Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Esconjuración

Contenido disponible: Texto GEA 2000

(Folc.) Acto de privar de su fuerza maléfica a personas, cosas o fuerzas naturales, frecuente en Aragón en los ritos agrícolas. Mosén Bruno Fierro esconjuraba las tormentas con un crucifijo, desde una era de las afueras de Saravillo, lanzándolas sobre el pueblo vecino de Gistaín. En Graus el párroco, ante la proximidad de una tormenta peligrosa para las cosechas, tomaba el crucifijo que dejó San Vicente Ferrer como memoria de su misión de 1415 y, a cualquier hora, lo ponía en lo más alto de la torre; por tal servicio recibía de los vecinos una fanega de trigo y un cántaro de vino cuando se recogían uno y otro. Como remedio contra el pedrisco se tiraban tiros a las nubes con balas de cera de velas bendecidas o se tocaban las campanas o se sacaba la Vera Cruz, esto en Vilas del Turbón. De las tormentas se protegían los campos poniendo ramos bendecidos o palitos en forma de cruz; igualmente en los tejados o ventanas, en este caso muy frecuentemente, los ramos de olivo bendecidos el Domingo de Ramos.

Hay también esconjuración de los demonios en las personas de epilépticos, por obra de determinados santos como Santa Orosia en Jaca o mediante el Cristo de Calatorao; en Jaca, el 25 de junio, fiesta de Santa Orosia, mártir, después de una procesión o romería con las cruces parroquiales de la diócesis y los danzantes de Yebra de Basa, se hacía la bendición al pueblo, por el obispo, con las reliquias de la santa. Antes, bajo las andas, se apretujaban los fieles que tenían peticiones que hacer, en posturas inverosímiles, durante el largo recorrido; durante la bendición, los enfermos, al pie de un templete donde se situaba el cuerpo de Santa Orosia, gritaban, gesticulaban y sufrían ataques. Esta costumbre desapareció hace años. En el rito y en diversos lugares figuraba el preguntar si se quería que los demonios saliesen por los ojos, la boca, los oídos o diversos lugares, a lo que se oponían los circunstantes, haciéndolo finalmente por los dedos, como demostraban unas cintas con las que se les ataba y que eran expulsadas violentamente. Estos ritos están relacionados con los de la Balma, en Castellón, a los que concurrían muchas gentes de Teruel. El nombre con que se nombraba a estos enfermos era el de espiritados.

En relación con las esconjuraciones se hallan todas las ceremonias y ritos religiosos de bendición de términos, desde colinas que los dominen, o el enterrar ramitas cruzadas que dan lugar a que quien las encuentra durante una labor agrícola beba en nombre de todos o rece una oración.

• Bibliog.: Beltrán, A.: «La cofradía de Santa Orosia en Jaca»; De nuestras Tierras y nuestras Gentes, IV, Zaragoza, 1973, p. 84.

 

  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT