Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Elecciones

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 25/11/2011

(Hist. Contemp.) Coyunturas políticas en las que se realiza la designación de los representantes del pueblo que han de compartir el poder político del Estado. Mediante las elecciones los ciudadanos participan en la vida política, manifestando la voluntad popular y creando órganos representativos. Dentro del proceso electoral podemos distinguir distintas fases: a) proclamación del candidato, b) campaña electoral, c) jornada electoral, d) recuento de votos, y e) proclamación de resultados.

La consolidación del derecho al voto, al sufragio universal, ha sido una conquista democrática que se consolida en España a partir de 1890 (ampliándose a la mujer en 1933). Dentro del sufragio restringido o censitario, habitual en el siglo XIX, podemos incluir el sufragio orgánico (propio de los sistemas políticos corporativistas) que otorga el voto en razón del status familiar o profesional. Desde 1808 hasta 1836 en España el sufragio fue indirecto (los electores elegían solamente a los compromisarios, y son éstos los que después se encargan de designar a los diputados Buscar voz...). A partir de esa fecha ya se utiliza habitualmente el sufragio directo. Por otro lado, hasta 1890 -y con excepción del corto período del Sexenio Revolucionario Buscar voz... (1868-1874), con sufragio universal-, el sufragio, como ya indicamos, es censitario. Los electores con capacidad de voto son incluidos en los llamados censos Buscar voz... electorales.

El tamaño y carácter de los distritos electorales condiciona en gran medida el resultado electoral. A lo largo del siglo y medio de elecciones habidas en el país, los colegios electorales han presentado una diversa estructura. Tras la muerte de Fernando VII Buscar voz... y hasta 1846 la elección se verifica mediante colegios electorales provinciales con carácter plurinominal (eligen varios diputados). Durante la década moderada Buscar voz... (1845-1854) asistimos a un sistema de distritos uninominales (eligen un diputado), volviéndose en el Bienio Progresista Buscar voz... (1854-1856) al sistema de provincias plurinominales. El retorno de los moderados Buscar voz... al poder va a implantar, en las elecciones de 1858 y 1863, la ley electoral de 1846, con distritos uninominales; desde mediados de los 60 asistimos a una etapa de transacción entre las dos posturas: en 1865 una nueva ley establece la elección por colegios plurinominales, que no siempre coinciden con la división provincial Buscar voz... (Zaragoza, La Almunia).

La revolución de 1868 Buscar voz... utilizará los colegios provinciales plurinominales, aunque conceda en dividir las provincias con más habitantes en dos circunscripciones plurinominales (Zaragoza, Calatayud). Las Constituyentes de 1871 aprobarán la vuelta a los distritos uninominales, sistema que va a perdurar en sus líneas generales hasta los días de la II República Buscar voz..., aun cuando la Restauración Buscar voz... (1876-1923) introduzca 26 circunscripciones plurinominales para las grandes capitales. Esta reforma se quedará anticuada a lo largo de estas décadas alfonsinas, dado que el auge demográfico urbano y su disfunción en cuanto a representación política va a producir una sobrerrepresentación de los distritos rurales, en los que, por otra parte, las prácticas electorales fraudulentas y caciquiles fueron habituales. Ello potenció una escasa integración de amplias capas sociales en el proceso político, siendo habitual fuertes niveles de abstencionismo Buscar voz....

La II República Buscar voz... restablecerá los colegios electorales provinciales plurinominales (al tiempo que siguió considerando como circunscripción propia a las grandes capitales mayores de 150.000 habitantes). La Ley Electoral de 1977 consideró asimismo, la provincia como colegio plurinominal.

La elección de candidatos puede verificarse según diversos sistemas:

A) El sistema mayoritario, que elige a aquel candidato o lista electoral que haya obtenido un mayor número de votos; normalmente se realiza en aquellos distritos en que sólo se elige un diputado (es el caso de Gran Bretaña); en otros casos se exige la mayoría absoluta de votos, que, de no obtenerse, obliga a una segunda vuelta más restringida y concentrada en opciones (ejemplo, la V República Francesa). El sistema mayoritario distorsiona ampliamente la realidad.

B) El sistema proporcional pretende conceder a cada candidatura el número de escaños que le corresponden en proporción a los votos conseguidos. Cuando existe una sola circunscripción de amplias dimensiones (pequeños y medianos Estados) puede realizarse un escrutinio proporcional integral. Se calcula cuántos votos son precisos para obtener un escaño mediante una simple división entre el número de votos y el número de escaños por repartir (cociente electoral). En circunscripciones más pequeñas, el cálculo del reparto de escaños no siempre se hace de una manera tan simple. Las distintas técnicas que se utilizan para dividir la cantidad de votos por el número de escaños es lo que distingue un sistema de otro. Así, en la actualidad electoral española, el sistema de Hont divide los votos obtenidos por cada candidatura por 1, 2, 3, ... n, representando n el número de diputados que elegir.

Entre ambos sistemas, mayoritario y proporcional, existe una considerable gama de mezclas o sistemas mixtos. A modo de ejemplo, recordemos cómo, para Aragón, el Anteproyecto de Estatuto de Autonomía Buscar voz... de Aragón elaborado en Caspe en 1936 Buscar voz... proponía un sistema proporcional ponderado, dividiendo a Aragón en cuatro circunscripciones (la cuarta, Zaragoza ciudad) votando un diputado por cada 40.000 habitantes, con un número mínimo por circunscripción.

LAS ELECCIONES EN ARAGÓN

A continuación realizamos un breve balance de las elecciones generales celebradas en Aragón desde los inicios del siglo XX.

1. LA RESTAURACIÓN: Las provincias aragonesas durante los años de la Restauración Buscar voz... (1876-1923) responden electoral y políticamente al mismo sistema caciquil Buscar voz... que se ha analizado en otro lugar. En la situación aragonesa podríamos destacar un arraigo notable de lo que hemos denominado cacicato estable, que supone en definitiva que el turnismo político entre dos legislaturas no sea aquí tan fuerte como para el conjunto del país. Al mismo tiempo, se produce una lenta y pausada tendencia al alza de las fuerzas de oposición al sistema turnante (republicanos Buscar voz..., católico-sociales Buscar voz..., movimiento obrero Buscar voz...). Es en la circunscripción de la capital Zaragoza-Borja donde, al existir un mayor control ciudadano, se posibilita una representación de los partidos de oposición al sistema caciquil. Los distritos rurales -uninominales- están controlados por el bipartidismo. Hegemonía de los liberales Buscar voz... en la provincia de Huesca y de los conservadores Buscar voz... en Teruel, y un cierto equilibrio favorable a conservadores en la de Zaragoza.

2. LA II REPÚBLICA: El 12 de abril de 1931 constituyó un triunfo de la Conjunción Republicano-Socialista Buscar voz... en la gran mayoría de las capitales del país. La llegada de la II República Buscar voz... va a suponer la aparición de una nueva política de integración de las masas ciudadanas en la vida pública española. Ello posibilitó la creación de un nuevo sistema de partidos, endeble en sus inicios pero que fue consolidándose en este período, durante el cual la confluencia de intereses va a canalizarse en varias formaciones políticas. En 1931, quizá sea el PSOE Buscar voz..., representante político de un amplio sector de trabajadores, la única organización política afianzada en el país. Pronto le va a surgir su oponente de clase, la Confederación Española de Derechas Autónomas Buscar voz... (CEDA). El importante pero poco compacto movimiento republicano no acierta a consolidarse y su concreción va a orientar hacia el centroderecha a un sector, ocupado por el Partido Radical Buscar voz... de Lerroux Buscar voz..., mientras que el centro-izquierda se congregará alrededor de Azaña Buscar voz...e Izquierda Republicana. Desde fuera del sistema, enfrentada a él, la influyente Confederación Nacional del Trabajo Buscar voz.... El mismo sistema electoral mayoritario de la República va a primar la constitución de grandes formaciones políticas.

Las elecciones municipales de abril habían supuesto el triunfo de la política renovadora. La Conjunción Republicano-Socialista Buscar voz... triunfó en la gran mayoría de las capitales del país. Es la misma situación que en Aragón, tanto en las tres capitales (en Zaragoza: 26 concejales republicanos y 6 socialistas contra 15 monárquicos; en Huesca: 13 republicanos y 1 socialista contra 3 monárquicos; en Teruel: 10 republicanos y 4 socialistas contra 5 monárquicos) como en la mayor parte de las cabeceras de comarca. Alrededor del 60% de los concejales elegidos el 12 de abril respondían a la adscripción republicana. Esta situación boyante del republicanismo se repite en las elecciones generales de junio para Cortes Constituyentes. El republicanismo acude en conjunción electoral en Zaragoza-capital y provincia; mientras en Huesca y en Teruel las dos tendencias del republicanismo (conservador/progresista) se presentan por separado. Las derechas sólo presentaron candidatura por la minoría en la capital zaragozana, mientras que los socialistas presentaban (excepto en Huesca) listas propias. En resumen, en junio de 1931, victoria del republicanismo moderado de centro-derecha, del Partido Radical, en las cuatro circunscripciones aragonesas. De los 21 diputados aragoneses, sólo hay uno de derechas, frente a 11 radicales, 1 del colectivo «Al Servicio de la República», 5 radical-socialistas, 1 azañista de «Acción Republicana» y 2 del PSOE.

Durante el primer bienio republicano (1931-1933) asistimos a una coalición gubernamental republicano-socialista de difícil maridaje. El fracaso de la coalición reformista, enfrentada fuera del sistema por la radical actuación cenetista y de grupos parafascistas, desde dentro, por la oposición a una serie de reformas estructurales (en el marco de una crisis económica que tocaba fondo en 1933); las fricciones entre los grupos republicanos a causa de la participación socialista en el gobierno, llevará finalmente al presidente de la República, Alcalá Zamora, a suspender la legislatura y convocar nuevas elecciones generales. Junto al dividido hegemonismo republicano, 1933 es la hora de la reconstrucción política de las derechas alrededor de Gil-Robles y la CEDA, que van a constituirse en noviembre en la primera fuerza parlamentaria tras su triunfo electoral, al que no es ajeno la abstención electoral preconizada por el sindicalismo cenetista Buscar voz... y la ampliación del sufragio a la mujer. En Aragón las cotas de abstención en la ciudad de Zaragoza y Huesca (importantes e influyentes bastiones del sindicalismo cenetista) son de las más altas del país. El triunfo de las derechas en las cuatro circunscripciones aragonesas supone que, debido al sistema electoral mayoritario, en esta ocasión, de los 21 escaños aragoneses, las derechas ocupen 16 puestos, 4 los radicales y 1 republicano independiente. En definitiva, en el país se consolida una nueva coalición de centro-derecha, que va a rectificar en sentido contrario la política reformista seguida hasta la fecha. Esa política rectificadora irá unida a una fuerte represión política de los diversos levantamientos obreros que se suceden en los meses siguientes. A finales de 1935 la coalición gubernamental de centro-derecha va a quebrar como consecuencia de toda una serie de escándalos financieros en que se ven envueltos conocidos dirigentes del Partido Radical, y que arrastran con ellos al Partido. Las derechas van a reclamar todo el poder. Frente a ellas, el republicanismo de izquierda acuerda un pacto electoral con el PSOE, ampliado más tarde al PCE Buscar voz..., constituyéndose a principios de 1936 lo que suele denominarse como Frente Popular Buscar voz..., en línea con los planteamientos antifascistas aprobados en el VII Congreso de la Internacional Comunista. Así, el pacto Azaña-Prieto propiciador del Frente Popular va a enfrentarse a la contrarrevolucionaria CEDA Buscar voz..., y va a triunfar. En esta ocasión, la CNT Buscar voz... se manifestará neutral en la contienda, dejando en libertad de votar a sus afiliados. Ello posibilitó en Aragón el triunfo de las candidaturas frentepopulistas en Zaragoza capital y en Huesca, triunfando las de CEDA en las circunscripciones provinciales de Zaragoza y Teruel. El voto frentepopulista triunfa en todos los partidos judiciales del Alto Aragón, a excepción de Benabarre, mientras que CEDA dominó todos los partidos judiciales turolenses. En la provincia de Zaragoza el voto progresista es mayoritario en los partidos de Ejea, Zaragoza, Almunia y Caspe, siendo de CEDA el resto. (Remitimos al lector al mapa con los resultados por municipios que aparece en la voz Frente Popular Buscar voz...). En total, 1 tradicionalista y 9 CEDA frente a 1 de «Unión Republicana Buscar voz...», 7 de «Izquierda Republicana», 2 del PSOE y un sindicalista independiente. El período político iba a quedar colapsado cuatro meses más tarde con el estallido de la sublevación militar de 18 de julio Buscar voz....

3. LA MONARQUÍA CONSTITUCIONAL:

Las elecciones generales de junio de 1977: Las elecciones generales de la monarquía constitucional de don Juan Carlos Buscar voz... configuraron en Aragón un sistema político calificado de bipartidismo imperfecto, similar al del resto del Estado. Dos partidos, UCD Buscar voz... y PSOE Buscar voz... (derecha/izquierda) ocuparon la mayor parte del espacio político, y otras dos fuerzas de cobertura en el siguiente escalón, PAR Buscar voz... y PCE Buscar voz.... La Alianza Popular Buscar voz... de Fraga Iribarne quedó desplazada del espacio de la derecha, sin apenas presencia pública.

La originalidad aragonesa en junio de 1977 la constituyó la candidatura de Unidad Socialista (PSA-PSP) Buscar voz..., que en Aragón obtuvo los mejores resultados del país consiguiendo un escaño, y que desaparece electoralmente con el Congreso Aragonés de Unidad Socialista realizado al año siguiente. Por otra parte, la Candidatura Aragonesa Independiente de Centro Buscar voz... (CAIC) de Hipólito Gómez de las Roces Buscar voz..., que pasa en 1978 a constituirse en Partido Aragonés Regionalista (PAR), consolida sus posiciones en 1979, si bien su implantación en Aragón se restringe a la provincia de Zaragoza.

Las elecciones generales de marzo de 1979: En las elecciones generales de 1979 en Aragón (fuerte avance en diez puntos de la abstención Buscar voz...), la UCD estabilizó sus resultados en las tres provincias manteniéndose en ellas por encima de su media electoral estatal. Por su parte, el Partido Socialista, que en 1979 ha mejorado su posición en el medio rural, diversifica su actuación. La mejor situación global la consigue en la provincia de Huesca (única provincia aragonesa que supera la media española socialista), en tanto que frente al avance turolense se sitúa el retroceso zaragozano. El Partido Comunista Buscar voz..., sin representación parlamentaria en Aragón, obtiene aquí niveles inferiores a su media estatal, consiguiendo su posición más digna en la ciudad de Zaragoza. La reciente descomposición del Partido de los Trabajadores Buscar voz... (que obtuvo en 1979 un notable 3,3 % de los electores zaragozanos) le posibilita al PCE un avance electoral por su izquierda. El PAR consolida su primitiva posición y su escaño en Zaragoza (basado en 1977 en el voto rural) mejorando notablemente sus resultados (a costa de UCD), en la ciudad de Zaragoza, en las municipales de abril.

Las elecciones municipales de abril de 1979: Las elecciones municipales de abril de 1979, que a nivel estatal hicieron posible que la mayor parte de las capitales del país fueran gobernadas por alcaldes socialistas con el apoyo del PCE, reflejan en la capital aragonesa idéntica situación. En el marco de un nuevo avance en diez puntos de la abstención electoral, la UCD sufría una fuerte pérdida de votos, reducía sus votantes a la mitad, de la que se beneficiaba en gran parte el PAR, mientras el voto socialista mantenía sus posiciones. La corporación municipal zaragozana quedaba constituida finalmente por 11 PSOE, 4 PCE, 2 PTA, 8 UCD y 6 PAR.

Los resultados electorales municipales confirmaban la diversa presencia política en el territorio aragonés. La representación por partidos judiciales de los nuevos Ayuntamientos en las Diputaciones provinciales, sin ponderar su distinta importancia demográfica, en una región de tan alto porcentaje de pequeños núcleos favoreció la sobrerrepresentación del partido del Gobierno, UCD en dichas instituciones.

En el medio rural aragonés, UCD y PAR (en Zaragoza) por la derecha, PSOE por la izquierda, son las únicas fuerzas políticas con cierta incidencia electoral. Frente a la hegemonía de UCD en el medio rural de las tres provincias, en el caso de la de Zaragoza los socialistas son mayoritarios en el Bajo Aragón-Caspe, obteniendo importantes posiciones en las Cinco Villas y en la Ribera del Ebro.

En la provincia de Huesca, la comarca más progresista, con mayor voto socialista, es la del Bajo Cinca; mientras que en Teruel este apoyo socialista se centra en la Cuenca Minera, habiéndose reducido a menos de la mitad la notable incidencia que en 1977 tuviera Alianza Popular en esta provincia. En resumen, el clásico esquema voto urbano (predominio socialista, progresista) - voto rural (predominio gubernamental, conservador) se repite en Aragón, aunque imperfectamente. En la distorsión de este hecho juega un papel importante el desarrollo, durante los años 70, de un potente movimiento agrario de carácter progresista.

Elecciones Generales de octubre de 1982: Los resultados electorales del 28 de octubre de 1982 alteran la estructura política de la transición, definida en 1977 y 1979 como «pluripartidismo limitado», en la que ningún partido poseía la mayoría absoluta de los escaños parlamentarios. En esta ocasión, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), sobrepasando los 200 diputados para una Cámara de 350 puestos, se configura como la fuerza política mayoritaria frente a la coalición Alianza Popular-Partido Demócrata Popular (AP-PDP) Buscar voz..., con sólo algo más de la mitad de dichos escaños, y sendos escuálidos espacios políticos de centro (UCD y CDS) y de izquierda (PCE), amén de la continuidad de los grupos nacionalistas (CiU y PNV).

También en Aragón se configura una similar estructura tendente al bipartidismo. La masiva participación del electorado aragonés -que, al igual que el español, alcanza las altas cotas de participación de 1977 y sigue superando (en 1982 en 3 puntos) la media española- acompañó el triunfo de un PSOE mayoritario en las tres provincias aragonesas, que obtiene 9 de los 14 escaños aragoneses del Congreso y 9 puestos del Senado, quedando para su opositor AP-PAR los 8 escaños restantes (5 para el Congreso y 3 para el Senado). UCD, hasta las elecciones el partido mayoritario en Aragón, pasa a la situación de extraparlamentario, disolviéndose -como es bien sabido- a las pocas semanas de celebrados los comicios.

El Partido Socialista Obrero Español, que duplica su electorado aragonés respecto de 1979, consigue por vez primera en Aragón, globalmente, porcentajes superiores a su media nacional, especialmente en las provincias de Zaragoza y Huesca. Este avance es especialmente significativo en Zaragoza-capital, donde multiplica sus votos por 2,3. El triunfo socialista se consolida asimismo en la casi totalidad de los municipios aragoneses más importantes. Baste decir que, de los cuarenta municipios más importantes de Aragón, el PSOE se constituye como el partido más votado en todos ellos, salvo en los casos de Belchite y Borja (en la provincia de Zaragoza) y Calamocha y Teruel (en la de Teruel). Por contra, es en los pequeños municipios donde la derecha y el centro-derecha tienden a obtener sus mejores resultados, El PSOE -que sólo había triunfado netamente en 1979 en la zaragozana comarca de Caspe- triunfa el 28-O en todas las comarcas altoaragonesas, en todas las zaragozanas, salvo las de Daroca y La Almunia; y en Teruel, salvo en las de Calamocha, Teruel y Mora de Rubielos. En definitiva, el PSOE hizo realidad en el plano electoral su propuesta de «mayoría social para el cambio». Así, en Zaragoza, el PSOE articulaba en torno a sí la casi totalidad del voto progresista, ampliándose tanto a su derecha (acumulando un sector minoritario de los votos anteriormente vinculados a UCD y el voto socialdemócrata vinculado en 1979 a la «Coalición por Aragón Buscar voz...») como a su izquierda (la mayor parte del patrimonio electoral del P.T.E. Buscar voz... y O.R.T. Buscar voz..., así como la mitad del electorado comunista), repitiéndose este esquema -más simplificado- en las restantes circunscripciones aragonesas.

Alianza Popular-PDP-PAR se configuró en Aragón el 28 de octubre como la coalición de la oposición, obteniendo tanto en el global de Aragón como en sus tres provincias unos resultados electorales superiores a su media estatal. La coalición, sin embargó, no llegó a conseguir los resultados electorales alcanzados por UCD en 1979, salvo en Zaragoza. Como veremos más adelante, pronto iba a fragmentarse.

El descalabro de Unión de Centro Democrático en Aragón es especialmente significativo en el medio urbano. En Zaragoza-capital el porcentaje de su electorado se contrajo brutalmente (los algo más de 90.000 votos que obtuvo en 1979, un 22,6% de su electorado, se reducen a algo más de 15.000, un débil 3,8%), mientras que en la periferia provincial el fuerte reflujo del voto ucedista se mantiene en un nivel (9,2% del electorado) comparable a los de las restantes provincias aragonesas.

Los escasos porcentajes obtenidos por el partido de Adolfo Suárez, Centro Democrático y Social, son asimismo en Aragón reflejo de su insignificante peso electoral nacional.

El declive del Partido Comunista se evidenció en 1982 con brutalidad. La reducción en menos de la mitad de su electorado nacional (que comprime su representación parlamentaria en 4 escaños) se repite en Aragón, región en la que el voto comunista, además, siempre ha obtenido unos niveles de voto inferiores a su media estatal. Así, en Aragón pasaba a situarse como sexta fuerza electoral. El voto comunista zaragozano no sólo no vio cumplidas sus expectativas de incorporar los 20.000 votos obtenidos en 1979 por el Partido del Trabajo, sino que redujo a la mitad sus 34.000 votos zaragozanos de aquel año, electorado éste claramente desplazado hacia el voto socialista.

Las restantes opciones electorales aragonesas no alcanzan siquiera el 1% del electorado, obteniendo resultados insignificantes y volatilizando asimismo una gran parte de sus escasos votos. Así, el Partido Socialista de Aragón Buscar voz..., que fuera en 1979 en coalición con el disuelto Partido Socialdemócrata Aragonés, reduce aquellos 19.000 votos aragoneses en algo menos de 6.000. En igual situación se vio Fuerza Nueva, presente en 1979 en las candidaturas de «Unión Nacional», que reduce a la mitad los algo más de 10.000 votos que obtuviese en 1979. Votos que no recogió la extremista candidatura «Solidaridad Española», abandonada en Aragón en sus 665 votos.

Si globalizamos el análisis electoral partidista y lo establecemos, a continuación, agregando los resultados electorales por espacios políticos (derecha/izquierda), a fin de perfilar la orientación del voto, debemos destacar cómo el comportamiento electoral global de los aragoneses, por vez primera en su reciente experiencia electoral, se orienta claramente hacia la izquierda, si bien, como es habitual, en un nivel más moderado que la media española: así, frente a un índice de orientación del voto (IOV = % izquierda/% derecha) para Aragón de 0,79 en 1979, se sitúa ya en 1982 en un progresista 1,17. Este hecho, resumimos, es achacable al notable aumento experimentado por la izquierda, mientras que la derecha mantiene -con una escasa reducción- sus porcentajes. En este avance del comportamiento electoral progresista, tanto Zaragoza como Huesca expresan esta orientación de voto a la izquierda, manteniéndose en la provincia de Teruel un comportamiento de predominio conservador, si bien se produce igualmente un muy notable avance del voto progresista.

Elecciones autonómicas de mayo de 1983: El 8 de mayo de 1983, el PSOE consolida en Aragon su predominio político. De los 66 escaños de las cortes aragonesas, obtenía finalmente 33. En este breve análisis vamos a mostrar algunos de los rasgos que caracterizan el escrutinio de estos primeros comicios electorales autonómicos en Aragón, comparándolos con los resultados de octubre del 82.

Observamos un descenso en algo más de 15 puntos en la participación electoral global aragonesa respecto del 28-O, especialmente notable en la capital aragonesa, que, dando en 1982 el mayor nivel de participación electoral en Aragón, ofrecía el 8 de mayo el menor porcentaje. Pérdida de votantes que sufre una parte de las organizaciones políticas aragonesas.

El Partido Socialista Obrero Español, partido más votado en las tres provincias aragonesas, experimenta, sin embargo, un recorte en las posiciones conseguidas en las generales del año anterior. Frente al ligero descenso oscense (sostenimiento del voto del que es responsable la presencia del candidato Santiago Marraco Buscar voz...), la reducción socialista en diez puntos de su electorado zaragozano -alrededor de 60.000 votos menos, ligados a la abstención- rebajó las expectativas de escaños socialistas por esta provincia. Pérdida del electorado socialista centrada en la capital -casi 50.000 votos-, municipio que, como es bien sabido, supone casi la mitad del electorado aragonés. Por contra, la periferia provincial experimenta un descenso mucho menor, comparable al de las restantes provincias aragonesas. En la provincia de Huesca el descenso del voto socialista es del 4,4%; en la de Teruel, del 7,2%; en Zaragoza-capital, 12, %; en la provincia de Zaragoza, 5,4%; mientras que en todo Aragón, baja un 8,7%.

En el campo de las derechas, la noticia preelectoral fue la ruptura de la alianza AP-PAR En estos comicios, AP se convierte en la segunda fuerza política aragonesa, superando al PAR en Huesca y Teruel e igualándolo casi en la provincia de Zaragoza (lo superó asimismo en la capital, quedando para el PAR sólo el predominio en la periferia provincial zaragozana). Desde el punto de vista del análisis electoral, hay que destacar que, si bien la suma conjunta de los votos de AP y PAR superan los obtenidos por la difunta coalición del 28-O, entre ambos sólo recogen una parte de los restos del electorado de UCD.

El Partido Comunista de España -sendos escaños zaragozano y oscense, este último conseguido mediante recurso aceptado por la Audiencia Territorial- sostiene en Aragón su debilitado electorado de 1982 y experimentado incluso un ligero avance, especialmente en Huesca.

El minúsculo Centro Democrático y Social, que obtuvo, en el límite, un solo escaño por Zaragoza, pasa a ser la quinta formación política aragonesa, al haber reducido notablemente en las tres circunscripciones su pequeño electorado y ser superado por el P.C.E.

En síntesis, la orientación del voto aragonés expresa un cierto equilibro entre derecha e izquierda, con un pequeño predominio de la izquierda. El índice de orientación del voto se reduce un poco respecto de 1982 en las provincias de Teruel y Zaragoza, ofreciendo un avance progresista en Huesca (provincia que supera en esta ocasión el índice zaragozano), al sostenerse aquí el voto de la izquierda frente al retroceso de la derecha; en contraste con las otras dos provincias, en las que ambas tendencias retroceden, especialmente la izquierda.

El predominio electoral socialista supuso, finalmente, para el PSOE tanto la presidencia de las Cortes aragonesas (cargo que recayó en la persona de Antonio Embid Buscar voz..., electo en sesión constituyente con los 33 votos socialistas) como la del gobierno de la Diputación General de Aragón (presidido por Santiago Marraco, el cual contó en su investidura con el apoyo de los diputados socialistas y el de los entonces dos diputados del grupo mixto, PCE y CDS. Días despues, la Audiencia Territorial concedería un diputado al PCE, por Huesca, aceptando sus reclamaciones, en detrimento de AP-PDP-UL).

Las elecciones municipales de mayo de 1983 en Aragón: El triunfo autonómico socialista es complementado con el que este partido obteniene en las elecciones locales, que posibilita -ante el nuevo sistema de elección de diputados provinciales proporcional al número de votos obtenidos por cada grupo político- el control socialista de las Diputaciones provinciales de Huesca y Zaragoza, con sus respectivas capitales. Igualmente consigue el de la Diputación provincial de Teruel (en la que quedaron empatados a número de diputados con los de AP y PAR unidos), al pactar con el grupo independiente del municipio turolense del señor Eced, con derecho a un diputado provincial, apoyando a éste para la alcaldía de Teruel, mientras que su diputado se abstenía en la votación provincial, con lo que se adjudicaba la presidencia al PSOE por ser el partido más votado de la provincia.

De los 40 municipios más importantes de Aragón, 21 tuvieron alcalde socialista, 9 del PAR, 6 de AP-PDP, 2 independientes, 1 del PCE y 1 del CDS.

Para un total de 718 municipios aragoneses, 250 estuvieron gobernados por alcaldes socialistas. Ello supuso que alrededor de las tres cuartas partes de los aragoneses estuvieron regidos en 1983 por socialistas. En este sentido, si excluimos del total aragonés la capital -con alcalde socialista, que supone algo más de la mitad de los aragoneses-, del resto de aragoneses, algo más de la mitad (50,29%) estaban gobernados por alcalde socialista.

Los resultados obtenidos en las elecciones municipales del 8 de mayo en Zaragoza dan al PSOE, por vez primera, la mayoría absoluta de la Corporación (18 de las 31 concejalías, 7 más de las que obtuviera en 1979).

Con todo, este partido, debido al fuerte incremento de la abstención, sufre una fuerte rebaja de votos respecto de los comicios del 28 de octubre. De los algo más de 21 puntos de aumento de la abstención, el PSOE pierde alrededor de 12, unos 50.000 votos. Las derechas, AP y PAR, pierden asimismo 7 puntos respecto a los obtenidos el 28-O (AP-PAR y UCD), casi unos 30.000 votos.

Alianza Popular (8 concejales), se configura, frente al PAR (4 concejales) como la fuerza principal de la oposición, consiguiendo en esta elección, respecto del PAR, un margen de voto mucho más notable que en los comicios autonómicos.

El PCE, que sostiene su mermado electorado de 1982, logra ajustadamente introducir un concejal (había conseguido 4 en 1979); mientras que el CDS, al reducir su escaso porcentaje del 28-O no consigue concejalía, al igual que la candidatura encabezada por R. Berdié Buscar voz... (IUA Buscar voz...), que no alcanza esta vez el 1% del electorado municipal. La geografía del voto zaragozano sigue configurando la Zaragoza conservadora en el eje urbano central formado por las zonas I, II y IX (diseñadas en el «Estudio de Barrios» de Economistas Aplicados). El resto del municipio está claramente orientado hacia la izquierda, destacando por su comportamiento progresista especialmente dos zonas: V (Delicias) y VII (la margen izquierda del Ebro) (vid. mapa electoral-1983 del municipio de Zaragoza).

Elecciones generales de junio de 1986: A nivel nacional, el PSOE revalida su mayoría absoluta aunque pierde escaños con respecto a 1982 pasando de 202 a 184. Se mantiene Coalición Popular, con Manuel Fraga a la cabeza, como segundo partido mayoritario (si bien no consigue aumentar sus expectativas) y se produce un espectacular resurgir de Adolfo Suárez con el CDS, que obtiene 9 diputados. Los nacionalistas refuerzan su presencia en Cataluña y País Vasco, aquí con un ligero escoramiento hacia la izquierda independentista representada por Herri Batasuna. La opción reformista de Roca no obtiene ningún escaño y el partido de Santiago Carrillo pierde su único diputado, mientras se produce una potenciación de la izquierda nucleada en torno al PCE (IU).

En Aragón, el PSOE pierde un escaño en el Congreso, pero sigue ostentando la mayoría absoluta con un 42,59% de los votos, gracias a un electorado fiel, que se mantiene incluso en la provincia de Teruel donde el conflicto minero hacía prever un mayor desgaste del partido en el gobierno. La derecha y el centro sufren las consecuencias de su división, aunque en conjunto superan en votos al PSOE, Coalición Popular (sin el PAR) pasa del 31,31% de los votos al 25,16%; el PAR, con el 10,8%, fracasa en su empeño de formar un grupo parlamentario aragonés. El CDS, que pasa de un 4,34% a un 10,9%, se sitúa como tercera fuerza política, con un escaño en Zaragoza y casi un segundo en Huesca; recogiendo, sin duda, sufragios escapados del PSOE. La izquierda comunista no logra rebasar su techo, obteniendo unos resultados ligeramente inferiores a lo esperado.

Junio de 1987. Elecciones municipales, autonómicas y al Parlamento Europeo: A las veinticuatro horas del día 4 de mayo de 1987 terminó el plazo para la presentación de candidaturas para las elecciones europeas, autonómicas y municipales. Más de dos mil candidaturas concurrieron en todo Aragón a estos comicios. Dado que la circunscripción para las elecciones al Parlamento europeo era única, es decir, España, las listas para Aragón eran las mismas que para el resto del país, y en nuestra región únicamente se presentó una candidatura aragonesa: el Partido Aragonés Regionalista (PAR) formó una lista encabezada por Juan Antonio Bolea Foradada Buscar voz....

Los resultados de las elecciones municipales y autonómicas celebradas el día 10 de junio cambiaron sustancialmente el mapa político aragonés. El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) perdía la presidencia de la Diputación General de Aragón y la cómoda mayoría absoluta que venía ostentando, desde hacía cuatro años, en la mayor parte de los ayuntamientos y diputaciones provinciales. Aun así, en las tres provincias aragonesas el Partido Socialista fue el más votado, seguido en Huesca y Zaragoza del Partido Aragonés Regionalista (PAR), y en Teruel de Alianza Popular (AP). El Centro Democrático y Social (CDS) experimentó un considerable aumento de votos y Convergencia Alternativa de Aragón-Izquierda Unida (CAA-IU) mejoró ligeramente los resultados obtenidos en 1983. Los democristianos del Partido Demócrata Popular (P.D.P.), que concurrían en solitario tras su ruptura con la Coalición Popular, sufrieron un tremendo revés electoral y junto a otras candidaturas, de las llamadas testimoniales, no consiguieron tener suficiente número de votos como para estar representados en las instituciones políticas aragonesas. En definitiva, de los resultados electorales del día 10 de junio de 1987 se desprende: la pérdida de las mayorías absolutas socialistas; un importante aumento del voto regionalista encarnado por el Partido Aragonés Regionalista (PAR) que le consolida como la segunda fuerza política en Aragón; descenso sustancial de los votantes de Alianza Popular (AP); resurgimiento del centrismo que caracterizó la transición política española representado por el Centro Democrático y Social (CDS) con postulados más radicales que entonces; y estancamiento del voto comunista que aglutina en esta ocasión a las fuerzas situadas a la izquierda del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

Estos resultados electorales en los que ningún partido político obtuvo mayoría absoluta y, por lo tanto, posibilidad de formar gobierno de manera directa, dan paso a un intenso mes de negociaciones entre partidos, al objeto de formar gobierno en Aragón. Desde un primer momento Alianza Popular (AP) manifestó su apoyo al Partido Aragonés Regionalista (PAR) para la formación de un gobierno de mayoría minoritaria (juntos sumaban 32 escaños). Entre tanto, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) con 27 escaños no encuentra aliados suficientes para superar la suma PAR-AP y comienza a contemplar la posibilidad de no seguir gobernando la Diputación General. La actitud del Centro Democrático y Social (CDS) es decisiva y sus 6 escaños se convierten en la auténtica «llave» del futuro gobierno regional. Tal es así, que en la constitución de las Cortes de Aragón -en ésta su segunda legislatura- el CDS consigue que su candidato a la presidencia de la Cámara, Juan Montserrat Mesanza Buscar voz..., resulte elegido por unanimidad. Ningún partido político presente en el hemiciclo quería enfrentarse a los centristas que, con sus 6 escaños podían inclinar la balanza en un sentido o en otro a la hora de formar gobierno. Finalmente, su postura abstencionista posibilitó que Hipólito Gómez de las Roces, cándidato número uno del PAR, fuera investido -en segunda vuelta y por mayoría simple- presidente de la Diputación General de Aragón. Previamente, el partido del nuevo presidente autónomo había suscrito un acuerdo de apoyo parlamentario con Alianza Popular.

Con ello los socialistas pasaban a la oposición aun cuando fueron el partido más votado y, mientras tanto, los regionalistas de Gómez de las Roces conseguían gobernar Aragón después de intentarlo durante diez años y con un programa político de claro matiz centro-derecha. En las elecciones municipales los resultados se asemejaron bastante a los de las elecciones autonómicas, aunque en las municipales el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) consiguiera mantener, al menos, las mayorías simples. Esta circunstancia y el apoyo prestado por el Centro Democrático y Social (CDS) —unas veces con posturas abstencionistas y otras con votos favorables- permitiría que los socialistas siguieran gobernando en la mayoría de los ayuntamientos y entre ellos los de las tres capitales aragonesas así como las tres diputaciones provinciales.

La situación política en Aragón, derivada de resultados electorales del día 10 de junio de 1987, configuró un marco en el que el gobierno aragonés quedara en manos de una fuerza conservadora cual es el Partido Aragonés Regionalista, mientras que los ayuntamientos siguieron siendo mayoritariamente socialistas. Salvando las distancias, incluidas las temporales, esta situación se daba en la Comunidad Autónoma Aragonesa desde que en el período comprendido entre 1979-83 los ayuntamientos democráticos eran gobernados por la izquierda, en tanto que, al gobierno regional (entonces ente preautonómico) estaba gobernado por el centro-derecha a través de Unión de Centro Democrático (UCD).

Octubre de 1989. Elecciones generales: A nivel nacional, el PSOE se mantiene al borde de la mayoría absoluta, tras siete años de gobierno, con 176 escaños, 8 menos que en 1986, si bien pierde más de 800.000 votos. El Partido Popular Buscar voz..., encabezado por José María Aznar, supera los resultados obtenidos por Fraga en 1986 y se queda a 196.000 de los logrados en 1982, aunque en ambas ocasiones el PP se presentó en coalición con los partidos democristiano y liberal. Se produce un importante avance de IU que duplica sus votos del 86, logrando 17 diputados, y se convierte en la tercera fuerza nacional. Por el contrario, el CDS pierde cinco diputados y más de 200.000 votos, pasando de tercera a quinta fuerza, por detrás de Convergencia i Unió e Izquierda Unida. Las fuerzas regionalistas y nacionalistas mantienen su representación del 86, aunque Herri Batasuna y Coalición Galega pierden un escaño cada una.

En Aragón, los socialistas bajan en porcentaje, del 42,5 al 38,37%, y pierden un diputado por la provincia de Zaragoza. El porcentaje de votos obtenidos por la comunidad autónoma está un punto por debajo de la media nacional. El PP experimenta un ligero aumento (aproximadamente 10.000 votos más, lo que supone alrededor de un 2%), y continúa como segunda fuerza. El PAR se mantiene en los mismos porcentajes de las generales del 86, a enorme distancia de los resultados obtenidos en las autonómicas, debido quizá al desgaste experimentado por el inestable gobierno de la DGA, sometido a constantes crisis. El CDS pierde 20.000 votos -y con ellos su último diputado por Aragón-, situándose en los mismos índices que en el resto del estado. Por el contrario, IU experimenta un expectacular avance y logra un diputado por Zaragoza. Irrumpe en el panorama político Unión Aragonesista-Chunta Aragonesista Buscar voz..., con unos resultados testimoniales; lo mismo que el partido liderado por Santiago Carrillo (PTE-UC).

Mayo de 1991. Elecciones autonómicas y municipales: En las elecciones a Cortes de Aragón, hay que reseñar un notable aumento de la abstención, que crece en más de 5 puntos con respecto a 1987 (de 30,32% a 35,48%). El PSOE, con José Marco Buscar voz... como candidato, aumenta en más de 4 puntos su porcentaje y logra 30 escaños (3 más que en 1987); sin embargo, no alcanza la mayoría absoluta (34 escaños). Estos resultados posibilitaron el gobierno de coalición PP-PAR, a pesar de que el PSOE fuera el partido más votado. La caída del PAR en Zaragoza le supuso una pérdida de unos 25.000 votos y 2 escaños. Por el contrario, el PP experimenta una notable subida en las tres provincias aumentando en 5 puntos y empatando en escaños con el PAR. El CDS pasa de 64.406 votantes en 1987 a 18.924, lo que supone un descenso de más de siete puntos. Deja de convertirse en el partido bisagra pues sólo su concejal de Huesca decidirá la alcaldía; Izquiera Unida mejora sus resultados en dos puntos, consiguiendo un escaño más; mientras que Chunta Aragonesista pasa de un testimonial 1% en el 87 a 2,29%, superando los 14.000 votos.

Elecciones municipales: En el Ayuntamiento de Zaragoza (con un aumento de más de un 10% de la abstención), González Triviño Buscar voz... consigue el 42,8% de los votos y se sitúa al borde de la mayoría absoluta con 15 ediles, en un consistorio que cuenta con 31, lo que es interpretado por los analistas como un respaldo de los ciudadanos a las grandes obras realizadas por el tándem Triviño-García Nieto Buscar voz..., duramente criticadas por la oposición. Ello le permite gobernar en minoría, con el consentimiento de IU, que aumenta en un concejal y se convierte en la llave de la gobernabilidad, papel desempeñado hasta ese momento por el CDS, que pierde sus tres concejales. El PP experimenta un ligero avance que le proporciona dos nuevos concejales, los mismos que pierde el PAR. El PSOE fue la fuerza más votada en diez de los doce distritos de la capital aragonesa, sólo en la zona centro y Ensanche-Romareda obtuvo más votos la derecha. En el Ayuntamiento de Huesca, el PSOE con 8 concejales e IU con 2, empatan frente a los 6 del PP y otros 5 del PAR, con lo que el respresentante del CDS se convierte en árbitro de la situación. El PSOE pierde dos representantes que pasan a IU y el PAR gana uno, con respecto a las elecciones anteriores. Queda fuera Chunta Aragonesista, que antes de terminar el escrutinio parecía tener alguna posibilidad. La abstención aumenta en más de 8 puntos, acercándose al 40%.

En el Ayuntamiento de Teruel, el PSOE obtiene 9 concejales (2 más que en el 87, por un aumento de 500 votos); mientras que PP (con 7) y PAR (con 4) suman 11, aumentando en 1 el PP y en 2 el PAR. La principal novedad es la entrada en el consistorio de Chunta Aragonesista, con un representante y la pérdida de los 2 concejales del CDS. No obtienen representación ni IU ni el Partido Independiente de Teruel.

El PSOE gana en los ayuntamientos de Monzón, Binéfar, Fraga, Graus, Sariñena, Tamarite, Calatayud, Eje, Tarazona, Caspe, Daroca, Utebo, Cariñena, Mequinenza, Zuera, Ateca, Borja, Ariza, Andorra y Utrillas; empata con el PP en Valderrobles y con el PAR en La Almunia. El PAR obtiene mayoría en Sabiñánigo, Barbastro, Alagón, Calamocha y Alcalá de la Selva; el PP, en Calanda, Híjar, Albarracín y Alcañiz, en la provincia de Teruel; y en Tauste y Jaca.

Por lo que se refiere a las Diputaciones Provinciales, en la de Zaragoza el PSOE obtiene 15 diputados, 6 el PP, 5 el PAR y 1 IU.

Los de Huesca son 13 para el PSOE, 5 para el PP, 5 para el PAR y 2 para IU; en Teruel, 12 para el PSOE, 8 para el PP y 5 para el PAR.

Junio 1993. Elecciones generales: Aunque el reparto de escaños aragoneses en el Congreso no sufre variaciones tras las elecciones del 93 (7 para el PSOE, 4 para el PP, 1 para el PAR y 1 para IU), se producen en estas elecciones cambios significativos. El primero es el acortamiento de distancias entre PSOE y PP (separados por menos de dos puntos, mientras que en el 89 la diferencia era de 9). El segundo es la consolidación del PAR como tercera fuerza política al doblar casi sus apoyos y subir 8 puntos; y el tercero es la práctica desaparición del CDS, que sólo obtiene un 1% de los votos. IU mantiene los resultados anteriores. El PSOE, aunque conserva sus diputados, desciende más de cuatro puntos, cuando en el resto de España no llega a un punto. El descenso del PSOE se produce en Zaragoza capital, donde son superados por el PP, aunque parece que no guarda relación con la política local sino más bien con el debate autonomista y la política hidráulica. Se mantiene el voto en Teruel, hay un ligero descenso en Huesca y un pequeño incremento en la provincia de Zaragoza. El PP sube en todas las circunscripciones, beneficiándose del ascenso del partido a nivel nacional y de la desintegración del CDS, si bien su ascenso se ve frenado por el PAR. Este partido es el gran triunfador de las elecciones, gracias a la eclosión autonomista y a su presencia en el Gobierno de Aragón, beneficiándose también del aumento de la participación, que alcanza el 78,49%. La debacle del CDS, que pasa del 7,55% de votos al 1%, es similar a la del resto del Estado. IU ve frenada sus expectativas mientras CHA apenas aumenta medio punto.

Mayo de 1995. Elecciones Autonómicas: se produce un giro hacia posiciones conservadoras con el triunfo del PP, que pasa de 17 a 27 diputados, consiguiendo el mismo porcentaje que obtuvo el PSOE en el 91. Sin embargo, no obtiene mayoría absoluta, situada en 34 diputados; lo que unido a la diversidad de fuerzas representadas en las Cortes de Aragón hace difícil la gobernabilidad. El PP se beneficia del efecto aspirador de todo el país y, sin duda, de los errores del socialismo aragonés, consiguiendo una victoria incontestable en la ciudad de Zaragoza y en la provincia de Teruel donde logra un 40,9% de los sufragios. El PSOE paga los errores de sus dirigentes (moción de censura en la D.G.A., asunto Triviño) y sufre un gran castigo en las Cortes, que sólo se ve mitigado por el mantenimiento del voto en los pueblos; en la capital zaragozana, por el contrario, experimenta una derrota sin paliativos. El PAR desciende notablemente; mientras que en el 91, con Gómez de las Roces como candidato, obtenía 17 diputados, ahora baja a 14, lo que se interpreta como una pérdida de confianza del electorado. Izquierda Unida, por su parte, desciende en casi tres puntos, en lo que pudo influir el desencanto por el apoyo de la coalición a la moción de censura encabezada por Marco, las pugnas en la confección de las listas entre los ortodoxos de PCA. y el sector renovador de IU, así como el escaso atractivo de sus candidatos. La pérdida de votos de IU y PAR beneficia, sin duda, al nacionalismo de izquierda representado por CHA, que consigue por primera vez dos diputados. Finalmente, conviene señalar el descenso de la abstención, que pasa del 35,48 al 28,93%; pero junto a ello, el significativo aumento de los votos en blanco (unos 13.000; aproximadamente un 2%), lo que se considera como una respuesta de los ciudadanos a las convulsiones sufridas por las instituciones aragonesas en los meses anteriores.

En las elecciones municipales, siguiendo la tónica general, se produce un importante ascenso del PP; el PSOE recibe un fuerte varapalo, con descenso generalizado en todos los municipios; el PAR retrocede ligeramente, salvo en Teruel, con un preocupante descenso; IU se mantiene e irrumpe CHA. El PSOE sufre una derrota sin paliativos en la capital, donde la candidatura encabezada por Comín pierde el ayuntamiento, en el que ostentaba mayoría desde el 78. Sin embargo Rudi Buscar voz... no consigue una mayoría que le permita gobernar en solitario, por lo que necesitará los apoyos del PAR. Los socialistas pierden también el ayuntamiento de Calatayud y el de Daroca, mantienen la mayoría en Ejea y en Pedrola y la rozan en Caspe. El PP obtiene mayoría en Tauste.

En Huesca, el PP es la fuerza más votada en la capital, en Jaca, Barbastro y Monzón; aumentando notablemente en Fraga. El PSOE gana en Tamarite, Graus y Binéfar. En Teruel capital el PP crece espectacularmente, frente al descalabro del PAR. Los regionalistas obtienen mayoría absoluta en Calamocha; en Alcañiz ganan los partidos conservadores, pero el P.P. mantiene Andorra y Utrillas. Por lo que se refiere a las Diputaciones Provinciales, se acaba el dominio del PSOE en las de Zaragoza y Huesca; en los tres entes provinciales, los votos de PAR y PP suman mayorías absolutas. En Zaragoza, los escaños corresponden 12 al PP, 11 al PSOE, 2 al PAR y 2 a IU; en Huesca, 9 al PP, 11 al PSOE, 4 al PAR y 1 a IU; en Teruel, 11 al PP, 9 al PSOE y 5 al PAR

Marzo de 1996. Elecciones Generales: Las principales novedades de estos comicios, en relación con Aragón, son la espectacular subida de CHA, la concurrencia en coalición de PAR y PP, así como la ligera recuperación del PSOE, liderado por Belloch Buscar voz.... La coalición conservadora venció en las elecciones logrando un 48% de los votos, resultados inferiores a lo esperado; por efecto de la Ley d´Hont consiguió 3 diputados más de los obtenidos entre PAR y PP, por separado, en el 93. Sin embargo, a pesar de la alta participación (77,49%), el número de votos obtenido por la coalición (369.805) fue inferior a la suma de los votos de ambos partidos en el 93. La causa está en el desvío del voto aragonesista, en desacuerdo con la coalición, hacia otros partidos, principalmente CHA. El PSOE continúa por debajo de la media nacional, pero recupera parte del voto urbano perdido en las municipales, repitiendo los resultados del 93 en Zaragoza; mejoran en Huesca y ligeramente en Teruel. Aparte del tirón de Belloch, la alta participación del electorado de centro-izquierda para contener el avance conservador, explicaría los resultados. La CHA, con Labordeta Buscar voz... como cabeza de lista, recogió el voto joven y parte del sufragio perdido por el PAR, logrando un notable avance, al pasar de un 1% de los votos en el 93 al 6,45 %; aunque no consiguió el escaño. IU se quedó un punto por debajo de la media española, perdiendo 3.400 votos y, con ellos, el escaño.

Junio de 1999. Elecciones autonómicas y municipales: Mantenimiento de los resultados del PP, recuperación del PSOE; fuerte descenso del PAR que continúa como bisagra, importante ascenso de CHA y fracaso de IU, son las notas más destacadas de estos comicios.

En las Elecciones a Cortes aragonesas hay que destacar el aumento de la abstención en más de 6 puntos (del 28´8 al 35%) y el retroceso de los partidos conservadores en favor del PSOE y de CHA. El PP aumenta su representación parlamentaria en un diputado, pero obtiene menos votos que en el 95 y sigue alejado de la mayoría absoluta. El PAR, socio en el Gobierno del PP, pierde cuatro escaños; sin embargo, los resultados hacen que continúe como partido bisagra; si bien, en este caso, donó su apoyo en la D.G.A. al PSOE, desbancando al PP del Gobierno de Aragón. El PSOE recupera parte del voto perdido en el 95, consiguiendo cuatro nuevos escaños. El mismo número que pierde IU, que queda con un solo diputado. La coalición liderada por Jesús Lacasa Buscar voz... pierde seis puntos y más de 40.000 votos, muchos de los cuales pasan, sin duda, al PSOE y a CHA. El descenso de IU es similar al que sufre en el resto del país la formación de Anguita. La CHA, con el 11% de los votos y 5 diputados (lo que le permite formar grupo propio), acorta distancias con el PAR y se convierte en partido clave de posibles pactos postelectorales.

La provincia de Zaragoza tenía en estas elecciones un escaño más, perdido por la provincia de Teruel. Es en la provincia zaragozana donde se producen los principales cambios: el PP, el PSOE y CHA consiguen uno, tres y dos nuevos escaños, respectivamente; por el contrario, el PAR pierde tres e IU, dos. En la provincia de Teruel los partidos mantienen sus posiciones con pequeñas variaciones, incluida IU que mantiene los votos aunque pierde su diputado, lo que se debe a que la provincia cuenta, como se ha dicho, con un escaño menos, es razón de su población. En Huesca, los populares experimentan un ligero retroceso, PAR e IU pierden sendos diputados, que ganan PSOE y CHA. Los socialistas superan en votos al PP en la provincia altoaragonesa.

En las elecciones municipales, los gobiernos municipales de las tres capitales, sufren un serio castigo. En el de Zaragoza, Luisa Fernanda Rudi, aunque mantiene sus 15 concejales, pierde casi 30.000 votos. El PAR, su socio de gobierno, pierde más de 18.000 y queda sólo con dos concejales que posibilitan al PP un gobierno sin sobresaltos. IU desaparece del consistorio. En cambio, el PSOE recupera alrededor de 26.000 electores de los que le habían retirado su confianza en el 95. CHA, por su parte consigue algo más de 20.000 votantes nuevos y duplica su representación municipal. En Huesca empatan PP y PSOE. El PAR pierde más de 4.000 votos, la coalición IU pierde uno de sus concejales y CHA aumenta en dos. En Teruel gana el PP y el PAR, con unos 1.200 votos más, duplica sus concejales. Este fraccionamiento del voto —que obliga a pactar en las tres capitales aragonesas— se da también en la mayor parte de las poblaciones importantes, a excepción de Ejea, Fraga, Sabiñánigo y Utrillas donde el PSOE obtiene mayoría absoluta, lo mismo que en Calatayud, el PP; en Borja, el PAR, y en Montalbán, IU.

En cuanto a las Diputaciones Provinciales, quedan con mayoría del P.P. en Zaragoza y Teruel, mientras que el PSOE consigue recuperar la mayoría en la de Huesca. IU pierde todos sus representantes. En Zaragoza la composición es la siguiente: 13 diputados del PP, 11 del PSOE, 2 de CHA y 1 del PAR. En Huesca, el PP tiene 10, el PSOE 12, 2 el PAR y 1 CHA. En Teruel, 11 el PP, 7 el PSOE y 7 el PAR.

Marzo de 2000. Elecciones generales: El PP obtuvo una rotunda victoria en Aragón, con un 47,29% de los votos, tres puntos por encima de la media nacional. La otra sorpresa fue el ascenso de CHA, que, con un 10,48% de los votos, consiguió su primer diputado. Frente a ellos, los dos partidos del Gobierno de Aragón, PSOE y PAR, e IU que los apoya en el Parlamento regional, resultaron los grandes perdedores, alcanzando su suelo electoral. El PSOE, en su imparable descenso desde el 82, queda a 17 puntos de los resultados obtenidos en aquel año, casi los mismos que lo separan del porcentaje del PP, cuando la diferencia media nacional es de 10 puntos. La diferencia se acorta hasta los ocho puntos en la provincia de Huesca, donde el electorado socialista permanece más fiel. CHA atrae el voto joven y urbano: en Zaragoza capital alcanza un 15% de los sufragios. El PAR, por el contrario obtiene los peores resultados desde 1977, con una diferencia superior a 13 puntos con respecto a las elecciones del 93, en las que alcanzaron su cota más alta; votos paristas que huyen hacia el PP, en lo que algunos analistas interpretan como un castigo por la alianza del PAR con los socialistas. El PP pierde 30.000 votos en relación con el 96 (en que se presentaba con el PAR) y su porcentaje desciende ligeramente y, por primera vez, supera la suma de los porcentajes de los tres partidos de izquierda. El PP gana en feudos tradicionales del PSOE como Ariza, Alhama o Ateca, y del PAR, como Borja. El PSOE consiguió retener Ejea, Fuentes de Ebro, Pedrola, Osera, en Zaragoza, Bonansa (con un 75% de los votos), Almudévar y Sabiñánigo en Huesca, y las poblaciones de las cuencas mineras turolenses, a excepción de Ariño. La oposición de CHA a los embalses, le proporcionó los votos de los vecinos de Santaliestra y Quílez y en el municipio de Artieda, en peligro por el recrecimiento de Yesa. Por el contrario la oposición de los vecinos al embalse de Biscarrués no impidió que el PP fuera el partido más votado, lo mismo que en Daroca; a pesar del enfrentamiento con el gobierno del PP por el tema de la autovía la contundencia de la victoria conservadora ha tenido una clara repercusión en la política municipal zaragozana, rechazando la oposición la idea de una hipotética moción de censura contra un partido que obtuvo en la capital aragonesa el refrendo de más del 48% de los electores.

Mayo de 2003. Elecciones autómicas y municipales: En las elecciones a Cortes aragonesas se producirá un fuerte ascenso del PSOE, pasando de los 23 a los 27 diputados. La consecuencia es la reelección de Marcelino Iglesias Buscar voz..., primera vez en la democracia que un presidente aragonés repetía en el cargo. Por su parte, el PP será castigado por el electorado por agotamiento producido en la política nacional por la mayoría absoluta del gobierno de Aznar y su política hidráulica, descendiendo de los 28 escaños anteriores a 22. Chunta Aragonesista será la tercera fuerza de la cámara pasando de 5 a 9 diputados, mientras que el PAR descendía a 8. Por su parte, Izquierda Unida mantenía su único diputado, ahora con Adolfo Barrena. Los principales ayuntamientos se quedarán en manos socialistas, destacando el ascenso de Juan Alberto Belloch Buscar voz... en Zaragoza y el de Fernando Elboj Buscar voz... en Huesca, que alcanza la mayoría absoluta. En Teruel PP y PSOE empatan con 8 escaños y el PAR con 4 otorgará con su apoyo la alcaldía a Lucía Gómez. Por su parte, CHA obtenía por primera vez representación en el municipio.

Marzo de 2004. Elecciones generales: El cambio de tendencia política anticipado en las elecciones autonómicas y municipales se plasma definitivamente en estas elecciones generales muy marcadas por los acontecimientos de los atentados terroristas de Al Qaeda ocurridos en Madrid. En Aragón, el PSOE obtendrá 7 diputados, por los 5 del Partido Popular, retrocediendo en 3 con respecto a las anteriores elecciones. Por su parte, José Antonio Labordeta repetirá con Chunta Aragonesista obteniendo casi 94.000 votos, su máximo histórico para las elecciones al Congreso de los Diputados. Esto es consecuencia de la alta participación que llega al 78% del electorado motivada por las jornadas convulsas tras los atentados y su mala gestión por parte del Partido Popular.

Mayo de 2007. Elecciones autómicas y municipales: El PSOE reeditó su mayoría en las elecciones de 2007, incrementando el número de escaños hasta los 30. La primera consecuencia es la continuidad en la presidencia de Marcelino Iglesias cuatro años más. En todas las comarcas aragonesas el PSOE se convierte en la fuerza más votada excepto en el Jiloca y la Comunidad de Teruel, donde tiene mayoría el PP. Este partido continúa en la oposición, aunque subirá hasta los 23 en su número de escaños (1 más que en el anterior sufragio). También ascenderá el PAR llegando hasta los 9 escaños que participará en un pacto global de gobierno con el PSOE en la DGA y en los principales ayuntamientos aragoneses. Por su parte el descenso más importante lo acusará CHA, que pasa de 9 diputados a 4. Izquierda Unida mantendrá su diputado autonómico.

En cuanto a los principales ayuntamientos aragoneses, en Zaragoza repetirá Juan Alberto Belloch, favorecido por el efecto de la elección de la ciudad como sede de la Exposición Internacional del Agua Buscar voz... en el 2008 y por el apoyo del PAR. El PSOE ascenderá hasta los 13 representantes, mientras que por su parte el PP cerá incrementado su número de votos llegando hasta los 12. Esto es un reflejo de la tendencia al bipartidismo a nivel nacional por la dura confrontación entre el PP y el PSOE que está viviendo una época muy tensa. El principal damnificado es Chunta Aragonesista que desciende desde los 6 hasta los 3 representantes en el ayuntamiento zaragozano. Por su parte el PAR mantiene los 2 e Izquierda Unida recupera con José Manuel Alonso a su concejal.

En Huesca, el PSOE se mantiene como la principal fuerza con 9 representantes Fernando Elboj mantendrá la alcaldía, formando equipo de gobierno con el PAR (2). Por su parte, en Teruel el partido más votado es el PP, manteniendo los 8 representantes, uno más que el PSOE, sin embargo la alcaldía pasará a manos de Miguel Ferrer, del PAR, por su acuerdo en los pactos globales de gobierno con los socialistas. Chunta Aragonesista sube a 2. Al final de la legislatura se produce un cisma en el seno del Partido Aragonés y el alcalde Miguel Ferrer dimite de su cargo y abandona la militancia del partido creando uno nuevo, Compromiso con Aragón. La alcaldía recaerá entonces en Manuel Blasco, perteneciente al PP, el partido más votado en la convocatoria del 2007.

Marzo de 2008. Elecciones generales: La tendencia al bipartidismo apuntada en las elecciones autonómicas se acentúa aún más en las Generales y tan solo dos partidos, PSOE y PP obtendrán diputados al Congreso. Los socialistas consiguen 8 escaños, de los cuales 2 proceden de Huesca, 2 de Teruel y 4 de Zaragoza. Por su parte, los populares mantendrán sus 5 diputados (1 de Huesca, 1 de Teruel y 3 de Zaragoza). Tras la retirada del plano político de J.A. Labordeta, Chunta Aragonesista no será capaz de revalidar su diputado en el Congreso, e incluso pasa a ser la cuarta fuerza de la Comunidad siendo superada por el PAR en número de votos.

Mayo de 2011. Elecciones autómicas y municipales: Tras doce años de gobierno, Marcelino Iglesias anunciaba que no volvía a presentarse en el primer lugar de las listas por el PSOE, por tanto no optaba a la reelección de la presidencia del gobierno aragonés. La candidata a sustituirle en su partido era Eva Almunia, nombrada consejera de Presidencia del Gobierno de Aragón unos meses antes de la celebración de las elecciones.

Éstas iban a tener lugar el 22 de mayo, en plena crisis económica y con gran descrédito de la clase política, que era considerada por las encuestas como uno de los principales problemas del país. Este descrédito se personifica en el surgimiento del movimiento de los indignados o del 15-M, que el 15 de mayo, una semana antes de las elecciones, se manifestaban en las principales ciudades españolas convocados por la plataforma Democracia Real Ya, un movimiento que no se enmarcaba bajo ninguna consigna política, "indignado" por el panorama político, económico y social, así como por la corrupción y por la indefensión del ciudadano de a pie. Las protestas continuarían en las principales plazas de las ciudades, con unas acampadas que iban a durar semanas.

El rechazo de la política profesionalizada les llevó también a hacer un llamamiento a la abstención y el voto en blanco o nulo, que a posteriori no fue lo decisivo que pretendían, ya que sí fue superior el voto nulo y en blanco, pero la participación fue superior a la de las elecciones anteriores, con un 69'38% del censo electoral en Aragón.

Las elecciones autonómicas y municipales se plantearon como un anticipo de las generales y los resultados fueron definitivos con una victoria clara a favor del Partido Popular de Luisa Fernanda Rudi. Quedaba plasmada la voluntad de cambio en todo el estado ante la incapacidad de hallar soluciones a la grave crisis económica y social.

El PP obtenía el 39,72% de los votos y 30 escaños, su mejor resultado de la historia de las elecciones autonómicas aragonesas. Por su parte el PSOE se quedaba con el 29% de los votos y 22 diputados. El PAR, con el 9,12% de los votos descendía a los 7 escaños; CHA con el 8,24% de los votos se mantenía en sus 4 escaños, los mismos que conseguía IU, con el 6,18% de votos, único partido con representación (además del PP) que aumentaba su número de diputados pasando de 1 a 4.

Luisa Fernanda Rudi podía acceder a la presidencia del gobierno con el apoyo del PAR de José Ángel Biel como así iba a suceder, siendo proclamada en la sesión del 13 de julio nueva presidenta de la Diputación General de Aragón, primera mujer en este cargo.

La victoria popular también fue contundente en las principales poblaciones aragonesas obteniendo las alcaldías de ayuntamientos como Huesca, feudo tradicional socialista, con Ana Alós gracias al apoyo del PAR. En Teruel, Manuel Blasco revalidaba su cargo obteniendo la mayoría absoluta. Pero el Partido Popular también iba a gobernar en municipios importantes como Calatayud, Tarazona, La Almunia, Alcañiz, Binéfar, Fraga, Jaca o Monzón.

El caso de Zaragoza es distinto a los demás ya que aunque el Partido Popular encabezado por Eloy Suárez fue el más votado con 15 representantes, a uno de la mayoría absoluta, en esta ocasión no pudo obtener el apoyo del PAR, que se quedó sin representación en la capital aragonesa por primera vez desde la existencia del partido. Juan Alberto Belloch pudo revalidar la alcaldía gracias al pacto conseguido por los 10 representantes del PSOE con los 3 de CHA e IU respectivamente.

Pese a la severa derrota, los socialistas siguen muy implantados en la comunidad gobernando en la mayoría de municipios pequeños y contando con el mayor número de concejales en Aragón. También mantenían, gracias a los pactos, las alcaldías de Barbastro, Sabiñánigo, Ejea, Caspe, Utrillas o Utebo. Sin embargo esta implantación no es suficiente para gobernar en las diputaciones de Teruel y Zaragoza, aunque mantienen la de Huesca; ni en la mayoría de las comarcas, que ahora se reparten el PAR y el PP.

Más información pormenorizada en los cuadros adjuntos de los recursos de la voz.

Elecciones generales. Noviembre de 2011: El presidente del gobierno José Luis Rodríguez Zapatero se veía obligado al adelanto de las elecciones generales, debido a la crisis económica que se había iniciado tres años antes y cuya aplicación de medidas fue tardía, y a la vista de sus resultados iniciales parece que no habían sido las más propicias, con un consumo estancado y unos altísimos índices de paro.

Rodríguez Zapatero había anunciado el año anterior que no iba a presentarse a la reelección y las encuestas le daban una amplia mayoría desde hacía meses al candidato popular Mariano Rajoy sobre el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba. El anticipo había llegado solo unos meses antes, en las autonómicas de mayo, pero en las elecciones generales del 20 de Noviembre el viraje político a la derecha se vio definitivamente refrendado, con la obtención de la mayoría absoluta por parte del Partido Popular.

En Aragón, tras los acuerdos de gobierno autonómicos entre el PP y el PAR, los dos partidos pactaron la presentación de una sola candidatura para las elecciones generales. Por su parte, Izquierda Unida y Chunta Aragonesista también se presentaban en coalición tras su experiencia positiva en el ayuntamiento de Zaragoza, pasando a denominarse la Izquierda de Aragón.

Los resultados de las elecciones en Aragón no iban a ser una excepción al resto del estado y dejaban una apabullante victoria conseguida por el PP, resultando casi un calco de lo ocurrido en las generales del año 2000 que ganó José María Aznar.

El PP lograba ocho diputados (cuatro en Zaragoza y dos en Huesca y Teruel), el PSOE, cuatro (dos en la provincia zaragozana y uno en las otras dos) y la Izquierda de Aragón (CHA-IU), uno por Zaragoza. Además, la coalición conservadora se llevaba nueve senadores (tres serán del PAR) y el PSOE, otros tres. La debacle socialista no tuvo paliativos y tan solo mantuvo su mayoría en dos cabeceras comarcales: Ejea de los Caballeros y Utrillas. En el resto, el Partido Popular y el PAR habían ganado sin ambages.

Al igual que hace once años, el PP aventaja a los socialistas aragoneses en unos 16 puntos (algo más de 47% frente a un 31%), mientras que CHA con su 10% de votos, iguala la posición del 2000 (aunque entonces no iba en coalición con IU). Este ascenso es significativo, ya que las elecciones del 2008 fueron las primeras de la democracia en las que Aragón se había quedado sin obtener un diputado territorial (PSA, PAR o CHA siempre habían obtenido representación).

La jornada electoral dejaba otros detalles, el ascenso de Unión Progreso y Democracia (UPD) hasta los 40.000 votos en Aragón, aunque no eran suficientes para conseguir la representación parlamentaria; y finalmente el del crecimiento de los votos nulos o en blanco, y el de la abstención, que fue superior al 27% en la comunidad aragonesa.

 

Monográficos

De la transición democrática al Aragón del siglo XXI

De la transición democrática al Aragón del siglo XXI

Un paseo por la etapa de los logros democráticos, la convicción autonomista y el acceso al estado del bienestar en el Aragón actual.

La II República y la Guerra Civil en Aragón

La II República y la Guerra Civil en Aragón

Una década traumática que iba a marcar una profunda fractura en la sociedad aragonesa del siglo XX.

Imágenes de la voz

Elecciones 2011. Gráfico ...Elecciones 2011. Gráfico de los re...

Mesa electoral...Mesa electoral

Urna electoral...Urna electoral

Ejerciendo el derecho del...Ejerciendo el derecho del voto

Papeletas electorales...Papeletas electorales

Adolfo Suárez, líder del ...Adolfo Suárez, líder del C.D.S. en...

Felipe González en octubr...Felipe González en octubre de 1982...

Colegio electoral...Colegio electoral

Las elecciones en los pue...Las elecciones en los pueblos. Mer...

Recursos de la voz

Elecciones 2011. Principa...Elecciones 2011. Principales munic...

Elecciones 2011. Principa...Elecciones 2011. Principales munic...

Elecciones 2011. Principa...Elecciones 2011. Principales munic...

Elecciones 2011. Resultad...Elecciones 2011. Resultados en cap...

Elecciones 2011. Resultad...Elecciones 2011. Resultados en Ara...

Elecciones generales 1986...Elecciones generales 1986

Evolución resultados elec...Evolución resultados electorales d...

Resultados electorales en...Resultados electorales en Aragón 1...

Número de diputados en Ar...Número de diputados en Aragón (197...

Elecciones municipales 20...Elecciones municipales 2000

Elecciones municipales 19...Elecciones municipales 1999

Elecciones autonómicas 19...Elecciones autonómicas 1999

Elecciones generales 1996...Elecciones generales 1996

Elecciones municipales 19...Elecciones municipales 1995

Elecciones generales 1993...Elecciones generales 1993

Elecciones autonómicas 19...Elecciones autonómicas 1995

Elecciones municipales 19...Elecciones municipales 1991

Elecciones autonómicas 19...Elecciones autonómicas 1991

Elecciones generales 1989...Elecciones generales 1989

Elecciones municipales 19...Elecciones municipales 1987

Elecciones Cortes de Arag...Elecciones Cortes de Aragón 1987

Elecciones Cortes de Arag...Elecciones Cortes de Aragón 1987

Resultados electorales en...Resultados electorales en Aragón d...

Resultados oficiales de l...Resultados oficiales de las elecci...

Asignación de escaños en ...Asignación de escaños en Aragón du...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT