Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Huesca, provincia

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 26/08/2010

La más septentrional de Aragón Buscar voz..., con una extensión de 15.556’2 km.2; limita al norte con Francia, al este con la provincia de Lérida, al sur y al oeste con la de Zaragoza y al noroeste con la de Navarra.

• Geomorfología: El relieve se presenta contrastado entre el norte montañoso, correspondiente al sector central de los Pirineos Buscar voz..., y el sur, donde se extienden las llanuras de la Depresión Central del Ebro Buscar voz.... Un 30% de las tierras se encuentra por encima de los 1.000 metros y un 26% entre los 600 y los 1.000 metros.

Los Pirineos ocupan más de la mitad de la provincia, disponiéndose longitudinalmente de este a oeste tres grandes unidades: Alto Pirineo, Depresión Intrapirenaica y Sierras Exteriores. El Alto Pirineo está formado a su vez por el Pirineo Axial —donde afloran los materiales más antiguos de la cadena (granitos, cuarcitas, pizarras y calizas) y se alcanzan las máximas alturas, con picos como el Aneto Buscar voz... (3.404 m.), La Maladeta Buscar voz... (3.309 m.), Perdiguero Buscar voz... (3.221 m.)— y el Prepirineo interior, compuesto de rocas más modernas (calizas) que forman agudas crestas y escarpes también de gran altura: Monte Perdido Buscar voz... (3.355 m.), Collarada Buscar voz... (2.886 m.) y Tendeñera Buscar voz... (2.853 m.).

Las altas cumbres del Pirineo tienen por encima de los 2.600 metros nieves perpetuas alojadas en circos glaciares (Monte Perdido, Maladeta). La erosión fluvial, alimentada en la cabecera por las nieves, ha tajado profundos valles transversales, rompiendo la masividad del Pirineo oscense; son, de oeste a este, los valles de Ansó Buscar voz..., Echo Buscar voz..., Canfranc Buscar voz..., Tena Buscar voz..., Broto Buscar voz..., Aínsa Buscar voz..., Benasque Buscar voz....

La Depresión intrapirenaica es un amplio corredor perpendicular a los angostos Altos Valles y, por tanto, paralelo al Prepirineo interior, a cuyo pie se desarrolla. Su tramo mejor representado es la Canal de Berdún Buscar voz.... El límite meridional de la Depresión corresponde a los enérgicos relieves de San Juan de la Peña Buscar voz... (1.552 m.) y Peña Oroel Buscar voz... (1.769 m.), modelados sobre conglomerados que dan paisajes de gran belleza.

Las Sierras Exteriores prepirenaicas constituyen la unidad más meridional de los Pirineos; formadas por materiales predominantemente calcáreos, alcanzan alturas entre los 1.500 y los 2.000 m.: Loarre Buscar voz... (1.591 m.), Gabardiella Buscar voz... (1.695 m.) y Guara Buscar voz... (2.077 m.).

Al pie de las Sierras Exteriores se extiende una amplia llanura, correspondiente a la Depresión del Ebro, en la que los materiales, dispuestos horizontalmente, se van haciendo más finos a medida que nos acercamos al Ebro Buscar voz...: areniscas, arcillas y yesos. Las unidades de relieve quedan individualizadas por la erosión fluvial de los ríos Gállego Buscar voz..., Flumen Buscar voz..., Alcanadre Buscar voz... y Cinca Buscar voz.... Al suroeste la sierra de Alcubierre Buscar voz... (811 m.) una de las típicas «muelas» de la Depresión, cierra el paisaje y marca el límite con la provincia de Zaragoza.

• Clima y vegetación: El clima Buscar voz... de la provincia es tan contrastado como el relieve. La temperatura desciende al subir hacia el norte de modo que en los llanos del sureste la media anual supera los 14° y en el alto Pirineo apenas se alcanzan los 5°. En el mes de enero, el más frío, la temperatura media en el sur es superior a los 4°, mientras que en las altas cumbres el termómetro está a bajo cero. En los meses más cálidos (julio y agosto) la media del sur supera los 24°, mientras que en el Pirineo no llegan a los 10°. Las precipitaciones en cambio se incrementan hacia el norte, de modo que en el sur por término medio no se llega a los 400 mm. anuales, cuando en el Pirineo se superan los 1.500 (acercándose a los 2.000 mm. en las altas cumbres).

La vegetación del Pirineo oscense aparece escalonada en función de la altura. En el piso basal, hasta los 1.000 m. de alt., la vegetación natural está formada generalmente por encinas Buscar voz... y carrascas; en las zonas más húmedas aparece el roble enciniego o quejigo; sin embargo, las faldas de las sierras han sido muy alteradas por agricultores y ganaderos. En el piso montano, más elevado, el bosque de frondosas está integrado por el quejigo, junto con el rebollo en los sectores más secos, mientras que en las zonas húmedas domina el roble e incluso el haya; mezclados aparecen distintos tipos de pinos, de los que el más característico es el silvestre. En el sotobosque y en las zonas degradadas, el matorral cuenta con el boj y la gayuba como especies más típicas. El piso subalpino comienza entre los 1.600 y 2.000 m. con el pino negro como árbol más característico, aunque el pino silvestre le acompaña hasta cierto nivel, el abeto, más frecuente en tiempos pasados está en franca regresión. El piso alpino se inicia por encima de los 2.000 m., la vegetación arbórea desaparece en beneficio de hierbas enanas como el trébol alpino, la festuca, la avena salvaje, etc.

En el sur de la provincia, los árboles escasean. Sólo en la sierra de Alcubierre hay un bosque de pino, y en los Monegros restos de sabinares. El resto es dominio del matorral y de las formaciones herbáceas, ralas y discontinuas. En los suelos sobre materiales detríticos se desarrollan romerales junto con el tomillo, la aliaga y algunas jarras. Sobre suelos yesíferos las plantas más típicas son la ontina y la artemisa. En los suelos más profundos y limosos predomina el albardín.

• Población y red urbana: La población de la provincia en 2009 es de 228.409 hab. Hasta este último censo en 1998, era de 204.956 hab.; en 1978 era de 218.364 hab.; desde 1887, en que tenía 255.137 hab., Huesca había perdido población en cada censo (aunque en algunos se haya registrado cierta recuperación) como consecuencia de la emigración Buscar voz..., que ha provocado un claro envejecimiento de la población (en 14,5% tenía más de 65 años en 1975), un aumento de la tasa de mortalidad (10 -), que es superior en dos puntos a la tasa nacional y en un punto a la aragonesa, y un descenso de la natalidad (11 -), que es inferior en siete puntos a la tasa nacional y en tres a la media aragonesa. En definitiva, el crecimiento natural Buscar voz..., o vegetativo, presenta en los últimos años rasgos cada vez más negativos.

La red urbana oscense, aunque dependiente de Zaragoza, está capitalizada por la ciudad de Huesca Buscar voz... (51.117 hab. en 2008) y resulta más armónica y equilibrada que la de las otras provincias aragonesas, ya que en esta provincia existen otras 4 ciudades consideras como «cabeceras supracomarcales o subregionales» por las Directrices Generales de Ordenación del Territorio (D.G.A., 1996) que son Jaca Buscar voz..., Barbastro Buscar voz..., Monzón Buscar voz... y Fraga Buscar voz.... Su distribución territorial a lo ancho de la provincia permiten que ésta cuente con una estructura urbana más equilibrada que el resto de las provincias aragonesas (ver mapa adjunto). Unas son ciudades comerciales y de servicios, que han organizado tradicionalmente las comarcas del territorio oscense junto con la capital: Barbastro (16.924 hab. en 2009), Jaca (13.396 hab.), Fraga (14.302 hab.); otras son ciudades industriales, que van adquiriendo funciones del terciario: Monzón (17.042 hab.) y Sabiñánigo (10.378 hab.). A ellas habría que añadir Binéfar (9.444 hab.) que desarrolla importantes funciones agro-ganaderas, su matadero (FRIBIN Buscar voz...) está considerado el de mayor importancia del conjunto del Estado, pues en él se marcan los precios del vacuno a nivel nacional.

• Economía: Si observáramos la provincia de Huesca a vista de pájaro, veríamos una enorme masa de montañas oscuras y blancas al norte, que corresponden a los Pirineos, a la vez que comprobaríamos cómo se van transformando sus colores a través de una amplia franja de sierras exteriores y somontanos, para compartir simultáneamente y poco a poco la tierra con el cereal, que se adueña del territorio en los llanos del sur, junto con el sediento y socarrado terreno de Monegros Buscar voz.... Al sureste, podríamos ver una inmensa huerta, que correspondería al Bajo Cinca Buscar voz.... La gran cantidad de nieve y agua que cae todos los años en la cordillera pirenaica, posibilita que el Alto Aragón Buscar voz... sea cruzado en dirección norte-sur por tres grandes ríos: Aragón Buscar voz..., Gállego Buscar voz... y, sobre todo, el Cinca Buscar voz.... Desde hace muchos años, los oscenses han puesto en ese agua sus esperanzas para desarrollar actividades y obras de regadío que retengan la riqueza que se va cotidianamente al Ebro.

De gran trascendencia puede calificarse el trazado de las carreteras Buscar voz... y vías de comunicación en general, que conllevan una distribución muy deficiente al norte, y mejores líneas conforme vamos aproximándonos hacia el sur. Una característica que fácilmente podríamos comprobar en una visión general es la relativa a la distribución poblacional, con la inexistencia de grandes ciudades —a pesar de que Huesca es la provincia aragonesa con una jerarquía urbana más equilibrada— y, por el contrario, la gran profusión de pequeños pueblos al norte, junto a núcleos intermedios que agrupan a gran parte de la población. Por tanto, la provincia de Huesca, con una extensión de 15.556’2 km.2, cuyos rasgos definitorios hemos señalado sucintamente, supone el tránsito entre la Ribera del Ebro y los Pirineos, lo cual en alguna medida va a determinar las posibilidades de desarrollo económico de su territorio.

Así, cabe señalar que el 30% de la superficie provincial está situada a una altitud superior a los mil metros sobre el nivel del mar; en este sentido, las posibilidades ganaderas de la zona, los recursos naturales relacionados con la energía y la proximidad a la frontera francesa han sido, entre otros, factores determinantes a la hora de analizar la situación económica del Alto Aragón.

En el panorama que presenta la región aragonesa, en el que la provincia de Zaragoza se configura como una periferia despoblada en torno a un gran núcleo, la provincia de Huesca destaca por mantener un cierto equilibrio que resalta dentro de la región; esta distribución más o menos racional de la población no responde a los resultados de una política de planificación económica, y sí, por el contrario, tiene mucho que ver con las decisiones empresariales privadas que responden a la existencia de recursos naturales.

Si bien la población de la provincia de Huesca disminuye, lo hace a un ritmo lento, y sus habitantes se han ido agrupando de una forma racional ya que la mitad de los oscenses, en la actualidad, vive en núcleos que superan los diez mil habitantes. Sin embargo, con el 3,1% de la superficie del país, la población tan sólo supone el 0,6% aproximadamente, de lo que se deduce una muy baja densidad, de 14 hab./km.2 en 1998. La explicación de la aparición de una serie de núcleos industriales en la provincia hay que buscarla en las causas que han decidido la localización de ciertas factorías industriales; éste es el caso de Sabiñánigo, que aprovecha su proximidad geográfica a la frontera francesa, por donde llegaba la bauxita utilizada como materia prima en la fabricación de aluminio por la empresa Aluminio Español Buscar voz..., perteneciente al grupo francés Pechiney, hoy transformada en Laminados Sabiñánigo. También aparece el capital multinacional en el caso de Monzón, en relación a las empresas Aiscondel Buscar voz... e Hidro Nitro Buscar voz..., en un principio vinculadas a Monsanto lbérica y Pechiney, respectivamente y hoy pertenecientes al Grupo Aragonesas de Energía (Aiscondel) y Ferroatlántica (Hidro Nitro). Por otro lado, hay que destacar el mantenimiento de una fuerte tradición agraria, donde los cereales y fruta son las producciones agrícolas más relevantes; la ganadería se ha venido desarrollando con una fuerte expansión de las especies avícolas y porcinas, basadas fundamentalmente en fórmulas de integración. La intensificación de la ganadería vacuna, y de ovino, permite utilizar las tierras de secano que se van abandonando a medida que su cultivo deja de ser remunerador, así como se aprovechan los forrajes del regadío.

Algunas tradiciones, sobre todo en zonas de montaña, han hecho que perdurase durante siglos la institución del mayorazgo Buscar voz... (heredamiento Buscar voz...) y, por tanto, las tierras pasan de los padres al heredero mientras que los demás hijos deben abandonar la hacienda familiar, en estos casos la «casa Buscar voz...» como institución socioeconómico no se desmembraba y se mantenía conservando su rentabilidad económica, si bien con evidente injusticia social. En otras zonas, en cambio, como es el caso del Somontano, se ha producido una parcelación excesiva que ha resultado antieconómica y que se ha convertido en uno de los principales problemas que se plantea a los agricultores, por lo que es combatida en algunos municipios a través de la concentración parcelaria. El sistema de herencia familiar era más justo socialmente pero frecuentemente descapitalizaba las explotaciones, pues al dividir el patrimonio familiar entre varios hijos, no resultaban explotaciones suficientes para mantener una familia, varios de los hijos debían emigrar a la ciudad dejando sus propiedades en arriendo. Con ello generaba un flujo constante de recursos del campo a la ciudad (vía arrendamiento de tierras) y, por otra parte, las explotaciones no se mejoraban adecuadamente al no ser propiedad de los cultivadores.

• Población: Al hablar de la población en la provincia de Huesca hay que destacar una idea que nos va a condicionar todo lo que pretendemos saber sobre ella: la emigración.

En el Alto Aragón había a principios de siglo 244.867 hab., y en 1998 la cifra quedaba reducida a 204.956. Aunque diez años más tarde la población se haya recuperado hasta sobrepasar los 228.000 habitantes, estos datos no llegan a dar idea de la tremenda disminución poblacional, tengamos en cuenta que España duplicó su número de habitantes en ese mismo período, y, por tanto, si Huesca hubiera seguido ese mismo ritmo de crecimiento dispondría ahora de medio millón de habitantes. La causa de que esa cifra se haya quedado en las dos quintas partes obedece no tanto a un escaso crecimiento biológico como a un sistemático traslado de los altoaragoneses fuera de su provincia de origen. La evolución de la población de hecho de la provincia de Huesca es la siguiente:

Aunque durante todo el siglo el ritmo de crecimiento de la población oscense ha estado por debajo de la media nacional, podemos apreciar cómo aumentó hasta 1920 y a partir de entonces comenzó a disminuir, haciéndolo con mayor fuerza en la década de los 60. Esta disminución se debe fundamentalmente a la emigración, que afecta tanto al número de residentes como a la capacidad de reproducción de la población. Buena parte de la población que emigra del medio rural se va concentrando en las cabeceras comarcales. Dentro de estas cabeceras son las que cuentan con un mayor desarrollo industrial (Huesca, Monzón y Sabiñánigo) las que más rápidamente crecen, si bien a partir de 1970-80 se frena dicho desarrollo industrial y sólo la capital oscense seguirá creciendo con fuerza.

Los habitantes de la provincia de Huesca se distribuyen por sexo y grupos de edad, como indica el gráfico adjunto. En síntesis, podemos destacar que los menores de 15 años apenas representan el 15% del total de la población, mientras que los mayores de 65 años representan más del 21%. Dentro del tramo comprendido entre los 15 y 65 años el segmento más joven (de 15 a 39 años) es superior en 1,18 puntos al comprendido entre los 40 y 65 años, lo que nos está indicando que el índice de reemplazamiento de los potencialmente activos es positivo, de momento, aunque la tendencia, como se desprende de la pirámide de edades es a disminuir, tendiendo a incrementarse el grado de envejecimiento.

Globalmente se trata de una distribución envejecida, esto es, existe una elevada proporción de personas mayores de 45 años, mientras que el número de jóvenes y niños es muy bajo. Podemos decir que es una distribución regresiva, ya que con las tasas de reproducción actuales no se puede garantizar que se mantenga el censo en términos absolutos. Es evidente que si el volumen de población oscense disminuye o, en el mejor de los casos, se mantiene, estamos perdiendo importancia dentro del conjunto nacional.

El 40 % de la población se considera como activa, esto es, que está ocupada en alguna profesión u oficio o está en paro, siempre que haya desarrollado previamente alguna actividad económica. Este porcentaje se mantiene aproximadamente desde 1960. Si tenemos en cuenta el movimiento natural de la población, el crecimiento vegetativo de la provincia se situaba durante la década de los 70 en torno a 2,2 por cada mil habitantes pero en 1997 ya era totalmente negativo (-6’2 por 1000). Como ya se ha indicado, la emigración ha sido uno de los pilares de la pérdida de población altoaragonesa, si bien ahora se debe más al movimiento natural, predominio de defunciones sobre nacimientos.

El flujo migratorio parece ya frenado, en 1996 salieron de la provincia 2.584 individuos (1.315 varones y 1.269 mujeres) mientras los inmigrantes representaron cifras semejantes, 2.417 individuos (1.259 varones y 1.158 mujeres). Así, por emigración se perdieron 167 personas, mientras que entre 1960 y 1970 la media anual superó los 1.550 habitantes.

• Economía

Si exceptuamos la capital y las principales cabeceras subregionales, la provincia de Huesca es fundamentalmente agroganadera. No obstante, como ya ha quedado reflejado, el peso de estas capitales es tan grande en la población y economía de la provincia que la distribución de las actividades corresponde a los siguientes datos en 1998:

• Agricultura: 11,2% de la población activa
• Industria: 15,4%
• Construcción: 9,0%
• Servicios: 41,4%
• Sin empleo anterior o que han dejado éste hace más de 3 años: 3,4%
• Tasa de actividad: 46,4%

La distribución del número de empresas y trabajadores es la siguiente:

—Sector primario: La población económicamente activa del sector ha pasado de representar el 29% en 1978 al 11% en 1998. A pesar de esta disminución, las actividades del sector primario (agrícolas, ganaderas y forestales) tienen gran relevancia y peso fundamental en la economía oscense. Los cereales y plantas forrajeras constituyen los principales cultivos (ver cultivos Buscar voz... donde se recogen las superficies, producciones y rendimientos de las tres provincias). La producción final agraria (en millones de pesetas) fue de 119.843 Mpts. (el 43% del conjunto regional), de los cuales 51.205 Mpts. corresponden al subsector agrícola (el 43% de Aragón), otros 65.300 Mpts. corresponden a la ganadería (el 45% de Aragón), mientras que el sector forestal apenas aporta 398 Mpts. (el 13% de Aragón) y 2.940 Mptas. corresponden a otras producciones. Las subvenciones de explotación representaron 15.803 Mptas., el 29% de las recibidas en la Comunidad Autónoma.

Una primera visión a la distribución general de la tierra nos permite tener una idea de los posibles aprovechamientos económicos en este sector, determinados por las características propias de la provincia. Así, la superficie en hectáreas se repartía en 1998 del siguiente modo:

Los regadíos actuales abarcan una superficie de 200.531 Ha. (el 36 % de las tierras cultivadas) y distintos estudios para la puesta en riego de nuevas superficies estiman en otras posibles 80.000 Ha. Respecto a los censos ganaderos, es interesante señalar la tendencia creciente durante las dos últimas décadas del bovino, porcino y avícola, con cifras de aumento muy por encima de la media nacional y un menor incremento en el ovino, frente al descenso acusado en cuanto al caprino y caballar. Incremento que parece estancarse (ver ganadería Buscar voz... y las voces correspondientes a las distintas especies ganaderas).

Otro recurso básico para el futuro es la gran cantidad de terreno susceptible de aprovechamiento forestal. Si bien los aprovechamientos actuales son escasos, la provincia sólo aporta el 13% de la producción final agraria aragonesa; habiendo decrecido las cortas de madera, los recursos potenciales son mayores, constituyendo una fuente de riqueza que puede jugar un papel decisivo en el futuro, sobre todo si se consigue mejorar e intensificar la repoblación. Los bosques pertenecientes a municipios representan el 58% aproximadamente, los de particulares y de municipios de no utilidad pública son el 36% y tan sólo el 6% pertenece al Estado.

Otro aspecto a destacar es la integración del sector agrario con las industrias alimentarias, que en la provincia de Huesca alcanza un papel sobresaliente como impulsor de la actividad económica en general. Las comarcas de La Litera, Cinca Medio y Bajo Cinca han logrado desarrollar fórmulas de integración entre el productor y el proceso de transformación y comercialización.

—Industria: El sector industrial daba empleo en la provincia de Huesca en 1977, a 26.627 personas, lo que suponía el 30,9% del empleo total, porcentaje que se ha reducido casi a la mitad en 1998. La población activa total de la provincia, si bien se mantiene constante hasta 1970, sufre en la década de los 70 un fuerte proceso de reducción que la lleva a pasar de 102.846 personas en 1969 a 83.116 en 1977, a 12.195 empleos en 1993 y 13.482 en 1998, datos éstos que matizan el estancamiento de los empleos industriales. No obstante, a pesar de representar sólo el 15% de los empleos, el V.A.B. generado es del 20% y el valor total de la producción en millones de pesetas representa el 36%.

En el cuadro adjunto se recogen las magnitudes en empleo, V.A.B. y valor total de la producción para los años 1993 y 1998 para las 24 principales ramas de la actividad económica. Dentro de la industria destaca en la creación de empleo la rama de productos metálicos y maquinaria que ha aumentado los puestos de trabajo en más del 10% en cinco años y el valor de la producción en el 50%. La siguiente rama en importancia es la agroalimentaria (alimentos, bebidas y tabaco) que ha aumentado en un 7’6% y la producción también en torno al 52%. Estos sectores parecen consolidarse, sobre todo el alimentario basado en una integración con la producción agraria. El químico, en su mayor parte en manos de grupos extrarregionales, a pasado por un período de reestructuración de algunas factorías y también experimenta una evolución positiva. El sector de la construcción ha tenido tradicionalmente en Huesca mucha importancia como consecuencia de las Obras Públicas llevadas a cabo en el Alto Aragón (en el pasado Plan de Riegos, Embalses, etc.), a lo que hay que añadir más recientemente la construcción de viviendas, tanto de primera residencia como aquellas destinadas a aprovechar los valores turísticos de la provincia, especialmente en zonas de montaña como los Pirineos.

—Servicios: El sector servicios -o sector terciario-, que comprende los equipamientos en transportes, comercio, banca, propiedad de vivienda, administración, enseñanza, sanidad, hostelería y otros, ocupaban en la provincia de Huesca a 30.413 personas en 1977 (el 35,4% del empleo provincial), pasando a 41.827 (el 56%) en 1993 y a 44.033 (el 52%) en 1998. Es el sector con mayor crecimiento del conjunto provincial destacando Huesca Buscar voz... capital como centro de distribución de servicios provinciales (Administración, Sanidad, Educación) y los municipios del Pirineo donde se ha impulsado con fuerza el sector turístico en los últimos años.

En este sentido, el comercio ha incrementado en un 5% los puestos de trabajo en los últimos cinco años, porcentaje similar a la hostelería. Sin embargo, la hostelería, ha incrementado en más del 38% el valor económico de su producción. El comercio ocupaba a finales de 1978 a 6.400 personas pasando a 7.832 en 1993 y 8.245 en 1998, los puntos de concentración del comercio del Alto Aragón, se sitúan en Huesca, Barbastro y Jaca. (Áreas comerciales Buscar voz....)

El subsector de Ahorro, Banca y Seguros ha tenido una fuerte expansión en los últimos años, sobre todo en lo que a la banca privada se refiere, que ha visto el número de oficinas incrementarse en un 30 % al pasar de 62 (1976) a 91 (1979) y 381 en 1998 (ver banca Buscar voz...). De ellas 112 son bancos, 141 Cajas de Ahorro y 128 Cooperativas de Crédito. Dentro de estas últimas destacar la Caja Rural Provincial de Huesca Buscar voz..., cuyo volumen de recursos le confiere una importancia singular dentro del sistema financiero provincial.

 

Imágenes de la voz

Lasieso (Huesca) Chimenea...Lasieso (Huesca) Chimenea pirenaica

REPARTO DE LA SUPERFICIE...REPARTO DE LA SUPERFICIE

EVOLUCIÓN DEMOGRÁFICA CON...EVOLUCIÓN DEMOGRÁFICA CON BASE 100...

Alrededores del Ibón de S...Alrededores del Ibón de Sabocos. P...

Mapa demográfico de la pr...Mapa demográfico de la provincia d...

Ortilla (Huesca) Iglesia ...Ortilla (Huesca) Iglesia parroquia...

Santa Cruz de la Serós (H...Santa Cruz de la Serós (Huesca) Mo...

Sallent de Gállego. Río A...Sallent de Gállego. Río Aguas Limp...

Río Cinca. Pantano de Med...Río Cinca. Pantano de Mediano (Hue...

DISTRIBUCIÓN DE LA POBLAC...DISTRIBUCIÓN DE LA POBLACIÓN POR S...

DISTRIBUCIÓN DE LA POBLAC...DISTRIBUCIÓN DE LA POBLACIÓN POR S...

DISTRIBUCIÓN DE LA POBLAC...DISTRIBUCIÓN DE LA POBLACIÓN POR S...

DISTRIBUCIÓN DE LA POBLAC...DISTRIBUCIÓN DE LA POBLACIÓN POR S...

Recursos de la voz

Evolución de los habitant...Evolución de los habitantes de la ...

Crecimiento de la poblaci...Crecimiento de la población de la ...

Distribución de las ramas...Distribución de las ramas de activ...

Distribución del número d...Distribución del número de empresa...

Economía. Aprovechamiento...Economía. Aprovechamientos agrícol...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT