Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Guiñote

Contenido disponible: Texto GEA 2000

Juego de naipes típico de Aragón, que suele jugarse mucho también en Navarra y parte de Castilla, pero sobre todo en aquellas ciudades donde hay centro aragonés. Se juega con baraja española de 40 cartas.

Antiguamente, se llamaba bresca real (brisca). Su actual denominación tiene origen en los guiños que en la bresca real se hacían los compañeros de juego. Las voces altoaragonesas guiñá, guiñada y guiñotada, usadas hace un siglo en el argot de la brisca aragonesa, completan su etimología. Así, en Bolea y sierra de Loarre, guiñotada llamaban a la brisca de 48 cartas, por los guiños (señas) que se hacían los jugadores, voz que en la actualidad significa el tiempo dedicado al juego del guiñote. También se llamaba «tute aragonés» por la similitud con el tute en algunos lances, tanteo y valor de las cartas.

En el guiñote, en todos los palos, el orden de las cartas, de mayor a menor valor, es el siguiente: as (11), tres (10), rey (4), sota (3), caballo (2), siete, seis, cinco, cuatro y dos. Difiere de los juegos originarios en que la sota vale aquí un tanto más que el caballo, y que los cantes (acuses) se forman con reyes y sotas, en vez de reyes y caballos, como en el tute.

Puede jugarse individualmente entre dos jugadores, partida de «mano a mano»; pero lo típico y tradicional es el juego de parejas, en cotos de tres o cinco partidas (o garras, como llaman en Mora de Rubielos cada una de las partidas). Por regla general, la pareja vencedora del coto, concede la revancha, remincha en el Somontano y esquite (desquite) en otras zonas, con un matiz de cortesía y continuidad lúdica. Sin embargo, en el guiñote arrastráu, que se puede jugar entre tres, cuatro o cinco personas, siguiendo las reglas del tute arrastrado o indómito, la individualidad del jugador matiza situaciones de suerte y ganancia.

En el guiñote por parejas, son interesantes las formulillas rituales de barajar las cartas, emparejar jugadores, la suerte de dada, la salida, los cantes y los arrastres, situaciones todas muy ricas en el léxico aragonés. El jugador que ha de repartirlas, tras haber barajado bien las cartas, las ofrece al de la izquierda para que haga uno o varios cortes, y las distribuye a continuación, seis cartas a cada jugador, de tres en tres, siguiendo el orden de derecha a izquierda, y descubriendo finalmente la que pinta (señala) el palo de triunfo, sobre la que deposita cruzado y oculto el montón (baceta).

Inicia el juego el jugador situado a la derecha del repartidor, jugando una carta; juegan los demás la suya en el orden de rotación indicado, procurando el descarte para cuando llegue la suerte del arrastre, en que es obligado matar (montar) o servir (asistir); si se falla al palo, hay que echar triunfo, y en su defecto, una carta cualquiera.

Durante la partida, si una figura marca el triunfo, puede cambiarse por el siete del mismo palo, siempre y cuando el jugador o su pareja hayan hecho baza. Los buenos guiñoteros, que «saben tenerlas», antes de hacer el cambio juegan la última baza, para intentar acumular puntos, cargando guiñote a su compañero, o simplemente buscan el descarte.

Como en el tute, para ganar la partida hay que hacer 101 tantos. Si ninguno de los contrincantes consiguen ese tanteo, debe jugarse otra partida, llamada «de vueltas», llevándose la cuenta de los tantos conseguidos en la anterior; cesa el juego cuando una de las partes alcanza esa puntuación.

Interesantes son las formulillas utilizadas en el recuento de las bazas, siempre en función del que ha hecho «las últimas», que tácitamente tiene adquirido el derecho a contar primero. Esta suma ritual mental o en voz alta dice así: «Diez últimas», como primer sumando, y después agrega los cantes y el valor de las figuras. Hasta 51 puntos, 50 serán «malas» y «una buena», que se cantará con más énfasis hasta contabilizar todas las «bazas buenas», que nos darán partida cuando nos ne semos pasáu o hemos hecho «cincuenta y una buenas».

Si en la partida ha cantado «las cuarenta» quien ha hecho las últimas, entonces se dice: «Cuarenta y diez últimas, cincuenta», siendo todas las figuras conseguidas «tantos buenos», y considerando como «bazas buenas» todas las cartas ganadas. Cuando los dos adversarios consiguen pasar de 101 tantos, gana la partida quien hace las «diez últimas», y además tiene la dada (derecho de repartir) para la nueva partida.

En la Sotonera oscense, el ciego se juega como el guiñote, pero el triunfo lo pinta (marca) el primer cante, que vale por las cuarenta.

• Refranes, dichos y mazadas en el guiñote: por ser auténtica sabiduría popular, el refranero de los guiñoteros aragoneses puede figurar, por derecho propio, en las varias y ricas colecciones paremiológicas de que se ufana, con legítimo orgullo, la literatura nacional. En función del juego, las suertes, el ambiente y el resultado, en una breve selección, pueden clasificarse así:

— Dichos relacionados con el reglamento:

Barajea bien, menéalas y da se aconseja al que las da, para evitar triunfadas a una mano

El guiñote lo inventaron un sordo y un mudo es la primera advertencia que hacen en Lupiñén

Carta en la mesa, pesa muy generalizado

Carta echada, se levanta con el codo muy generalizado

— Máximas del buen jugador altoaragonés:

Matanza de caballo, diez p´al contrario usual en el mano a mano

A un guiñote, otro cuando en el juego por parejas, a una salida de carta alta se responde con otro guiñote o cargue, de cara al compañero

Nunca mejor empleáu cuando se han jugado dos ases consecutivos y el jugador siguiente tira el as de triunfo

El tres muere en su oficio cuando en el juego por parejas, hay un arrastre obligado, Barbastro

Si al guiñote has de ganar, en la última no has de matar muy generalizado

Si eres guiñotero, el triunfo p´al compañero muy generalizado

— Dichos de reproche, vaticinio y cante:

Con las cuarenta, tres y as, la partida ganarás muy generalizado

Veinte en bastos: alguno pagará los gastos refrán de mozos, jugándose la consumición en el bar

De mis veinte o De mis cuarenta cuando, tras el cante, se sale de una de estas figuras

Buena robada cuando se levanta de la baceta una carta que hace juego

— Dichos y expresiones durante los arrastres:

Si arrastras de as, las últimas perderás jugando mano a mano

¡Arrastro... el culo por un barzal! muy generalizada

Orina, que viene el doctor arrastre de oros

La espadilla, que todo lo pilla arrastre del as de espadas, expresión antigua del guiñote arrastráu, derivada del refrán del juego de la manilla, que dice: Fuerza al basto la manilla, y a estos dos, la espadilla

Uno de garrotes arrastre del as de bastos (bastillo, bastón o l´apartapelos en aragonés)

— Dichos para censurar a los mirones, guiñones y charlatanes:

Los mirones, de mármol, y, si puede ser, picau Barbastro

Aquí yes tu tan preciso com´os perros en misa Somontano oscense

Ponte un bozal, morrosdaba  Tardienta

Con este cenizo al lau no se pué ganá Ribagorza

Rajas como un descosido Zaragoza

— Dichos que repudian la suerte de los ganadores:

La primera pa los críos muy generalizado

Llevar zángana utilizada en Almudévar con matiz supersticioso, pues los zánganos (mirones), según estén sentados a la derecha o a la izquierda del jugador supersticioso son para él buena o mala señal

Por juar una vez no pecas, pero guárdate d´as tornas no hay que buscar la fortuna en las siguientes partidas. Un coto de guiñote no se gana hasta la última partida

— Dichos de escarnio entre los guiñoteros mozos:

¡Qué potra tiés! ¡Qué suerte tienes!; Huesca

Les hemos hecho la partida seca muy generalizado

Partida zaragozana muy generalizado

Los imos llebáu como cagallón por cequia Alto Aragón

Y de siempre, Guiñotero y rondador, seguro trasnochador, pues la partida de la noche, como la ronda, se sabe cuándo empieza, pero nunca cuándo termina.

 

Imágenes de la voz

GUIÑOTE, ACUARELA DE IÑAK...GUIÑOTE, ACUARELA DE IÑAKI

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT