Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Almunia de Doña Godina, La

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 28/09/2011

Villa de la prov. de Zaragoza, mun. de 57 km.2. Núm. habitantes 5.383. Es núcleo organizador de una comarca circunscrita a los valles bajos del Huerva Buscar voz... y del Jalón Buscar voz... y que capitaliza Cariñena Buscar voz... en su parte oriental. Dada su uniformidad, puede considerarse como una sola comarca, aunque tenga dos núcleos rectores. Se trata de una zona de transición entre la Tierra Llana y las sierras del Sistema Ibérico, en cuyo extremo noroccidental se encuentra La Almunia.

Situada en un punto por el que pasan las vías de comunicación que unen la Meseta con el Sistema Ibérico, a través del valle del Jalón. Este paso, tradicional a lo largo de la historia, es el que ha dado vida a la población de La Almunia. El núcleo urbano se sitúa en la orilla derecha del río Grío Buscar voz..., próximo ya a su desembocadura en el Jalón y en una llanura que domina los pasos de la montaña. El casco antiguo, separado de «el arrabal», describe un círculo casi perfecto y recibe el nombre de «el interior», está separado de «el arrabal» por la carretera de Madrid a Barcelona. El interior estuvo rodeado por una muralla, flanqueada por tres puertas. Por el nombre parece que fue, en su origen, una propiedad agrícola, ya que al-munia significa «el huerto» en árabe.

En época musulmana tuvo ya importancia como núcleo de población que tenía en su fértil huerta su principal fuente de riqueza. Actualmente, ve aumentar el número de sus habitantes que era en 1900 de 3.948 y en 1950 de 4.292.

En 1970 habían ascendido a 4.905 y en 1975 a 5.065. La emigración juvenil no es muy grande por la posibilidad de cursar estudios de Ingeniería Técnica Industrial en una escuela universitaria, o Formación Profesional, impartida por los salesianos.

Su economía es fundamentalmente agrícola y se basa con preferencia en los frutales, cuya comercialización se lleva a cabo por medio de cooperativas y está orientada de forma preferente hacia el gran mercado consumidor que es Zaragoza capital. La producción de vino es también importante, aunque carezca del renombre de Cariñena. La escasez de mano de obra agrícola, hace que en la época de recolección se concentre en la Almunia una numerosa población flotante de inmigrantes procedentes de diferentes puntos de España, Portugal y países africanos.

Durante los años ochenta y noventa se han ido instalando diferentes industrias en la Almunia o en las poblaciones cercanas, que han contribuido a fijar la población. Por otra parte, muchos universitarios de la capital o de otros puntos se desplazan diariamente a la Escuela Universitaria de la Almunia, donde se imparten estudios de Ingeniería Técnica.

Encicl.: El origen hay que buscarlo en la antigua población de Cabañas, donde doña Godina, viuda de Blasco Blázquez, mandó edificar una iglesia en honor de Santa María y San Juan. La donación de las posesiones de La Almunia así se denominaba la partida en cuestión se efectuó en el año 1176 de nuestra era.

La población actual, situada en la carretera A-2, es próspera. Entre los monumentos artísticos destacan la iglesia parroquial con sus torres de estilo mudéjar y la ermita de la Virgen de Cabañas. La Muy Noble y Fidelísima Villa, títulos que le concedió Felipe V Buscar voz..., celebra sus fiestas patronales del 23 al 28 de septiembre, en honor de Santa Pantaria, una de las once mil vírgenes, cuyo cráneo fue traído desde la catedral de Colonia por el almuniense don José Bueso, capellán del infante don Fernando, hermano del rey de Romanos y emperador de Alemania Carlos II.

Arqueol.: Con cierta frecuencia se han localizado restos romanos en esta localidad, que deben pertenecer a villas tardías. No obstante la ciudad se encuentra en el camino de la vía oficial, y aparece citada el Itinerario de Antonino Buscar voz..., si aceptamos que la vieja Nertóbriga Buscar voz... debe estar en esta zona. Un mosaico, descubierto casualmente en la zona de la iglesia hace unos años, es el resto más importante. (Mosaicos romanos Buscar voz..., hachas pulimentadas Buscar voz....).

Hist. Med.: Fue reconquistada por Alfonso I Buscar voz... y repoblada con señores aragoneses o navarros; uno de ellos fue Blasco Blásquez, marido de doña Godina. En 1176 ésta legó a la Orden de San Juan la iglesia en su almunia de Cabañas, a la que había dotado con varias casas y bienes. Recibió esta donación Guillermo, y fue confirmada por Jimeno de Urrea, ahijado de doña Godina. Antes de esta donación, el Hospital ya tenía posesiones en este lugar. Según parece, doña Godina no fue la única poseedora de estas tierras, pues existen otros documentos en los que encontramos a distintos otorgantes. En poco tiempo la Orden poseyó todas las tierras de La Almunia, a la que desde 1210 se nombra como Almunia de Doña Godina. El primer hospitalario que conocemos con residencia allí es fray Domingo de Ricla, a quien se da el título de comendador en 1178. Este título es meramente local, pues en realidad dependía de la encomienda de Zaragoza. En marzo de 1178 el maestre de Amposta otorgó carta de población con el fin de atraer nuevos pobladores. En agosto de 1180 Alfonso II Buscar voz... hacía donación a los hospitalarios de la villa de Alpartir y la Almunia de Cabañas, concesión que más bien significa una confirmación de los derechos adquiridos por la Orden. En 1216 pasó a ser propiedad de los Urrea, con doña Sancha Jiménez, quien respetó a los frailes la posesión de la iglesia y algunos de sus privilegios; como poco después doña Sancha ingresó en el monasterio de Sijena, la Orden de San Juan siguió manteniendo sus derechos sobre la villa.

Arte:
-Ermita de la Virgen de Cabañas. Próxima a La Almunia, parece que esta ermita fue la iglesia del antiguo poblado de Cabañas, desaparecida en el siglo XV. El edificio ha sufrido una restauración nefasta, perdiendo por completo el aspecto original y quedando totalmente desvirtuada en el exterior y sobre todo en la portada de los pies. La fábrica medieval consta de dos naves: una principal, con ábside semicircular cubierto con bóveda de horno, y tres tramos cubiertos con cañón apuntado y separados por arcos tajones apuntados; de éstos, el más próximo al presbiterio es doblado y de piedra sillar, mientras que en el segundo la sillería sólo alcanza hasta la imposta, siendo el arco de ladrillo; la segunda nave, a la derecha, presenta el testero recto, y comunica sus tramos con los de la nave principal por medio de tres arcos rebajados de ladrillo.

El interés se centra en la decoración de pintura mural, del siglo XIV, y en un alfarje mudéjar. En el ábside de la nave principal, el cascarón aparece decorado con pintura mural y dividido en dos pisos, separados por una cornisa figurada a base de modillones de rollos, elemento mudéjar; sobre la cornisa un Pantócrator inscrito en la mandorla, va rodeado del tetramorfos; bajo la cornisa existe un friso, con la Virgen sentada en actitud orante y flanqueada por un apostolado bajo arquerías de medio punto; en el semicilindro absidial hay decoración de cortinajes. La nave de la derecha presenta un rico conjunto mural: en la cabecera la bóveda de cañón apuntado queda dividida en cuatro franjas longitudinales a cada lado, decorada con escenas de pequeño formato y calidad narrativa; destacan a la izquierda la Última Cena, el Beso de Judas, el Prendimiento, Cristo a la Columna, la Crucifixión y el Descendimiento; en el muro de la derecha y bajo arcosolios se representan dos caballeros y un alma elevada por ángeles. Todos los conjuntos murales mencionados ofrecen un repique concienzudo, realizado para enlucirlos cubriendo las pinturas, que han sido rescatadas recientemente.

A los pies de esta nave y bajo el alfarje mudéjar, existen otros dos arcosolios, con dos conjuntos funerarios, en los que la pintura mural ha representado y suplido los sepulcros de escultura: a la izquierda se representa una yacente, sobre ella un Calvario con el Crucificado, la Virgen y San Juan, y entre ambas escenas la inscripción «Aquí yaze doña Horia Pérez que fue muler de don Martín Pérez Doariz», a la derecha se representa otra yacente, sobre ella de nuevo el tema ya comentado del alma de la difunta elevada al cielo por dos ángeles, y entre ambas escenas la inscripción «Aqui iace dona Gilelma Pérez muler de don Migel Dalbero que fue». Ángel Canellas ha documentado en la Colección diplomática de La Almunia de Doña Godina a los consortes de las dos mujeres: en efecto, un Martinus Petri de Huarrit es conocido como síndico y procurador del concejo de Cabañas, documentado en 1315, y asimismo está documentado en 1338 el síndico y procurador Miguel Ximénez Dalbero. Sin duda, esta nave de la derecha, con su tribuna sobre importante alfarje mudéjar a los pies, parece haber sido utilizada como capilla funeraria para los síndicos del concejo de Cabañas. Las fechas de la documentación obligan a situar la cronología del conjunto mural hacia 1350, alejándola de las de San Miguel de Foces, conjunto con el que se ha relacionado. De esta ermita de Cabañas procede asimismo un crucifijo del siglo xiii, con el Crucificado pintado sobre la tabla, siguiendo la tradición bizantina italiana; la pieza de pequeño tamaño (0,72 x 0,48 m.) se guarda en el museo parroquial.

-Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción. Las obras de la iglesia se comenzaron en el año 1754, según consta en el libro de fábrica conservado y con datos desde 1770; los planos corresponden al arquitecto zaragozano Julián Yarza y Ceballos Buscar voz... (1756), uno de los seguidores de Ventura Rodríguez en Aragón. Está diseñada como iglesia de tres naves, de mayor ancho y alto la central, con el crucero alineado en planta y el presbiterio bastante profundo, pensado para alojar el coro en la cabecera, tras el altar. A ambos lados de tramo del presbiterio se disponía a la izquierda la sala capitular y sacristía, y a la derecha la capilla del Santísimo. Aunque se construyó toda la obra gruesa de esta inmensa fábrica, sin embargo no se terminó la decoración, por lo que actualmente sólo se utiliza aproximadamente la mitad, a partir del crucero (excluido éste) hacia los pies; es decir, la nave central, abovedada con lunetos, y las laterales, con cúpulas ciegas sobre pechinas, y ovaladas en el último tramo de los pies (que es más corto), sumando en total cuatro tramos. Las naves se separan por pilares cruciformes, y toda esta parte utilizada ha quedado separada del resto al tabicarse los arcos que abren al crucero.

Al exterior, la obra está realizada en ladrillo y lo más notable es la solución dada a la fachada de los pies, con dos cuerpos para la nave central, con remate en frontón, y uno sólo para las laterales; las tres puertas de ingreso son adinteladas y destacan los óculos ovalados.

El interior presenta una rica y abundante decoración de yesería tanto en relieves laterales, en los muros, como en las bóvedas. Trabajó en esta decoración a partir de 1770 un equipo en el que destaca el escultor almuniense Alejandro Gil. Constituye un complejo programa decorativo, en el que pueden destacarse los relieves con los temas de los Sacramentos (Bautismo, Confirmación, Penitencia y Eucaristía), en las capillas laterales de los pies.

El retablo mayor es anterior a la fábrica de la iglesia, de fines del siglo XVIII, con banco, cuerpo principal con tres calles, y segundo cuerpo, utilizando columnas salomónicas decoradas con uvas y putti, todo en madera dorada y policromada, como la talla de la titular (Santa Pantaria). En pintura al óleo sobre lienzo, de excelente factura y de escuela aragonesa de la época, destacan San Pedro y San Pablo en las puertas laterales, San Miguel, San Agustín y San Juan en la calle izquierda, y San Lorenzo, los Esponsales de la Virgen y Santa Pantaria en la calle derecha.

También anterior a la fábrica de la iglesia es el Crucificado de la Peña, talla de comienzos del siglo XVII, y el retablo de San Sebastián, de estilo barroco y época próxima al mayor. Notable interés ofrecen asimismo ocho tallas en madera policromada, de cuerpo entero y colocadas sobre ménsulas, de mediados del siglo XVIII, que se encuentran flanqueando los retablos de las capillas laterales: en la nave izquierda están San Pascual Bailón, Santa Pantaria, Santo Domingo y San Buenaventura, y en la derecha Santa Rosa de Viterbo, San Diego de Alcalá, San Buenaventura y San José. De menor interés son los altares de las naves laterales, de carácter neoclásico, y dedicados los de la derecha a San Joaquín, San Miguel y San Pedro, y los de la izquierda a la Sagrada Familia, San Blas y la Virgen del Rosario. En la capilla del Cristo de Frailla se guardan dos interesantes piezas de escultura: el Crucificado, en madera policromada, del siglo XVI, y la imagen de Nuestra Señora de los Sábados, en alabastro policromado, de comienzos del siglo XVI, y con acusada influencia germánica.

Asimismo interesa destacar el Museo parroquial, instalado en las dependencias de la sala capitular, a la izquierda de la cabecera y en dos plantas. De las numerosas piezas expuestas cabe mencionar el crucifijo, pintado en madera, procedente de Cabañas y ya mencionado, y, sobre todo, de entre la platería, el magnífico busto de plata de Santa Pantaria, obra realizada por Pedro Lamaison Buscar voz... en 1542-44, además de una custodia, de tipo sol, fechada en 1651 y con punzón de Zaragoza.

Aparte de los restos de murallas y de la arquitectura civil con casas de interés, merece mención especial el palacio de la orden de San Juan del Hospital, con partes del edificio que corresponden al siglo XIV, y la iglesia próxima, ya de carácter barroco.

Bibliog.:
Abbad Ríos, Francisco: Catálogo monumental de España. Zaragoza; Madrid, Inst. «Diego Velázquez», 1957, 2 vols.
Abbad Ríos, Francisco: Provincia de Zaragoza; «Guías artísticas de España», Barcelona, Ed. Aries, 1959.
Post, Ch. R.: A history of spanish painting; vol. IV, 1933, pp. 506-507.
Yarza García, José: Aportación de los Yarza a la arquitectura de Aragón; Zaragoza, Academia de N. y B. A. de San Luis, 1948.

 

Imágenes de la voz

Pila bautismal y pintura ...Pila bautismal y pintura mural rom...

Coro y pila bautismal en ...Coro y pila bautismal en la ermita...

Pintura románica en la Vi...Pintura románica en la Virgen de C...

Ábside de la Ermita de Ca...Ábside de la Ermita de Cabañas

Torre mudéjar y cúpula de...Torre mudéjar y cúpula de la igles...

Vista de La Almunia de Do...Vista de La Almunia de Doña Godina

Techumbre de la ermita de...Techumbre de la ermita de Cabñas

Exterior de la ermita de ...Exterior de la ermita de Cabañas

Santa Pantaria, obra depo...Santa Pantaria, obra depositada en...

Vista aérea de La Almunia...Vista aérea de La Almunia de Doña ...

La Almunia de Doña Godina...La Almunia de Doña Godina. Poblaci...

La Almunia de Doña Godina...La Almunia de Doña Godina. Poblaci...

La Almunia de Doña Godina...La Almunia de Doña Godina. Santa P...

La Almunia de Doña Godina...La Almunia de Doña Godina. Iglesia...

La Almunia de Doña Godina...La Almunia de Doña Godina. Ermita ...

Escudo de La Almunia de D...Escudo de La Almunia de Doña Godina

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT