!--#include virtual="entorno.asp"--> Lepidópteros en Aragón - Página de voz - Gran Enciclopedia Aragonesa OnLine
Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Lepidópteros en Aragón

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 24/08/2009

(Entomol.). La presente voz la hemos dividido en los siguientes apartados, por este orden: 1. Introducción, 2. Historia, 3. Distribución, 4. Lista, 5. Las mariposas y el hombre, y Bibliografía.

1. Introducción: Las mariposas forman lo que los naturalistas llaman el orden de los lepidópteros. Por el número de sus especies -unas 150.000 en el globo-, ocupan, después de los escarabajos Buscar voz..., el segundo lugar entre los insectos. Sus dimensiones varían entre 2 ó 3 mm. (polillas) y los 25 cm. que pueden alcanzar algunas especies tropicales americanas. El principal carácter de los lepidópteros es que sus alas, y muchas veces algunas partes del cuerpo, están cubiertos de escamas; de ahí su nombre (del griego lepida, «escama», y pteron, «ala»).

Todas las mariposas comienzan su vida en estado de huevo; de éste sale la larva, que se alimentará con voracidad; al cabo de varias mudas y al final de su crecimiento, ésta se transformará en crisálida, estado durante el cual no desarrolla ninguna actividad sino que se produce una metamorfosis, que al cabo de unos días dará lugar al animal adulto, la mariposa.

2. Historia: La primera noticia que tenemos sobre mariposas colectadas en Aragón nos viene del sabio aragonés Ignacio Jordán de Asso Buscar voz..., que en su Introductio in Oryctographiam et Zoologiam Aragoniae (1784) recoge 78 especies, 46 de ellas con el nombre científico y las otras 32 sólo con breves diagnosis; entre sus descubrimientos más notables para España destacan la Parnassius mnemosyne y el Lycaenidae Maculinea arion.

En 1883, Bernardo Zapater Buscar voz... y el entomólogo bávaro Maximilian Korb publicaron el «Catálogo de los lepidópteros de la provincia de Teruel y especialmente de Albarracín y su sierra», editado en dos partes en los Anales de la Sociedad Española de Historia Natural; allí recopilaron buen número de especies, en particular de las numerosas localidades que recorrieron en la sierra de Albarracín, como el valle de Valdecabriel, las dehesas de Griegos, el puerto de Bronchales, Orihuela del Tremedal, Sierra Alta, etc.; algunos de sus descubrimientos más notables son Chazara prieuri Pier., Erebia zapateri Obthr., Graellsia isabellae Graëls. También visitaron zonas de Huesca y Zaragoza.

Th. A. Chapman, entomólogo ingles, cazó lepidópteros en España, la primera vez durante el verano de 1905 a lo largo de las serranías de Teruel y Cuenca; en otra de sus excursiones se trasladó a la sierra del Moncayo, patria de su Oreopsyche moncaunella, especie endémica de dicha sierra.

El conocido Longinos Navás Buscar voz... realizó numerosas excursiones por el Moncayo, sierra de Guara (1904), Albarracín (1905), Pirineo (1906), Sena, H. (1925); también estuvo por los alrededores de Zaragoza (1913). Lástima que su colección Buscar voz... (sobre todo de neurópteros, pero también de lepidópteros) se haya perdido con el paso de los tiempos; de ahí la necesidad de que en Aragón exista un Museo Entomológico, como ocurre en otras regiones españolas, en donde se realiza una labor cultural muy importante. La mayoría de las publicaciones de L. Navás aparecen en el Boletín de la Sociedad Aragonesa de Ciencias Naturales, publicación que también desaparecería en el año 1936.

W. G. Sheldon (1906), R. E. Page (1913), J. A. Simes (1915) y A. Weiss también visitaron Albarracín; el último reunió en un trabajo buen número de especies, y visitó asimismo Panticosa y el valle de Ordesa. G. H. Gurney (Albarracín, 1922), O. Querci y E. Romei (serranía de Teruel, 1924-25), F. Wagner (Albarracín, verano de 1925), F. Aranda (Sallent de Gállego), N. M. Kheil (Benasque, 1909), M. A. Laguna de Rins (Santa Fe y Cadrete, 1902) J. Macho Bariego (zona pirenaica, 1909), Carlos Bertrand (Cariñena, 1923), realizaron capturas, algunas importantes.

H. Zerny (1927) realizó un importante estudio lepidopterológico de la sierra de Albarracín, donde recogió nada menos que 1.120 especies, entre mariposas, falenas, polillas y micros. Describió varias especies nuevas para la ciencia, como Oxicesta serratae, Zernya enconistoides, Nola tutulella, Valdovecaria bradyrrhoella, Phalonia scalana, Epiblema turiana, Pleurota albarracina, Coleophora turolella, etc. En la actualidad, para conocer las mariposas que vuelan en esta tierra turolense es fundamental consultar este trabajo.

J. Heath y C. C. Smith, estuvieron por Jaca y publicaron sus capturas en 1958; W. Fassnidge colectó mariposas (1931-33) por el Alto Aragón, y el muy ilustre A. Seitz (1923), autor de una magistral obra sobre los macrolepidópteros del globo, estuvo en Torla. B. Kitschelt dio a conocer (1932-33) los resultados de sus excursiones por el Pirineo aragonés; E. de Lajonquière recogió por los Monegros interesantes especies; y no dejaron de visitar Albarracín notables especialistas como Ch. Oberthur (1909), Cooke (1928), Haig-Thomas (1929), L. Schwingenschuss, Ambrosio Fernández, W. Marten, Varea de Luque, K. Predota, G. Johnson, J. Bonnin, C. G. M. de Worms, O. Struve, W. B. L. Manley, E. De Laever, H. Stempfer, etc., entomólogos que tanta huella dejaron en Aragón por todas sus sierras, que hoy día son visita obligada para cualquier especialista o interesado por la lepidopterología. En la actualidad son dignos de mención los artículos sobre la fauna aragonesa de F. Abós Castel, François Bolland, y de Víctor Redondo (1975 y 1980-81).

3. Distribución: La repartición de las mariposas están en función del alimento de la oruga; éste es uno de los factores más importantes. Por ejemplo, allí donde vegete la Artemisia herba-alba lo más probable es que encontremos la espléndida nocturna plateada Cucullia bubaceti Kit, cuyas larvas sólo se alimentan de esta planta, tan frecuente en los terrenos secos del valle del Ebro.

Otro de los factores es la temperatura. Las mariposas que vuelan durante el día podemos decir que son heliófilas, sólo vuelan a pleno sol. Se ha comprobado que, en nuestras montañas, el Parnassius apollo es incapaz de volar si no recibe directamente los rayos solares.

La altitud juega un papel muy importante en la repartición de las mariposas. De una manera general, en un área montañosa se admiten diferentes zonas, de menor a mayor altitud: subalpina, de bosque, una zona desprovista de árboles (en esta parte se encuentran las especies más características) y, por último, la zona de las nieves perpetuas. El viento y la lluvia son factores que también intervienen en la distribución de las especies.

Podemos dividir a Aragón en las siguientes zonas zoogeográficas: a) Pirineos, b) sierras exteriores del Pirineo, c) valle del Ebro, d) Sistema Ibérico zaragozano; y e) Sistema Ibérico turolense. (Ver mapa.)

Cinco zonas que diferenciamos según las especies de mariposas, algunas de éstas comparten todas las zonas; pero existe un reducido número que son específicas de determinado medio. Por ejemplo, la Agriades glandon, sabemos que vuela solamente en el Alto Pirineo, a una altitud de unos 2.000 m.; otra especie, la Erebia zapateri, solamente vuela en el Sistema Ibérico del sector turolense; y otra especie, la citada Parnassius apollo, vuela en las tres provincias aragonesas pero en diferentes subespecies.

El relieve aragonés, debido a la diversidad de biotopos, presenta una notable variedad, en número y cantidad, de especies.

—A) Pirineos: En los Pirineos habita el mayor número de especies; la diversidad de su flora y las distintas variedades arbóreas la convierten en una zona privilegiada.

Al fondo de los valles de Echo y Ansó, durante los meses de junio y julio se encuentran especies tan típicas como el Parnassius mnemosyne; numerosos licénidos Buscar voz...; en las zonas más áridas puede encontrarse algún Agrodiaetus ainsae, los machos plateados, con una pilosidad en las alas anteriores, las hembras de color marrón claro. Lycaeides idas es frecuente, formando a veces colonias de individuos sobre tierra húmeda.

En el puerto de Somport, entre los 2.000 y 2.300 m. de alt., se pueden ver volar ejemplares de Pontia callidice, de rápido vuelo, posándose rara vez en las flores. El piérido Buscar voz... Colias phicomone, frecuente a veces, los machos de color verdoso y las hembras blanquecinas, revolotean por los prados a poca altura. Algún Pharmacis pyrenaicus, de lento y constante vuelo, aparece si se les molesta. El florido valle de la Canal de Izás guarda especies muy codiciadas, como el pequeño y ajedrezado Pyrgus andromedae; posado generalmente sobre charcos o lugares húmedos, es bastante escaso. Varias especies del característico género Erebia vuelan por aquí: sthenyo, euryale, meolans, cassioides lefebvrei, epiphron. En el valle de Tena, en las localidades de Sallent, Panticosa, en el balneario y a la altura de los lagos se encuentran mariposas típicamente alpinas; el licénido Agriades glandon es frecuente por colonias. Diversas ziguenas brillantemente coloreadas como Zygaena anthyllidis, nevadensis, contaminei y Z. purpuralis siempre se encuentran en las cabezuelas de los cardos. El geométrido Buscar voz... Psolos quadriforia, con una gran mancha amarilla en cada una de las alas, se le suele ver en terrenos pantanosos junto a riachuelos. El blanco Pieris manni, fácilmente confundible con sus congéneres rapae y napi, vuela con ella. Por la carretera de Biescas a Torla, lugar de vuelo del Aglia tau, llegamos al Parque Nacional de Ordesa, uno de los valles más hermosos de todos los Pirineos; aquí se encuentra la preciosa Graellsia issabelae (satúrnidos Buscar voz...) que también se conoce de varios puntos del Pirineo. Uno de los cazaderos más interesantes lo constituye el circo de Soaso: allí vuela una especie de licénido muy codiciada, Agriades pyrenaicus, volando en las laderas con hierba y posándose sobre tierra húmeda.

El valle próximo hacia el este es el de Pineta, más arriba de Bielsa, que da acceso a algunos bellos lugares; allí es frecuente ver volar el P. apollo pyrenaicus, Erebia hispania rondoui; sobre las flores, licénidos como Satyrium walbum, ilicis; Lasiommata petropolitana aparece localizada en sitios húmedos cerca de bosques. Numerosos Nymphalidae como Mesoacidalia aglaja, Fabriciana adippe, niobe, Argynnis pahia, Brenthis, Nymphalis, Aglais, etc., revolotean por doquier, libando el néctar con que se alimentan.

Más hacia el este tenemos el valle de Benasque, de fauna algo similar al vecino valle de Arán, subiendo hacia Hospital de Benasque se encuentran bellos parajes y especies tales como Nymphalis antiopa, P. apollo, algunos Colias phicomone; éste también es el lugar de vuelo de Erebia pronoe glottis, del raro Pyrgus cacaliae (conocido en España sólo de este bello lugar); Erebia oeme, Maculinea alcon, S. ferula novellasi, y sobre todo Apatura ilia, son otras de las mariposas que aquí vuelan.

—B) Sierras exteriores al Pirineo: Existen una serie de sierras prepirenaicas, que constituyen una unidad independiente del Alto Pirineo, que guardan una fauna de mucho interés. Las sierras de Santo Domingo, San Juan de La Peña, de Loarre, Peña de Oroel, de Guara, hasta el límite con Cataluña, tienen una fauna muy similar e interesa señalar las siguientes especies que allí vuelan: Iphiclides feisthamelii, Z. rumina castiliana, formando colonias de pocos ejemplares; P. apollo aragonicus, frecuente sobre los cardos en flor; Euchloe tagis bellezina, especie muy localizada; Melitaea trivia, siendo los ejemplares de la segunda generación notablemente más pequeños. El género Erebia está menos representado; las especies que vuelan en dichas sierras son: neoridas, triaria y sobre todo meolans, que es muy abundante. Una interesante especie es Pieris ergane, recientemente descubierta en una de estas sierras por el autor. Limenitis camilla solamente vuela en la parte nororiental de Aragón. La Agrodiaetus damon es abundante durante el mes de agosto.

—C) Valle Del Ebro: Conforme vamos avanzando hacia el sur nos vamos adentrando en la tierra llana, que corresponde a la Depresión Central del Ebro, enorme valle, antiguo lago cerrado al mar por las montañas catalanas que más tarde dio origen a la mayor área esteparia de España; es una zona muy árida por lo que el número de especies de mariposas es sustancialmente menor. Las especies más características que vuelan durante el día son Chazara prieuri iberica, especie africana que vuela en unas pocas zonas de España, de biología todavía no bien estudiada; Pyrgus onopordi y P. mulvoides, que revolotean por los sitios húmedos y herbosos. El papiliónido Buscar voz... Zeryntia rumina, en pequeñas colonias por los terrenos pedregosos, allí donde se encuentren plantas del género Aristolochia, alimento de la oruga. Por los campos de trigo y junto a las flores de Sisymbrium, Biscutella, vuela una bonita especie, Zegris eupheme meridionalis, de rápido vuelo, por lo que resulta penoso el capturarla.

Entre las mariposas falenas de costumbres nocturnas son dignas de mención: entre los Noctuidae Buscar voz..., Cucullia bubaceki, de manchas plateadas; Saragossa seeboldi, Cucullia achilleae; algunas de ellas, como Sesamia nonagrioides, Atethis hospes, M. vitellina, suelen causar estragos en las plantaciones de trigo, tan frecuentes por estas tierras. El cóssido Phragmataecia castaneae vive en los terrenos pantanosos de las orillas del Ebro. Albarracina warionis korbi, descubierto por primera vez para España en Albarracín, frecuenta los sitios con Ephedrae.

—D) Sistema ibérico zaragozano: Si nos dirigimos hacia el suroeste, donde comienza la conocida sierra del Moncayo, nos encontraremos con especies como la Lycaena virgaureae miegii, raza diferente de la del Pirineo, con machos de un rojo encendido; una especie del mismo género, muy similar, es L. hippothoe, que suele formar colonias en los prados húmedos. El P. apollo laufferi (las hembras con abundante escamación negruzca) suele volar por los escasos prados que allí existen. A primeros de septiembre un característico Lymantriidae, el Orgyia dubia splendida, hace su aparición, de vuelo zigzagueante (sólo los machos, ya que las hembras son ápteras). Aquí también se encuentra un Psychidae, el Oreopsyche moncaunella, especie endémica de dicha sierra.

Hacia el sureste, a partir del macizo del Moncayo, el relieve del Sistema Ibérico es mucho más horizontal; la sierra de Algairén quizá sea una de las más interesantes, y aquí, en los barrancos con flores, encontramos los licénidos Lacesopis roboris, cerca de los fresnos; Plebicula escheri; las escasas Iolana iolas y Scolitantides orion; la f. cataleuca de M. lachessis es común, su congénere ines es mucho más escasa. Yendo todavía más al sur y por las zonas montañosas que rodean a la laguna de Gallocanta, existen barrancos donde vuelan ejemplares muy codiciados: Plebicula nivescens, Erebia epystigne, E. desfontainii, Z. eupheme, Pyrgus armoricanus, etc.

—E) Sistema ibérico turolense: Trasladándonos al sector turolense de la Ibérica, las formas del relieve son más vigorosas y agrestes; a pesar de su considerable altitud, sorprende por sus formas aplanadas, con zonas silíceas cubiertas de espesos bosques de Pinus silvestris, lugar predilecto de Graellsia issabelae y de tantas otras especies como Parnassius apollo hispanicus, Melitaea trivia, E. desfontainii, Erebia zapateri, Lysandra coridon caelessissima, Agrottis powelli, Phaselia algiricaria, Nola tutulella, Coscinia romeii, Eilema predotae, Hiphoraia dejeanii, Eucharia deserta, Chelis maculosa aragonensis, Tapinostola dulcis, Conisania renati, Metopoceras albarracina, Idaea korbi, etc.

La sierra de Albarracín es, sin dudarlo, la más conocida y estudiada tanto por lo variado de sus lepidópteros como por el elevado número de publicaciones que desde el año 1883 hasta nuestros días se vienen realizando.

4. Lista de las mariposas (Ropaloceros) que vuelan durante el día en Aragón: En la lista que aparece en las páginas 2.951-2.954, se incluyen 191 mariposas distintas que sabemos existen actualmente en Aragón, mediante comprobaciones realizadas a través de las fuentes que nos brinda la literatura especializada (ver bibliografía) y otras, la mayoría de las veces mediante recolecciones efectuadas en el propio lugar de vuelo de las especies.

Se dan los nombres científicos de cada mariposa, ya que los nombres comunes, aunque existen (Agenjo, R.: «Los nombres vulgares de las mariposas españolas»; Graellsia, Madrid, XX, 163-190), no han llegado a adquirir tanta vigencia, como ocurre en Inglaterra, Francia y Alemania, países en donde, ya desde primeros de siglo, son muy conocidos.

A continuación del nombre científico se utiliza la inicial mayúscula, que indica la provincia aragonesa en donde se ha citado o hemos encontrado la especie.

Seguidamente indicamos mediante símbolos si la mariposa es frecuente (F), algo frecuente (AF), escasa (E), muy escasa (ME) o localizada (L). Aunque, naturalmente, estos términos no nos den una idea exacta de su verdadero status, ya que están sometidas al medio en que viven. Por ejemplo de la Pyronia tithonus Satyridae muy común en todo Aragón, es muy raro un ejemplar en el valle del Ebro. El caso contrario ocurre con Chazara prieuri Pier., especie relativamente frecuente en el valle, e inhallable por los lepidopteristas en los valles pirenaicos.

Finalmente se da algún dato sobre la zona preferida por la mariposa, o sea el hábitat, ya que las mariposas no son iguales en todas partes, pues existen variaciones locales de la naturaleza del suelo o de la vegetación. Una pequeña zona pantanosa, por ejemplo, alberga una flora y fauna características, incluyendo algunas mariposas acuáticas, como la Parapoynx stratiotata, pequeña polilla frecuente en el valle medio del Ebro.

Para la ordenación sistemática de la presente lista se han tomado como base los trabajos de L. G. Higgins (1970, 1975 y 1980), con algunas modificaciones. Y últimamente la bien elaborada lista de P. Leraut (1980), con exclusión e introducción de algunas especies.

Con esta lista no se pretende recopilar o hacer un estudio exhaustivo de todas las especies que vuelan en Aragón (que son alrededor de 2.600) sino el de relacionar aquellas que más posibilidades tiene el aficionado de conocer y de observar en plena naturaleza durante el día.

Existen, además, algunas especies que por su localización todavía no se han descubierto en tierra aragonesa y son de probable aparición. Otras, por el contrario, se han citado de Aragón, pero posteriormente se ha comprobado que no existen o que la citación era errónea. Así Apatura iris L. (de probable aparición por los Pirineos de Aragón; se han capturado ejemplares en Navarra y valle de Arán); Araschnia levana L. (mariposa de acusado proteísmo generacional, cada vez más extendida por España en los Pirineos navarros y catalanes); Polygonia egea Cramer (citada en Albarracín -Nicholl, 1897-, seguramente se trata de un error, pues las constantes recolecciones han dado hasta el momento resultados negativos); Cynthia virginiensis Drury (especie americana que parece aclimatada en las costas portuguesas; un ejemplar divagante se capturó en la localidad de Sallent de Gállego); Cupido lorquinii H.S. (especie meridional, la cita de Zapater y Korb en 1883 necesitaría estudiarse, aunque es difícil que vuele por nuestra zona); Cupido carswelli Stempffer (Stempffer, 1929, cita a esta especie como capturada por R. Verity en la localidad de Albarracín, pero es necesario un estudio amplio de las poblaciones de C. minimus para comprobar si efectivamente carswelli, descrita de Sierra España en Murcia, vive también en Teruel).

5. Las mariposas y el hombre: Los lepidópteros constituyen uno de los órdenes de insectos fitófagos más importantes. Sabido es en agricultura la importancia que tienen las orugas de algunas especies, que se cuentan entre los peores enemigos para las plantas cultivadas, en la industria e incluso en nuestras viviendas.

Las semillas almacenadas, como el trigo, centeno, cebada, mijo; tienen notables enemigos como las polillas Ephestia khueniella, Aglossa pinguinalis y cuprealis, Piralis farinalis, etc. El trigo, una de las principales fuentes de riqueza en Aragón, se ve frecuentemente atacado por especies como Pyrausta nubilalis y Sesamia nonagrioides. Los árboles frutales son perjudicados por Cossidae e Yponemeutidae. En fin, numerosas especies frutales, hortícolas y forestales constituyen habitualmente el alimento de varias orugas de mariposa.

Naturalmente, no sólo hay especies perjudiciales, sino que de todos es bien conocido el «gusano de seda», Bombyx mori, que sigue siendo uno de los insectos domésticos más importantes. Una falena Buscar voz... beneficiosa también es el pequeño noctuido Coccidiphaga scitula, cuyas larvas se alimentan de cóccidos, pequeños insectos hemípteros que tanto daño causan en agricultura. Otros usos están ya desechados; así el empleo de algunas especies como alimento. (Marius Cazaneuve da cuenta de que los indígenas de Madagascar consideran las crisálidas del «gusano de seda» un plato muy delicado.)

No hay que olvidar el principal servicio que nos prestan las mariposas: la fecundación cruzada de las flores; en ésta, los lepidópteros son una de las ayudas más importantes, junto con las abejas. Por no hablar de su interés estético, que «sería más ilusorio aun intentar evaluar» (A. B. Klots), y de su valor científico, ya que constituyen un material excelente para realizar trabajos sobre distribución geográfica, herencia, mecanismo de la evolución, los conceptos «especie», «subespecie», «género» y aun «familia», pues la facilidad de captura y cría en grandes cantidades convierte a las mariposas en un material de trabajo sumamente cómodo.

• Bibliog.:
Higgins: The classification of european Butterflies; William Collins sons y Co. Ltd., London, 1975.
Higgins, L. G. y Riley, N. D.: A field guide lo the Butterflies of Britain and Europe; 380 pp., Londres, 1970.
Lerault, P.: Liste systématique et synonymique des lépidopteres de France, Belgique et Corse; supplèment à Alexanor, 334 pp.
Redondo, V.: «Lepidoptera Caesaraugustana. Capturas de lepidópteros en Zaragoza y su provincia»; Graellsia, 32 (1977), pp. 93-166.
Id.: «Nuevos datos sobre lepidópteros de Aragón, especialmente de la provincia de Zaragoza»; Alexanor, París, (1980-1981), II, pp. 275-285 y 321-332.
Weiss, A.: «Contribució al coneixement de la fauna lepidopterológica d’Aragó»; Treb. Mus. Cienc. Nat. Barcelona, 4 (1920), pp. 29-103.
Zapater, B. y Korb, M.: «Catálogo de los lepidópteros de la provincia de Teruel y especialmente de Albarracín y su Sierra»; An. Soc. Esp. Hist. Nat., Madrid, Mem. 12 (1883), pp. 273-318.
Zapater, B. y Korb, M.: «Catálogo de los lepidópteros de la provincia de Teruel y especialmente de Albarracín y su Sierra. Segunda parte»; An. Soc. Esp. Hist. Nat., Madrid, 21 (1892), pp. 103-159.
Zerny, H.: «Die Lepidopterenfauna von Albarracín in Aragonien»; Eos, 3 (1927), pp. 299-488.

 

Monográficos

Espacios naturales protegidos

Espacios naturales protegidos

Aragón posee unos paisajes únicos que necesitan ser preservados de la acción del hombre. Descúbrelos.

Imágenes de la voz

<i>hippotion celerio</i>...hippotion celerio

De derecha a izquierda y ...De derecha a izquierda y de arriba...

<i>Graellsia Issabelae</i...Graellsia Issabelae

<i>Rodocleptria Incarnata...Rodocleptria Incarnata

<i>Diplurella Loti</i>...Diplurella Loti

<i>Pachipasa limosa</i>...Pachipasa limosa

<i>Malacasoma franconica<...Malacasoma franconica

<i>Gegenes nostradamus</i...Gegenes nostradamus

Recursos de la voz

Mariposas en Aragón 4...Mariposas en Aragón 4

Mariposas en Aragón 3...Mariposas en Aragón 3

Mariposas en Aragón 2...Mariposas en Aragón 2

Lepidópteros en Aragón ...Lepidópteros en Aragón

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT