Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Feudalismo

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 09/05/2011

(Hist. Med.) Entendido al modo clásico -como conjunto de instituciones feudo-vasalláticas que regulan las relaciones entre el señor y el vasallo-, no existió en Aragón de forma tan generalizada que llegara a informar toda la sociedad y el Estado. Pero sí podemos afirmar en ambos la presencia frecuente de elementos feudales, así como el empleo de su terminología para designar vínculos y relaciones de otra naturaleza.

Así, vasallaje significó en Aragón el vínculo natural que unía a sus hombres con el rey; o la sujeción de los habitantes de un señorío hacia su señor. Pero también se usó en sentido técnico, es decir, cuando se contraía mediante el homenaje Buscar voz... y la fidelidad jurada, muy frecuente en el ámbito militar, donde se distinguían los vasallos de causimento y de soldada. Homenaje y fidelidad constituían el «pleito homenaje», nombre que se daba también a cierto tipo de promesa solemne.

También se otorgó el disfrute, temporal o vitalicio, de bienes y rentas del Estado a cambio de determinadas prestaciones, llamadas en ocasiones «beneficios», aunque su nombre propio es el de (las) honores Buscar voz... palabra que en el mundo carolingio designaba los oficios públicos y en Aragón incluía el territorio que el rey cedía a los barones para su gobierno, más los aspectos beneficiales que llevaba consigo, como medios para cumplir las obligaciones inherentes.

A través de las honores se constituye un principio de pirámide feudal, ya que los barones Buscar voz... o ricoshombres han de hacer vasallaje al rey, y deben repartir la mayor parte de la honor entre sus mesnaderos Buscar voz..., que también entran en vasallaje. Pero este engranaje sólo afecta a un sector limitado del reino, que queda obligado a ciertas prestaciones especiales, sobre todo militares.

La feudalización del sistema se manifestó especialmente en la aspiración de los nobles a hacer esas tenencias hereditarias. Alfonso I el Batallador Buscar voz... trató de frenarla, pero la unión con Cataluña favoreció la penetración de las corrientes feudales. Según Zurita Buscar voz..., al final hubo una transacción: los nobles renunciaron al ejercicio de la jurisdicción a cambio de asegurarse la posesión de las honores.

Las instituciones feudales se usaron también en las relaciones exteriores: con el papado, con Castilla y con otros señores inferiores que se hicieron vasallos del rey aragonés. También se emplearon instituciones de claro sabor feudal como las convenientias, las asambleas de paz y tregua, etc.

Finalmente, fueron cobrando importancia en Aragón las concesiones de inmunidad Buscar voz... a los señoríos, sobre todo a partir del cese de la reconquista y las subsiguientes crisis económicas, que provocaron el endurecimiento de las relaciones de señores y vasallos y el incremento de los privilegios señoriales. A fines del siglo XIII habían obtenido ya el «mero y mixto imperio». Entre el XIV y el XV se establece legalmente el ius maletractandi que permite al señor imponer la pena de muerte.

• Bibliog.:
Valdeavellano, L. G. de: «Las instituciones feudales en España»; en Ganshof, El feudalismo; Barcelona, 1963.

Hist. Mod.: Existen dos grandes tendencias en la interpretación del feudalismo. La primera de ellas limita el feudalismo a las instituciones feudovasalláticas. Según esta concepción la sociedad feudal quedaría reducida a algunos territorios de Europa, concretamente a Alemania y Francia. Esta sociedad pervivió durante los siglos X-XIII mientras se mantuvieron en pie tales instituciones, y desapareció en las dos centurias siguientes.

La segunda entiende el feudalismo como una formación económico-social sustentada en el denominado «modo de producción feudal» que se caracteriza por el predominio de la economía agraria, la existencia de grandes extensiones territoriales en manos de las minorías privilegiadas, quienes detentaban, bajo distintas formas, la propiedad de los hombres obligados a pagar una serie de censos y tributaciones, además de estar sometidos a otras servidumbres. Íntimamente ligados a este modo de producción estaban los aspectos políticos, jurídicos e ideológicos, es decir, la superestructura. Este sistema se extendió desde la sociedad esclavista a la capitalista.

Se podrá discutir el grado de dependencia existente entre la superestructura y la estructura, pero es innegable que esta concepción responde perfectamente a la organización socioeconómica de Aragón desde su origen hasta las desamortizaciones del siglo XIX. La mayor parte del territorio y de sus hombres estuvieron en manos de la nobleza y el alto clero.

Esta propiedad se traducía en la percepción de una serie de censos y tributos por la explotación de las tierras, hornos, molinos, etc., del señor y por otra serie de conceptos. Aunque en algún caso perviven las prestaciones personales al menos hasta el siglo XVI, ya desde los siglos medievales se ha generalizado la renta fija en dinero o en especie y, sobre todo, la proporcional a la cosecha. El vasallo debía pagar, como se ha dicho, otros censos y estaba sometido además a otra serie de servidumbres. Los señores gozaban de la jurisdicción civil y criminal. En algunos señoríos laicos, el titular tuvo también, hasta la llegada de Felipe V, la potestad absoluta que le daba poder sobre la vida del vasallo.

En este mundo dominado por los terratenientes, vasallos y propietarios libres del tercer estamento existieron burgueses Buscar voz... y mercaderes Buscar voz... pero su presencia, con lo que ella lleva de elemento perturbador del sistema, apenas si pasó de ser estrictamente testimonial. (Señorío y Feudalismo).

 

Monográficos

Aragón, de condado a reino

Aragón, de condado a reino

En la Edad Media nacerá un nuevo estado: Aragón.

Imágenes de la voz

danzas populares...danzas populares

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT