Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Juan Pablo II, segunda visita de

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 10/10/2008

Llegó a Zaragoza el día 10 de octubre de 1984, aterrizando en el aeropuerto de esta ciudad a las dieciocho horas, tras sobrevolar durante unos minutos por deseo propio la basílica de Nuestra Señora del Pilar Buscar voz.... El Pontífice iniciaba con ello su escala de quince horas en Zaragoza, para «postrarme ante la Virgen del Pilar, Patrona de la Hispanidad», antes de trasladarse a la República Dominicana e inaugurar allí el inicio de los actos conmemorativos del V Centenario de la Evangelización de América. El Papa fue recibido por los reyes de España, las infantas, el presidente del Gobierno, cuatro ministros, las autoridades aragonesas y los componentes de la Conferencia Episcopal Española, y su majestad el rey pronunció un discurso de bienvenida, el cual fue respondido por una alocución del Santo Padre, que tres cuartos de hora más tarde abandonó el recinto para dirigirse a la basílica del Pilar.

Faltaban unos minutos para las siete de la tarde cuando llegaron los reyes y las infantas al Pilar; a la entrada del templo fueron recibidos por el Cabildo Buscar voz.... Sus majestades y sus hijas entraron en la basílica y se dirigieron directamente a la santa capilla, donde después de venerar la Sagrada Imagen se trasladaron al altar mayor, donde ocuparon unos sitiales y esperaron la llegada de Su Santidad.

Un cuarto de hora más tarde, acompañado por el arzobispo de la diócesis, doctor Yanes Buscar voz..., llegó Juan Pablo II en el «Papamóvil», desde el que durante un minuto y antes de descender del vehículo, saludó a la multitud. En el atrio, el señor arzobispo ofreció al Pontífice el «Lignum Crucis» -una magnífica cruz del siglo XVIII- que besó. El Papa, puesto de rodillas, rezó una oración. Terminada la plegaria, el Papa, ya puesto en pie, dirigió una breve alocución a los padres de los misioneros que trabajan en Hispanoamérica.

Finalizado el encuentro con los familiares de los misioneros, el Santo Padre se dirigió a la capilla de la Virgen. En el trayecto, acompañado de los reyes, el señor arzobispo y séquito, contempló la cúpula «Regina Martyrum», pintada por Goya Buscar voz.... A continuación, como un peregrino más, besó la Sagrada Columna en el mismo lugar -el «Humilladero»- en que habitualmente lo hacen los fieles. Inmediatamente después entró en la capilla de la Virgen, ante cuya imagen permaneció unos minutos en profunda oración. Juan Pablo II subió las escaleras del camarín visiblemente emocionado, se apoyó en el Pilar de la Virgen y allí dejó prendido el beso de toda la Iglesia. A continuación, el Papa se dirigió a la sacristía, donde se despidió de sus majestades los reyes de España.

Terminado el acto de la basílica, Su Santidad abandonó el templo para dirigirse a la avenida de los Pirineos, donde dirigiría su mensaje al pueblo español. Pero antes, sobre un estrado levantado en la misma plaza del Pilar, junto al Ayuntamiento, la Corporación municipal, presidida por su alcalde, D. Ramón Sáinz de Varanda Buscar voz..., le hizo entrega de las llaves de Zaragoza. A las palabras de saludo del alcalde respondió Juan Pablo II con las suyas de reconocimiento y gratitud.

El «Encuentro con los Fieles», acto ecuménico, congregó en la avenida de los Pirineos unas trescientas ochenta mil personas. Comenzó con un alocución de monseñor Elías Yanes, arzobispo de Zaragoza, y posteriormente Juan Pablo II pronunció un discurso, en cuya primera parte analizó sobre todo la importancia de España en la evangelización de América, y alguno de los problemas que presenta hoy esa evangelización. En la segunda parte de su discurso se centró en la realidad de la Iglesia española, sus problemas y sus expectativas hacia el año 2000. En este último aspecto el Papa hizo una referencia significativa a los jóvenes y al conjunto de los fieles les pidió que prepararan desde ahora la Iglesia renovada, fiel y generosa del año 2000.

El Papa cenó en la residencia arzobispal, acompañado de todos los obispos de España y séquito. Lo hizo rápidamente porque la muchedumbre congregada en la plaza de La Seo reclamaba su presencia. El Santo Padre se asomó al balcón del Arzobispado, ante el cual se había congregado una numerosa multitud. Un grupo de jota, «Los Mañicos de Aragón», le obsequiaron con varios bailes. Por la mañana habló especialmente para los jóvenes y se despidió en medio de oraciones de Nuestra Señora del Pilar. Ya en el aeropuerto, Juan Pablo II, antes de emprender vuelo hacia la República Dominicana, se entrevistó a solas, durante veinte minutos, con el presidente del Gobierno español, D. Felipe González, llegado expresamente de Madrid.

 

Monográficos

De la transición democrática al Aragón del siglo XXI

De la transición democrática al Aragón del siglo XXI

Un paseo por la etapa de los logros democráticos, la convicción autonomista y el acceso al estado del bienestar en el Aragón actual.

Imágenes de la voz

Juan Pablo II en la basíl...Juan Pablo II en la basílica del P...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT