Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Estiva

Contenido disponible: Texto GEA 2000

Denominación aplicada en la montaña a los pastos de puerto o pastos de verano. Ocasionalmente y en determinados valles pirenaicos esta voz se emplea, como nombre propio, para designar algún accidente geográfico o zona concreta dentro de los puertos. (La Estiva, en el puerto del valle de Vió, etc.)

Las estivas se extienden, en nuestra región entre los 1.700 y los 2.500 m. de alt., ocupando áreas que son consideradas como «piso subalpino alpinizado», ya que pese a estar recubiertas por vegetación alpina, por su altitud deberían climáticamente estar ocupadas por el bosque. Este fenómeno ha sido posible gracias a la acción continuada del hombre y sus rebaños desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Las estivas o pastos de puerto constituyen la principal riqueza de los montañeses, siendo el eje sobre el que se desarrolla la actividad ganadera de estas zonas.

Su composición botánica y bromatológica varía notablemente en función de numerosos factores ecológicos (geológicos, geomorfológicos, climáticos, edáficos, etc.), siendo la intensidad del pastoreo y las especies que las aprovechan determinantes a la hora de su conservación o degradación. Al estar situadas a elevada altitud, permanecen cubiertas de nieve durante muchos meses al año, quedando reducida la estancia del ganado en las mismas a un período relativamente corto que varía, inclusive dentro de una misma comarca, según la altitud, clima, extensión, naturaleza del pasto, etc. Las prácticas tradicionales marcan en ocasiones las fechas de subida y bajada del ganado a las estivas: en el valle de Vió los rebaños no podían entrar en ellas hasta el día 1 de agosto, debiendo abandonarlas el 10 de octubre. Son los puertos de este valle los que presentan un período de aprovechamiento más corto dentro del Pirineo oscense. En otros valles, la duración del pastoreo en las estivas es más prolongado; 145-150 días en Plan (del 27 de mayo al 26 de octubre), 135-140 en Gistaín (12 de junio-26 de octubre), 104 en Tella (1 de julio-12 de octubre), etc.

Con frecuencia, la especie animal explotada influye en esta duración, de tal manera que el ganado ovino sube antes a las estivas iniciando el descenso entre el Pilar y Todos los Santos.

El régimen de tenencia más frecuente de estos pastos es la propiedad municipal gestionada por la Administración, coexistiendo esta fórmula con la propiedad privada, muy limitada, y con otras de mayor complejidad; común de vecinos, sociedades de vecinos sociedades de ganaderos, sociedades por acciones, etc.

El aprovechamiento de las estivas puede estar, por lo tanto, limitado a los rebaños de un solo ganadero, siendo lo más común que cada pueblo disponga de pastos propios o la formación de mancomunidades y quiñones para la utilización conjunta de las estivas por los rebaños de varios pueblos del mismo valle o de valles diferentes. En el Pirineo oscense el aprovechamiento de alguna de estas estivas se realiza por rebaños tanto de la vertiente española como francesa, en virtud de antiguos tratados.

Últimamente, el proceso de emigración rural que afecta de una manera especialmente dura a la montaña y que se traduce en la ganadería en una alarmante situación censal, ha motivado una falta de carga ganadera en las estivas, que van embasteciéndose progresivamente, reduciendo de año en año una importante fuente de recursos naturales para la alimentación animal, con un grave perjuicio ya no sólo para estas zonas, sino para la economía aragonesa en general.

• Bibliog.: Daumas, M.: La vie rurale dans le Haut Aragon Oriental; C.S.I.C., Madrid, 1976, 774 pp. Ferrer, C. y Amella, A.: «Determinación de grupos ecológicos por medio de un análisis estadístico, en los pastos de puerto del Valle de Tena (Huesca)»; An. Fac. Vet., XI, 1976, n.° 11, pp. 417-435. Ferrer, C., Amella, A. y Maestro, M.: «Relación entre composición florística y la ecología de pastos estivales pirenaicos, con su valor nutritivo»; An. Fac. Vet., Xl, 1976, n.° 11, pp. 436-462. Ocaña y cols.: «Ensayo de planificación ganadera en Aragón»; Trabajos del I.E.P.C.E., 1977-1978, núms. 27 al 36, 435 pp. Revilla, R. y Manrique, E.: «La explotación de los puertos en el Valle de Gistaín (Pirineo Oscense)»; Pastos, 1980, vol. 9.

 

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT