Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Judío, pensamiento

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 06/02/2008

La tipificación del pensamiento judío Buscar voz... aragonés tropieza con una serie de dificultades históricas. No es la menor la fluctuación de la frontera aragonesa en los siglos medios, así como la estrecha vinculación entre el reino propio de Aragón y la Corona de Aragón Buscar voz..., por una parte, y la adscripción de buenas zonas hoy navarras al reino taifa zaragozano. Las relaciones intelectuales entre Zaragoza, Barcelona y Valencia y dentro de las zonas de influencia de estas tres capitalidades, entre Gerona, Lérida, Fraga, Huesca, Calatayud, Alcañiz, Daroca -por nombrar sólo las principales aljamas Buscar voz...-, eran entre el XI y el final del XV más estrechas que hoy mismo. La conciencia judía de integración cultural fue importante factor de unificación del pensamiento judeo-aragonés. Hecha esta salvedad, podemos estudiarlo en varias etapas sucesivas.

1. Se constituye el primer grupo a partir de la influencia del dignatario judío, huido de las matanzas de Granada, Abu Ishak Ykutiel b. Isaac, poeta y mecenas, asesinado en 1039 junto con su rey taifa al-Mundir II Buscar voz..., último de los tuyibíes. Poco antes, el médico Ménahem Ibn al-Farwal había escrito en árabe Kanz almukill (El almacén del pobre), libro concebido en forma de preguntas y respuestas sobre lógica y ciencias naturales. Zaragoza y Huesca son refugio de gran número de exiliados andaluces: de Córdoba llegan Abu Joseph Ibn Hasdai en 1046 -autor de un libro de poemas, Ha-Shira haytoma (El verso huérfano; edit. por Sassoon y por Jarden)- y el renombrado Moses b. Samuel ha-Kohen Ibn Djikatilya o Chikatilia (estudiado por S. Poznanoski en 1895), traductor, comentarista bíblico, filósofo de la religión de tendencia racionalista, quien en Zaragoza vivió entre 1075 y 1100, y hubo de huir al sur de Francia por incompatibilidad con la dirección espiritualista de la pequeña comunidad zaragozana.

Por Zaragoza pasan como estudiantes hombres de la inmensa talla de Yehuda ha-Leví Buscar voz..., o pensadores tan inmortales como Solomo Ibn Gabirol Buscar voz... y Moses Ibn Ezra Buscar voz... a residir temporadas de su inquieta vida peregrina. La tradición intelectual aragonesa queda así determinada por el autor de Fuente de la vida, obra sincretista y neoplatónica de enorme influjo medieval en los cristianos, y el de Séfer ha-anaq (Libro del collar), multiforme colección de poemas, desde amatorios hasta sagrados y penitenciales, y de importantes obras de crítica; el tudelano ha-Levi dejará, por su parte, como Gabirol (el Avicebrón Buscar voz... de los escolásticos) la huella de su neoplatonismo y aferramiento a la tradición hebrea. Amparados por la protección de los Banu Hud Buscar voz..., cuyo visir era otro judío, Abu-Fadl ibn Hasdai Buscar voz..., florecen el filósofo y poeta Bahya ibn Paquda Buscar voz... (1040-1110) y el poeta, zaragozano, de menor cuantía, Abu al-Fahm (llamado también Levi b. Yaqob) ibn al-Tabban Buscar voz.... Paquda escribió en árabe un pequeño tratado que vertido luego al hebreo fue como el devocionario de incontables generaciones del interior y del exilio, el Deberes de los corazones; de ibn al-Tabban, buen amigo de ha-Leví y de ibn-Ezra, se conservan muchos versos, la mayor parte de orientación sagrada y penitencial.

Mientras, florecían en Huesca, Bassam b. Simeón, rico escritor judío en árabe que mantenía una activa tertulia intelectual, de quien nada ha quedado, y, entre los relacionados con ella, Moses ha-Sefardí, bautizado en 1106 como Pedro Alfonso de Huesca Buscar voz...: él solo bastaría para ejemplificar esta primera etapa; su conversión debió de suscitar gran conmoción: unos años más tarde alude a ella Abraham bar Hiyya Buscar voz... (acaso oscense, aunque llamado ha-Bargeloni) en su Megil-lat ha-megal-lé (Libro del revelador), y en su Hegyon ha-néfes (Meditación del alma). Resulta importantísimo consignar que ambos escritores -así como Abraham ibn Ezra, que nace en Tudela en 1092- escriben varias obras de relativo rigor científico: astronomía, matemáticas, cosmografía. Traducidas, o llevadas a otros países europeos por ellos mismos, serán el arranque de la actitud empírica característica de, por ejemplo, el pensamiento inglés medieval.

2. Tras un largo siglo de oscurecimiento se inicia en la segunda mitad del XIII una segunda etapa de brillantez. En todo Aragón repercuten las consecuencias de la célebre discusión mantenida en Barcelona en 1263 por el gran rabino Moses ben Nachmanides contra el converso Pablo Cristiá en presencia de Jaime I Buscar voz..., obispos, San Raimundo de Peñafort y otros inquisidores, como Raymond Martí, el autor del Pugio fidei. Es el siglo de la preeminencia de Barcelona como centro de pensamiento judío del gran Aragón. Su rabino mayor, Solomon ibn Ardret, aconseja a Zaragoza en 1264 una constitución interna democrática, opuesta al aristocratismo navarro y aun catalán, adoptado luego, sin embargo en los takkanoth o estatutos comunales aprobados por Jaime II Buscar voz... en 1327; interviene también en el tema del momento: la discusión entre el moderado racionalismo del sur, iniciado por Maimónides en la Guía, y los tradicionalistas, de orientación más espiritualista. Ya antes, en 1232, las aljamas aragonesas publican un edicto contra los excesivamente tales, como las comunidades del sur de Francia, que habían excomulgado a sus lectores. Ibn Ardret refuerza esta posición aragonesa, que venía firmada por Bahya y Solomon Alconstantini, zaragozanos, intérpretes de Jaime I, ambiciosos.

Una serie de bayles o administradores reales judíos (Muça de Portella -de Tarazona-, Aaron ibn Yahia -de Calatayud-, Yehuda ben Leví de la Caballería -de Zaragoza-, Alfaquim Alconstantini, hijo de Salomón) reinician el lustre de la aljama zaragozana y de las otras aragonesas. Se origina así la figura del judío cortesano, siempre atacada por los intelectuales piadosos -Bahya ben Asher en su Kad ha-Kemah (El tarro de harina); Joseph Shem-Tob Falaquera, de Tudela, en su Ha-Mebakesh (El buscador)-. El antimaimonidismo produce en Aragón varias obras cabalísticas, es decir, buscadoras de una espiritualidad inasequible a los racionalismos en boga, entre ellas el anónimo, pero de un zaragozano, Livnath ha-Sapir, o la obra —más conocida- del zaragozano Abraham Samuel Ab¯ul-Afia (1240-1292), muy estudiada por Sholem. Una serie de acusaciones criminales sin fundamento (asesinato ritual de Biel y Zaragoza, 1306 y 1294 respectivamente) y la peste negra de 1348 ponen fin al impulso de esta segunda etapa.

3. En el último tercio del XIV la comunidad judía de Zaragoza tiene la suerte de ser regida por los dos mejores discípulos del gran rabino Nissim ben Reuben Gerondí. En esta época Baer llama a Zaragoza «the pearl of Spanish Jewry», la perla del judaísmo hispano. De 1372 al 86 lo es, venido de Barcelona, Isaac ben Sheshet Perfet, autor de centenares de Responsa o Shelot, sobre múltiples problemas prácticos: editados en Vilna en 1879, reflejan un íntimo conocimiento de la Zaragoza de esos años. Acaso excesivamente duro, debió marchar a Valencia, desde donde pudo escaparse en 1391 a Argel huyendo de las terribles matanzas de judíos de ese año.

El gran Hasdai Crescas Buscar voz..., también barcelonés, merece tratarse aparte. Bien relacionado con la casa real, sucede a Sheshet Buscar voz... en Zaragoza y su presencia allí impide la destrucción de las aljamas aragonesas; su único hijo fue asesinado, sin embargo, en Barcelona. Nombrado juez único de todas ellas, alcanzó una posición de relativa autonomía dentro del reino aragonés. Fue el centro de una importante serie de personalidades e intelectuales tanto de Aragón como de toda España: los Benveniste de Zaragoza y Burgos, los Matute de Guadalajara, los Orabuena de Tudela, los Mair Alguadex de Toledo, los Ha-Leví de Burgos, los Caballería y Alazar de Zaragoza, los Ibn David de Calatayud. La oposición de Crescas a Maimónides, y en consecuencia a lo que él creía doctrina de Averroes y de Aristóteles, está explicada no sólo en documentos aislados, sino especialmente en su importantísima obra Or Adonai (La luz del Señor). Nos son conocidos también escritos suyos apologéticos contra los cristianos y una elocuente carta sobre los sucesos de 1391.

En torno a Crestas se mueve un poeta y tratadista de la talla de Solomo ben Mesul-lam Piera Buscar voz..., preceptor de la familia Caballería: don Vidal fue su discípulo predilecto, poeta, músico (editado por S. Bernstein). Asimismo junto a él se acoge al también catalán Profeit Durán, autor del Séfer kelimmat ha-goyim (Libro de la ignominia de los cristianos), de obras astronómicas y escriturísticas y, lo que acaso resulta más llamativo, de una famosa carta a su amigo Bonet Bonjorn, tentado a convertirse por el ejemplo de Pablo de Santa María, Al tehi ka-aboteka (No seas como tus padres), cargada de sarcástica ironía. A su vera prospera el poeta Solomo ben Reuben Bonafed, cuya obra yace inédita en manuscrito único en la Biblioteca Bodleyan, conocido también por polemizar con el converso Astruc Rimoch, de Fraga. Y sobre todo, discípulos suyos -del gran Crescas- son todos los ilustres rabinos que discutieron por parte judía en la justamente célebre «Disputa de Tortosa».

La descomposición se inicia no por la pretendida victoria de la parte cristiana en la citada «Disputa», sino por el miedo -dictado por las amenazas contenidas en la legislación emanada de la cancillería del (anti) papa-, así como por las leyes antijudías de Valladolid de 1412 (o de Ayllón), llevadas por San Vicente Ferrer a Aragón, y por el ejemplo de las conversiones -sinceras o no, nadie lo sabrá nunca- de muchos líderes de las aljamas. Bien poco podría decir luego Profiat Durán en su mejor obra, Maasé Ephod (La obra de Efod), que «las comunidades de Aragón son la esencia de lo que nos queda del exilio español». Joshua ha-Lorki Buscar voz..., Astruc Rimoch -ahora Francisco de Sant Jordi-, los Caballería (Bonafós -ahora Fernando- y Vidal -ahora Gonzalo-, el traductor de Cicerón al castellano algo más tarde), son algunos más famosos; por eso, los intelectuales judíos aragoneses -y es en Aragón donde sólo se escriben aún libros judíos en el siglo XV- se esfuerzan por afianzar a sus comunidades en la fe tradicional, mientras ya se vislumbra la catástrofe final.

El enérgico rabino Joseph Albo Buscar voz..., de Daroca, se retira a Soria tras Tortosa y escribe un libro fundamental, el Séfer ha-Ikkarim (Libro de los principios). En él se sitúa por encima del postulado esencial de la «Disputa» -si el prometido Mesías vino ya o no- y establece como fundamento del judaísmo el cumplimiento de la Ley, independientemente de tal venida, actitud compartida inicialmente por el alcañizano Astruc ha-Leví Buscar voz.... Tres leyes hay, dice, que rigen la vida humana: la natural, la convencional o positiva y la divina, la revelada, y sólo ésta salva. Lo interesante desde el punto de vista filosófico es que Albo (1380-1444) intentó demostrar con argumentos racionales el origen divino de la revelación de Dios a su pueblo. La influencia del Ikkarim ha sido inmensa a lo largo de los siglos.

A este racionalismo moderado pertenecen también el Séfer ha-Emunoth (Libro de las creencias), de Isaac Shem-Tob ben Shem-Tob, y el Iggereth Musar (Epístola sobre la moralidad), de Solomo Alami, ambos relacionados con los resultados de Tortosa y alarmados por ellos, si no estrictamente aragoneses. Predomina en ambos, sin embargo, un tono homilético, de acusación a la razón, a la ciencia, a los gentiles, a la filosofía, causas de la contaminación y la decadencia. Es el talante final de la producción intelectual judía en Aragón y en España.

4. Decaída la vida intelectual judía y pasando a primer plano los conversos Buscar voz..., Zaragoza deja de ser la aljama ejemplar incluso en ese campo. No se conservan escritos de su rabino sucesor de Zerachia ha-Leví Buscar voz..., llamado Joseph Yeshuah. Hay constancia de unas doscientas familias artesanas, judías, en Zaragoza. Los huidos de la persecución de Castilla se refugian en Aragón, pero en pequeños centros. Cualquiera que fuera su producción intelectual, sólo habría que mencionar, además de la imprenta de hebreo de Híjar mencionada por Häbler, de la que poco se sabe, dos importantes libros y sus autores: Isaac Arama con su Aqedat Yitzh.ak (El sacrificio de Isaac), su Hazut Qashah (Visión lamentable), y su Yad Ashalom (El recuerdo de Abasalón), y Abraham Bibago o Bivach o Bibaz o Vivas Buscar voz..., autor del Derekh Emunah (El camino de la fe).

El primero, nacido en Zamora, sirvió luego las comunidades de Tarragona, Fraga y Calatayud, donde escribió sus obras, de naturaleza homilética: sermones apologéticos que luego modificó y reunió en libros, reimpresos muchas veces, indicio de su significativa importancia. No está ausente de su exégesis el ataque a las actitudes racionalistas y a la filosofía. Sus poemas y su comentario a la Ética de Aristóteles se han perdido. Salió con la expulsión en 1492 y murió en Nápoles dos años más tarde. Es curioso que Servet lo cite en la Restitución, si bien para entonces ya estaba impreso. Su hijo Meir, nacido en Zaragoza y muerto en 1545, llegó hasta Salónica, rabino del grupo de exiliados aragoneses establecido allí; sus obras, numerosas, pertenecen ya a otro capítulo.

Bibago, algo mayor, nacido en Huesca, residió allí y en Zaragoza, en frecuente disputa con eruditos cristianos de la corte de Juan II Buscar voz.... Se conservan en manuscrito su comentario a los Analytical Posteriora (Vaticano 350) y a la Metafísica de Aristóteles, estudiados por varios sabios judíos actuales, quienes hablan de su sorprendente erudición filosófica. Su postura intelectual queda clara en su obra principal Derekh Emunah, intermedia entre el puro racionalismo y la imperfecta interpretación del común maestro, Maimónides, por sus detractores. Se publicó también su Zeh Yenahamenu en 1522, sobre la creación, es decir, un comentario al Génesis.

Con Bibago y Arama, quien mucho le debe, culmina y termina la brillante aportación de los aragoneses judíos al pensamiento, a la teología y a la literatura.

• Ediciones modernas de algunas obras: Alami, ed. de Jellinek, Viena, 1872. Albo: Ikkarim, hebreo, ed. G. Lipschütz, Viena, 1877; trad. alemana de W. Schlessinger, Frankfurt-a.-M., 1844; ed. crítica bilingüe, hebreo e inglés, de Isaac Husik, Philadelphia, 1929; Ets shatul, eds. 1835, 1928; Ohel Ya’akov, ed. hebreo, Cracovia, 1599. Arama: Akedat, Salónica, 1522; Sabbionetta, ed. Schalit, 1551; Frankfurt-a.-O., 1792; Lemberg, 1808; Pressburg, 1849. Hazut, Riva de Trento, 1561; Leipzig, 1859; Varsovia, 1841 y 1883; etc. Bibago: Derekh, Constantinopla, 1521: Zeh, Salónica, 1522. Crescas, H.asdai: Paquda. Sheshet: Responsa, Vilna, 1879.

• Bibliog.: Amador de los Ríos, J.: Historia social, política y religiosa de los judíos de España y Portugal; reed., Aguilar, Madrid, 1960. Ashtor, E.: The Jews of Muslim Spain; 2 vols., Philadelphia, 1973 y 1980. Baer, I.: A History of the Jews in Christian Spain; 2 vols., Philadelphia, 1961. Barnett, R. D. (ed.): The Sephardic Heritage; New York, 1971. Efros, I.: Studies in Medieval Jewish Philosophy; New York, 1974. Guttman, J.: Philosophies of Judaism; New York, 1973. Millás, J. M.: Literatura hebraica-española; Barcelona, 1967. Neuman, A. A.: The Jews in Spain; 2 vols., Philadelphia, 1942. Scholem, G.: Jewish Mysticism; New York, 1941. Suárez Fernández, L.: Judíos españoles en la Edad Media; Madrid, 1980.

—Sobre Albo: Husick, I.: «J. Albo, the last of the Jewish Mediaeval Philosophers»; Proc. Am. Atad. Jewish Res., 1930. Aron Tanzer: Die Religionsphilosophie Josef’Albo nach seinem Werie...; Frankfurt-a.-M., 1896.

—Sobre Arama: Bettan, I.: «The sermons of I. Arama»; Hebrew Union Col. Annual Cincinatti, 1938, pp. 583-634. Wilensky (Heller), S.: Yizhak Arama u-Mishnato ha-Filosofit; 1956.

—Sobre Bibago: Id., passim.

 

Monográficos

Los judíos en Aragón

Los judíos en Aragón

Sigue las huellas que ha dejado una de las culturas que convivió en el Aragón medieval.

Imágenes de la voz

Libro del Pentateuco fech...Libro del Pentateuco fechado en 14...

Hagadía de Sarajevo. Manu...Hagadía de Sarajevo. Manuscrito he...

Primera página ricamente ...Primera página ricamente miniada d...

Interrogatorio a un judío...Interrogatorio a un judío, procede...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT