Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Karst

Contenido disponible: Texto GEA 2000

(Geol.) La palabra Karst es la expresión alemana de la palabra eslovena kras y de la italiana carso; significa «terreno rocoso» y corresponde a una amplia región del oeste de Yugoslavia, constituida por calizas con gran profusión de depresiones cerradas y cavidades subterráneas. En la actualidad se utiliza en la literatura científica para designar áreas y procesos de características similares a las existentes en la zona de su origen semántico. Dada la importancia del karst en Aragón, tratamos ampliamente sus manifestaciones.

La característica esencial de las áreas kársticas es la existencia de un drenaje vertical y subterráneo: de todas las rocas más frecuentes, la caliza es la única que es ligeramente soluble en aguas atmosféricas normales, y, como consecuencia de la disolución de la roca, el drenaje penetra en el subsuelo y prosigue la labor disolvente en el mismo; esto trae consigo la carencia más o menos total de drenaje superficial, a diferencia de las zonas no kársticas, donde la red fluvial se organiza y jerarquiza. Por lo tanto, el proceso fundamental de desgaste de estas áreas kársticas es el de disolución tanto en superficie como en profundidad, y el modelado resultante ha de ser, por consiguiente, diferente de los producidos por los ríos, glaciares y el mar, entre otros. Además, las formas kársticas son mucho más difíciles de analizar y cuantificar debido a que la disolución es lenta e imperceptible, a que una gran parte de las formas están desconectadas (al menos así lo parece), a que el modelado subterráneo es difícil de explorar y a veces imposible, etc. Las velocidades de disolución de las calizas se ven muy afectadas por el clima y la vegetación, en particular por la precipitación (incluso el tipo de la misma), y, por lo tanto, el karst es sensible a los cambios climáticos: he aquí uno de los puntos importantes de su estudio. Los datos que se conocen señalan que las formas kársticas tienden a estar ausentes en áreas con precipitaciones por debajo de los 250-300 mm. por año.

El factor más importante que afecta a la solubilidad de las calizas es el tanto por ciento de dióxido de carbono disuelto por el agua. La temperatura afecta a la solubilidad del gas carbónico, que es máxima a 0° C. El dióxido de carbono biogénico se considera como fundamental en los procesos de disolución, puesto que eleva enormemente la agresividad de las aguas; este gas biogénico depende de la temperatura y de la precipitación, que son función, a su vez, del desarrollo de la vegetación.

La disolución de las calizas produce un micromodelado en la superficie de la roca que consta, en general, de un cincelamiento de formas variables conocido como lapiaz. Este esculpido superficial puede deberse a simple disolución en caliza desnuda, que genera surcos de hasta 20 metros de largo y una superficie rugosa al tacto; es el lapiaz denominado libre. Cuando la disolución de la caliza ha tenido lugar bajo un suelo o turba, las formas producidas son redondeadas y suaves; este tipo de lapiaz se llama semilibre o cubierto.

Las formas que llaman más poderosamente la atención en el paisaje kárstico son las depresiones cerradas, denominadas dolinas, que agujerean el terreno en una gran parte. Se clasifican atendiendo a su morfología, en la que se tiene en cuenta la relación entre profundidad y diámetro. Su tamaño varía desde el metro a más de mil metros. En medios climáticos tropicales su forma en planta es estrellada, a diferencia de los otros ambientes en los que dominan las morfologías circulares y elípticas. La coalescencia de las dolinas produce formas mayores denominadas uvalas. Otras de las formas cerradas, a veces de varias decenas de kilómetros, son los poljes que tienen su propio régimen hidrológico, no guardan ninguna relación evolutiva con las dolinas (como algunos autores creían), su génesis es compleja y parece estar ligada a etapas climáticas tropicales.

Ya hemos señalado que el drenaje del karst es fundamentalmente vertical y subterráneo. No obstante, algunas áreas kársticas están surcadas por valles fluviales que a veces se han formado con posterioridad a la fase principal de karstificación, otras se trata de valles alógenos formados fuera del área kárstica y que la atraviesan. Muchas veces en su discurrir por los terrenos calizos se pierden puntualmente en una oquedad denominada ponor, a este tipo de «valle» se le llama ciego.

El agua penetra por las fisuras y líneas de debilidad de la roca y genera por los procesos de disolución un conjunto de cavidades en el interior del macizo rocoso. La relación de estas formas endokársticas con el modelado kárstico superficial es difícil de establecer. El estudio de las cavidades endokársticas constituye una disciplina específica denominada Espeleología Buscar voz.... El agua circula de dos maneras en el aparato subterráneo: por flujo libre (aguas vadosas) o bajo presión hidrostática (aguas freáticas o forzadas). Estas aguas ejercen un poder erosivo que junto con la disolución configuran la morfología erosiva del endokarst. Por otra parte, las formas construccionales pueden estar formadas por materiales transportados por las aguas freáticas y vadosas y, lo que es más importante, por depósitos calcáreos producidos por la precipitación de las aguas cargadas en bicarbonato cálcico que, fundamentalmente, por una reducción en la presión de dióxido de carbono, depositan carbonato cálcico generando formas tales como estalactitas, estalagmitas, perlas de las cavernas, excéntricas, gours, etc.

En Aragón, los afloramientos de macizos calizos son extensos y como los procesos de disolución han sido importantes se han producido extensas áreas kársticas. Así, entre otras, amplias zonas de las sierras de Albarracín y Javalambre, Bajo Aragón, sierra de Guara, etc., están salpicadas de extensos campos de dolinas y desarrollo de cavidades endokársticas.

 

Monográficos

Espacios naturales protegidos

Espacios naturales protegidos

Aragón posee unos paisajes únicos que necesitan ser preservados de la acción del hombre. Descúbrelos.

Los ríos de Aragón

Los ríos de Aragón

Un recorrido por la red hidrográfica aragonesa, uno de los principales elementos vertebradores del territorio.

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT