Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Fósiles

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 13/04/2009

(Paleon.) La evolución de la vida animal y vegetal a lo largo de los tiempos geológicos está escrita en clave mineral en las rocas sedimentarias. El catálogo completo de las especies fósiles de Aragón está por hacer y son muchos los investigadores que trabajan en Paleontología Buscar voz... en nuestra tierra. Hasta el momento se han descrito muchos centenares de especies fósiles de animales y vegetales, de las cuales unas trescientas corresponden a holotipos propios de Aragón, muchos de ellos con denominación toponímica autóctona. La panorámica general de los fósiles de Aragón es necesariamente incompleta y se ha hecho hincapié en las formas más abundantes y en las más características.

1. Microfósiles: El grupo de los protozoos constituye la fauna microscópica fósil más abundante, y de ellos son los foraminíferos los más extendidos por Aragón. En las cuencas de edad cretácica de la provincia de Teruel (cuencas de Oliete Buscar voz..., Ariño Buscar voz..., Montalbán Buscar voz...), así como en el Prepirineo de Huesca son frecuentes los foraminíferos de concha aglutinada, sobre todo los géneros Orbitolina (con su forma típica de sombrero de segador) y Choffatella decipiens. Los foraminíferos de concha calcárea son abundantes en el Terciario, y destacamos las alveolinas, miliólidos y nummulites, así como los orbitoides y siderolites. Otros grupos de protozoos fósiles están muy poco estudiados todavía, como sucede con los radiolarios y los flagelados (coccolitofóridos, discoastéridos, dinoflagelados, acritarcos, etc.). En las rocas sedimentarias de Aragón con el auxilio de técnicas especiales, se pueden observar también otros microfósiles, como espículas de esponjas, placas dérmicas de alcionarios y holoturias, oogonios de algas de vida salobre (como las coráceas del Cretácico inferior y Terciario) y los conodontos, interpretados como piezas masticadoras de primitivos procordados. Los ostrácodos son artrópodos del grupo de los crustáceos provistos de caparazón bivalvo particularmente frecuentes en el Devónico de la Cordillera Ibérica, en el Cretácico Buscar voz... de la Cordillera Ibérica y el Prepirineo, y el Mioceno (Depresión de Calatayud-Teruel y del Ebro). Los estudios sobre este grupo están poco avanzados, pero, no obstante, se conocen ya más de treinta géneros y un centenar de especies.

2. Esponjas fósiles y corales: En algunos niveles geológicos de edad paleozoica, pero sobre todo en los del Jurásico Buscar voz... superior y Cretácico pueden encontrarse fosilizados diversos grupos de esponjas, sobre todo de estructura silícea. En el Oxfordense de todo Aragón abundan buenos ejemplares de Tremadictyon y Sporoderma de gran diámetro (a veces de 75 cm.), en forma de copa muy abierta, y en el Dogger de Albarracín está citada Platychonia affinis. Respecto de los corales, su distribución es amplia en la Cordillera Ibérica y en el Prepirineo de Huesca, tanto en materiales de edad paleozoica como mesozoica y terciaria. Se han reconocido cuatro especies cuyo holotipo es aragonés: Chaetetes torrubiae aragonensis, descrito en el Ordovícico superior de Fombuena Buscar voz... (Z.); Phyllocaenia ferryi, del Aptense inferior de Escucha Buscar voz... (T.); Phyllocaenia fromenteli, del Aptense superior, y Sinastraena utrillensis del Urgo-aptense, ambas de Utrillas Buscar voz... (T.).

3. Moluscos bivalvos y gasterópodos: Más de quince especies de bivalvos y cerca de cincuenta especies de gasterópodos constituyen el catálogo de los holotipos aragoneses fósiles. A éstos debe añadirse un número aún desconocido de especies mediterráneas y cosmopolitas aún sin catalogar. La mayor parte de los holotipos aragoneses fueron descritos en 1863 por Vilanova en su estudio geológico de la provincia de Teruel, y de ellos se tratará al describir los yacimientos Buscar voz.... Los géneros más abundantes de bivalvos jurásicos de Aragón son los siguientes: Plagiostoma, Liogryphaea, Placunopsis, Ctenostreon, Pecten, Lima, Ostrea, Lopha y Pholadomya. En el Cretácico se han identificado Trigonia, Ostrea, Exogyra, Cardium...

El inventario completo de gasterópodos aragoneses fósiles incluye formas muy típicas, de las cuales 42 especies se han descrito por vez primera en nuestra tierra, conservando nomenclatura toponímica: teruelensis Buscar voz..., mirambelensis Buscar voz..., aragonensis Buscar voz..., utrillasi Buscar voz..., josae Buscar voz..., etc. Los géneros más frecuentes entre los gasterópodos son: Cerithium, Natica (de la que se han descrito doce especies aragonesas), Nerinea, Phasianella, Pyramidella, Turritella y Vycaria.

4. Moluscos cefalópodos: La fauna de cefalópodos fósiles de Aragón es muy extensa y sus yacimientos Buscar voz... se localizan en los materiales jurásicos y cretácicos de la Cordillera Ibérica. El catálogo completo de las especies está por hacer y una primera aproximación indica que pueden ser más de doscientas. El grupo de los ammonites es el mejor representado, tanto en abundancia como en variedad, y permiten diferenciar bioestratigráficamente una serie precisa de biozonas comunes a Europa.

Los ammonites del Jurásico inferior son, en general, formas carenadas (Emaciaticeras, Harpoceras, Polyplectus, Grammoceras, Hildoceras, Pleydellia, Dumortieria, Phymatoceras, Hammatoceras, Bouleiceras...) y también sin carena (Metaderoceras, Androgynoceras, Liparoceras, Dactylioceras, Peronoceras, Collina). Dos géneros carenados tienen gran importancia estratigráfica: Amaltheus y Pleuroceras, de procedencia boreal, que irrumpen en el dominio mediterráneo en el Domerense.

Los ammonites del Jurásico medio corresponden a una radiación evolutiva nueva que introduce caracteres morfológicos adaptativos diferentes: tamaño grande, formas con costillas y espinas, etc. Destacan tres grupos: haploceratáceos (Strigoceras, Hecticoceras, Oppelia, Oxycerites...), stephanoceratáceos (Otoites, Stephanoceras, Skirroceras, Teloceras, Bullatimorphytes, Macrocephalites) y perisphinctáceos (Garantiana, Reineckeia, Parkinsonia, Procerites).

Con posterioridad al Jurásico medio se extingue un gran número de formas que son sustituidas por otras nuevas, entre las que destacan Ochetoceras, Glochiceras, Taramelliceras, Perisphinctes, Dichotomoceras, Larcheria, Ataxioceras, Idoceras, Euaspidoceras, Gregoryceras, Epipeltoceras y Peltoceras.

En el Cretácico se han podido identificar también ammonites, algunos de ellos con holotipo aragonés en varios yacimientos: Hypacanthoplites, Hypergonoceras, Megatyloceras, Pseudosaynella, Roloboceras.

Los cefalópodos colfoideos fósiles (antecesores del calamar y la sepia) reciben el nombre genérico de belemnites por su forma de flecha, siendo los más típicos de Aragón los géneros Proteuthis, Megateuthys, Belemnopsis y Pseudobelus. Por último, los nautilus, cefalópodos tetrabranquiales, tienen cierta representación en el Jurásico y Cretácico con formas de gran tamaño.

5. Braquiópodos y briozoos: Tanto por su abundancia como por su diversidad, los braquiópodos constituyen un grupo científicamente muy interesante de fósiles de Aragón. Una quincena de especies ha sido descrita por vez primera en nuestra tierra por autores alemanes principalmente.

Los braquiópodos del Paleozoico aragonés mejor conocidos proceden de la Cordillera Ibérica, ya que hasta el momento se ha dedicado poca atención a los yacimientos pirenaicos. Los braquiópodos inarticulados sólo alcanzan una cierta importancia en el Cámbrico, presentando a lo largo de todo el Paleozoico un número prácticamente constante de géneros, que evolucionan muy lentamente y tienen una distribución temporal muy amplia.

Los primeros braquiópodos articulados que se conocen en el Paleozoico aragonés están contenidos en los estratos del Cámbrico medio y pertenecen al orden Orthida, siendo importante la especie Billingsella jalonensis Buscar voz.... Durante el Ordovícico, los órthidos mantienen su predominio y hay que citar las especies Heterorthina morgatensis y Eorhipidomella musculosa entre los más importantes. Éstas se asocian con algunos strophoménidos, entre ellos la especie Aegiromena mariana. Todos ellos son endémicos de una provincia mediterránea de aguas frías. A finales del Ordovícico termina el aislamiento de la provincia mediterránea y nuevos géneros, originarios del norte de Europa, pueblan la cuenca ibérica. Entre éstos hay que citar los géneros Nicolella, Leptaena, Anastrophia y Oxoplecia. En el Silúrico solamente se conocen algunos isórthidos en los estratos más antiguos, además de diversos strophoménidos, rhynchonéllidos y órthidos en el Silúrico superior. Al último grupo pertenece el género aragonés Baturria Buscar voz..., alguna de cuyas especies sobrepasa el límite Silúrico-Devónico. Durante el Devónico Buscar voz... inferior y medio los braquiópodos articulados alcanzan un desarrollo máximo en los mares aragoneses, siendo muy importantes los spiriféridos, rhynchonéllidos y chonetáceos, con el género Strophochonetes.

En estos momentos no existen datos sobre la presencia de braquiópodos en las pocas cuencas marinas que se formaron en Aragón, con posterioridad a la orogenia hercínica, en el Paleozoico superior. Entre los braquiópodos de edad jurásica se destacan tres grupos principales: spiriferínidos, de valvas abultadas y gancho prominente; terebratúlidos, de valvas alargadas sin ornamentación, y rhynchonéllidos, de valvas muy plegadas. En Aragón se han definido hasta ahora una cincuentena de especies, tres de las cuales tienen holotipo local: Homoeorhynchia meridionalis (de Albarracín), Plesiothyris verneuilli (de Obón) y Aulacothyris iberica (de Albarracín).

Los briozoos fósiles forman acumulaciones coloniales sobre substratos duros desde el Paleozoico hasta el Terciario y están hoy, pese a su interés como indicadores paleoecológicos, muy poco estudiados.

6. Artrópodos fósiles: Los representantes fósiles de los artrópodos están restringidos en Aragón a dos grupos fundamentales, que son los trilobites de los materiales paleozoicos de la Cordillera Ibérica, y los ostrácodos (a los que ya nos hemos referido más arriba). A éstos se pueden añadir otros grupos de menor importancia, como son los crustáceos decápodos (cangrejos) del Eoceno marino de Huesca (Prepirineo aragonés), y los insectos procedentes del Mioceno de Libros (T.).

El grupo mejor conocido es el de los trilobites, del que se han descrito cerca de una cincuentena de géneros procedentes de materiales con edades comprendidas entre el Cámbrico Buscar voz... y el Devónico Buscar voz..., y varios de los cuales fueron definidos por primera vez en Aragón. En el Cámbrico aparecen dos grupos diferenciados: los miómeros, de tamaño pequeño con dos a tres segmentos torácicos y un cefalón de tamaño parecido a la glabela (que desaparecerán en el Ordovícico Buscar voz...), y los polímeros, con más de cuatro segmentos torácicos. Estos últimos presentan en el Cámbrico numerosos segmentos torácicos y un pigidio pequeño en relación con el tamaño del cefalón. A grandes rasgos el tamaño del pigidio va aumentando a lo largo del tiempo respecto al del cefalón y llega a ser mayor que éste en numerosos grupos al final del Paleozoico.

Los géneros más importantes son, de los miómeros Condylopyge, Peronopsella y Peronopsis, y de los polímeros Paradoxides, Conocoryphe, Solenopleuropsis, Badulesia Buscar voz..., Hamatolenus, Lusatiops, Neseuretus, Phacops y Homalonotus.

7. Equinodermos: Cuatro grupos de equinodermos fósiles están presentes en Aragón: equinozoos, crinozoos, asterozoos y homalozoos. Los equinozoos de Aragón son frecuentes en las margas cretácicas y terciarias del Prepirineo y en algunas margocalizas jurásicas de la Cordillera Ibérica. En la sierra de Albarracín se pueden hallar grandes radiolas (espinas) de hasta 10 cm. de longitud en las margas del Oxfordense, pertenecientes al genero Balanocidaris. Los crinozoos se conocen desde el Paleozoico hasta el Cretácico, siendo abundantes los segmentos del tallo de crinoides en el Ordovícico y Devónico, junto con el cáliz de cistoideos (Caryocrinites, Heliocrinites). En el Jurásico abundan localmente los fragmentos de sección estrellada de Pentacrinus basaltiformis.

8. Graptolites: Son fósiles sin representación actual, muy característicos del Paleozoico inferior, presentándose por lo general como impresiones filamentosas sobre pizarras. Los graptolites del Cámbrico son ramificados, mientras que los de edad ordovícica y silúrica son más simples, con los zooides alineados en rabdosomas lineales o espiralados. Los más característicos son los Diplograptus y Didymograptus (Ordovícico) y Monograptus (Silúrico).

9. Plantas fósiles: Los restos fosilizados de vegetales están muy dispersos y su conservación, por lo general, es deficiente. Existen restos de plantas en acumulaciones locales de materiales carbonosos del Paleozoico (con Calamites, en Montalbán) y sobre todo en el Cretácico (Utrillas, Aliaga, Ariño, etc.). En la formación Escucha se pueden recoger troncos fósiles silicificados («xilópalos») indicio de acumulaciones boscosas cretácicas del bajo Aragón.

10. Restos de actividad orgánica: En diferentes rocas sedimentarias de Aragón se encuentran también diferentes tipos de restos de actividad orgánica del pasado. En las cuarcitas del Paleozoico son frecuentes las pistas, muchas de ellas relacionadas con la actividad vital de trilobites: son las Cruziana y Fraena. Otras veces son perforaciones verticales (Scolithos) interpretadas como madrigueras. En otros niveles geológicos del Mesozoico y del Terciario se encuentran también «pistas» de muy diversos organismos (moluscos, artrópodos, gusanos e incluso vertebrados) junto con excrementos fosilizados (coprolitos) como en Calatayud.

11. Peces fósiles: Son escasos los peces fósiles que se han encontrado en Aragón hasta la fecha. Solamente citaremos, por ser típico de los Aljezares (T.) el Leuciscus pachecoi Royo, un cipriniforme cercano a la carpa y al vailón, de edad miocena.

12. Anfibios: Hasta hace muy pocos años, los anfibios fósiles de Aragón eran casi desconocidos, si exceptuamos la famosísima Rana pueyoi (ranas fósiles Buscar voz...). Las investigaciones de F. B. Sanchiz han revelado una abundante fauna de anfibios neógenos, contabilizándose cerca de treinta yacimientos en los que están presentes, de ellos siete en Zaragoza y el resto en Teruel.

Seis familias poseen representantes fósiles en estos yacimientos Buscar voz...: Discoglossidae, géneros Alytes, Discoglossus y Latonia (este último representado en Masía del Barbo, T., por una forma de talla gigante); Pelobatidae: Pelobates, sólo presente en los Aljezares (T.); Pelodytidae: Pelodytes; Ranidae, con un solo género, Rana Buscar voz..., muy frecuentes en los yacimientos; Bufonidue, con géneros pertenecientes al género actual Bufo desde los niveles Turolienses de Concud (T.); y Salamandridae: Epipolysemia, Megalotriton, Chelotriton, Triturus, Pleurodeles, Salamandra, Oligosemia y Tylotriton (esta forma, extinguida en Europa se encuentra en la actualidad en los arrozales del este de China y Japón).

13. Reptiles: En las calizas del Muschelkalk de Estada Buscar voz... (H.) se encuentra el reptil más antiguo de nuestra región: el Lariosaurus balsami, especie del grupo de los Notosaurios, de costumbres semiacuáticas. Otros fósiles del mismo grupo del género Notosaurus se han encontrado en Rayuela (T.).

Los siguientes reptiles fósiles que encontramos en el registro geológico son los dinosaurios, relativamente abundantes en las capas de facies Buscar voz... Weald (Cretácico inferior) de Montalbán (T.).

El más conocido de estos yacimientos es el de Galve Buscar voz... (T.), donde se encuentran restos de Iguanodon bernissartensis, dinosaurio bípedo de gran talla. También encontramos restos de un saurópodo de 16-18 metros de largo cuyo género aún no ha podido ser determinado. Cerca de Castellote Buscar voz... (T.) volvemos a encontrar restos de otro gran saurópodo, junto con Iguanodon, también presente en el yacimiento de Ejulve Buscar voz... (T.). Todas estas formas, pese a su aspecto terrorífico, eran herbívoras, habitantes de las cercanías de lagos y cursos fluviales, donde parece ser eran depredados por enormes dinosaurios carnívoros, tales como Megalosaurus, del cual se ha encontrado un diente en Mora de Rubielos Buscar voz... (T.). Todas estas formas se extinguieron bruscamente al final del Cretácico, pero otros reptiles continuaron hasta la actualidad dejando fósiles a lo largo del Terciario: tortugas, lagartos, serpientes y cocodrilos.

14. Aves fósiles: Las aves fósiles de Aragón son sumamente escasas, debido en parte a la dificultad para fosilizar, y en parte también al poco interés demostrado en su estudio hasta el momento. En el yacimiento de Los Mansuetos (T.) se cita una grulla fósil, Totanus turoliensis, y una gallinácea, Coturnix miocaenica. En el Mioceno de Libros Buscar voz... (T.), L. Navás Buscar voz... definió una zancuda, Thiornis sociata del Mioceno, y en La Puebla del Valverde Buscar voz... se citan Aquila, Grus y Corvus.

15. Mamíferos: Son los vertebrados fósiles más abundantes en Aragón. Los más antiguos datan del Wealdiense (Cretácico) de Galve (T.), pero son los mamíferos terciarios los más conocidos y estudiados. Por el modo de su hallazgo los dividimos en dos grandes grupos artificiales: macromamíferos (proboscídeos, rinocerontes, ciervos, etc.), cuyos restos son bien visibles en los yacimientos, y los micromamíferos, cuyos restos se obtienen del lavado y tamizado de sedimentos, y su estudio se realiza con ayuda del microscopio; fundamentalmente se trata de roedores, lagomorfos e insectívoros.

La primera fauna que encontramos en Aragón es de edad Oligoceno, un sólo yacimiento, Montalbán (T.), con Theridomys, Pseudoltinomys y Gliravus (roedores).

El segundo grupo comprendería las edades Aquitaniense y Aragoniense Buscar voz... (faunas sin Hipparion). Yacimientos muy abundantes sobre todo en el área de Calatayud. La mayor parte de los hallazgos se refieren a micromamíferos: Armantomys, Prearmantomys, Pseudodryomys, Pentaglis, Heteroxerus, Muscardinus, etc. (roedores), Prolagus, Lagopsis (lagomorfos), Sorex, Paratalpa, Soricella (insectívoros), Myotis (quiróptero). Los macromamíferos están representados por Anchiterium (équido), Cainotherium, Palaeomeryx, Procervulus (artiodáctilos), Dicerorhinus, Brachypotherium (rinocerótidos), Gomphotherium (proboscídeo), Listriodon (suido), Protictitherium (carnívoro), habiendo sido también citado un marsupial, Peratherium.

El siguiente grupo comprende las llamadas faunas con Hipparion de edad Cataluniense. Dentro de los macromamíferos es el género Hipparion el más representativo y abundante. La mayor parte de los yacimientos se concentran en los alrededores de la ciudad de Teruel. Como en el grupo anterior, los micromamíferos son abundantísimos, siendo imposible citarlos todos; destacaremos Hispanomys, Dipoides, Valerymys, Parapodemus, Occitanomys, Protozapus, Stephanomys, Apodemus, etc. (roedores), Talpa, Galerix (insectívoros). Entre los macromamíferos destacan Anancus (proboscídeo), Miotragocerus (bóvido), Microstonyx (suido), la primera cita del género Hippopotamus, gran abundancia y diversificación de carnívoros, Thalassictis, Percrocuta, Indarctos, Machairodus (tigre de dientes de sable), etc.

El cuarto grupo faunístico lo forman los yacimientos de edad Plioceno, bastante menos abundantes que los de los dos grupos anteriores. Entre los roedores destacamos Sciurus, Eliomys, Mimomys, Trilophomys, Castillomys, etc. Los macromamíferos principales son los últimos representantes del género Hipparion, que será sustituido al final del Plioceno por el actual Equus. Igual ocurre con los proboscídeos; así, Anancus será sustituido por Mammuthus. Entre los carnívoros aún existen formas con caninos hiperdesarrollados, como Homotherium y Megantereon; Canis, Vulpes y Ursus, ya están presentes. Un elemento nuevo es la presencia de dos primates: Paradolichopithecus y Papio, así como la presencia de abundantes bóvidos y cérvidos: Gazella, Hesperidoceras, Croizetoceros y Eucladoceros.

El último grupo faunístico, que correspondería al Pleistoceno está pobremente representado en Aragón: algunas citas de elefantes cuaternarios, y poco más.

El conjunto faunístico en lo que se refiere a los mamíferos es impresionante, lo que ha motivado que una edad de mamíferos se denomine Turoliense Buscar voz..., y una de las dos superedades de mamíferos del Mioceno se llame Aragoniense Buscar voz....

• Bibliog.: Sanchiz, F. B.: «Catálogo de los anfibios fósiles de España»; Act. Geol. Hispánica, 12, noviembre, 1977. Sanz, J. L.: «Lariosaurus balsami (Sauropterygia, Reptilia) de Estada (Huesca)»; Estud. Geol., 32, 1976. Lapparent, A. F.: «Los dos dinosaurios de Galve (Prov. Teruel, España)»; Teruel, n.° 24, 1960. Villalta, J. de F.: «Las aves fósiles del Mioceno español»; Bol. R. Soc. Esp. Hist. Nat., 61, 1963. Aguirre, E. y Morales, J.: Libro-guía Coloquio internacional sobre Biostratigrafía continental del Neógeno superior y Cuaternario inferior; Madrid, 1974. Adrover, R.: «Principales yacimientos Paleomastodógicos de la provincia de Teruel y su posición Estratigráfica relativa»; Trabajos sobre Neógeno-Cuaternario, 4, 1975.

 

Imágenes de la voz

"Dydimograptus". Graptolites del O...

"Cruziana" Pistas bilobadas atribu...

"Gonphoterium Agustidens". Mastodo...

"Aulacothyris Iberica" (Dubar), br...

"Aulacothyris Iberica" (Dubar), br...

"Aulacothyris Iberica" (Dubar), br...

"Aulacothyris resupinata" (Sowerby...

"Amphicylon" Carnivorito de la Era...

"Homoerhynchia Meridionalis" (Desl...

"Leptosphintes" Ammonites del Jurá...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT