Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Facultad de Ciencias de Zaragoza

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 21/12/2010

Hasta 1845, año que marca un viraje fundamental en la organización de los estudios, no ha carecido el territorio aragonés de tradición científica, reconocible en las grandes escuelas y personalidades que aquí han desarrollado su labor en muy diversas circunstancias culturales: desde los estudios oscenses de Sertorio Buscar voz... o el gimnasio saldubano de Caesaraugusta Buscar voz..., jalonan esta actividad figuras como las de San Braulio Buscar voz..., Avempace Buscar voz..., Pedro Simón Abril Buscar voz..., Servet Buscar voz..., Echeandía Buscar voz..., Asso Buscar voz..., Normante Buscar voz..., Antillón Buscar voz..., etc., hasta llegar al siglo XIX.

La reforma de 1845 significó la supresión de la Universidad tradicional, y el triunfo de la idea napoleónica, centralista. En Aragón se suprimieron todas las «Universidades menores», la Universidad de Huesca Buscar voz... y su Facultad de Medicina. Aunque la ley Moyano (9-IX-1857) establece la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, la organización de la misma quedaba limitada a Madrid. El decreto del Ministerio de Fomento (Manuel de Orovio) de 25-X-1866 establece tras la enseñanza secundaria (Bachillerato en Artes) un Bachillerato de Ciencias, y una Licenciatura de dos o tres años de especialización.

En 1868 se autoriza la extensión de los estudios de Ciencias a otras Universidades, y en 1869 la posible fundación de «toda clase de establecimientos de enseñanza por corporaciones populares»; de este último decreto es responsable don Jerónimo Borao Buscar voz..., valedor de los estudios de Ciencias, entonces director de Instrucción Pública y rector por segunda vez (1855-56, 1868-71, 1874-78) de la Universidad zaragozana Buscar voz.... Así, en el curso 1868-69 se establecen en Zaragoza los estudios de Ciencias, en su primer grado, y con el título de bachilleres en dicha Facultad hay once graduados en el curso citado, y tres en el siguiente.

En 1870 se sustituye el grado de bachiller en Artes por el de bachiller, y en la Facultad queda como único título el de licenciado, ampliable con el Doctorado. En Zaragoza se otorgan entre 1870 y 1874 ocho títulos de doctor, entre ellos a Zoel García de Galdeano Buscar voz..., Antonino García Hernández, Antonio Berbegal Celestino, León Centineda y Tomás, Hermenegildo Gorría, y Marcelo Guallart, que serían poco después profesores fundadores de la moderna Facultad de Ciencias. Era decano entonces Florencio Ballarín y Causada Buscar voz....

En 1874 se modifica la legislación en torno a enseñanzas dadas por corporaciones, y se suprimen prácticamente en Zaragoza los estudios de Ciencias, para quedar luego establecidos sólo en su curso preparatorio. Pero el propio impulso científico y la necesidad de su entronque con los aspectos técnicos hacen imprescindible la creación de Facultades. Zaragoza lo demuestra en la orientación de sus cátedras «científicas», y en trabajos como los de Dosset Buscar voz..., Aínsa Buscar voz..., etc.

La efectiva creación de estas Facultades se obra al fin por decreto de 13-VIII-1880, que las establece en Madrid y Barcelona. En 1881, Bruno Solano y Torres Buscar voz..., catedrático de Química, y los profesores de Física, José Muñoz del Castillo Buscar voz..., y de Historia Natural, Alberto de Segovia y Corrales, con el apoyo del senador por la Universidad, Julián Calleja Buscar voz..., consiguen del ministro de Fomento José Luis Albareda el decreto de 15-III-1882, que autoriza a ampliar «provisionalmente» los estudios de Ciencias hasta completar la Licenciatura de Físico-Químicas. Con razón pudo decir Rocasolano Buscar voz... que «Zaragoza fue la primera población de España que por su esfuerzo y propia iniciativa estableció los estudios en la Facultad de Ciencias».

Eran profesores fundadores además de Ballarín, Solano y los doctorados del primer período citados más arriba Agustín de Lesarri, Faustino Bellido, Francisco Magallón, Segundo Lacambra, José Escárraga, Juan B. Vicéns y Mariano Novella.

Los avatares de la provisionalidad llegaron en 28-VII-1892 a la supresión de las enseñanzas autorizadas diez años antes. Afortunadamente, bastó un cambio de ministro para que el nuevo, Segismundo Moret (diputado por Zaragoza), revocara en este punto aquellas drásticas medidas, dictadas por el deseo de economizar. Los esfuerzos del rector, Hernández Fajarnés Buscar voz..., del decano de Ciencias, Bruno Solano, y de su claustro, apoyados por Salustiano Fernández Buscar voz... (decano de Medicina), el marqués de Ayerbe (de la Económica) y Julián Calleja, conseguían ver incluso ampliados los estudios de la Facultad de Zaragoza a la sección de Físico-Matemáticas, con lo que en 1-IX-1893 queda definitivamente establecida la Facultad de Ciencias de Zaragoza.

En 1900 se reorganizan los estudios de Ciencias, desapareciendo las secciones mixtas, y asignándose a Zaragoza las de Exactas y Físicas. Por nueva iniciativa de las corporaciones locales se sustituye Físicas por Químicas; pero Físicas se instaura en 1913, y con ello la Facultad de Ciencias de Zaragoza resulta entonces la más completa, después de las de Madrid y Barcelona: sólo le falta la sección de Naturales.

A lo largo de este siglo, las ampliaciones y reorganizaciones de estudios han seguido un proceso semejante al del resto de las Facultades de Ciencias, consecuencia de la lógica evolución y ampliación de criterios. La Facultad de Ciencias de Zaragoza ha influido notablemente en la orientación de los estudios científicos en España, y en ocasiones ha sido modelo su organización y su régimen.

La principal dificultad de los primeros tiempos fue la puesta a punto de un edificio capaz de albergar las actividades del centro: cuando se autoriza la sección de Físico-Químicas, en 1882, los laboratorios de Ciencias estaban provisionalmente instalados en el edificio de la Magdalena. Nuevamente el generoso patrocinio del senador por la Universidad, Julián Callejas Sánchez director a la sazón de Instrucción Pública impulsa la construcción de edificios adecuados para contener las Facultades de Ciencias y Medicina. Con fecha 6-III-1886 se firma la real orden que sanciona la formación del proyecto de edificio para las Facultades de Medicina y Ciencias de Zaragoza. Éste se encargó al arquitecto municipal Ricardo Magdalena y Tabuenca Buscar voz.... Las obras se comenzaron el 21-III-1887, y la inauguración del centro tuvo lugar el 18-X-1893. En este venerable edificio, «la Facultad» por excelencia, de la zaragozana plaza de Paraíso, tuvieron cabida laboratorios, aulas y enseñanzas de Ciencias hasta la construcción, terminada en 1962, del edificio que alberga la Facultad de Ciencias en la Ciudad Universitaria.

Este edificio, además de las dependencias para servicios generales, biblioteca, sala de conferencias y bar, consta de once aulas: la magna, con capacidad para 400 personas; dos para 165; cuatro para 70, y dos para 42; aparte, laboratorios, seminarios y despachos de profesores. En total, una superficie construida de 17.500 m.2, con tres plantas y semisótano. Dispone también de centro de cálculo y equipo de impresión.

Las funciones desempeñadas por la Facultad de Ciencias han sido muchas e importantes, desde análisis químicos durante las epidemias Buscar voz... coléricas, o conservación y mejora del Jardín Botánico Buscar voz..., hasta asesoramiento y desarrollo de planes de formación en países extranjeros llevados a cabo por profesores de nuestra Facultad. Los estudios con proyección en la economía aragonesa han sido muchos: en Enología, análisis de suelos, carbón activado, etc., y sobre todo en el campo, tan importante en el Aragón de los comienzos de este siglo, del azúcar y el alcohol, en que los profesores zaragozanos estuvieron en cabeza; igualmente en aspectos oleícolas o fruteros, y otros más relacionados con el sector agrícola. También en lo tocante a los fertilizantes, los aglomerados hidráulicos, el sector del carbón y la metalurgia, astronomía, meteorología, óptica, y Física nuclear, y tantos otros sectores de investigación, en que han destacado los licenciados y doctores extraídos de la Facultad de Ciencias de Zaragoza.

Desde 1980 hasta el año 2000, la Facultad de Ciencias ha experimentado notables cambios: un importante incremento del alumnado, la incorporación de otros edificios, así como la implantación de nuevos planes de estudios y de nuevas titulaciones. Actualmente, aparte de las licenciaturas en Ciencias Físicas y Ciencias Químicas (en extinción) se imparten las siguientes enseñanzas: Licenciatura en Matemáticas (Matemática Pura y Matemática Aplicada), Licenciatura en Química, Licenciatura en Física, Licenciatura en Geológicas, Diplomatura en Estadística (desde el curso 90-91), y Licenciatura en Bioquímica (titulación de segundo ciclo, a la que se puede acceder habiendo cursado el primer ciclo de Química, Medicina, Veterinaria o Farmacia; es impartida desde el curso 97-98, por profesores de Ciencias, Medicina y Veterinaria). Además cuenta con un título de posgrado, el Diploma en Historia de las Ciencias y de las Técnicas. Las nuevas titulaciones han supuesto un incremento del alumnado, que en el curso 98-99 ascendía a 4.312 estudiantes.

El edificio de la Facultad de Ciencias se había quedado insuficiente desde hace mucho tiempo por lo que la Sección de Geológicas se ubicó en un edificio próximo, con el museo Paleontológico Buscar voz...; y lo mismo ocurrió en Matemáticas, que comparte instalaciones con el Centro de Cálculo (que gestiona los servicios informáticos de toda la Universidad). En la vieja Facultad quedaban, en un ala, la Sección de Química, y en la otra, las de Física y Bioquímica. No obstante, los problemas de espacio eran enormes y, sobre todo, los antiguos laboratorios carecían de las necesarias medidas de seguridad. Para solucionar estos problemas se construyó un cuarto edificio (denominado Edificio «D»), inaugurado en noviembre de 1998. Se encuentra situado detrás del viejo y paralelo a él; ambos se comunican mediante dos corredores que cruzan los patios interiores ajardinados. Al edificio «D» ha pasado la Sección de Químicas y dependencias comunes a Física y Química: laboratorios de primer ciclo, biblioteca, hemeroteca, archivos, aulas y departamentos. La superficie construida es de 15.735 m.2, en los que se han instalado 60 laboratorios con las más modernas técnicas de investigación y en los que han cuidado especialmente las medidas de seguridad. Se han invertido 1.574 millones de pesetas, aportados por el Gobierno de Aragón, la Unión Europea y el Centro Superior de Investigaciones Científicas.

Por otra parte, a finales del 98 se comenzó la rehabilitación de la zona que dejó libre la Sección de Químicas tras su traslado al nuevo edificio, para ubicar en esta ala remodelada los Departamentos de Física y Bioquímica. La inversión realizada es de 295 millones en las obras y otros 79 millones en el equipamiento de 57 despachos dobles, 31 laboratorios de investigación, 4 seminarios, y laboratorios de los servicios de apoyo a la investigación. El proyecto siguiente es el de la rehabilitación de la antigua Sección de Físicas. De esta forma se completará la modernización de las instalaciones y se podrá desarrollar, en óptimas condiciones, una labor de investigación que ha reportado a la Facultad de Ciencias un merecido prestigio, situándola a la cabeza de la investigación mundial en campos como el magnetismo. (Investigación científica.)

• Bibliog.:
Tomeo Lacrué, M.: Biografía científica de la Universidad de Zaragoza; Zaragoza, 1962.

ENLACE RELACIONADO

 

Monográficos

El fin del siglo XIX en Aragón

El fin del siglo XIX en Aragón

La burguesía toma el poder en los vaivenes políticos de una época en la que se inicia la industrialización y la lenta transformación agraria.

Imágenes de la voz

Facultad de Ciencias de Z...Facultad de Ciencias de Zaragoza

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT