Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Guerra civil

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 24/01/2011

(1936-1939). (Hist. Contemp.). El 17-VII-1936 el ejército español del protectorado de Marruecos se sublevaba contra la República Buscar voz.... Al día siguiente, la sublevación Buscar voz... se extendía por Andalucía, y el 19 por el resto de la Península, con distinta suerte, según el comportamiento de autoridades y fuerza pública y la pujanza de la resistencia popular.

En Zaragoza, donde la C.N.T. Buscar voz... está sólidamente implantada, hay un general jefe de la división orgánica con fama de republicano y de masón; pero Cabanellas Buscar voz... estaba comprometido en la conspiración. Esto es lo que no sabían los militantes de la C.N.T. reunidos en asamblea dos días antes, que aprobaron la conducta de sus dirigentes Abós y Ejarque de seguir en contacto con las autoridades civiles y militares en espera de acontecimientos, allí se rechazaron las proposiciones de Chueca encaminadas a apoderarse de armas para el combate. También el gobernador civil, Vera Coronel, creía en la fidelidad de Cabanellas y apaciguaba no sólo a los anarquistas sino también a republicanos y socialistas, con menor implantación en Zaragoza.

Aquel sábado día 18 fue acuartelada la tropa, mientras el general Núñez del Prado volaba de Madrid a Zaragoza Buscar voz... con la esperanza de dominar la situación y hacerse con la división orgánica de todo Aragón. Pero, una vez llegado, accedió a trasladarse desde el Gobierno Civil Buscar voz... a Capitanía General Buscar voz..., donde se encontraba Cabanellas y donde fue detenido. Horas después, los detenidos de la C.N.T. y del Frente Popular Buscar voz... ascendían a 360 (lo más activo de los militantes). A las cinco de la madrugada del día 19 era declarado el estado de guerra, afirmando Cabanellas en su bando que tomaba tal decisión pensando «en los altos intereses de España y de la República» (sic). Vera Coronel era detenido; como Núñez del Prado, sería fusilado días después. Los guardias de asalto se sublevaron también y la huelga general decretada por los sindicatos fue rota por el terror. En Huesca Buscar voz... y Teruel Buscar voz... se declaró el estado de guerra sin apenas resistencia. En cambio, en Jaca Buscar voz... la lucha duró todo un día debido a la resistencia de los paisanos armados, con el alcalde, Muro, al frente, hasta que encontró la muerte. En Barbastro Buscar voz..., el jefe de la guarnición, coronel Villalba, permaneció fiel al gobierno y dominó la situación.

En pocos días, varias columnas procedentes de Cataluña, donde la sublevación había fracasado, marcharon en dirección de Huesca y Zaragoza, y también hacia Teruel las que procedían de Valencia. Fue entonces cuando unos aviones enviados desde Barcelona lanzaron unas cuantas bombas sobre Zaragoza, una de las cuales cayó en El Pilar y no estalló, hecho calificado de milagroso por cierto sector de la población. Pero la situación era crítica, a pesar de las unidades de requetés llegadas desde Navarra; tal vez esa proximidad de los frentes hizo todavía más dura la represión en Zaragoza; todavía no ha sido posible saber el número total de sus víctimas, pero pasaron de diez mil durante toda la guerra. Para las otras dos provincias, estimaciones moderadas sitúan por encima de tres mil las víctimas del sector sublevado. La columna Durruti Buscar voz... tomó Bujaraloz Buscar voz... y avanzó hasta Pina Buscar voz.... Más al norte, la columna Del Barrio no pudo tomar a Zuera Buscar voz... y envolver a Huesca; los republicanos quedaron en Tardienta Buscar voz... y en las proximidades de Huesca. Hacia octubre el frente, más o menos continuo, iba desde la cuenca del Alfambra Buscar voz..., en el sur, hasta el Pirineo; las fuerzas que cubrían el frente por el lado republicano no eran muy coherentes ni estaban bien dotadas de armamentos; por su parte, la V División, aunque reforzada y mandada por Manso de Zúñiga, se limitaba a impedir penetraciones en Huesca y sector Pina-Osera.

La vida se organizaba en ambas retaguardias de este Aragón partido en dos. En las zonas que teóricamente quedaban bajo la jurisdicción del Estado republicano, las columnas militares de la C.N.T. convocaron a los campesinos de las localidades de sus sectores y condicionaron la creación de colectividades Buscar voz..., a veces agrarias, y otras de la vida local total; si muchas colectividades respondían a la voluntad de aquella población rural, hubo otras formadas por el temor a las armas. También, un Consejo Regional de Aragón Buscar voz..., formado por anarquistas y presidido por Joaquín Ascaso Buscar voz..., fue creado por iniciativa de una asamblea regional de la C.N.T. y se instaló en Fraga a mediados de octubre de 1936. Este organismo casi independiente fue creado sin contar siquiera con el Comité Nacional de la C.N.T. ni con el gobierno, en el que eran ministros cuatro militantes de la misma central sindical. Sin embargo, en noviembre este Consejo fue «institucionalizado» y reconocido por Largo Caballero, jefe del gobierno; participaron también en él, aunque con carácter minoritario, socialistas, comunistas y republicanos. Sin embargo, el Consejo siguió gobernando a su libre arbitrio; en febrero de 1937 organizó en Caspe el Congreso de la Federación Regional de Colectividades. De hecho, todo el poder continuó en manos del anarcosindicalismo.

Las capitales siguieron siendo ciudades muy próximas al frente, dominadas por la vida castrense con todas las secuelas, aunque Zaragoza, ciudad importante, tuviese también una vida de retaguardia animada, y por su proximidad a Navarra adquiriese, a veces, un tono «requeté».

Los frentes aragoneses, relativamente tranquilos durante siete meses, entraron en violenta acción en abril de 1937. A primeros de junio el alto mando republicano preparó una operación sobre Huesca cuyo objetivo principal era ayudar al frente del norte; pero al empezar la acción murió el general Lukács, jefe de la XII Brigada Internacional Buscar voz..., y el plan ofensivo quedó seriamente afectado, no logrando ninguno de sus objetivos.

La perseverancia del Estado Mayor republicano en contrarrestar a nivel estratégico la ofensiva de las fuerzas franquistas en el norte, convertirá las tierras aragonesas en teatro de importantes batallas aquel verano de 1937. Cronológicamente fueron precedidas de la eliminación del Consejo de Aragón, ordenada por el gobierno de la República y ejecutada por la División que mandaba Líster, el 11 de agosto. El 24 del mismo mes, seis divisiones al mando del general Pozas atacaban desde Zuera (cuya estación llegaron a ocupar) hasta Fuendetodos Buscar voz... y Belchite Buscar voz.... La División Líster profundizó en treinta kilómetros, pero encontró tenaz resistencia en la línea entre Mediana y Fuentes de Ebro. Cuando el día 27 los republicanos dispusieron de fuerzas motorizadas era ya demasiado tarde. Belchite Buscar voz... también resistía. Franco, alarmado ante el peligro que se cernía sobre Zaragoza (las fuerzas de Líster llegaron a 22 km. de la capital) salió hacia esta ciudad; pero, sin llegar a ella celebró una reunión de jefes militares en la casilla del portazgo de Alfaro, donde se tomaron disposiciones para la contraofensiva. La división mandada por Barrón, encargada de salvar a Belchite, no pudo lograr su empeño, pues la ciudad cayó el 3 de septiembre tras encarnizada lucha, casa por casa. Sin embargo, este éxito local y algún otro parecido no compensaron al Estado Mayor republicano, que no pudo conseguir los objetivos que se había fijado.

De nuevo montaron los republicanos una ofensiva local, con apoyo de tanques, en la segunda quincena de septiembre. El XII Cuerpo de Ejército, mandado por Casado, no logró ninguno de sus objetivos.

Estos hechos permitieron asegurar las defensas de Zaragoza, repercutiendo favorablemente en sus actividades económicas, etc. Pero durante más de medio año Aragón seguiría siendo el principal teatro de la guerra. Tras la caída de Asturias, Zaragoza fue, más que nunca, una placa giratoria de las actividades bélicas.

A primeros de diciembre de 1937 concentró Franco doce divisiones escalonadas en el valle del Jalón hasta una línea Calatayud-Medinaceli, con objeto de lanzar una ofensiva sobre Guadalajara que, combinada con otra por el Jarama, provocase el cerco total y la toma de Madrid. Con ese motivo se operó en Aragón la mayor concentración de fuerzas hasta entonces conocida. Pero al mismo tiempo, el gobierno republicano aceptó el 8 de diciembre el «contragolpe estratégico n.° 2» preparado por el general Rojo, destinado a ocupar el saliente de Teruel, cortar sus comunicaciones con Zaragoza y frustrar así un ataque a Madrid. Tres Cuerpos de Ejército -unos 40.000 hombres, con 125 cañones, 92 tanques y 80 carros- lanzó Rojo contra las líneas de Teruel en la helada madrugada del 15 de diciembre. A mediodía ya estaban cortadas las comunicaciones con Zaragoza. Las primeras tropas republicanas penetraban en Teruel el 22 de diciembre, pero el defensor, Rey d’Harcourt Buscar voz..., resistió en cuatro bastiones: gobierno civil, Banco de España, seminario y un convento, mientras Franco enviaba ocho divisiones mandadas por Aranda y Varela con 296 piezas artilleras; realizando un primer avance, se estrellaron luego en el Muletón y Rey d’Harcourt tuvo que rendirse el 8 de enero.

Siguió empero la batalla con insólito encarnizamiento; Rojo tuvo que emplear en ella a dos cuerpos de ejército más; Franco al cuerpo de ejército marroquí, varias divisiones navarras y la caballería de Monasterio. Un mes después tenía en línea a 125.000 hombres con 400 cañones que para el 10 de febrero habían logrado una penetración de treinta kilómetros. Pero los combates prosiguieron cada vez más mortíferos para ambas partes. Por fin, el 19 de febrero quedó cercada la 46 División (mandada por «Campesino»), que defendía la plaza. En la madrugada del 22 intentó una salida por sorpresa entre la Muela y el Turia; sólo 1.300 hombres consiguieron llegar a las líneas republicanas. La batalla de Teruel había terminado. Los republicanos, mandados por Modesto, estabilizaron su frente en la margen derecha del Alfambra. Habían perdido Sierra Palomera Buscar voz... y su desgaste de reservas había sido mayor que el de sus adversarios.

En efecto, Franco pudo mover cien mil hombres que el 9 de marzo rompieron el frente republicano por una línea Viver-Rudilla Buscar voz...-Belchite-Quinto Buscar voz.... El frente republicano de Aragón se desplomó; en pocos días cayeron Alcañiz Buscar voz..., Montalbán Buscar voz... y Caspe Buscar voz..., en el norte de Aragón las tropas de Solchaga y el Cuerpo de Ejército de Aragón tomaron la línea Tardienta Buscar voz...-Alcubierre Buscar voz..., y el 28 de marzo entraron en Barbastro Buscar voz.... Tan sólo en la zona de Bielsa Buscar voz..., el jacetano comandante Beltrán Buscar voz... («el Esquinazau») resiste completamente cercado dos meses y medio hasta que el 15 de junio su División, la 43, se repliega a Francia.

También el 28-III-1938 las tropas marroquíes entraban en Fraga Buscar voz.... A primeros de abril la guerra se alejaba de Aragón, excepto en su extremo sur; quedaban, como reliquia suya, devastaciones, muertes y represión. Por otra parte, Aragón se convertía en primera retaguardia de alto valor estratégico e intenso movimiento militar.

Todavía se combatió en la provincia de Teruel; el 23 de abril inició el general Varela el ataque contra el saliente republicano de Aliaga Buscar voz...-Ejulve Buscar voz.... Se combatió durante un mes, hasta el 20 de mayo, fecha en que Varela y G. Valiño, al ocupar la línea Valdelinares Buscar voz...-Mosqueruela Buscar voz..., venciendo la resistencia del XXI C. de E. mandado por Errandonea, conseguía dominar todo Aragón, menos el rincón de Puebla de Valverde Buscar voz..., Mora de Rubielos Buscar voz... y sierra de Javalambre Buscar voz....

En una nueva fase de la llamada «batalla de Levante», el Cuerpo de Ejército Italiano, al que se agregaron las divisiones navarras de Solchaga, se desangró entre Mora de Rubielos y Javalambre (y luego el C. de E. de Castilla), tan sólo alcanzadas en el último día de aquella ofensiva, 23 de julio. Allí quedaron las líneas y tan sólo unos pocos kilómetros entre Arcos de Salinas Buscar voz... y las inmediaciones de Manzanera Buscar voz... fueron teatro de choques importantes durante el mes de septiembre.

Zaragoza vivirá todavía como retaguardia próxima al frente, las emociones de la batalla del Ebro Buscar voz.... «Terminus» -como era llamado el cuartel general en campaña de Franco- fue instalado en Alcañiz. Allí pasó el Generalísimo días difíciles, no sólo por la coyuntura bélica, sino por el peligro que para él suponía que Chamberlain y Daladier no aceptasen el Dicktat de Hitler en Munich. Pero sí lo aceptaron y esa decisión no fue ajena al resultado final de la batalla del Ebro.

 

Monográficos

Aragón durante el franquismo

Aragón durante el franquismo

Un nuevo estado totalitario surge tras la fractura de la Guerra Civil. Conoce su evolución en Aragón.

La II República y la Guerra Civil en Aragón

La II República y la Guerra Civil en Aragón

Una década traumática que iba a marcar una profunda fractura en la sociedad aragonesa del siglo XX.

Imágenes de la voz

Ruinas de Belchite (Zarag...Ruinas de Belchite (Zaragoza) Igle...

Guerra Civil. El frente d...Guerra Civil. El frente de Aragón ...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT