Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Jaqués

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 07/12/2010

(Ling.) Variedad de aragonés Buscar voz... de la comarca de la Jacetania Buscar voz... (ar., chaqués). Está relativamente mal conservado, a causa de la gran influencia castellanizadora de la ciudad de Jaca Buscar voz..., que tempranamente se configura como núcleo castellanizador (funcionarios foráneos, guarnición militar, clero...); veraneantes y turistas, con un manifiesto desprecio por la lengua autóctona popular, han acelerado la labor de destrucción, la cual ha sido completada por la acción de la escuela. Se conoce la situación en que se encontraba en 1945-46, fecha en que M. Alvar Buscar voz... recoge datos y realiza un estudio. A tales situación y estudio vamos a referirnos, teniendo siempre presente que el deterioro sufrido en las últimas décadas ha sido enorme.

A pesar de la gran uniformidad con que se manifiesta el aragonés en todos los pueblos de la comarca, se han señalado algunos matices: al este del río Aragón Buscar voz... hay más semejanza con el aragonés del Somontano Buscar voz..., Serrablo Buscar voz... y valle de Tena Buscar voz...; al oeste, más semejanza con el ansotano Buscar voz... y el cheso Buscar voz...; entre el río Aragón y la línea Gracionépel Buscar voz...-Orante Buscar voz..., una zona central participa de rasgos de ambas zonas laterales. Los pueblos de mejor conservación del aragonés quedan en la zona oriental (Cartirana Buscar voz..., Espuéndolas Buscar voz..., Martillué Buscar voz......).

Los rasgos lingüísticos son, por lo general, los comunes en aragonés. En fonética vocálica se encuentra la diptongación típica ante yod: biello (viejo), güello (ojo), tiengo, etc. El wau latino ha desarrollado en algún caso una semivocal velar: augua (agua). El sufijo -×ellu guarda la diptongación: arbiello (tipo de embutido). Existen casos en que ×o>ua: guambre (especie de arado), cualla (collera). Y de u latina diptongada: güembro (hombro). Es frecuente la pérdida de vocales átonas: brendar (merendar), cambreta (pequeña habitación en el desván), aspra (áspera). La e átona suele abrirse por influjo de rr: tarraza, rabaño, ferraría. La -e final se pierde (glan, bal, fuen), aunque tras t o grupo consonántico puede conservarse (rete, abete, bocables). La -o final también tiende a perderse: caloy, cochín, espícol.

En fonética consonántica la f- se conserva bien en ciertas voces tradicionales y en derivados (fuso, fer, falziño, ferrar, forcón), pero otras voces van siendo sustituidas por las castellanas (se dice «hoz» por falz, «bujero» por forau y forato, «horca» por forca). La s- nicial latina se presenta como ×s (xaringa), ch (chilar) o z (zoque). La x- como x- o ch-: xordica y chordiga. La g-, j- latinas dan ch: chintar (comer), chinebro (enebro), choben, chugar, chelar. Los grupos pl-, cl-, fl- se conservan en ciertas palabras entre las generaciones viejas: plegar, plorar, pleber, clau, clamar, flamarada, replegar. Entre las consonantes interiores sordas se encuentran muchos ejemplos de conservación, ya sea de -p- (paco, escopallo), de -t- (gayata, espata, cleta, recutir) o de -k- (melico, espícol, caxico, artica). También se conserva la -d- (tieda, radar), pero abundan los casos de pérdida (aentro, pealetas). La -x- latina da x/×s/: texidor, fraxengos, buxo (a veces, bucho, o la forma castellanizada bujo); lo mismo -ss-: paxarico, bexiga. En cuanto a las consonantes interiores agrupadas, se encuentran todas las soluciones típicas del aragonés: la sonorización de -nc- en -ng-: chungo, palanga; y de -rt- en -rd-: xordica; la conservación de -ns: ansa (aunque se reduce a s en voces modernas: tresportes, «transportes»); muy precariamente, la solución -ult-<;-uit-: escuitar, multo; y -kt-<;-it-: direito y dreito, peitoral; la conservación de -tr- (cuatrón) o el paso a -ir-: cuairón, flaire, pelaire; la solución x/×s procedente de -cs-, -sty-, -scy-: ixe, cruxir (rajar), axada (en este último caso predominan las soluciones castellanizadas: fajinadero, faja, jadón); la solución -ll-procedente de -ly-, -c’l-, -g’l- o -t’l-: tella, conzello, muller, gralla, batallo, agulla, cuallada, dalla, ruello.

En morfología, el plural añade sólo -s tras consonante, como es norma en ar.: chipóns, cols, cochíns. Cuando la consonante final es -r, puede pronunciarse -caso raro en aragonés-: dinérs, labradórs. Junto a los pronombres personales más normales, nusotros, busotros, se usa nusatros, busatros (Baraguás Buscar voz...), e incluso gusotros y gusatros. Para la forma átona ‘os’: tos (Larrés Buscar voz...), bos (Ulle Buscar voz...). Los demostrativos, ixe, ixo, ixa, -os, -as, son de uso general. El artículo presenta las formas o, a, os, as (que por otra parte hoy son de uso general hasta en Almudévar Buscar voz...) y las contracciones con preposición: d’a, n’a, t’a, t’o (escasos restos de lo se han documentado en algunos pueblos: Badaguás Buscar voz..., Banaguás Buscar voz..., Ulle Buscar voz... y Martillué Buscar voz...). Entre los indefinidos se pueden citar: bel, bella (algún, alguna), el compuesto ixotros (esos otros) y otri (otra persona), éste en la zona oriental.

En cuanto al verbo, las desinencias personales coinciden con las generales en aragonés, aunque la -z de 2.ª pers. pl. -cantáz (cantáis), cantéz (cantéis)- se conserva muy mal. Frente a otras zonas, las primeras personas de plural de los imperfectos son por lo general llanas: beyebamos, comebamos, esenos, fuesenos (pero fébamos en Borrés Buscar voz...). Aunque existen algunos presentes como creyo, cayo, lo más corriente es el desarrollo de una -g-: beigo, creigo, creiga, reigo. A lo que parece, donde mejor se conserva la conjugación aragonesa es en Cartirana (y algunos otros pueblos como Espuéndolas), donde el presente de creyer es: creigo, creyes, crey, creyemos, creyéz, creyen. Frente al presente de fer más general (faigo, faces, face, facemos, facéis, facen), claramente castellanizado aunque conserve la f-, en Cartirana, Borrés, Espuéndolas y Novés Buscar voz... es: foi, fas, fa, femos, féx (feix), fan, coincidente totalmente con el genuino y común en aragonés. Obsérvese que los pueblos pertenecen a los extremos más alejados de Jaca. El presente de ser (soi, yes, ye, semos, seis y séz, son) indica lo mismo: séz se documenta en Espuéndolas y Cartirana (aunque también en Barós, junto a Jaca, pueblo mucho más castellanizado). El imperfecto de ind. tiene la -b- típica del aragonés en la 2.ª y 3.ª conj.: creyeba, riyeba y reíba, plebeba, meteba, deziba, moriba, feba, quereba. En el de aber se encuentran tres formas: eba, abeba, iba (había). El de ser (yera, yeras, etc.) aún se conoce, pero está casi perdido. El imperfecto de subjuntivo se conserva peor, pero pueden citarse: ísenos (fuésemos, de ir), ésenos (hubiésemos), podeses, perdesen, tenese, estase, dasen, etc.

En el perfecto la 3.ª pers. pl. es -oron en la 1.ª conj. El más genuino es el paradigma de Cartirana: caté, catés, cató, catemos, catez, catoron. En la 2.ª y 3.ª conj. existe él abrié, pero también él salió, él estió. El paradigma más difundido es: -ié, -iés, -ió, -iémos, -iéis, - ioron e -ión. Por ejemplo: ellos estioron, ellos salión. En algunos verbos se prefiere el -ié de forma casi general: él dié. Para el verbo fer lo más usual es: fize, fizes, tizo, fízez y fízeis, fizon (aunque en Banaguás se documenta yo fazié, igual que en cheso Buscar voz...). En el verbo dizir existe dijos (dijiste) en Barós (igual que en Aragüés Buscar voz... y en panticuto Buscar voz...), pero en Ulle es iziés (como en cheso Buscar voz...). Los participios son en -au, -iu (cantáu, leyíu), aunque en algunas coplas se oyen formas como cantato. Entre los irregulares destaca feito, que va siendo sustituido por la forma castellanizada fecho. Entre los adverbios pueden citarse: o (donde), astí (ahí), dillá (más allá), dimpués, y los compuestos con la prep. ta: tallá, taquí, tastí... Entre las preposiciones: ta y enta (a, hacia) y cata (hacia).

Los aspectos sintácticos se encuadran dentro de los normales en aragonés: uso del posesivo pleno con el artículo antepuesto: o suyo mozé y o mozé suyo (más frecuente la 2.ª forma); uso de los pron. personales con prep.: pa tu, de yo...; verbo ser con significado de ‘estar’: él ye n’a era (él está en la era); complemento en y ne con los diversos valores: m’en das, m’en boi, l’en das y li’n das (se lo das), díme-ne, desatá-ne, dá-le-ne (dáselo), les ne dirán (se lo dirán a ellos), etc. El complemento i tiene escaso uso, aunque se pueden citar algunos ejemplos: ixe campo lo i-muga, en yay, tamién yay. En la negación es frecuente el uso de no pas.

El sufijo diminutivo -eta, -é (mozeta, mozé) es general. En cambio, -ón como diminutivo (bentañón, zollón) tiene un uso mucho más vivo en la zona oriental, zona en la que no solamente se conservan mejor los rasgos de la conjugación (-z de 2.ª pers. de pl.; -nos en 1.ª pers. de pl. de imperf., con acentuación esdrújula) sino también de la fonética (formas como escuitar, muito), y en la que pueden encontrarse otros rasgos específicos: no se pronuncian las -r en los pl. (tixidós), se da a menudo el paso ch /×s/>ts /×s/ (tsugar), se utilizan formas como plober (igual que en panticuto, que se opone a pleber, usual en el resto de la comarca), otri, güella (oveja, frente a obella, más común en el aragonés occidental).

El léxico del jaqués es predominantemente de tipo occidental, como manifiestan, por ejemplo, calderizo (llares), forma usada desde Panticosa hasta Ansó, frente a cremallos en la mitad oriental del Alto Aragón; o milloca (maíz), usual desde Ansó a Agüero y Panticosa; o cornizas (ramas cortadas, leña menuda), usual desde Aragüés hasta Panticosa. Pero abundan también las palabras relacionadas con otras variedades más orientales: demoré (aspador) se utiliza en Sarrablo y coincide con demorét (belsetán Buscar voz...) y demuré (chistabino Buscar voz...), enfilar (enhebrar, igual en Bielsa), xugumanos (toalla, ixucamáns en Bielsa), etc. El deterioro se manifiesta en la limitación del significado: puyar sólo tiene el valor de «subir» en algún pueblo; espullar («quitar la hoja a la mazorca», en Echo, «desnudar»), aconortar («acostumbrar»; en Alquézar Buscar voz..., «consolar»), busar («deber de» corresponde a gosar «soler», «atreverse a»), esbrusar («desmenuzar»; en Bielsa «romper», «hacerse jirones»).

Algunas voces específicas -o al menos no documentadas en otras variedades-: cadín (calcetín de lana y cáñamo), bresullo (residuos producidos al deshacerse algo), isláu (torcido), entexir (escaldar los intestinos), tembo (álamo temblón), copio (montón de piedras), etc.

El jaqués no tiene tradición literaria; no obstante, el aragonés empleado en el siglo XIX por Bernardo Larrosa Buscar voz... se basa principalmente en esta variedad.

• Bibliog.:
Alvar, M.: El habla del Campo de Jaca; Salamanca, 1948.

 

Imágenes de la voz

Mapa de distribución del ...Mapa de distribución del aragonés ...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT