Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Hidrología forestal

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 09/09/2011

Es la combinación del conocido efecto protector del suelo por la cubierta vegetal, en especial del monte arbolado, con determinadas obras de ingeniería Buscar voz... que se realizan para acelerarlo o asegurarlo en casos extremos de erosión.

Es patente el peligro de erosión en los suelos en pendiente desprovistos de vegetación. Sus consecuencias son la desaparición de los horizontes (capas) que son su soporte, con disminución de su fertilidad y de la capacidad de infiltración, y aumento de los volúmenes de agua que discurren superficialmente, que pueden provocar inundaciones. A ello hay que añadir el arrastre de los materiales erosionados y su depósito posterior aguas abajo, que provocan no sólo daños materiales visibles, sino otros menos espectaculares pero más perjudiciales, como el aterramiento de los embalses.

En Aragón el problema de la erosión Buscar voz... de los suelos es grave y afecta en conjunto con mayor o menor intensidad a todo el territorio. Sin embargo, los daños más importantes quedan localizados bien sobre terrenos de sedimentación moderna en el valle medio del Ebro o en los que por su gran pendiente y falta de arbolado, en especial en las cabeceras de los ríos pirenaicos, se acentúa el problema al tener una mayor pluviosidad Buscar voz....

En la cuenca media del Ebro aparece un fenómeno típico de la hidrología mediterránea derivada de la erosión, la rambla, que corresponde a una cuenca hidrográfica de unos cientos de hectáreas de superficie donde la erosión es grave por el cultivo de sus laderas en pendiente o sobrepastoreadas, que ha destruido la vegetación leñosa. Estas ramblas suelen en su curso atravesar vías de comunicación, y en épocas de tormenta se producen daños en cultivos colindantes e incluso poblados. Su cauce permanece seco casi todo el año; su lecho está constituido por materiales de arrastre de poco tamaño mezclados con arcilla, arenas y limo. Son características en Aragón las ramblas de los ríos Jiloca Buscar voz..., Martín Buscar voz... y Turia Buscar voz..., que han causado tradicionalmente graves pérdidas materiales tanto como de vidas humanas, por la rapidez con que su caudal pasa de cero a varios metros cúbicos por segundo en épocas de tormentas. Es de señalar como efecto importante el que los acarreos que estas ramblas han vertido a los citados ríos han producido la inutilización de superficies de regadío por falta de drenajes o provocado inundaciones de los cultivos de huerta colindantes.

La actuación de los servicios forestales ha sido y sigue siendo intensa en las citadas cuencas. Comenzó a partir de la creación de la 6.ª División Hidrológica-forestal, a principios de este siglo, con su actuación en los alrededores de Daroca Buscar voz..., que se ha extendido a la mayoría de las ramblas entre Calamocha Buscar voz... y Calatayud Buscar voz..., así como al río Martín por encima de Montalbán Buscar voz... y al río Turia a partir de Teruel Buscar voz....

Quizás ha sido en estos trabajos donde se ha conseguido unos mayores beneficios sociales con la repoblación Buscar voz... forestal, parcial o total de las cuencas y de las ramblas, acompañada de obras de ingeniería que han consistido en diques transversales construidos de mampostería, tierra compactada, gaviones, hormigón en masa: su objeto es disminuir la pendiente de los cauces de las ramblas y, con ello, la velocidad de las avenidas, provocando el depósito de los acarreos aguas arriba de estos diques. El resultado de esta técnica es, en general, espectacular; pero es la repoblación forestal en la cuenca la que ha permitido una corrección ejemplar del fenómeno. Así, la elevación anual del lecho de los ríos, que llegó a ser de varios centímetros en algunos tramos ha cesado y se percibe un encaje del cauce y una menor frecuencia de las inundaciones, aun cuando localmente persista el problema en ciertos lugares por imposibilidad de completar la repoblación forestal.

Otro campo de intensa actuación hidrológico-forestal ha sido en Aragón la realizada en las cabeceras de los ríos pirenaicos, en especial el Aragón Buscar voz... y el Gállego Buscar voz..., y con menor intensidad el Cinca Buscar voz... y sus afluentes. En tanto que en las zonas más áridas aparece la rambla como resultado de la erosión, en alta montaña lo es el torrente: su cuenca puede abarcar varios miles de hectáreas, las pendientes de las laderas y de su cauce son mayores, así como el tamaño de los arrastres, y la pluviometría sobrepasa los 1.000 mm. anuales.

En líneas generales las actuaciones han sido similares: repoblación forestal y obras; pero son mucho mayores las dimensiones de los diques y su frecuencia, llegando a veces a constituir pequeñas presas. Ello se debe a la necesidad de producir una pendiente de compensación o equilibrio sobre zonas más escarpadas, con materiales de arrastre de grandes dimensiones y con un caudal que puede llegar a cientos de metros cúbicos por segundo, bien por la intensidad de las tormentas o por deshielos súbitos. La actuación sobre estos torrentes suele durar varias décadas, pues hay que actuar escalonadamente en la realización de las obras de ingeniería, las cuales es preciso completar no sólo con la repoblación, sino con la fijación de laderas hasta que se logra la instalación de una vegetación protectora. Además, a veces la repoblación total no es posible, bien por la altitud o por circunstancias sociales que obligan a compaginar con un pastoreo regulado en la cuenca.

Generalmente la última etapa de actuación se realiza sobre el cono de deyección del torrente, donde los caudales suelen divagar y que queda a veces atravesado por vías de comunicación o sobre el que se asientan, al menos en sus proximidades, poblaciones de la montaña. La canalización y fijación de una trayectoria del torrente es espectacular, de lo que es un modelo la del torrente Arás en el Gállego. Mediante estos trabajos se ha logrado la casi total restauración hidrológica del río Aragón hasta Jaca Buscar voz... y del río Gállego hasta Sabiñánigo Buscar voz.... Un capítulo peculiar de actuación hidrológico-forestal es la corrección de aludes en la zona pirenaica de Aragón. El problema de la detención de los mismos en su trayectoria o, mejor aún, el impedir que se inicien las grandes avalanchas de nieve, parecía casi irresoluble. Sin embargo, la técnica ha permitido lograrlo mediante la construcción de grandes diques huecos en su trayectoria, y la construcción de banquetas para impedir la iniciación de los primeros movimientos de la nieve, o la realización de puentes de nieve que aumentan la capacidad de retención en las grandes alturas, todo ello completado con la repoblación hasta una altura de casi 2.000 metros. Los trabajos realizados en el río Aragón para la protección de la estación de ferrocarril Buscar voz... y la población de Arañones Buscar voz... son un ejemplo de resonancia internacional por su eficacia.

 

Monográficos

El Ebro y Aragón: aspectos físicos

El Ebro y Aragón: aspectos físicos

Navega por el Ebro para descubrir el río más caudaloso de la península, su paisaje, su flora o su fauna.

Los ríos de Aragón

Los ríos de Aragón

Un recorrido por la red hidrográfica aragonesa, uno de los principales elementos vertebradores del territorio.

Imágenes de la voz

Esquema del ciclo del agu...Esquema del ciclo del agua

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT