Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Jarnés, Benjamín

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 07/10/2008

(Codo Buscar voz..., Z., 7-X-1888 - Madrid, 10-VIII-1949). Narrador y ensayista aragonés. Perteneciente a familia humilde y numerosa, cursó estudios eclesiásticos como becario en el Real Seminario de San Carlos, de Zaragoza. En 1910 abandonó dicha carrera, cuando estaba cerca de concluirla. Prestó servicio militar, estudió Magisterio y se dedicó a la enseñanza privada. Ingresado en el servicio administrativo del Ejército, residió algún tiempo en Marruecos, siendo después trasladado a Madrid, iniciando brillantemente su dedicación a la literatura; en 1923 colaboró en revistas literarias (Alfar, Plural) y en 1925 se incorporó a la orteguiana Revista de Occidente, siendo el más asiduo de sus colaboradores y alcanzando gran renombre como narrador, ensayista y crítico literario. Durante la guerra civil Buscar voz... residió en Valencia y en Barcelona, marchando al exilio; tras breve estancia en Francia, se trasladó a México, en compañía de su esposa, doña Gregoria Bergua. Allí publicó algunos libros nuevos y otros que eran revisión o desarrollo de anteriores escritos. Prosiguió sus colaboraciones periodísticas (en los años 30 colaboraba en diarios tales como La Voz, Crisol, Luz y Diario de Madrid, La Vanguardia de Barcelona y La Nación de Buenos Aires), siendo notable su contribución a la revista Romance, desde cuyas páginas los escritores españoles que se habían establecido en México realizaron una gran obra cultural. Gravemente enfermo -arterioesclerosis progresiva- quedó imposibilitado para la literatura, desde 1946. En penosa situación económica, física y mental, fue traído a España, permaneciendo en Madrid desde 1948 hasta su muerte.

Su primer libro, Mosén Pedro, había aparecido como novela, en Biblioteca Patria, el año 1924; era más bien una biografía ligeramente novelada de mosén Pedro Jarnés, hermano del autor. Desde esa primera publicación, los espacios novelescos jarnesianos están muy vinculados a espacios reales aragoneses, a la vez que Goya Buscar voz... y Gracián Buscar voz... eran sus máximas devociones. Aspiraba a ser «tan exuberante como Goya y tan alerta como mi segundo genial paisano y maestro, Baltasar Gracián», dando a su prosa «el vigor plástico, la seducción epidérmica de Goya y la densa musculatura, el segundo término profundo de Gracián».

La consagración como uno de los mejores prosistas españoles de todos los tiempos y como el más brillante narrador de la entonces joven literatura española: las experiencias de su vida en el seminario zaragozano fueron convertidas en materia novelesca en El convidado de papel, aparecida en 1928 y reeditada en 1935 y 1980. Su novela póstuma, Su línea de fuego, editada en 1980, es brillante cierre de una serie de excelentes novelas en las que la serenidad esteticista se apoya sobre un denso contenido humano, pese a que sea Jarnés el escritor a quien se cita siempre como el más genuino representante de la «novela deshumanizada»; su condenación de la violencia y su defensa de la libertad, su depurado humanismo y su elevado ingenio trasparecen en esa novela póstuma, visión singular de la guerra civil española.

Entre las demás novelas jarnesianas destacan El profesor inútil; Locura y muerte de Nadie; Paula y Paulita; Viviana y Merlín; Escenas junto a la muerte, y Lo rojo y lo azul. De gran calidad literaria son también sus biografías (Zumalacárregui, el caudillo romántico; Sor Patrocinio, la monja de las llagas; Castelar, hombre del Sinaí; Doble agonía de Bécquer; entre otras) y sus libros de ensayos, crítica literaria y cinematográfica (Ejercicios; Rúbrica; Fauna contemporánea; Libro de Esther; Cita de ensueños, y Cartas al Ebro). Algunas obras de Jarnés combinan el ensayo y la novela, siendo citadas como obras de «género intermedio» (Salón de estío; Eufrosina o la gracia, y su última obra del exilio, Ariel disperso, aparecida en México el año 1946, están dentro de ese grupo).

Además de traducir el Volpone de Johnson, escribió y estrenó un drama, Folletín, y un monodrama, Cardenio. Sus colaboraciones periodísticas ya mencionadas estuvieron escritas siempre con la máxima fidelidad a una expresión bella y adecuada a cada tema, habiendo pasado muchas veces desde las columnas del periódico a las páginas del libro y no sólo en los libros de ensayos y crítica, sino también en novela; tal sucede, por ejemplo, en Escenas junto a la muerte y en Lo rojo y lo azul. En ésta, el texto procedente de columnas periodísticas es posiblemente el más bello de cuantos se han escrito sobre la jota, verdaderamente antológico.

En cada pasaje de la fecunda obra jarnesiana la calidad estética es altísima. Jarnés fue un prosista de nítida perfección, un enamorado de la palabra bella y exacta en la claridad de expresión. «Es necesario forjar una prosa que sólo pueda ser leída a media voz», escribió en uno de sus libros, dando así la clave de lo que él se había propuesto en su escritura, situada en el polo opuesto de la grandilocuencia y puesta siempre bajo el vigilante cuidado de la exigencia artística. La gracia, en la acepción humanística, fue el complemento de su ideal literario.

A las obras jarnesianas arriba citadas deben añadirse otros títulos: las novelas Teoría del zumbel; Don Álvaro o la fuerza del sino; La novia del viento, y Tántalo, así como Vida de San Alejo, más novelesca que biográfica; Feria del libro, recopilación de críticas publicadas en diarios y revistas; Constelación de Friné; Venus dinámica. También el relato «La diligencia» que formó parte del libro Las siete virtudes editado por Espasa-Calpe, con sendos escritos de siete autores españoles. Sobre Benjamín Jarnés hay ya una copiosa bibliografía, que puede verse en el libro La novela intelectual de Benjamín Jarnés, de María Pilar Martínez Latre, editado por la Institución «Fernando el Católico», Zaragoza, 1979.

Cinematografía Buscar voz...: Jarnés intuyó muy temprano la importancia del cine, tanto en sus aspectos sociales como en los psicológicos. Espectador curioso primero, atento más tarde, plasmaría en las cuartillas sus criterios y sensaciones hasta componer una estética personal que hoy admiramos en sus valores más inmediatos. No se puede tratar la figura de este aragonés sin citar su libro de ensayo Ejercicios, de 1927. El cine tenía aquí su presencia, una presencia casi acuciante. La curiosidad o inquietud de Jarnés por el cine, vuelve a manifestarse en Rúbricas (1931), que no es otra cosa que una continuación de Ejercicios, con una mayor incidencia en el espectáculo de sombras. Cita de ensueños (Figuras del cinema), es el primer libro que Jarnés dedica en su totalidad al cine. Para Carlos Gortari, «uno de los mejores textos españoles sobre el cine». No parece gratuita la afirmación de Gortari, ya que Cita de ensueños nos ofrece inquietudes poco comunes en el año de su aparición (1936), tanto en lo correspondiente a ópticas nuevas del cine, cuanto por los profundos conceptos vertidos por el aragonés en sus páginas Los ensueños, las constelaciones, ciertas consideraciones sobre Charlot, o su acuciante desfile de soñadores y su fabulación animada, dan al libro una agudeza en las observancias que ha podido resistir el paso del tiempo acaso con menor riesgo que los textos cinematográficos de César Muñoz Arconada, escritos por iguales fechas. Emilia de Zulueta, en su valioso ensayo Arte y vida en la obra de Benjamín Jarnés, dedica un breve espacio al Jarnés inquieto por el cine.

• Obra cinematográfica: Libros: Ejercicios; Madrid, 1927. Rúbricas; Madrid, 1931. Cita de ensueños (Figuras del Cinema); Madrid, 1936. Revistas y periódicos: «Garbo y donaire de una prosa», Cosmópolis, n.° 26, enero, 1930. «Pintura y novela», Cosmópolis, n.° 28, marzo, 1930. «Charlot en Zalamea», Cosmópolis, n.° 20, julio, 1929. «Mosjoukine o de la expresión», Cosmópolis, n.° 25, diciembre, 1929. «Los dos viajes de Charlot», La Voz de Aragón, 20-III-1931. «La disciplina y el crédito», El Diario de Huesca, 8-IX-1931.

 

Monográficos

Aragón durante el franquismo

Aragón durante el franquismo

Un nuevo estado totalitario surge tras la fractura de la Guerra Civil. Conoce su evolución en Aragón.

La II República y la Guerra Civil en Aragón

La II República y la Guerra Civil en Aragón

Una década traumática que iba a marcar una profunda fractura en la sociedad aragonesa del siglo XX.

Imágenes de la voz

El libro de ensayos cinem...El libro de ensayos cinematográfic...

Benjamín Jarnés...Benjamín Jarnés

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT