Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Forticaciones ibéricas

Contenido disponible: Texto GEA 2000

En un primer momento las fortificaciones ibéricas resultaban extremadamente sencillas. Los primeros poblados se rodeaban de un muro perimetral de poco grosor, incapaz de resistir un ataque medianamente organizado, ocasionalmente con alguna torre asociada a las entradas. En el siglo III a. de C. las defensas ibéricas pasaron a evidenciar un desarrollo técnico y estratégico producido por la misma evolución del mundo ibérico, un mundo en el que la guerra era un estado habitual. Las murallas se hacen más gruesas, posibilitando una defensa organizada sobre las mismas. Las torres adquieren un protagonismo que antes no tenían, capitalizando en ocasiones la defensa. Los fosos cobran mayor importancia, apareciendo incluso líneas dobles con estructuras asociadas, como en La Tallada de Caspe o en Els Castelláns de Cretas. En algunos casos se hace patente la intervención de equipos profesionales de constructores de fortificaciones. Con la presencia de Roma, las fortificaciones ibéricas adquieren rápidamente numerosas mejoras poliorcéticas, apareciendo un modelo defensivo con identidad propia, que se desmarcó de los precedentes itálicos e ibéricos.

• Bibliog.: Romeo, F.: «Las fortificaciones ibéricas en el valle medio del Ebro y el problema de los influjos mediterráneos»; Mèlanges de la Casa de Velázquez, 1997.

 

  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT