Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Galerías de arte

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 25/06/2010

Salas de exposición (Hist. del Arte Buscar voz...). La oferta cuantitativa de Aragón por lo que se refiere a salas dedicadas total o parcialmente a la exhibición de obras artísticas resulta muy amplia -como podrá comprobarse-, incluso si se le compara con otros ámbitos de proporciones similares.

Para sistematizar tal número de propuestas merece la pena distinguir entre lo que consideramos espacios públicos y privados y, dentro de esos dos grandes grupos, las entidades oficiales (instituciones), las financieras (bancos y cajas de ahorros), los distintos tipos de galerías de arte, los centros de enseñanza, las asociaciones culturales y fundaciones varias y, por último, los comercios, además de las salas alternativas, casi todas ellas situadas en bares o establecimientos de hostelería. Téngase en cuenta que hemos preferido citar extensamente el mayor número posible de salas (sin que esto signifique que pueda faltar algún ejemplo suelto) porque todas ellas permanecen vivas ahora, en un pasado reciente o, en todo caso, son espacios susceptibles de albergar una exposición en el futuro aunque no lo hayan hecho últimamente. El orden cuantitativo aconseja comenzar con la prov. de Zaragonza, continuar con la de Huesca y concluir con la de Teruel.

La exposición Hispano-Francesa Buscar voz... de 1908 sirve de arranque y ofrece las primeras exposiciones de obras de pintores no locales; y también la de aquellos otros que, aunque nacidos en la región, trabajan fuera de ella. Salones y exposiciones van ofreciéndose con una relativa frecuencia en sucesivas ediciones conmemorativas, lo cual permitiría contemplar en Zaragoza obras de los pintores franceses del momento, tales como Bonnard, Valloton, Vuillard, Valtat, Vlaminck, etc. Esta continuidad de exposiciones tendrá un ritmo más o menos frecuente en otros centros expositores de aquel entonces. No obstante, en el primer tercio del siglo la exposición individual es casi mítica, reservada a las grandes figuras, entre otras razones porque era difícil encontrar un lugar adecuado para ellas.

El Ateneo Buscar voz..., en el Casino Mercantil y Agrícola de Zaragoza Buscar voz..., es uno de los primeros centros donde se ofrecen de forma continuada exposiciones de pintura.

El Palacio de La Lonja pasa a desempeñar con frecuencia el papel de sala de exposiciones; allí se montan las grandes retrospectivas, como la de Zuloaga del año 1916 o la exposición Hispano-Francesa del año 1919. También se ofrece en La Lonja la «Exposición Regional», que a partir del año 43 pasará a llamarse «Salón de Artistas Aragoneses» y constituirá una de las pocas ocasiones en que los pintores aragoneses podían exponer sus obras, ya que la escasez de locales dedicados exclusivamente a este fin lo dificultaban.

La Diputación Provincial de Zaragoza montaba en sus salones periódicamente exposiciones de arte hasta los años 50, en que inauguró una sala dedicada exclusivamente a esta actividad.

En ocasiones los locales del Teatro Principal eran igualmente utilizados como lugar donde organizar exposiciones, salones o premios de pintura.

En el año 1928, Zaragoza conmemora el primer centenario de la muerte de Goya Buscar voz...; con este motivo se inauguró en el parque Primo de Rivera el «Rincón de Goya», edificio de audaz arquitectura, dedicado principalmente a sala de exposiciones, donde tendrá lugar cierta actividad hasta el año 1936. Tras la guerra civil, este centro pasa a cumplir otras funciones.

A partir de los años 70 el panorama de las galerías zaragozanas cobra auge y se abren -y cierran- abundantes locales destinados a exposiciones. Así, por ejemplo, la Caja de Ahorros de la Inmaculada abrirá en su sede de la calle Don Jaime la «Sala Luzán», que desarrollará una gran labor. Poco más tarde monta la «Sala Barbasán» en Independencia, 23, destinada especialmente a los jóvenes pintores. En 2000 ambas salas siguen funcionando, habiendo pasado la «Barbasán» a la calle Don Jaime, y la «Luzán» al nuevo edificio de Independencia, 10.

La Caja de Ahorros de Aragón y Rioja, también por entonces, inaugura dos salas de exposiciones, la «Gambrinus» en la plaza de España y la «Bayeu» en Calvo Sotelo; años más tarde, nueva sala acompañará a las anteriores: la «Torre Nueva», en la calle del mismo nombre. Excepto «Torre Nueva», las dos restantes cierran en 1980.

En la Escuela de Artes Aplicadas de Zaragoza se montó una gran sala de exposiciones, que no ha sido aprovechada como podía. También la Facultad de Filosofía y Letras inauguró una pequeña salita, que mantiene continua actividad.

Retomando las actividades oficiales del Ayuntamiento de Zaragoza cabe indicar diversas facetas. Reseñaremos aquí espacios tan diversos como la Lonja que casi podemos considerar un emblema en este apartado y que, por tanto, debe combinar exhibiciones muy distintas de ámbitos muy diferentes (antológicas, grandes muestras exteriores, proyectos culturales y toda la posible gama de actividad), el Museo Pablo Gargallo se centra más en lo escultórico -sin exclusividades- y admite ofertas más arriesgadas junto con líneas históricas, la «Sala Juana Francés» mantiene una trayectoria fértil atenta al arte joven y a las realizaciones de mujeres (se sitúa en la Casa de la Mujer); el Palacio Montemuzo, el Palacio de los Morlanes y el Torreón Fortea que muestra artistas generalmente aragoneses de reconocido prestigio. Deberían añadirse los centros culturales adscritos a barrios o grupos de población (por ejemplo, el Centro Cultural Río Ebro y el Centro Cívico Delicias). Ya sin actividad citaremos la carpa del Pabellón Municipal de la plaza de los Sitios, los Antiguos Depósitos de Agua (también conocidos como Espacio Pignatelli, ahora cerrado, aunque no debe confundirse con el espacio de la Diputación General) y también la «Sala Municipal de Arte Joven», aunque se cedió a la Asociación de Artistas Plásticos Goya de la que depende una programación muy abierta e irregular para propuestas locales o intercambios internacionales.

A la Diputación Provincial corresponde la gestión del Palacio de Sástago, su espacio preferente, con las dificultades lógicas que este extremo conlleva pero siempre con ofertas señaladas. Del mismo modo cuentan con las salas habilitadas en su sede, generalmente conocida a estos efectos como Palacio Provincial, que se relacionaría asimismo con la Institución «Fernando el Católico».

La D.G.A. alberga en su espacio natural, el Edificio Pignatelli, un total de tres salas con programación abierta. Muy raras veces han funcionado todas al mismo tiempo (la «Corona de Aragón», la «Hermanos Bayeu» y la «María Moliner», además del patio que en ciertos momentos se habilita para estos fines, especialmente si se trata de montajes escultóricos). Le sigue el Museo de Zaragoza (antes Provincial y anteriormente de Bellas Artes) también de línea mixta; el Museo Pablo Serrano (antiguo Museo Fundación) que tiende, de manera coherente, a ocuparse del arte actual, y la sala «Lanuza», situada en el Espacio Joven Baltasar Gracián, que se dedica a la promoción de artistas locales menores de treinta años. También se incluye en este apartado el espacio secundario de la Biblioteca de Aragón. Sumaremos, ya en distinto terreno, el Palacio de la Aljafería, sede de las Cortes de Aragón, que se dirige más hacia artistas locales, en general, como le ocurre al Palacio del Justiciazgo (sala Juan de Lanuza), que depende autónomamente de esta institución.

A las entidades financieras corresponde en muchos casos llevar el peso de las manifestaciones artísticas para completar o complementar los planteamientos que anteriormente se citan. IberCaja, como suele ser común en estos ámbitos, diversifica sus espacios y reserva el Centro de Exposiciones y el Patio de la Infanta para los eventos señalados. Quedan en un necesario segundo plano la sala «Torre Nueva» y la «Antón García Abril» (conocida como iberCaja Actur). Cabe referirse al Museo Camón Aznar, de orientación histórica e histórica contemporánea, y como precedente la antigua sala «Gambrinus».

Las actividades de la C.A.I. se basan en el trabajo coherente de la sala «Luzán», más preocupada en mantener una línea definida, con un difícil equilibrio entre artistas locales y foráneos; y se completan con la sala «Barbasán», casi siempre orientada al arte joven, aunque admita otras variantes. Nombraremos también al Banco Zaragozano con artistas nacionales de prestigio; la Caja del Jalón y su línea concreta de tono realista; el Banco Central Hispano, antes Hispano 20, que ofrece oportunidades a los noveles, y por su continuidad a la Caja de Madrid o a la ahora inactiva Caja Rural de Huesca. Con un papel secundario podrían citarse el Banco Bilbao Vizcaya, la Caja de Barcelona y la Caixa.

Entre los centros de enseñanza destacan la Universidad de Zaragoza, sobre todo por la sala del Paraninfo y el local secundario de la Facultad de Filosofía y Letras. Capítulo aparte merece la Escuela de Artes con muestras importantes, en muchos momentos orientadas a su compromiso didáctico. Tampoco olvidaremos los Institutos de Enseñanza Secundaria como el Mixto-4, tan intenso en su tiempo y el Jerónimo Zurita.

El panorama no estaría completo sin las asociaciones culturales y fundaciones varias que mantienen abiertas un buen número de salas.

Respecto a los centros regionales destacan la Casa de Teruel y el Hogar Extremeño (Sala «Zurbarán»); también realizan o realizaron muestras el Hogar Navarro, Casa de Castilla y León y Casa de Valencia. El capítulo de varios lo abren el Colegio de Arquitectos y el Colegio de Aparejadores. Seguirían sin funcionamiento continuado la «Galería A.B.A.» (Asesores de Bolsa Asociados), el Centro Mercantil, que fue muy importante en su tiempo, la Fundación Nueva Empresa (realizó exposiciones en la Cámara de Comercio), la asociación el Cachirulo, la sala San Braulio Hall dependiente del P.S.O.E., la «Costa 1» de la U.G.T., las exposiciones de Mapfre Vida, las realizadas en el Teatro Principal e iniciativas relevantes como la «Nave Taller Estudio» en el pasado o la sala «Arrebato». Cabe resaltar la intensa labor de la Sociedad Fotográfica de Zaragoza en su sala «Gil Marraco», la sala «Martínez Soria» de la Agrupación Artística Aragonesa y el impulso de Renta/4.

También se incluirán los imprescindibles comercios y salas alternativas con pubs, bares y cafés como Itxaso (el decano en este territorio), Arista, Azul Rock, Café, Bonanza, Bomarzo, Café de la Infanta, Café Tango, Café Xenon, Café Dalí, Café Espejo, Karma, Prior Ortal y Rincón de Aragón. Sin oferta en el momento añadiremos a La Arcadia, Anacoreta, La Abuela Basilia, Modo, Sala M-tro, Oly-Stanley, Piramys, Séptimo Sello, El Té, Trámite y Versión Original. Dentro de los comercios y empresas conviene subrayar algunos ejemplos como Antigüedades Aroya, Decor-Art, «Atrium», Hotel Boston y la especialista en cerámica «Ambigú». Súmense, de forma irregular, Áurea Plou, Arte Prints, Alfar-Arte, estudio Borsao, Librería Cálamo, Librería de Mujeres, El Corte Inglés, Cerámica y Ceramistas, Casino de Zaragoza, Gran Hotel, Gesfime, el desaparecido periódico El Día y Fresno, por tomar un número reducido.

La provincia de Zaragoza ofrece una amplia representación, aunque lógicamente más inclinada a las propuestas de las instituciones y no tanto a la iniciativa privada. En Calatayud citaremos a la U.N.E.D., el Café Chaplin y el Instituto de Enseñanza Secundaria Primo de Rivera; en Tarazona el Centro de Estudios Turiasonenses, el Palacio Episcopal, el Conservatorio, las salas «Albiana» y «Basurto» (todas ellas en pleno rendimiento con la iniciativa Tarazona Foto), añádase además el espacio próximo del Monasterio de Veruela (Vera de Moncayo); Borja cuenta con la «Galería María Isabel», la antigua Casa Sindical y el Convento de Santo Domingo; en Fuendetodos funcionan las salas del Museo de Grabado; y también se habilitan exposiciones en Ejea de los Caballeros (Casa de las Cinco Villas), Tauste (Casa de Cultura), Alagón (Casa de Cultura), Calatorao (Castillo), Utebo (Galería Municipal), Villanueva de Gállego (sala municipal), el Ayuntamiento de Épila, la sala «Barberán» de Caspe, la «Enrique Gastón» en Jaulín y la sala de La Puebla de Alfindén, por citar algunos ejemplos de trayectoria más o menos continuada.

En Huesca las instituciones cuentan con salas como las de la Diputación Provincial (con un subespacio denominado sala «Antonio Saura»); el Ayuntamiento (sala «Valentín Carderera»), y el Museo de Huesca que se especializa en fotografía. Los centros de enseñanza están representados por la Escuela de Artes y la Escuela de Magisterio. A las entidades financieras corresponden las salas de la C.A.I. y la Genaro Poza de iberCaja, y la muy reciente Caja Rural de Huesca, aunque también podría incluirse la sala de Seguros Pelayo. Pueden añadirse espacios alternativos que han colaborado a dinamizar el ambiente artístico como Alambique, Green, La Estrella, La Habana, Juan Sebastián Bach y Café Universal. También encontraremos iniciativas diversas que van desde el Casino Oscense hasta el Salón de Robres o la Casa de Andalucía. Se añadirán la sala de la U.N.E.D. de Barbastro y el Ayuntamiento de Sabiñánigo, el Palacio de Congresos de Jaca y el Ayuntamiento de Panticosa (H.).

Por lo que respecta a Teruel, si mantenemos un orden similar, hallaremos las salas del Museo Provincial, el Museo Diocesano y la Sala Pablo Serrano (dependiente del Servicio Provincial de Cultura), todas ellas de carácter oficial. En cuanto al mencionado Museo Provincial resulta ineludible recordar la muy excepcional programación con exposiciones de importancia nacional e internacional, que se acompañan por catálogos de ineludible referencia. Basta recordar, por ejemplo, las Jornadas Surrealistas Buscar voz.... Así mismo, dentro del arte contemporáneo, publica libros, en una colección titulada «La Edad de Oro», cuyo primer número comienza en 1995 bajo el título de «Historia del Collage en España», de Emmanuel Guigon. Los centros de enseñanza cuentan con la Escuela de Artes y el Instituto de Enseñanza Secundaria Ibáñez Martín. Mantiene también abierta sala el Centro Cultural de Ibercaja. Y se añadirán otros espacios como el Casino de Teruel. La provincia está representada por la Lonja de Alcañiz y, en 2000, por los antiguos depósitos de agua, que configuran un hermoso espacio de extraordinarias posibilidades. Tenemos, además, las casas de cultura de Calanda y Andorra, la sala Alcor 82 de Alcorisa, el Instituto Cardenal Ram de Alcañiz, el castillo de Valderrobres y el Torreón de la Cárcel de Montalbán. Destacaríamos, por último, por su trayectoria actual, la sala Joan Cabré en el Museo homónimo de Calaceite.

En cuanto a las galerías de arte, teniendo en cuenta la época, el tiempo de vida y la programación, los tres galeristas aragoneses más importantes son: Víctor Bailo Buscar voz..., años cincuenta y sesenta con la «Sala Libros», Antonio Fortún Buscar voz..., años setenta con la «Galería Atenas», y Miguel Marcos Buscar voz..., años ochenta con la «Galería Miguel Marcos». Las tres son de Zaragoza. Cabe incorporar la tarea de Félix Ferrer Gimeno Buscar voz... con la «Galería S´Art» en Huesca.

Será a partir de los años 40 cuando en Zaragoza aparezcan las primeras galerías. Algunas tendrán muy corta vida; otras por el contrario, siguen funcionando aún, como es el caso de la sala «Libros», fundada por Tomás Seral en su librería de la calle Fuenclara, continuada más adelante por Víctor Bailo y que es la decana de las galerías zaragozanas. Comienza en 1939 con Seral y Casas y Víctor Bailo, continúa hasta su muerte, continuando la tarea, desde 1975, su hijo Ignacio Bailo. En la actualidad, su programación es muy inestable en cuanto a su regularidad.

También en torno a los años 40 surge la sala «Reyno» en la calle Alfonso I, 13, la cual va a tener una vida muy corta. En la misma calle, en el número 1, el fotógrafo Manuel Coyne Buscar voz... montará una sala que tampoco va a durar demasiado. Otra galería viene a Zaragoza en busca de fortuna: la barcelonesa «Sala Gaspar», que se instaló en la calle San Vicente de Paúl, 3; nuestra ciudad no le trajo suerte y tras una corta actividad tuvo que cerrar sus puertas.

Este ambiente zaragozano se prolonga hasta casi la década de los 60, en provinciana calma, donde prácticamente sólo existían las esporádicas muestras organizadas en los centros oficiales y la tranquila actividad del Casino Mercantil y la sala «Libros».

Un poco más adelante, la Asociación de la Prensa Zaragozana inaugura un local de exposiciones en su sede de Requeté Aragonés, 9, actualmente Cinco de Marzo. Igualmente la Sociedad Cultural Italiana «Dante Alighieri» abre sala de exposiciones en la calle Blancas, 2. En la calle Fuenclara, junto a la sala «Libros», aparece la galería «Albiac», bastante efímera.

Con todo esto, la actividad y las exposiciones eran pocas y casi todas dentro de una tónica figurativa y tranquila, que sería rota en parte con el nacimiento de «Kalos», galería de arte fundada por el profesor Torralba; éste traería por vez primera a Zaragoza exposiciones de Picasso, Miró, Dalí, Tapies y Clavé, entre otros grandes maestros contemporáneos. La aparición de «Kalos» va a ser un poco el toque de atención que motivaría el nacimiento de nuevas galerías, como la «Galdeano», en la calle Santa Isabel, de corta vida pero interesante labor. Otra iba a ser la «Naharro», en la calle Manifestación, que tras hacer exposiciones de arte de vanguardia ha derivado hacia una pintura menos moderna. Mariano Naharro, cuya galería se llamaba «N´Art», termina por realizar una buena labor; allí exponen José Manuel Broto y Víctor Mira cuando son jóvenes, e incluso obra sobre papel de Millares. Naharro, por diferentes circunstancias, abandona la galería, hasta el punto que de ser al final un gran éxito, termina por cerrar. Su fundador muere en 1999.

El año 1971, por iniciativa privada, se abrirá en la calle de La Paz, 7, la galería «Atenas», continuadora de «Kalos», que va a desarrollar en sus ocho años de vida una intensa actividad, vivificando grandemente el ambiente artístico zaragozano. Dirigida por Antonio Fortún y asesorada por el profesor Federico Torralba, alcanza una enorme transcendencia por su programación y por adoptar una actitud libre en implicación a diversas experiencias. Allí, por ejemplo, se visualizó en 1972 de forma clandestina Acorazado Potemkin. Exponen artistas aragoneses, los grupos «Azuda-40», «Forma» y «L.T.», sin olvidar la conjunta de Broto, Rubio y Tena en su primera exposición dentro de la pintura-pintura, todo entre 1972 y 1975. Del resto de España basta citar, entre otros, a «Equipo realidad», «Equipo Crónica», Agustín Ibarrola o Manuel Boix.

La galería «Prisma» nace en 1973 en la calle del Temple, 10, y tendrá una actividad notable pero de apenas tres años.

A partir de este momento gran número de nuevas galerías hacen su aparición, así la «Víctor Bailo», en los mismos locales de la «Libros»; la «Berdusán», en la calle Estar, 3, que se mantendría apenas tres años; «Leonardo», en Perpetuo Socorro, 2, mantiene todavía su actividad.

Siguiendo la moda del momento, otras galerías como «La Taguara», arte-bar, nace en la calle Fita, 10, aunque sólo dura unos años. La «Itxaso», bar-galería, en Dato, 13, funciona aún. También las tiendas de muebles prueban fortuna, y así «Blanco», en la calle Bilbao, hace algunas exposiciones; «López», en Independencia, 30, también realiza varias; algunas otras tiendas secundan estas experiencias, sin demasiado éxito.

En fechas menos lejanas abrió sala el Museo Provincial, para exposiciones periódicas de todo tipo y el Ayuntamiento dispuso la «Pablo Gargallo», destinada a los jóvenes pintores.

De iniciativa privada surgieron la «Gastón», en arquitecto Yarza, «Goya», en plaza del Pilar, «Pepe Rebollo», en Madre Ráfols, 2, con una duración de poco más de un año, y «Pata Gallo», en Temple, 10, que dirigida por el pintor Sergio Abraín y Concha Orduña, mantuvo una programación imaginativa y rompedora. Todas, salvo Goya, han cerrado.

En Fernando el Católico, 45, funciona desde 1980 la «Sala Aragón», bajo los auspicios de un banco local. También la Caja Rural del Jalón ha traído la galería «Jalón» a sus locales del paseo de la Constitución, 23. La librería «Muriel» tuvo una pequeña sala de exposiciones en Manifestación, 11. A principios de 1980 el Casino de Zaragoza abrió en su palacio del Coso zaragozano la galería «Sástago», inaugurada con obras de Picasso.

Enre los espacios expositivos que han cerrado, podemos citar galerías como «Caz», «Lourdes Jaúregui», «Javier Ochoa» (antes «Provincia»), «Alfama», «Costa 3», «Fondo de Arte Contemporáneo», «Greco», «Kalos», «Leonardo», «Muriel», «Odile», «Ponzano 16», «Renoir», «Riccio», «Verdi», «Zarauto» y «Zeus». Todas cerradas. Así mismo, «Caligrama-Pata Gallo», 1982, también cierra, siendo dirigida por Sergio Abraín y Chus Torrens, con una línea transgresora en el mismo espacio que «Atenas». Mientras, «Odeón» en 2000 mantiene una irregular programación.

En activo ahora mismo, destacaríamos galerías como «Zaragoza Gráfica», «Spectrum» (especializada en fotografía y dirigida por Julio Álvarez), «Pro 40», de reciente inauguración y especializada en fotografía, «Urban Gallery», «Ricardo Ostalé» desde octubre de 1994 (antes, desde 1992, «Gregorio Millas», del conocido pintor), «Lausín & Blasco», 1997, dirigida por Elena Lausín y que cuenta con un excepcional espacio, y, para concluir «Dos mil dos», antes «Vinçent», ambas dirigidas por María Luisa Safont.

Como hitos importantes en Zaragoza, quedan tres galerías: «Antonia Puyó», 1990, situada en Madre Sacramento y con una impecable programación; «Fernando Latorre», 1991, que tuvo dos hermosos espacios, para inaugurar otro en Gascón de Gotor, octubre de 1999, también con grandes posibilidades por su configuración. Un galerista, Latorre, que mantiene muy buena programación e incluso con exposiciones muy difíciles de encajar en Zaragoza, dando a conocer a artistas como Javier Baldeón, Curro González, Jorge Galindo y Ricardo Cavada o trayendo a Jaume Plensa, Julio Schnabel y Carlos Pazos. Queda Miguel Marcos, el galerista de los ochenta. Su origen se encuentra en la «Galería Xiris» (Tarragona) y las Galerías «Atenas» y «Z» (Zaragoza), esta última ya en el local de la antigua Tabacalera de la calle Ciprés, con una estética que recuerda el Soho neoyorquino. En 1982 adoptaría definitivamente el nombre de Miguel Marcos, abriendo entre 1986 y 1992 espacio en Madrid y desde 1998 en Barcelona. Desde el inicio apuesta por la pintura contemporánea exponiendo por primera vez en Zaragoza a los artistas más representativos de las generaciones de los 80 y los 90: Albacete, Alcolea, Aguirre, Barceló, Broto, Campano, Carmen Calvo, Carlos Franco, García Sevilla, Gordillo, Grau, Lamazares, Lamas, Leiro, Mira, Miquel Navarro, Navarro Baldeweg, Patiño, Santiago Serrano, Sicilio, Uslé..., realizando ediciones de gráfica de muchos de ellos. El espacio de la calle Ciprés es un referente obligado en la vida cultural aragonesa y su labor hizo posible conectar la ciudad con las vanguardias europeas del arte exponiendo artistas de la talla de Arroyo o Brossa. De entre las publicaciones de la galería son de reseñar los catálogos en formato de periódico de gran valor tanto gráfico como artístico, editados en 1984 y 1986. Galería de reconocido prestigio internacional su referencia es inevitable al tratar de la generación de los 80. Miguel Marcos ha paseado el nombre de Aragón, y promocionado a sus artistas, en las más significativas Ferias Internacionales de Arte Contemporáneo: ARCO de Madrid —donde fue fundador y miembro del comité organizador—; Art-Basel (Suiza), Colonia y Frankfurt (Alemania), F.I.A.C.-Paris (Francia) o Art-Chicago (EE.UU).

 

Imágenes de la voz

Sala de exposiciones del ...Sala de exposiciones del Palacio d...

Galería Libros, pionera d...Galería Libros, pionera del arte m...

Galería Miguel Marco de Z...Galería Miguel Marco de Zaragoza

Sala de exposiciones de l...Sala de exposiciones de la Diputac...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT