Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Frase hecha

Contenido disponible: Texto GEA 2000

(Folc.) La frase hecha u ocasional, el dicho, aforismo o «timo» son manifestaciones del ingenio popular, deducidas de las más variadas circunstancias y, en cierto modo, abreviación de los refranes o aforismos nacidos de la «sabiduría» del pueblo o, mejor, de su experiencia; muchas de estas frases están en función del sentido del humor del socarrón o «somarda» que juega en ocasiones con la credulidad o simplicidad de los oyentes.

Es difícil hallar el origen de muchas frases o timos que arraigan en las gentes y que se repiten hasta que del mismo modo misterioso caen en desuso. La repetición de estas sentencias hace que lleguen a perder su significado original, que sólo confusamente reconocen quienes las usan; así el «¡que viene Vargas!» que se decía para asustar a los niños, quienes se sentían amedrentados aunque ignorasen que el tal Vargas fue el ejecutor de Lanuza por orden de Felipe II. «Tarazona no recula aunque lo mande la bula» es la moraleja de una narración, recogida por García-Arista, en la que una procesión, al encontrar cortado por una tapia su recorrido desde la iglesia de San Miguel, la saltó por orden del corregidor que presidió, por lo que el estribillo dice, usándose luego como indicación de tenacidad. El «con dineretes, chufletes» es la síntesis de un cuento de Blas y Ubide: uno de Calatayud que iba a Zaragoza y recibía encargos de sus convecinos sólo atendió el de un niño que le había dado una cuaderna para pedirle un chuflete, diciéndole: «Tú chuflarás».

Otras veces la frase nace de la explicación de un objeto o cosa, cuando se amenaza a un niño diciéndole «que te va a caer la maza de Fraga», se alude realmente al artificio de madera que había en Fraga para asegurar con grandes golpes los apoyos del puente sobre el Cinca, del que se decía que «sacaba polvo debajo del agua». Muy interesantes son las frases que no quieren decir nada y que estiman no obstante una comprensión en quienes las escuchan completadas con un añadido de sonsonete: «Lo que no da natura..., tararura», o «De todas maneras..., aguaderas».

Una buena parte de las frases usadas en Aragón son comunes a otras zonas geográficas, sin que sea fácil determinar dónde se produce la primacía cronológica o la forma original, que a veces podrá deducirse de la precisión expresiva; así, «a un burro le hacían obispo y aún lloraba» que conocemos sin el aún, en Valencia o Castilla, lo que aboga por un origen aragonés. Muchas veces las frases se encadenan, sin demasiado sentido; así «O que tiene boca s´entivoca» recogido por Arnal Cavero en el Somontano de Huesca, para corregir una equivocación propia, a lo que el interlocutor, no aceptando la excusa, añade: «y el que tiene nariz se moca». Aún puede aparecer una dúplica a la réplica, como por ejemplo el insulto cuando uno dice, airadamente: «No me da la gana», y se le responde: «Cágate en la cama»; termina entonces el primero: «Yo en el corral y tú en la sabána».

Algunos modismos y frases han nacido de hechos o personajes históricos que pueden identificarse; así «seguir en sus trece», para unos alusivo a la tenacidad de Pedro de Luna, Benedicto XIII, en defender sus derechos, y para otros relacionado con un juego; «con don Antón te topes», por don Antonio de Luna, asesino del arzobispo de Zaragoza tras las turbaciones del Compromiso de Caspe; «ya se murió el rey don Juan», para los desengañados de recibir favores como los que Juan II otorgó generosamente; «más listo que Cardona», vizconde del siglo XIV que logró salvarse de una persecución. Cuando se pierde la noción de la identidad histórica se corrompe la frase; así «más famoso que Barceló por la mar», por el almirante mallorquín del siglo XVIII, se convierte en «más famoso que Barcelona por la mar», porque todos conocen la ciudad, o que Marcelo (en el Somontano), porque Barceló no suena a nada.

Especial interés tiene la atribución a un imaginario personaje de los más variados atributos; así el señor de Alfocea, al que se pone como término de comparación en la brutalidad, diciéndose: «Metió la cabeza en un cántaro, dio una gran voz y lo rompió»; o «Se quitaba las botas a coces», etc. «Más feo que Tito» no sabemos si es una corrupción de Picio, o si se trata del destructor de Jerusalén, o de Titono, hijo de Laomedonte convertido en cigarra, o del guisante alcaldillado. Las alusiones locales son claras en «tiene más que Zaporta», por la familia de este nombre; «más caro que el salmón de Alagón»; «irse por Val de Gurriana» cuando uno toma conducta o camino equivocados; «salir de Herrera y entrar en Carbonera» cuando se empeora una mala situación; «más llano que la sala de San Jorge» por la de la Diputación del Reino; «grande como el canal de Alcorisa», o «como la bola de San lldefonso» -en este caso aplicado a una mentira-, o «como la campana Valera», referida a la de La Seo, cuando se abulta una cosa; «ir con la esquina de los Caracoles», en Zaragoza, cuando una cosa, incluso un reloj, marcha mal; «ya cayó Mangas» cuando se alcanza algo largamente perseguido, que el general Nogués explicó con una divertida anécdota. «Ese habrá ido a misa de Infantes» cuando alguien se marcha temprano y sin pagar; «como los músicos de Mallén, que no sabían tocar andando» porque aprendieron sentados; o «como los de Lumpiaque, que se les pasó templando».

Es muy posible que, así como hay frases que resumen anécdotas, otras veces se creen éstas para explicar aquéllas; así «más vale un gusto que cien panderos» que A. Royo-Villanova explicaba por uno que los arrojaba al Ebro para ver cómo giraban antes de hundirse. No pocas veces las frases tienen varias explicaciones; así el «quedar en agua de borrajas», que hemos supuesto degenerada en «agua de cerrajas» y que Iribarren supone de una herbácea compuesta, la cerraja.

Según las modas se han repetido «timos» como el de «tío bueno», con el que se llamaba a alguien para decir a continuación: «Que se le cai la banda», nacida de una baturrada, o el de «maño» o «quio» como derivado de «chiquio».

• Bibliog.: Beltrán, A.: Introducción al Folklore aragonés; I, 229 y II, 15, Zaragoza, 1979- 1980.

 

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT