Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Huesca, batalla de

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 24/05/2007

(Hist. Contemp.). Librada el 24-V-1837, durante la primera guerra carlista Buscar voz..., entre la Expedición Real, al frente de la cual iba el propio Carlos V, y las tropas cristinas mandadas por el general Iribarren. Don Carlos María Isidro de Borbón, junto con el infante don Sebastián Gabriel, había organizado desde Navarra una expedición con el ánimo de entrar en Madrid. En el mes de mayo de 1837 penetró la llamada Expedición Real en el Alto Aragón, y se presentó ante las puertas de Huesca Buscar voz... el día 24 por la mañana.

El Ayuntamiento en corporación recibió al monarca, que entró bajo palio en la catedral oscense, acompañado del cabildo catedralicio, y se entonó un solemne Te Deum. Las tropas carlistas se fueron alojando en la capital altoaragonesa, mientras la división navarra, mandada por el general Sanz, permanecía a la expectativa en el vecino cerro de San Jorge.

Alrededor de las tres de la tarde llegó Iribarren, procedente de Almudévar, y dispuso a sus tropas en orden de combate, en los llanos de Alcoraz; mandaba el ala derecha el brigadier Conrad, con soldados y voluntarios franceses y españoles; en el centro se colocó el brigadier Van Halen y el propio Iribarren se situó en el ala izquierda. Las fuerzas carlistas que se encontraban en el cerro de San Jorge se desplegaron en guerrilla, y durante una hora los guías de Navarra resistieron a la infantería cristina, así como al fuego incesante de catorce piezas de artillería. Luego fueron sumándose las tropas acantonadas en Huesca: el brigadier Sopelana con los guías de Álava, el 4 ° de Álava, el 3.° y 4.° de Castilla y el batallón extranjero.

Los cristinos habían abandonado la artillería y únicamente podían mantenerse a la defensiva; había muerto ya en combate el brigadier Diego de León y Navarrete. La derrota liberal fue absoluta cuando entró en liza, también procedente de la plaza, el general Villarreal, al frente del 2.° de Castilla, y 2.° de Aragón entre otras fuerzas, y el general La Torre con el 4.° de Castilla. Dejando el campo a los carlistas, los cristinos huyeron en desbandada hacia Almudévar, donde murió el general Iribarren a causa de las heridas recibidas en la batalla.

Las pérdidas cristinas fueron considerables: más de 1.000 bajas, entre muertos y heridos.

La Legión Extranjera francesa había sido casi completamente destrozada. En las filas carlistas hubo 400 bajas.

El infante don Sebastián Gabriel, en su cuartel general del cerro de San Jorge, fechó el parte de la batalla el mismo día 24, y dirigió una alocución a los voluntarios carlistas. El pueblo de Huesca celebró solemnes festejos en honor de Carlos V, quien visitó personalmente a los heridos. El día 27 por la mañana la Expedición Real salía camino de Barbastro.

En memoria de los caídos en la batalla se construyó un sencillo monumento, con una cruz, ante la que se rezaba todos los años un responso cuando la procesión con los cabildos catedralicio y municipal volvía de la misa solemne del 23 de abril en la ermita de San Jorge.

 

  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Monográficos

La disolución del Antiguo Régimen

La disolución del Antiguo Régimen

La lenta ascensión de la clase burguesa en Aragón y el proceso constitucional en la primera mitad del siglo XIX

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT