Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Huelgas

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 30/09/2010

(Hist. Contemp.) El término está documentado en lengua castellana, según Corominas Buscar voz..., desde 1513, aunque su significado de cese voluntario del trabajo para mejorar las condiciones del mismo -huelga reivindicativa- o para transformar las condiciones políticas en un sentido favorable a las fuerzas del trabajo -huelga política- surge en la segunda mitad del siglo XIX. Testimonios de paralización de las actividades laborales se pueden encontrar en todas las épocas, pero el hecho de la huelga como arma defensiva y ofensiva de trabajadores organizados con conciencia de clase es relativamente reciente.

En Aragón hay noticias de paros de trabajadores respaldados por exigencias económicas y políticas desde 1855 y desde los primeros años de la década de los 70 del siglo pasado. Pero la primera huelga efectiva por su generalidad y eficacia, y por su significación de instrumento de lucha para los trabajadores, es la que se realiza para celebrar el Primero de Mayo de 1890: paran casi todas las industrias y la huelga se prolonga cuatro días al ser despedidos algunos obreros por faltar al trabajo el día 1, hasta el punto de que el día 3 de mayo, según el Diario de Zaragoza Buscar voz..., la capital aragonesa es «la única población de España en que la huelga está generalizada». El 1 de mayo de 1891 la huelga se prolonga hasta el día 11, consiguiendo en esta ocasión algunos obreros la concesión de la jornada de ocho horas por parte de sus respectivas patronales.

Hasta final de siglo se producen periódicamente huelgas parciales y sectoriales, a la vez que las ideologías obreristas comienzan a difundir la idea de la huelga general como el instrumento revolucionario por excelencia. L. Germán ha reconstruido la conflictividad laboral en las tres provincias aragonesas, para las primeras décadas del presente siglo, a partir de los Anuarios Estadísticos de España y del Boletín del Instituto de Reformas Sociales.

En 1910 se produce un fuerte movimiento huelguístico, manifestándose ya desde ahora la relación entre la consolidación y fortaleza de las organizaciones obreras y la capacidad de extender y generalizar huelgas de importancia. En 1911 hay huelgas generales de todos los oficios en Zaragoza en junio y en septiembre. En diciembre de 1916 se produce un paro de veinticuatro horas generalizado a todos los oficios en Zaragoza con carácter unánime, y extendido a las principales cabeceras comarcales. 1917 comienza ya con una huelga general de apoyo a los metalúrgicos, y el Heraldo comenta que nunca se había producido una huelga general tan duradera. En este año las jornadas perdidas por huelga en Zaragoza alcanza la segunda cifra de toda España, después de Barcelona. En 1919 la cifra alcanzada supone la cota más alta de todo el país. Entre el 29 de noviembre y el 11 de diciembre se mantiene una huelga general total. La conflictividad social se mantiene hasta 1923 y se extiende a la región, tal y como demuestra el hecho de que, en 1920, de las 70 huelgas habidas en Zaragoza, más de la mitad corresponden a los pueblos de la provincia.

La época de la II República Buscar voz... viene ya precedida por intentos de huelga general planteados en diciembre de 1930 en apoyo a la sublevación de Jaca Buscar voz.... Huelgas de inspiración anarquista se producen en otoño de 1931, en febrero del 32 en diciembre del 33 como respuesta a la victoria electoral de las derechas, y sobre todo en abril de 1934, cuando comienza una huelga de treinta y cinco días espontánea, dura y violenta, de las más largas vividas por una ciudad española, y que se resuelve con la readmisión de los tranviarios cuyo despido había dado origen al conflicto. El 18 de julio Buscar voz... la respuesta de las organizaciones obreras a la confusa situación de los primeros momentos del levantamiento militar es también una huelga general que se prolonga desde comienzos del 20 de julio hasta el jueves 23.

Después de la postguerra las prácticas huelguísticas irán vinculadas también al renacimiento y consolidación de los sindicatos de trabajadores, siendo hitos importantes las movilizaciones del metal de 1969 o las huelgas generales de la construcción y del metal en 1975, dirigidas por líderes de Comisiones Obreras Buscar voz....

Ya en la etapa democrática, hemos de reseñar las cuatro huelgas generales que se produjeron durante la etapa del gobierno socialista, en 1985, 1988, 1992, y 1994, respectivamente. La del 20 de junio de 1985 (convocada por los principales sindicatos, a excepción de UGT) fue la primera huelga general de la historia de España convocada contra un gobierno de izquierdas. Dirigida contra la Ley de Pensiones, los sindicatos cifraron la participación en 4.000.000 de trabajadores en todo el país. En Aragón, fue seguida de forma masiva en la cuenca minera turolense, en Zaragoza tuvo mayor repercusión en el sector industrial y apenas se notó en los servicios; en Huesca apenas tuvo casi repercusión. Se produjeron violentos enfrentamientos entre trabajadores y fuerzas del orden.

Los sindicatos convocaron una nueva jornada de paro para el 14 de diciembre de 1988, contra la política económica del gobierno y el Plan de Empleo Juvenil. Esta fecha representa un hito en la historia de nuestro país: fuentes sindicales situaron la participación en 7.800.000 personas; el paro afectó a la prensa escrita, radio y televisión, y las grandes ciudades quedaron paralizadas. Se calcula que un 70% de los huelguistas eran votantes del P.S.O.E., que con su postura querían variar el rumbo de la política económica de un gobierno de izquierdas hacia posturas más progresistas. En Aragón, los convocantes (U.G.T., CC.OO., C.N.T.(A.), U.A.G.A. y Plataforma de Estudiantes) estimaban en más del 80 % la participación de la industria, tanto en las capitales como en los principales núcleos de población; la C.E.Z. la situaba en un 70 %. Los hospitales y centros de enseñanza permanecieron vacíos, los transportes urbanos con servicios mínimos y las comunicaciones con el exterior casi inexistentes ya que el mayor paro (90 %) se registró en transportes y comunicaciones. La jornada transcurrió sin apenas incidentes, exceptuando las cargas de la policía contra piquetes concentrados en el puente de Hierro a primeras horas de la mañana. Por la tarde se celebraron manifestaciones en las principales ciudades aragonesas. En la de Zaragoza participaron unas 75.000 personas; en Huesca, entre 4.000 y 5.000, y en Teruel, unas 6.000.

El 28 de mayo de 1992, tuvo lugar la tercera; en este caso de media jornada y contra los recortes en el subsidio de desempleo. En el País Vasco la convocatoria fue para el día 27 y de jornada completa; el Delegado del Gobierno en Euskadi cifró la participación en el 70 %. Sin embargo, en el resto del país el seguimiento fue muy irregular y, a pesar de las guerras de cifras habituales, existe una coincidencia de los analistas al señalar que se quedó a gran distancia de la del 14 de diciembre. En Aragón, afectó principalmente a Zaragoza, con paros en la industria, la Administración y la banca, así como en la minería de Teruel. Se celebraron concentraciones, a las 10 de la mañana, en las principales localidades. En Zaragoza tuvo lugar en la glorieta Sasera, después de que el T.S.J.A. anulara la prohibición del Delegado del Gobierno, Carlos Pérez Anadón Buscar voz...; éste entendía que el objetivo de la concentración en ese lugar podría ser el cierre de El Corte Inglés. La participación en las manifestaciones de la tarde se cifra en 25.000/8.000 personas (según las fuentes) en Zaragoza; 3.000/1.000 en Huesca y 2.000/500-1000 en Teruel.

Similar fue el seguimiento de la del 27 de enero de 1994, contra la reforma del mercado laboral, en la que se paralizó la industria pero no se paralizó el país. En Aragón la respuesta fue masiva para la industria y en los comercios del centro de Zaragoza; no pararon las grandes superficies y tuvo escasa repercusión en la enseñanza (salvo en la Universidad), Sanidad y Hostelería.

En la entrada del nuevo siglo tuvo lugar en 2002 una huelga general contra el gobierno del Partido Popular presidido por José María Aznar con la intención de evitar la firma del Real decreto sobre la protección al desempleo y medidas de fomento del empleo.

La última huelga general hasta el momento se produjo el 29 de septiembre de 2010 contra la Reforma laboral propiciada por el gobierno socialista de Rodríguez Zapatero ante la crisis iniciada en el 2008.

• Bibliog.:
Germán Zubero, L.: «Aportaciones para un estudio del movimiento obrero en Aragón»; Cuadernos Aragoneses de Economía, I, Zaragoza, 1976.
Varios autores: Los Aragoneses; Madrid, 1977.

 

Monográficos

Aragón en los inicios del siglo XX

Aragón en los inicios del siglo XX

La época de la Restauración desde el Desastre del 98 a la II República.

De la transición democrática al Aragón del siglo XXI

De la transición democrática al Aragón del siglo XXI

Un paseo por la etapa de los logros democráticos, la convicción autonomista y el acceso al estado del bienestar en el Aragón actual.

La II República y la Guerra Civil en Aragón

La II República y la Guerra Civil en Aragón

Una década traumática que iba a marcar una profunda fractura en la sociedad aragonesa del siglo XX.

Imágenes de la voz

Industria química de Zara...Industria química de Zaragoza. Hue...

Huelguistas saliendo de u...Huelguistas saliendo de un mitin c...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT