Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Isabel II, reinado de

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 23/06/2008

(1843-1868). La hija de Fernando VII Buscar voz... inicia su reinado a los catorce años de edad, tras la regencia de su madre María Cristina Buscar voz... y de Espartero Buscar voz..., a quienes estuvo encomendado el Estado y la tutela de la reina hasta su temprana mayoría de edad. Ésta fue acelerada por un golpe de Estado contra el gobierno progresista, que conlleva, en el otoño de 1843, la caída de Espartero, mientras el general Narváez se dirige a Madrid desde Valencia pasando por Teruel y Calatayud. En Zaragoza se constituye una Junta Provincial de defensa y resistencia contra el movimiento moderado, apoyada desde otros puntos de Aragón como Alcañiz, Belchite, Gelsa, Ejea, Fuentes, Quinto, Caspe, etc. En octubre la capital aragonesa se rendía a las tropas del general Concha.

Se inicia un largo reinado, de veinticinco años, en los que se producirán importantes transformaciones en la economía, en la sociedad y en las estructuras políticas regionales. Durante los años 40, los años de la Década Moderada, Aragón recuperará los niveles de población anteriores a la guerra de la Independencia Buscar voz... y se iniciará un lento e ininterrumpido crecimiento económico apoyado en modificaciones del sector agrario y en débiles intentos industrializadores. La única fuente demográfica fiable para la época es el censo Buscar voz... de 1857, que da una población total de 891.281 habitantes para la región, lo cual supone un 5,76 de la nacional, índice sensiblemente menor que el 6,2 % de fines del XVIII (censo de 1797) y que mantendrá hasta hoy permanentemente un descenso relativo.

Con el inicio del reinado de Isabel II es perceptible una recuperación de la población y de la economía aragonesa. Ello se debe principalmente a la finalización de la guerra carlista y a la estabilidad política que proporciona al país el gobierno moderado. Se extienden los cultivos y se da una mayor productividad y producción.

Las transformaciones de mayor entidad en la estructura de la propiedad de la tierra y en las relaciones de producción se llevan a cabo a partir de la Ley de Desamortización Buscar voz... de mayo de 1855, que continuará vigente durante todo el reinado tras un breve período de suspensión (1856-57). Se intensifica la disolución de los señoríos, algunos de los cuales se transforman en propiedad privada, según el nuevo Código civil, de sus antiguos señores, pero otros pasan a las manos de sus cultivadores, que disponían, en mayor medida que en Castilla y de modo similar a Cataluña, de contratos de arrendamiento a largo plazo mediante fórmulas enfitéuticas denominadas mayoritariamente en Aragón «treudos». Desde 1855 se liberan también cargas tradicionales del pequeño y medio campesinado, al liquidarse un número increíble de censos o foros que hacen, por ejemplo, de la provincia de Teruel la primera de España en número de censos sacados a subasta: 31.344, pertenecientes en sus dos terceras partes al clero secular. Y junto con ello se refuerza la propiedad de la burguesía agraria y de la burguesía urbana, que adquieren tierras en buenas condiciones. La índole y el volumen de los bienes sacados a subasta en 1855 expresan la persistencia de relaciones feudales en el campo aragonés y la escasa modernización de la agricultura en la región. En el proceso de cambio están interesados tanto la burguesía compradora como los campesinos, por lo cual convergen políticamente durante el Bienio Progresista Buscar voz....

La debilidad de la industrialización en las décadas centrales del siglo XIX se debe al retraso del sector agrario, que se transforma con gran lentitud, a la escasa demanda de una demografía de crecimiento lento, a la difícil integración en el mercado nacional de productos aragoneses, a la escasez de capital regional, no compensada por inversiones extranjeras (0,3 % de las nacionales tras la liberalización de 1856). No se recupera nunca la tradición textil anterior a la guerra de la Independencia, y cuando Madoz escribe su Diccionario, la mayor empresa que puede citar es el Hospicio o Real Casa de Misericordia.

Los intentos industrializadores tendrán, y durante largo tiempo, una base agraria, y la primera industrialización Buscar voz... perceptible en la región es la que se desarrolla en torno al sector harinero, que a mediados del XIX produce un 6 ó 7 % del total nacional de harinas. Son las fábricas de Villarroya y Castellano, Almech, Esteban Sala, etc., que continúan exportando sus excedentes a Cataluña. Un análisis de la contribución de Zaragoza por concepto de comercio e industria en la década de los 60 nos muestra que sólo un 7,1 % de los contribuyentes pertenecen al sector industrial (fábricas de harina, aceite, chocolate en su mayor parte), así como que Zaragoza es una ciudad preferentemente comercial en la que los mayores contribuyentes son grandes comerciantes y almacenistas de tejidos. Las compañías de ferrocarriles Buscar voz..., nacidas al calor de la legislación progresista de 1856, completan sus líneas en la década de los 60 y Zaragoza queda unida con el centro, el Mediterráneo y el Norte por unas líneas férreas que pueden llegar a perjudicar la tradicional exportación de grano al quedar establecidas tarifas más bajas para el transporte a mayor distancia o para la salida de trigos castellanos.

Políticamente el Bienio Progresista Buscar voz... marca la divisoria en el reinado de Isabel II. Hasta la Revolución Buscar voz... de 1854 se da en Aragón una burguesía revolucionaria interesada en unas transformaciones económicas y sociales frenadas por la hegemonía moderada, y que coincide y se apoya en campesinos que desean liberarse del diezmo y de otras cargas del Antiguo Régimen Buscar voz..., y en poblaciones urbanas asalariadas y artesanales que desean una presencia política negada por un régimen censitario. Tras el Bienio Progresista, la legislación económica, financiera, social, desamortizadora, es conservada por los moderados de nuevo en el poder, y la burguesía progresista de los Bruil Buscar voz..., Borao Buscar voz..., etc., se modera ostensiblemente en sus posiciones, dejando la profundización del proceso democrático a cargo de capas de pequeña burguesía urbana y de un proletariado emergente, los cuales van a reivindicar prontamente el sufragio universal y se van a orientar fácilmente hacia el republicanismo al comprobar que ésta, como otras conquistas, resultaban difíciles de conseguir en el marco de la monarquía isabelina. El alzamiento del 29 de septiembre, se desarrolla en Zaragoza entre vítores, todavía, a Espartero, arrojando al fuego los retratos de Isabel II y las insignias reales, y entre intentos de incendiar el palacio arzobispal.

 

Monográficos

El fin del siglo XIX en Aragón

El fin del siglo XIX en Aragón

La burguesía toma el poder en los vaivenes políticos de una época en la que se inicia la industrialización y la lenta transformación agraria.

Imágenes de la voz

Leopoldo O'Donnell...Leopoldo O'Donnell

Isabel II de niña...Isabel II de niña

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT