Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Lastanosa y Baráiz de Vera, Vincencio Juan de

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 25/02/2009

(Huesca Buscar voz..., 1607 - id., 1684). Noble oscense, erudito, escritor y gran mecenas de las artes y las letras. El apellido Lastanosa Buscar voz... aparece ligado a la monarquía aragonesa en diversos hechos de armas o servicios en puestos allegados a la persona del rey.

Sus padres fueron doña Esperanza Baráiz de Vera y Navarro de Azpilcueta, y don Juan Agustín Lastanosa Arnedo y Vargas, general de galeras del rey Felipe III Buscar voz..., y también hombre de letras: en el año 1610 se instituyó en Huesca una academia Buscar voz... de poesía y a ella perteneció don Juan Agustín, quien usó el pseudónimo de «El Modesto».

Casó Lastanosa con una dama sevillana, doña Catalina Gastón y Guzmán. Su hijo Vincencio Antonio, en la biografía que escribió de su padre (Habitación de las Musas, recreo de los doctos y asilo de los virtuosos) y que copió Latassa Buscar voz... en sus Memorias literarias de Aragón, le llama «virtuoso, amable y hermoso objeto». Doña Catalina murió a los diecinueve años de matrimonio, después de catorce partos.

Fue Lastanosa señor de Figueruelas y gentilhombre de la casa del rey. No fue hombre de estudios universitarios, pero poseía una extensa y variada cultura, fruto de una enorme curiosidad por todas las ramas del saber. En su vida pública sus ambiciones se centraron en su ciudad natal. Puso su empeño en ser su primer ciudadano y benefactor. Desempeñó los cargos que le confió el municipio (regidor del Hospital, lugarteniente de Justicia) con enorme celo. Durante la guerra de Cataluña Buscar voz..., en el año 1640, al mando de las tropas reclutadas en Huesca, combatió en el sitio de Monzón, defendiendo con éxito el paso del Cinca. En 1654 mandó edificar en la catedral de Huesca la capilla dedicada a San Orencio y Santa Paciencia, padres de San Lorenzo, en la cual está el panteón familiar. Allí descansan sus cenizas. Una estatua orante, cincelada en alabastro, recuerda la figura del prócer.

Lastanosa ha pasado a la historia de las letras no por su fama como escritor, y eso que como numísmata su obra sigue siendo interesante para los estudiosos de esta rama de la historia (algunas de sus obras han sido editadas en este siglo), sino como generoso protector de artistas e intelectuales y animador de empresas culturales de su tiempo. Su palacio, que se alzaba entre los números cuarenta y cuarenta y uno de la calle del Coso, frente al convento de los jesuitas, fue albergue de escritores, pintores, escultores y curiosos que lo visitaban para contemplar las diversas colecciones de obras de arte y objetos raros que encerraba. Famosos fueron sus jardines, de inspiración francesa, donde se cultivaban plantas de especies raras, intercambiadas por Lastanosa con otros contemporáneos aficionados a la Botánica.

Pero lo que más estimaba Lastanosa de entre todos sus tesoros fue sin duda su biblioteca Buscar voz..., custodiada del visitante desaprensivo pero accesible para sus amigos. El cronista Uztarroz Buscar voz... dejó un cumplido catálogo de esta biblioteca -hoy perdida o diseminada, como el resto de sus pertenencias- y su lectura es el mejor índice de sus aficiones y de su admirable afán de saber: matemáticas, astronomía, arquitectura, botánica, historia, literatura, etc.

Su tertulia literaria fue frecuentada no sólo por los escritores oscenses sino por los que de otros lugares del reino venían atraídos por la fama de su casa. Muchas de las obras de Gracián Buscar voz... se gestaron en este propicio caldo de cultivo, que el jesuita reflejó en su obra El Discreto. Gracián, durante su estancia en Huesca, entabló una larga y profunda amistad con Lastanosa, el cual le ayudó poniendo a su disposición la biblioteca, corrigiendo y censurando alguno de los capítulos de sus obras e, incluso, imprimiendo muchos de sus libros. Entre los escritores amigos de Lastanosa se contaban el cronista Andrés de Uztarroz Buscar voz..., fray Jerónimo de San José Buscar voz..., Juan de Moncayo Buscar voz..., marqués de San Felices, Francisco Ximénez de Urrea Buscar voz... y otros.

• Obra: Museo de las medallas desconocidas españolas (Huesca, 1645); Piedra de toque de la moneda jaquesa (manuscrito, 1662); Tratado de la moneda jaquesa y de otras de oro y plata del Reino de Aragón (Huesca, 1681); Narración de lo que le pasó a D. Vicencio Juan de Lastanosa a 15 de octubre del año 1662 con un religioso docto y grave (incluida en La erudición aragonesa en el siglo XVII en torno a Lastanosa, de Ricardo del Arco Buscar voz...). Tradujo al español los Elementos químicos de Jean Béguin, escribió diversas dedicatorias y prólogos a las obras de Gracián y hasta prestó su nombre, para evitar problemas de censura a su amigo, en la publicación del Oráculo manual y arte de la prudencia.

• Bibliog.: Arco y Garay, Ricardo del: La erudición aragonesa en el siglo XVII en torno a Lastanosa; Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, Madrid, 1934.

 

Monográficos

La Edad Moderna en Aragón. El siglo XVII

La Edad Moderna en Aragón. El siglo XVII

Un siglo de crisis tras el que se extinguirá la independencia y la personalidad política e institucional aragonesa.

Imágenes de la voz

Vicencio Juan de Lastanos...Vicencio Juan de Lastanosa

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT