Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Galanda, Miguel

Contenido disponible: Texto GEA 2000

(Caspe, Z., 27-IX-1951). Pintor. Es Licenciado en Filosofía Pura por la Universidad Central de Barcelona y estudia Bellas Artes en la Universidad San Jorge de Barcelona. Vive y trabaja en Madrid.

Al principio trabaja la figura única, hasta que comienza a incorporar otros elementos cual reflejo del caos urbano. El caso es que en 1984 tiene una obra sólida y algún rasgo que hasta el momento no abandona, como sucede respecto al énfasis por la figura humana gigante en relación al resto de la temática. También la absoluta importancia otorgada al ser humano, siempre desnudo como indefensa distinción de su naturalidad, y la desarticulación compositiva para lograr un mayor impacto plástico en simbiosis al significado. Pasta y férreo expresionismo se unen a un color, sin llamativo contraste, usado para introducir dos franjas que configuran el espacio. Un espacio que nos introduce, salvo para algún interior, en una inquietante atmósfera paisajística de mar y montaña. Durante 1985, el predominio de las tierras se fusionan a un empaste más grueso, que conforman un dualismo indivisible en imbricación a lo representado. Se rememora el primitivismo de la potentes figuras que jamás encuentran un mínimo de deseo o de pasión instantánea, aunque, en ocasiones, el pacífico juego sustituye a la búsqueda inconsciente. A partir de 1986 brota un cambio mediante el impactante colorido por contraste, mientras que lo mágico se alimenta de un fuerte pesimismo. Seres mutilados o crucificados, ciudades sin acceso, personajes con el temible asombro en sus miradas y sigue, en cualquier rincón, un martirio con la soledad derrochada. Súmese que, por entonces, perros, peces, avestruces..., se equiparan al hombre. Igualdad aparente desnuda.

En fechas recientes, año 1999, la obra mantiene similares características en cuanto al color y la corpulencia de la figura humana, así como la sugerencia espacial en plena naturaleza. Sin embargo, predomina la representación de una figura, máximo dos, que siempre representa el quiebro de los efectos y angustias del ser humano. Nadie se salva de una demoledora crítica. Pesimismo desde una realidad.

 

  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Imágenes de la voz

OBRA DE MIGUEL GALANDA...OBRA DE MIGUEL GALANDA

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT