Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Lamentaciones

Contenido disponible: Texto GEA 2000

(Mús.) Las Lamentaciones del profeta Jeremías, puestas en música, se utilizan en la liturgia occidental de la Semana Santa desde tiempo inmemorial. El tono hispano, que supone una tradición monofónica peculiar mantenida durante largo tiempo, queda recogido en la recopilación del franciscano Juan Sánchez de Azpeleta impresa en Zaragoza, en 1612, bajo el título Opus Harmonicum in Historia Passionis Christi a quattuor Evangelistis conscripta, in Lamentationibus, et Cantorum Turba. Debe pensarse que los tonos de lamentación que recoge Azpeleta fueron los que estuvieron en uso en las catedrales españolas durante el siglo XVII.

Desde el siglo XV se suma a la tradición monográfica la composición de lamentaciones polifónicas. Con mucha frecuencia se sirven de los toni lamentationum, sea utilizándolos como cantus firmus, o bien formando parte del material temático de las obras, de modo menos evidente. El Ms. 2 del Archivo Musical de la Catedral de Tarazona contiene tres lamentaciones de Francisco de Peñalosa (ca. 1470-1528) que hacen uso del característico tonus hispano; el Ms. 1 del mismo archivo recoge una lamentación de Cristóbal de Morales en la que puede reconocerse el uso del tonus romano.

Para encontrar lamentaciones debidas a compositores aragoneses o afincados en Aragón es preciso aguardar hasta los primeros años del siglo XVII. En 1607 se publican las lamentaciones de Pedro Ruimonte, que pertenecen enteramente a la tradición del siglo XVI. Desde las últimas décadas de dicho siglo se aprecia una tendencia marcada al aumento del número de voces en la composición polifónica. Así, frente a las cuatro o cinco voces usuales a mediados del XVI, Ruimonte utiliza seis, salvo en la última lamentación, a ocho voces en dos coros. Durante todo el siglo XVIla costumbre de componer lamentaciones -como otras músicas- para un elevado número de voces divididas en varios coros (policoralidad) se va afianzando, hasta el punto de considerarse la práctica policoral como un sistema aparte, bien distinto de la composición polifónica a un solo coro, cuyos procedimientos son diferentes. Esta práctica policoral puede suponer, en algunos casos, una afectiva separación espacial de los coros, según el estilo de los corispezzati.

Aparte de obras como las de Ruimonte, encuadrables en la tradición del siglo XVI, en el siglo XVII se hallan numerosas composiciones alejadas ya del stile antico, que tienen como guía y parte fundamental de la composición la presencia del bajo continuo. A partir de la segunda mitad del siglo, dentro del sistema policoral que se introduce de lleno en la seconda prattica, predomina el gran estilo concertato, en el que alternan intervenciones de solistas acompañados de instrumentos, coros aislados, coros que se contestan y se oponen..., en un efectismo típicamente barroco.

El siglo XVII asiste también al desarrollo de la lamentación monódica, con acompañamiento continuo únicamente o con agrupaciones instrumentales más complejas. Este tipo de lamentación en estilo airoso se difunde en Aragón y en el resto de España durante el último tercio del siglo y, sobre todo, ya en el XVIII. El uso de los tonos de lamentación tradicionales, ya como cantus firmus, ya como material temático, pervive en la composición de lamentaciones en el siglo XVII, incluso en las monódicas y policorales.

Entre los compositores de lamentaciones aragoneses o vinculados con Aragón en el siglo XVII y comienzos del XVIII debe citarse a Domingo Hernández, Miguel de Aguilar, Urbán de Vargas, Gregorio López, Luis Bernardo Jalón, Francisco Humares, Jacinto Messa, Joseph Ruiz Samaniego, Diego Xaraba y Bruna y Francisco Viñas. Interesantes obras se conservan en los Archivos Musicales del Pilar de Zaragoza y de la Catedral de Jaca.

• Bibliog.: González Marín, L. A.: Música en las catedrales aragonesas en el siglo xvii: la composición de Lamentaciones, tesis de licenciatura inédita; Zaragoza, 1986. Massenkeil G.: «Lamentations»; en New Crove Dictionary of Music and Musicians, Londres, 1980, vol. 10 pp. 410-412. Stablein, B.: «Lamentatio»; en Die Musik in Geschichte und Gegenwart, Kassel, 1949 y ss., vol. VIII, col. 133-142.

 

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT