Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Juegos florales

Contenido disponible: Texto GEA 2000

El primer concurso poético denominado con este nombre se celebró en Toulouse en 1323. Años después (1393), Juan I de Aragón instituyó estos certámenes en Barcelona. Los Juegos Florales contemporáneos se iniciaron en esa ciudad en 1859 bajo la protección del Ayuntamiento y por iniciativa de Milá y Fontanals, Víctor Balaguer, Rubio y Ors, Juan Cortada, Miguel V. Amer, Pons y Gallarza y Antonio de Bofarull. Fueron producto del renacimiento cultural catalán de mediados del siglo xix y, a su vez, plataforma del futuro catalanismo político de fin de siglo. Uno de sus fundadores, Víctor Balaguer, ya en el siglo xx intentó deslindar los primitivos postulados con que fueron reinstaurados los juegos, ampliamente identificados con un regionalismo cultural, de los colores nacionalistas que ciertos sectores catalanes quisieron imprimir después a estas «fiestas poéticas».

En síntesis, los Juegos Florales que se organizaron a lo largo de toda la geografía española fueron fundamentalmente certámenes poéticos en los que se donaban tres premios mayores a las poesías presentadas sobre temas patrióticos o regionalistas, religiosos y amorosos, temas que venían definidos por los antiguos lemas ya utilizados en los orígenes de estas justas: «Patria», «Fides» y «Amor». El premio «Patria» fue el que dio carácter regionalista a los Juegos, especialmente en Cataluña. Una serie de premios menores fueron añadiéndose a los anteriores, a través de donaciones particulares y de entidades públicas, para trabajos históricos, económicos, religiosos... Fundamental era el boato que envolvía la ceremonia de entrega de premios; también la solemnidad que rodeaba al «mantenedor» o presidente de los Juegos, que pronunciaba el discurso principal, y a la «reina de la Fiesta», sobre la que descansaba la más tradicional y conservadora idea de lo que debía ser una mujer.

Hasta la última década del siglo XIX no llegaron los Juegos Florales a Aragón (aunque Moret afirmaba en 1896 que ya se habían celebrado aquéllos en Zaragoza en 1595, con la importante participación de Miguel de Cervantes). Fue Calatayud la primera sede aragonesa de estos certámenes, al realizarlos durante las fiestas patronales de 1893, con la participación de Feliú y Codina, autor de La Dolores, como principal mantenedor. Parece que otras localidades aragonesas también organizaron Juegos, como es el caso de Alcañiz, pero fueron los zaragozanos los de mayores resonancias. Desde 1894 hasta 1905, con la excepción de 1897 a 1899, se celebraron en la capital aragonesa con cierto entusiasmo. Sus organizadores pretendieron superar el carácter regional e incluso nacional, haciendo propaganda de los mismos fuera de las fronteras españolas, especialmente en Francia y Alemania. Así, en los últimos certámenes se concedieron premios a trabajos escritos en francés, provenzal y alemán, donados por los consulados de esos dos países.

Los Juegos Florales de Zaragoza y Calatayud hay que encuadrarlos dentro de dos fenómenos profundamente relacionados entre sí y que caracterizan la historia aragonesa de entresiglos: el proceso de industrialización que, a partir de 1894 y durante el primer lustro del siglo xx, colocó definitivamente a Aragón, y más propiamente a Zaragoza, entre las sociedades modernas, y el relativamente intenso regionalismo cultural, todavía no político, que Aragón vivió durante aquellos años.

Prueba de la primera afirmación está en el padrinazgo del Ayuntamiento zaragozano, Ateneo, Cámara de Comercio y otras instituciones ampliamente relacionadas con los nuevos medios económicos, y en la colaboración directa de algunos prohombres del sector. En este sentido es obligado reseñar la importancia que los organizadores, tanto en Calatayud como en Zaragoza, dieron a los premios concedidos a estudios económicos regionales o locales, hasta el punto de que por ese motivo llegaron a definir los Juegos como certámenes «científico-literarios».

Por otro lado, el amor a Aragón quedó manifiestamente expresado desde las primeras celebraciones. Ello se concretó -además de en actos coloristas, presencia de banderas, etc.- en la concurrencia a los Juegos de trabajos sobre la historia medieval aragonesa (Giménez Soler, Pano, etc.) y de cantares y romances regionales (Sixto Celorrio o Casañal). Los distintos discursos de los mantenedores no sobrepasaron la tradicional enumeración de tópicos aragonesistas, y se caracterizaron por las reiteradas afirmaciones españolistas y referencias a la indisolubilidad de la patria española. Víctor Balaguer fue quizá, con Marcos Zapata, el mantenedor que más profundamente y con mayor entusiasmo habló de Aragón.

Seguramente una de las características más importantes de los Juegos está en el anticatalanismo político, larvado a veces, explícito otras, que se desprende de los discursos pronunciados por los mantenedores. Ello se observa a través de la negación del regionalismo en general, como en los casos de Moret (1896) y Jardiel (1901), o en la declaración política de Balaguer en los Juegos de 1900; en esa ocasión, el vate catalán llegó a decir: «No pertenezco al bando de los catalanistas, ni habito en su falansterio, ni comulgo con ellos, ni acepto el programa de Manresa, ni creo en el himno de Els Segadors».

La activa y abundante participación universitaria en los Juegos es un hecho digno de mención, así como que, entre los premiados con la flor natural a lo largo de esos años, sólo Gabriel y Galán (1902) ha tenido un significado literario que traspasase el ámbito puramente local.

De forma aislada se organizaron Juegos Florales en 1919 y 1954, ambos en Zaragoza. Los últimos no fueron otra cosa que una demostración del catolicismo propio de esos años. La presentación de varias señoritas ataviadas con trajes regionales fueron las reminiscencias lejanas de antiguos principios.

• Juegos Florales de Calatayud: 1893: Flor natural: Benito Muñoz, poeta bilbilitano.

1894: Flor natural: Manuel Lassa. Temas de interés económico y social: «Estado actual de la agricultura y la industria» e «Influencia de las aguas en la sanidad de las poblaciones».

1895: Flor natural: Manuel Lassa. Temas de interés económico: «Las plantas importadas».

1896: Flor natural: Manuel Lassa.

• Juegos Florales de Zaragoza: 1894: Flor natural: Julio Martínez Lecha. Temas de interés económico: «El crédito agrícola en Aragón», «El porvenir industrial y agrícola de Zaragoza».

1895: Flor natural: Juan Arzadun.

1896: Flor natural: Ángel del Arco.

1900: Flor natural: Ángel del Arco. Temas de interés económico: «La aplicación del carbón de Utrillas al consumo doméstico» e «Influencia de las clases mercantiles, industriales y agrícolas en la riqueza de los estados».

1901: Flor natural: Lasso de la Vega (médico sevillano). Temas de interés económico: «La industria en Zaragoza». Estos Juegos conmemoraron la celebración de las últimas Cortes aragonesas en Monzón.

1902: Flor natural: Gabriel y Galán.

1903: Flor natural: Esteban Fernández González.

1904: Flor natural: Magín Morena. Presidente: barón de Tourtoulon.

1905: Flor natural: Pedro Gobernado. Los Juegos fueron dedicados al Ejército.

1919: Flor natural: Francisco Quintilla.

1954: Organizados por la Cruzada Cordimariana, con motivo de la consagración de España al Inmaculado Corazón de María. Ni en contenidos, organización o significado tuvieron nada que ver estos denominados Juegos con los de principios de siglo.

• Bibliog.: García-Arista, Gregorio: Juegos Florales; Publicaciones de la Cadiera, Zaragoza, 1960. Trabajos premiados y documentos leídos en los Juegos Florales que por primera vez se celebraron en Zaragoza el 16 de octubre de 1894; Zaragoza, 1895. Sancho y Gil, Faustino: Juegos Florales; Zaragoza, 1894.

 

Monográficos

El fin del siglo XIX en Aragón

El fin del siglo XIX en Aragón

La burguesía toma el poder en los vaivenes políticos de una época en la que se inicia la industrialización y la lenta transformación agraria.

Imágenes de la voz

JUEGOS FLORALES, CASINO E...JUEGOS FLORALES, CASINO ESPAÑOL DE...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT