Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Hijos

Contenido disponible: Texto GEA 2000

(Derecho). En Aragón, las relaciones jurídicas entre padres e hijos no se basan en una patria potestad rígida al modo romano, sino en un deber de crianza y una autoridad familiar que ha de ejercitarse en beneficio del hijo.

La determinación de las diversas clases de filiación (matrimonial y extramatrimonial; natural e ilegítima en sentido estricto), los supuestos de su atribución y las consecuencias (apellidos, alimentos, derechos sucesorios...) establecidos en el Código civil español se aplican, en general, en Aragón. Ciertamente, los Fueros de Aragón (y, antes, el Fuero Buscar voz... de Jaca) tenían su propio sistema, e incluso peculiar terminología aragonesa (bordes eran llamados los ilegítimos). Es de notar que los Fueros de 1247 introducen una importante modificación en el anterior Derecho aragonés, dirigida a discriminar peyorativamente a los hijos extramatrimoniales: mientras que fueros locales anteriores llegaban a equiparar a legítimos e ilegítimos en la herencia del padre, en 1247 se priva a los últimos de todo derecho legitimario. Fue influencia de la Iglesia católica, a través del obispo Vidal de Canellas, que consideraba escandaloso y «escarnio de oír» aquella anterior equiparación. La completa reforma de esta materia ya se llevó a cabo. En primer lugar, la Ley de 13 de mayo de 1981, de reforma del Código civil, que modifica drásticamente éste en materia de filiación, sus clases, determinación, prueba y acciones, recibe aplicación en Aragón como Derecho supletorio, lo mismo que la tenían los preceptos del Código en su anterior versión. De otra, la Ley de las Cortes de Aragón de 16 de mayo de 1985, con la finalidad de adaptar la Compilación aragonesa a la Constitución, sustituye con todo cuidado las normas discriminatorias que, contra los hijos no matrimoniales, contenía la Compilación. De manera que ahora, los hijos matrimoniales y extramatrimoniales concurren en pie de igualdad en la sucesión intestada de sus progenitores y tienen el mismo derecho a la legítima Buscar voz.... En la comunidad conyugal, así como en su continuación, se distingue a ciertos efectos entre los hijos comunes de los cónyuges y los que lo son solamente de uno de ellos; no porque éstos sean extramatrimoniales -que pueden no serlo, sino de matrimonio anterior-, sino porque respecto de ellos ningún deber, en principio, incumbe al cónyuge de su progenitor. Aun así, su crianza y educación son carga de la comunidad mientras sean menores o, ya mayores, convivan con el matrimonio, con ciertos matices (vid. arts. 41 y 64 de la Compilación). Las normas sobre autoridad familiar sobre los hijos, así como las que regulan la administración y disposición de los bienes de los menores, también fueron modificadas en 1985.

• Bibliog.: Montull Lavilla, Eduardo: «Notas sobre la filiación ilegítima en la Compilación de Huesca»; Anuario de Derecho Aragonés, IV, 1947-48, pp. 147 y ss.

 

  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT