Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Joyería, actividad artesanal

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 10/01/2011

Luego ampliado el concepto a la rama y local de comercialización de sus acabados, orientada hacia el diseño y realización de joyas. Este tipo de artesanado entronca directa y recientemente con el de la platería Buscar voz... y orfebrería Buscar voz... hasta el punto de que, en no pocas ocasiones, ambos aparecen como uno solo, sin que la especificidad de cada uno aparezca claramente definida. Tanto es así que, aún hoy día, los profesionales dedicados a la manufactura y comercialización de las mencionadas formas artesanales están agrupados en torno a un gremio conocido oficialmente como «de Joyeros, Plateros, Relojeros y Bisuteros» (nótese la desaparición del término «orfebre»).

Una de las primeras ocasiones en que se habla específicamente de «joyería» en nuestra tierra es cuando, con motivo de la Exposición Hispano Francesa de 1908 Buscar voz..., un grupo de profesionales aragoneses presenta una pequeña muestra de su obra al certamen: reciben por ello diversas distinciones y en sus diplomas acreditativos se habla concretamente de «joyero». Hasta entonces, a los profesionales dedicados a la fábrica y comercio de objetos con metales nobles se les denomina casi exclusivamente «plateros» -e incluso, por deformación, en no pocos lugares de Aragón, son así denominados también los dedicados al comercio o simple compostura de relojes-. Así las cosas, los antecedentes del mencionado gremio hay que rastrearlos a través del de plateros, fundado en 1420 en Zaragoza y en el que se agrupan numerosos artesanos que abren sus talleres en la calle conocida precisamente como «de las Platerías» (hoy, Manifestación) y aledaños.

A lo largo del siglo XV, orfebres y plateros aragoneses alcanzan un alto predicamento y cotización, y nombres como los de Damián Forment Buscar voz... y Pedro Lamaisón Buscar voz... -cuya firma conjunta aparece al pie de una de las piezas más importantes de la argentería zaragozana, la custodia Buscar voz... de La Seo Buscar voz...— figuran a la cabeza de los artesanos «nobles» de la época.

En el siglo XVI existe ya una Cofradía de Plateros de San Eloy en la capital del Ebro, pero, como señala el erudito joyero zaragozano Carlos Faci del Teg —en uno de los escasísimos trabajos de investigación y divulgación sobre este tema-, «por lo general, los joyeros y plateros de los siglos XVII y XVIII estaban ubicados en los pueblos, cabezas de partido, más que en las grandes ciudades de la época». Esta afirmación se fundamenta en la investigación que el citado profesional realiza en torno a los «punzones» o «marcas» usados por los plateros de la época para dejar constancia del lugar de procedencia de la obra, aunque no de su nominación personal. Faci del Teg señala como «punzones» más importantes de la época los siguientes: cal (Calatayud Buscar voz...): obras con esta «firma» se encuentran en la Colegiata de Santa María, Tarazona Buscar voz... y Tobed Buscar voz...; dar (Daroca): en el museo de la colegial de los Sagrados Corporales de dicha localidad existen excelentes obras con este punzón; alc (Alcañiz Buscar voz...): importantes obras con esta «marca» son detectables hoy aún en toda la comarca; iaca (Jaca Buscar voz...): se atribuyen las obras de este punzón a un platero apellidado Marcuello que tuvo taller en la calle Bellido de aquella ciudad.

En el siglo XIX se observa una notable migración de estos plateros hacia Zaragoza Buscar voz... capital, al tiempo que los «punzones» van progresivamente desapareciendo hasta su total unificación en un solo punzón oficial o «contraste», establecido, a primeros años de nuestro siglo, por la llamada Ley de Contraste. En Zaragoza, el poseedor del punzón oficial -por el que habían de pasar todas las obras producidas- fue, inicialmente, el platero y joyero Ignacio Balaguer. De él pasó a Lino López en 1918 y, con posterioridad, a Gabriel Faci Abad Buscar voz... (a quien se concedió el Fiel Contraste por su condición de químico).

El siglo XIX supone, asimismo, el inicio de los trabajos de «filigrana» -de los que los plateros aragoneses pasan por ser los pioneros- y la consolidación de una importante variante artesanal surgida ya en el XVIII: la manufactura de las «roscas a manos», en la que los artesanos aragoneses alcanzan un gran renombre.

Pero es, como decíamos anteriormente, a principios del presente siglo cuando comienza a hablarse propiamente de joyería (aunque el nombre aparece invariablemente unido al de la platería). Una memoria de la Cámara de Comercio de Zaragoza Buscar voz..., referida al quinquenio 1917-1922 señala la existencia de unos doce talleres importantes de joyería y platería en nuestra región. Detalla dicha memoria cómo «en estos talleres se confeccionan algunas joyas y toda clase de objetos de platería y metal plateado, como medallas, jarrones, servicios de mesa, placas de homenaje, imágenes, etc. Esta producción puede evaluarse aproximadamente en un millón de pesetas anuales, salvo el valor de los encargos y trabajos con carácter extraordinario».

Es curioso anotar cómo, durante todo el primer tercio de siglo, la importante fuente de ingresos que para los joyeros zaragozanos supone la argentería de corte mariano -medallas, imágenes y otros objetos con la Virgen del Pilar Buscar voz... como motivo central- procede íntegramente de Alemania (país en el que tanto los precios de la plata como los sistemas de producción por esas fechas no tienen competencia posible). Tras la guerra civil Buscar voz... española, el fenómeno se invertirá, pasando Aragón a exportar obras de platería y joyería, especialmente a Portugal y Marruecos (país este último en el que, curiosamente, eran ofrecidos al turista como genuinamente autóctonos).

Los primeros años del presente siglo significan, asimismo, la entrada en una etapa de esplendor para la joyería aragonesa y, muy especialmente, la zaragozana. En torno a 1900 aparecen o se consolidan los más afamados artesanos de la joyería aragonesa. Aunque establecidos en Zaragoza ya en torno a 1804, la familia Aladrén cobra rápida y justa fama como de excelentes profesionales de la platería y la joyería (su establecimiento estaría ubicado primero en la calle Platerías para después pasar a San Gil y, posteriormente, al hermoso establecimiento de la calle Alfonso, en cuya decoración intervinieron directamente afamados decoradores venecianos como Tonel y otros). Años después -aunque el establecimiento mantuvo su nombre primitivo-, el establecimiento fue tomado en traspaso por José Lacruz López (iniciador de una saga que se continuó a través de los hermanos Manuel, José María, y José Ignacio). A mediados de la década de los noventa, la Joyería Aladrén cerró y fue sustituida en septiembre de 1998 por un café, que conserva la decoración de la antigua joyería, ya que estaba inventariada como B.I.C. (Bien de Interés Cultural). Del taller de los Lacruz han salido obras de singular calidad artística, tales como la columna de plata del Pilar, el «forro» del frente del altar de los Mártires, la corona que a diario luce la imagen de la Virgen, el relicario y figuras realizado con motivo de la canonización de San José de Pignatelli, etc. El dato más singular es, sin embargo, que, desde 1954, los Lacruz eran los responsables del cuidado y mantenimiento del Joyero del Pilar, cargo en el que vinieron a sustituir al excelente joyero Aguilar, famoso con el sobrenombre de «el Platero de las Catedrales».

A principios de siglo se había establecido en Zaragoza, Miguel Faci Abad, iniciador también de una saga de notabilísimos plateros y joyeros. En sociedad con su hermano Pedro (el establecimiento comienza a ser conocido como «Faci Hermanos»), se establecen sucesivamente en las calles Valenzuela, Agujeros, Ramón y Cajal, Jusepe Martínez y Alfonso, y comienzan trabajos de notable belleza y envergadura, tales como la carroza de la Custodia que se saca en procesión en día del Corpus Buscar voz... (realizada entre 1915 y 1920), el arca de los Corporales de Daroca Buscar voz... (con más de 22 kilos de plata), una lámpara del Pilar (de 16 kilos del noble metal), diversas condecoraciones para el entonces jefe del Estado, Francisco Franco Buscar voz... (como una Laureada con pedrería), etc. Pedro Faci, miembro de la tercera generación y creador de las medallas de la Virgen del Pilar que regalaba anualmente a sus lectores El Periódico de Aragón Buscar voz..., falleció en septiembre de 1999.

Significados plateros y joyeros de esta época fueron también los fundadores de la afamada Casa Agüeras, los Tarongi, Luis Anduiza, Juan Mir, Manuel Navarro, Pérez de Mezquía, Ramón Morales, Clemente Perna, Santos Sanz, los regentes de «La Joyita», Ignacio Balaguer, Jesús Escuder (que crea escuela), Tomás Romero y Emilio Muñoz (que fabrican, en un ático de la calle Alfonso, las primeras cajas de reloj que se hacen en España), Borrull Morera, Úrsula Casabiel, Mariano Sebastián, los hermanos Lostao, Juan Asiaín, Eloy García, Carlos Laguna, Manuel Calero (gran conocedor de la historia del gremio), Restituto García, los Sobrevía, Lino López (que poseyó el Fiel Contraste), los Gordejuela, Tomás Romero, Patricio Cano, Ubaldo Vaquero, Alfonso Morellón, Hernando y Barrios, Benito Balmaseda, Pío Hernando, Ignacio Hijazo, Fermín Ester, Felipe Gil, García Sánchez, Luis Gracia y una larga lista a la que habría que añadir un nutrido grupo de profesionales actuales.

En 1957, el Gremio de Joyeros, Plateros, Relojeros y Bisuteros conmemoró de nuevo la festividad -cuya tradición se había perdido- de su patrón, San Eloy, y con posterioridad se creó la Asociación de Joyeros de Zaragoza, organizadora, junto a otras entidades, de un importante certamen a finales de los 70: la Semana del Oro. El 30 de noviembre de 1998, día de San Eloy, la Asociación de Joyeros y Relojeros de Aragón, formada por alrededor de 150 asociados, hizo entrega a la Virgen del Pilar de un manto bordado en oro, plata y piedras preciosas con el anagrama de la asociación y las figuras de Santa Lucía y San Eloy.

 

Imágenes de la voz

Joya de época de Fernando...Joya de época de Fernando el Catól...

Colgante con símbolo de A...Colgante con símbolo de Acuario de...

Colgante de época de Fern...Colgante de época de Fernando el C...

Antigua joyería Aladrén (...Antigua joyería Aladrén (Zaragoza)

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT