Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Flores García, Pedro

Contenido disponible: Texto GEA 2000

(Zaragoza, 17-XII-1964). Pintor. Estudia en la Escuela de Artes de Zaragoza y en las Aulas de Pintura de la Universidad Popular de Zaragoza, así como un curso de Dibujo de figura en el Castillo de Loarre, Huesca, y un curso de grabado calcográfico en el Balneario de Panticosa, Huesca. En 1993 es premio de pintura del VII Premio «Isabel de Portugal» de la Diputación Provincial de Zaragoza y en 1994 Premio en el VII Concurso de Pintura «Francisco Pradilla» del Ayuntamiento de Villanueva de Gállego, Zaragoza. En 1999 Beca de la Casa de Velázquez, Madrid. Miembro fundador del Grupo El Colectivo Radiador.

De 1987 a 1989 la fuerza expresiva se pone al servicio del ser humano con rostros deformes, así como unos paisajes con presencia humana, directa o indirecta, e interiores con dilatados espacios arquitectónicos. Desde 1990 combina la naturaleza vegetal y el ser humano con énfasis en su propia destrucción, mientras que durante 1991 lo vegetal, como raíces y ramas ondulantes, configura reposados paisajes. En ocasiones el paisaje urbano se interpreta como ámbito sin reposo.

El año 1992 es el definitivo asentamiento entre idea, técnica y temática. Basta ver las series Brut, con fondos terrosos y verdosos con su peculiar mezcla de la ciudad y el ser humano, y Ozono, con fascinantes texturas y espacios sugeridos al servicio de clavos, perfiles humanos, conos, etc.

Desde 1993 hasta 1999, sin contar lo realizado en Madrid al ser un cambio todavía gestándose, es un dilatado período con cuadros que son dípticos y trípticos. Partiendo de unas excepcionales texturas, de un sobrio colorido y de la división del soporte en planos geométricos, incorpora unos paisajes que se pierden hasta el cielo. Agua y tierra, ese cielo, simbolizan, como tales, la utópica felicidad, tan serena, de su propia condición. Sólo ya aquí, en los fondos, existe una pluralidad de significados que atrapan, que indican la complejidad de la obra. Es con posteridad cuando incorpora una temática, en clara relación con ambos fondos, que se anuncia a través de algunos títulos: Casa sepultura, Regeneración, Opio, Vigía místico, Retrato de Aguas, Nubéfares. Temática que posee cambiantes rumbos. La presencia humana se muestra de manera directa o sugerida. Rostros indefinidos que canalizan, siempre, la destrucción del entorno, vampirizando hasta lo innecesario, de tal forma que son caotizados. Basta ver, al respecto, su color dominante, su difusa quietud. Así mismo, lo sugerido queda palpable con la amenazadora presencia de martillos y cruces, laberintos y clavos, ruedas de carro y terribles rejillas. Entre medio, solitarias flores, aves repletas de candor, árboles sin vida, hojas arrancadas. Todo alcanza el punto radical de la sin razón, alterada y digerida por su presencia como obra de arte. Se diría que el artista detecta la vida, propia y ajena, como un irremediable naufragio, como un siniestro fracaso. La grieta humana.

 

  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Imágenes de la voz

PEDRO FLORES PEDRO FLORES "PUTA FORTUNA", 1998

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT