiana data de 1127, cuando Alfonso I donó el castillo de Longares al obispo de Zaragoza. Posteriormente la villa fue comprada por Jaime II, quien en 1292 decidió conceder las rentas de esta población para realizar las obras y contribuir al mantenimiento del puente mayor de Zaragoza. Este puente contaba con una administración especial y tenía rentas, además de las de Longares, en la Puebla de Alfindén, Alforque y Cinco Olivas. En 1305 el patrimonio del puente en Longares se acrecentó con un importante donativo efectuado por Pascual López Gordo, su mujer María Beltrán y su hijo Sancho López. A cambio de estas rentas los vecinos de esta localidad disfrutaron ciertos privilegios, como la exención de pechas sobre sus ganados.

• Arte: Iglesia parroquial de Nuestra Señora de los Ángeles: Declarada monumento nacional por decreto de 11-V-1967, corroborando sus valores arquitectónicos y artísticos.

La torre mudéjar, situada a los pies de la iglesia, es lo más antiguo de la fábrica y anterior a la misma. Se trata de una torre de planta cuadrada, realizada en ladrillo, y que presenta una estructura interior singular, al quedar dividida en altura en seis pisos, que se cubren con bóveda de cañón, comunicables a través de una abertura en un ángulo para subir de un piso a otro; recuerda estructuras de tipo militar y se aleja de la habitual en las torres mudéjares aragonesas, que es la de los alminares musulmanes. Termina en terraza.

El exterior no refleja ni se corresponde con el interior -lo que es frecuente en las torres mudéjares aragonesas-; está dividido en tres pisos, separados por impostas voladas; sobre un pequeño zócalo en talud, los dos primeros pisos carecen de vanos originales y de decoración en ladrillo, que se reserva para el tercer piso, lo que resulta lógico por su mayor visibilidad por encima de los tejados. En este tercer piso los cuatro lados de la torre reciben la misma decoración, consistente en un recuadro con lazos de ocho octogonal, que enmarca vanos pareados y apuntados. Los vanos actuales de campanas son posteriores. Destaca la decoración cerámica a base de cintas formando espiga con piezas blancas, azules y verdes, y la muy perdida de los discos o platos verdes en el campo de las estrellas del recuadro. Por su silueta recuerda a los alminares, como se ha reconocido por los estudiosos, pero no debe caerse en el error de considerarla como alminar, ya que ha sido siempre torre cristiana.

Mario de La Sala Valdés, recogió el dato de que entre 1330 y 1470 dejaban los fieles limosnas para acabar la fábrica de la torre, lapso de tiempo que resulta excesivamente amplio. Francisco Íñiguez Almech recogió el dato de que en 1424 existía de viejo. Podría datarse en el segundo tercio del siglo XIV y constituye uno de los ejemplos más notables de las torres mudéjares aragonesas.

La iglesia actual, posterior a la torre, es el resultado de un largo proceso constructivo durante los siglos XVI y XVII, que sin embargo afectó poco a su unidad interior. Es una iglesia de las denominadas Hallenkirchen o en planta de salón, es decir, de tres naves de la misma altura separadas -como en el caso de La Lonja de Zaragoza- por columnas gruesas de orden jónico y de fuste «anillado». Inicialmente, hacia el año 1526, la iglesia construida es de una sola nave, correspondiente a la actual nave central; la idea de ampliarla a tres naves surge de un mandato del arzobispo don Hernando de Aragón en el año 1544, cuyo cumplimiento se va demorando hasta los años 1556-58, en que se realiza la nave lateral izquierda o del lado norte por el maestro Juan de Estalla. Por último, la tercera nave, la lateral derecha o de lado sur no se realizará hasta los años 1662-64, respetando el diseño original y la unidad artística del siglo anterior, a pesar de florecer plenamente entonces el estilo barroco, realizando el trabajo el maestro Martín de Avaría.

El retablo mayor está dedicado a la Asunción de la Virgen; la mazonería del mismo fue contratada en 1558 por el maestro Domingo Turín, mazonero, del Villar de los Navarros, y en 15 de diciembre de 1561 se daba ya licencia para celebrar, aunque el retablo no se dorará hasta el año 1587, por el pintor Silvestre Destarmolín. Consta de banco y cuerpo de notables proporciones con tres calles, separadas por cuatro entrecalles, y divididas en tres pisos, más el ático, estando realizado en parte en escultura y en parte en pintura sobre tabla.

En escultura destaca el grupo central de la Asunción de la Virgen, y los laterales de la Anunciación y la Visitación, además del Calvario del ático y las numerosas figuras de menor tamaño (seis apóstoles en el banco, cuatro evangelistas en el primer piso, cuatro padres de la Iglesia occidental en el segundo, y santos -entre ellos San Lorenzo y San Sebastián- en el tercero), además de las cabezas de los medallones; estas últimas, como la mazonería, obra de Domingo Tarín. Se desconoce documentalmente el nombre del escultor, lo mismo que el del pintor, ya que probablemente Tarín y Destarmolín fueron sólo mazonero y dorador, respectivamente.

Si de calidad es la talla, tampoco la pintura sobre tabla va a la zaga; en el banco hay cuatro tablas con la Oración en el Huerto, Prendimiento, Flagelación y Vía Dolorosa, y en el cuerpo, el Nacimiento de la Virgen y la Adoración de los Pastores en la calle izquierda, la Coronación en la central, y la Presentación de la Virgen en el templo y la Adoración de los Magos en la calle derecha. Si la pintura del retablo es de un manierismo de calidad, no puede decirse lo mismo de las puertas que cierran el retablo, obra firmada y fechada en 1617, del pintor aragonés Raphael Pertús; con las puertas cerradas, se ven las grisallas con figuras colosales pero sin fuerza, que representan la Crucifixión, a la izquierda, y el Descendimiento, a la derecha; con las puertas abiertas, lo que puede calificarse de grisallas coloreadas, con el tema de la Dormición de la Virgen, a la izquierda y la Huida a Egipto, a la derecha.

En la iglesia, la capilla más notable, aparte del presbiterio es la dedicada a la Anunciación de la Virgen, obra patrocinada por el famoso don Diego de Escolano y Ledesma, vinculado a Longares porque su padre don Lupercio era natural de esta villa; fue don Diego de Escolano, entre otros cargos, obispo de Tarazona y arzobispo de Granada. Las obras de la capilla se realizaron a partir de 1662, siendo el maestro José Rancón, vecino de Cariñena. Sorprende tanto la embocadura de capilla con sus columnas salomónicas labradas en piedra negra de Calatorao, como la ornamentación aparatosa y de gran bulto de los relieves que decoran la cúpula. El retablo es de mazonería dorada y policromada, con columnas salomónicas y dos grandes lienzos, el principal con el tema de la Anunciación, y en el ático, la Inmaculada, obra del pintor Francisco Jiménez Maza, de Tarazona, realizada entre 1662 y 1672.

En el banco del retablo se venera el famoso busto en madera del Ecce Homo, obra finísima, que el arzobispo Escolano confiscó siendo inquisidor de Llerena (Sevilla), entre 1630 y 1638; Manuel Gómez Moreno atribuyó esta obra al escultor Alonso Cano, y últimamente Jesús Urrea ha propuesto a Manuel Pereira. Creo que puede mantenerse la atribución a Alonso Cano, a quien el arzobispo será muy aficionado, ya que la magnífica talla de la Inmaculada (de 57 cm. sin peana, y 77 cm. con peana), que en la actualidad se guarda en el archivo parroquial, y que ha pasado inadvertida a los especialistas, es una réplica de la que hiciera Cano para el facistol de la catedral de Granada, y, sin duda ninguna, pertenece al legado del arzobispo a la iglesia de Longares, ya que en su retrato de esta capilla puede verse esta Inmaculada de Alonso Cano sobre su mesa de trabajo.

En esta misma capilla se acumula el importante legado artístico del arzobispo, destacando el retrato de sus padres don Lupercio Escolano y doña Isabel de Ledesma, de medio cuerpo y en actitud orante, pintura de calidad de escuela madrileña de la época (siglo XVII).

Del resto de los retablos, si se exceptúa el retablo de Santa Ana, con la titular de talla, y el resto en pintura sobre tabla, datable entre 1525-30 y adscribible al círculo de Antonio de Aniano en opinión de Carmen Morte, destaca una serie barroca, que es obra toda ella del escultor local José Lasarte y de una discreta calidad: son los retablos de San José, de 1699; de San Sebastián con óleos sobre lienzo, de 1700; el de la Virgen de la Puerta, con una interesante escenografía de perspectivas ilusionistas, de 1715, siendo la imagen de la titular anterior, y está vestida; y el de San Antonio Abad, de 1718. El órgano es de 1696.

Además, es de gran interés la pila bautismal obra cerámica de los alfares de Muel, hecha a torno, con estampado de gallones y aplicaciones de elementos decorativos en verde sobre el barniz estannífero, del primer tercio del siglo XVI. Normalmente estas piezas llevaban además una decoración a pincel en azul, de la que ésta carece.

La sacristía actual es una sencilla fábrica barroca, sala rectangular de tres tramos cubiertos con lunetos, realizada en 1700. En ella se guardan bastantes cuadros, de los que destacan la tabla de San Pedro, obra de Pedro Pertús de 1574, un retrato de don Luis Escolano, buen lienzo de escuela madrileña del siglo XVII, y un lienzo zurbaranesco de tema frailuno.

La capilla de San Pedro, aislada de la iglesia, en la cabecera, próxima a la sacristía, es una fábrica interesante de la arquitectura barroca aragonesa, realizada entre 1654 y 1656 por el maestro Pascual Rancón, natural de Monzón; la planta combina dos espacios cubiertos con cúpulas elípticas de ejes contrapuestos y decoradas con las características yeserías barrocomudéjares de entrelazo. El retablo de San Pedro, de las mismas fechas, es obra del mazonero Jusepe Lorenzo, natural de Cariñena, y la talla del titular del escultor zaragozano Francisco Franco, obra nada más que discreta.

Se guarda en esta capilla un retablo de estilo gótico, de pintura sobre tabla, dedicado a la Virgen, cuyo titular es un Santiago posterior, tal vez del año 1561, que reza la tabla colocada bajo el banco. Este retablo ha sido atribuido a los Serra, al pintor Sancho de Longares, y recientemente al Borrassá joven por M.ª Carmen Lacarra. El banco consta de siete tablas con las escenas de la Oración en el Huerto, Prendimiento, Cristo ante Caifás, Flagelación, Vía Dolorosa, Resurrección y Juicio Final; en la calle lateral izquierda, las tablas con la Anunciación, la Adoración de los Pastores y la Adoración de los Reyes, y en la calle lateral derecha, la Circuncisión, la Dormición de la Virgen y la Coronación de la Virgen; la tabla central, a la que ha sustituido la manierista de Santiago, se enajenó en el año 1921 y se encuentra en el Museo de Arte de Barcelona.

Otro retablo que se guarda en esta capilla está dedicado a la Virgen de la Misericordia, y es asimismo de pintura sobre tabla, pudiendo datarse en la década de 1530 y relacionable con el taller de Juan Fernández Rodríguez; en el banco es más acusable la participación del taller, con Santa Catalina, San Juan Bautista, la Piedad, un santo, y Santa Bárbara; en el cuerpo del retablo, en la calle central, la Virgen de la Misericordia, y en la calle lateral izquierda San Lorenzo, asimismo del taller, con un San Pedro en el medallón superior, mientras en la calle lateral derecha está San Jerónimo, con un San Pablo en el correspondiente medallón. Entre el banco y el cuerpo del retablo se halla insertado en la actualidad otro banco de retablo, de pintura sobre tabla, algo posterior dentro del segundo tercio del siglo XVI, y de tres tablas con un San Cosme y San Damián, un martirio de San Lorenzo y San Martín partiendo la capa con el pobre.

En el archivo se guarda la rica orfebrería de la parroquia. Destaca el cáliz gótico de plata sobredorada, con punzón de Zaragoza (+ ces/aug:), obra del platero Consolí Blanch, con las armas del vicario de Longares, don Francisco Aguilón, y del arzobispo de Zaragoza, don Lope Fernández de Luna, en esmaltes traslúcidos, alternando en los seis cuadrilóbulos de la manzana. En el pie hay un esmalte con el Calvario y otro con el Pantocrátor en la patena. Es una pieza capital de la platería zaragozana del siglo xiv.

La cruz procesional de plata ha sido profundamente rehecha tras la Exposición Internacional de 1908 en Zaragoza, a expensas de don Mariano Sancho y doña Teresa Rivera; en la actualidad no se aprecian punzones. Tiene manzana hexagonal con los medallones de San Pedro, San Miguel, San Pablo, San Joaquín, Santa Ana con la Virgen y San Juan Bautista, en el anverso el Crucificado, con los medallones de la Virgen y San Juan, y en el reverso el Salvador, con dos santos diáconos, y Adán al pie. Mario de La Sala Valdés no la atribuyó a ningún platero zaragozano en particular, limitándose a destacar su categoría y a mencionar algunos plateros del momento; Francisco Abbad Ríos la ha atribuido al platero Jerónimo de la Mata, por sus semejanzas con la cruz de Asín, aunque parece de menor calidad que lo de este platero.

Hay también una custodia de tipo sol, con la inscripción: «Dio esta custodia don Bartholomé Ximeno, capitular de Santa Iglesia y músico de su majestad el señor Felipe V, año 1709», en plata sobredorada y pedrería.

• Bibliog.: Sala Valdés, Mario de la: Historia de la villa de Longares; con una nota preliminar de M. de Pano, Zaragoza, Tip. E. Berdejo, 1936. Abbad Ríos, Francisco: Catálogo monumental de España. Zaragoza; Madrid, Inst. Diego Velázquez, 1957. Canellas López, Ángel: «La capilla de la Anunciación de la parroquial de Longares, fundación del arzobispo don Diego de Escolano»; Estudios en homenaje al Dr. Eugenio Frutos Cortés, Zaragoza, Universidad, 1977. Ruiz Domingo, Alicia: Estudio histórico-artístico de la iglesia parroquial de Longares (Zaragoza); tesis de licenciatura, Universidad de Zaragoza, septiembre de 1979. Lacarra Ducay, M.ª Carmen: «Una obra poco conocida: el frontal de San Miguel de los Navarros de Zaragoza»; Miscelánea Antonio Durán, Sabiñánigo, 1981.

 

Imágenes de la voz

Custodia de Longares ...Custodia de Longares

Longares (Zaragoza)...Longares (Zaragoza)

Pila bautismal de Longare...Pila bautismal de Longares, realiz...

Patena del cáliz y cáliz ...Patena del cáliz y cáliz con esmal...

Ecce Homo atribuido a Alo...Ecce Homo atribuido a Alonso Cano ...

Retablo mayor de Longares...Retablo mayor de Longares (S. XVI)

Longares (Zaragoza), torr...Longares (Zaragoza), torre de la p...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT