Estás en: Página de voz
  • Aumentar tamaño letra
  • Reducir tamaño letra
  • Imprimir página
  • Guardar voz
  • Añade a tu blog
  • Buscar noticias
  • Buscar en RedAragon

Ejército del Aire

Contenido disponible: Texto GEA 2000  |  Última actualización realizada el 29/05/2009

Los orígenes de la aviación militar en España se remontan al año 1896, en que por ley de 17 de diciembre se crea el Servicio de Aerostación Militar, con una plantilla de un comandante, un capitán, un primer teniente, un celador y cincuenta y dos individuos de tropa; se elige para su ubicación a la ciudad de Guadalajara. Todas las experiencias de ascensiones y vuelos de estos primeros tiempos se realizaron en los llamados «menos pesados que el aire», o sea globos rellenos de gases que les permitían el ascenso; pero eran poco controlables y manejables, y por ello rápidamente se pasa en varios países a experimentar con los «más pesados que el aire», a expensas de los aficionados, que costean todos sus gastos de investigación y fabricación y para allegar medios económicos se dedican a volar en festivales, fiestas locales, ferias, etc.; así los celebrados en Zaragoza entre los días 17 y 25-IV-1911, con los pilotos franceses Frey y Gaget sobre aviones Morane; la Semana de Aviación de Zaragoza Buscar voz... celebrada en Valdespartera del 6 al 11-X-1911, con los también franceses Garnier y Tixier sobre aviones Bleriot X; el famoso aviador francés Vedrines vuela sobre Huesca Buscar voz... el 12-VIII-1912, etc.

El Ministerio de la Guerra, viendo las posibilidades que la aviación tiene para usos militares, crea en 1911 1a Escuela de Experimentación de Cuatro Vientos (Madrid), adonde pasan los pilotos de globo de Guadalajara. Dos años después, por R. D. de 28-II-1913, se crea el Servicio de Aeronáutica Militar, con dos ramas: de Aerostación y de Aviación. Mientras la rama de Aerostación tiene un progreso lento o casi nulo, la de Aviación avanza a pasos de gigante, y en 1917 pasa a constituirse en Sección y Dirección de Aeronáutica dentro del Ministerio de la Guerra con carácter independiente, en igualdad con las demás Armas del Ejército, y es mandada por un general.

Debido a las imposiciones de la guerra europea del 14-18, España no pudo comprar sus aviones en el extranjero como lo venía haciendo. Así nació una incipiente industria aeronáutica española, con firmas como Hereter, S. A.; Pujol Cobaleda, y Elizalde; esta última desarrolló un motor Hispano-Suiza de aviación de óptimos resultados y que se exportó sobre todo a Francia. El capitán Eduardo Barrón proyecta en Cuatro Vientos el avión «Flecha», y se encarga de su fabricación a la firma Carde y Escoriaza Buscar voz..., de Zaragoza, que entre 1915 y 1918 fabrica 12 aviones Farman, 28 Flechas y algunos Morane Saulnier Parasol. La Sección de Aviación de la fábrica la dirigía el capitán José Ortiz Echagüe, quien en 1923 fundaría Construcciones Aeronáuticas, S. A. (CASA), la más importante industria aeronáutica española a lo largo de la historia.

Los cursos para pilotos se suceden regularmente en la Escuela de Cuatro Vientos, pero el 31-I-1920, debido a una mayor demanda de pilotos, se convoca a la décima promoción para realizar el curso en los aeródromos de Getafe, Cuatro Vientos, Sevilla y Los Alcázares, y el improvisado para este año en Zaragoza; a esta capital son designados como alumnos dos capitanes, quince tenientes y un profesor segundo de equitación. Aunque parece ser que este curso no llegaron a completarlo en Zaragoza por malas condiciones meteorológicas (nieblas y fuertes vientos).

En los primeros días de octubre de 1920 se realizan en Alfaro unas importantes maniobras militares: interviene una escuadrilla de siete aviones de reconocimiento «Havilland» y «Avro». Las patrullas salieron de Madrid y Alcalá y se concentraron en Zaragoza, donde se sumaron dos aviones más; pero estamos hablando de maniobras y olvidamos que desde 1913 la recién nacida Aviación está actuando en la guerra de Marruecos, en misiones de reconocimiento, observación, bombardeo y ametrallamiento, inventando las tácticas y técnicas de la guerra desde el aire -puesto que es la primera vez en la historia que la Aviación actúa en el campo de batalla-; tácticas que más tarde serían seguidas por todas las aviaciones del mundo. La Aviación española inaugura en África su glorioso historial: sus primeros héroes y también sus primeros caídos de guerra, hombres y máquinas sometidos al máximo esfuerzo; no escasean los voluntarios para cubrir las vacantes que la guerra produce, pero las máquinas son caras y escasas; el 16-VIII-1921 las Cortes aprueban un presupuesto extraordinario de 5.700.000 pesetas, para la adquisición de aviones y material de guerra del Servicio de Aeronáutica Militar; corto presupuesto para las exigencias de la guerra, problema que vino a paliar la iniciativa del capitán de la guardia civil Martínez de Vivar, destinado en Murcia, quien lanzó la idea de que se hicieran suscripciones para reunir los fondos necesarios y que cada provincia regalara un aeroplano al Ejército.

Los aviones deberían ostentar el nombre de la provincia donante y en su primer viaje a Melilla llevarían obsequios para ser entregados a los soldados de la ciudad de procedencia. La idea fue un éxito: se organizan fiestas, corridas de toros y suscripciones y diariamente la prensa publica listas sobre ofertas de material y dinero; en una de ellas aparecen, entre otras, la provincia de Teruel, con un avión, y la de Zaragoza, con cien mil pesetas que sirven para adquirir tres aviones «Havilland», y aún sobran diez mil pesetas; dos de estos aviones llegan a Melilla el 13-X-1921.

Aragón, durante estos años, no es protagonista directo de los acontecimientos aeronáuticos, que prácticamente se desarrollan en un solo escenario: África. En este período podemos citar una vuelta aérea a España, en 1924, con escala en Zaragoza.

El año 1926 es el de los grandes vuelos de proyección internacional: el 22 de enero despega de Palos el «Plus Ultra», rumbo a Buenos Aires; la llegada de los aviadores españoles a América constituye una delirante jornada de exaltación patriótica en todos los pueblos y ciudades de España y Sudamérica. El 5 de abril despega de Madrid la escuadrilla «Elcano», con rumbo a Manila; el 10 de diciembre despega de Melilla la patrulla «Atlántida», con rumbo a Guinea. Las hazañas se repiten en años sucesivos: «Jesús del Gran Poder», «Cuatro Vientos», nuevos saltos del Atlántico, etc. Hay una competencia entre los pilotos de todo el mundo por estos vuelos de largos recorridos. Es el progreso vertiginoso de la aviación, y en esta carrera no se sabe quién va delante, si la audacia de los pilotos o los progresos de la investigación. Precisamente es en 1923 cuando el éxito corona los trabajos del español Juan de la Cierva, que busca un procedimiento que acorte las distancias recorridas por los aviones en sus despegues y aterrizajes, y su «autogiro» se eleva por vez primera el día 9 de enero: se ha conseguido el primer paso; año tras año se va perfeccionando, y los modernos helicópteros deben su existencia a aquellos descubrimientos. El pueblo de Zaragoza puede contemplar el autogiro La Cierva G-AC10 y a su inventor en marzo de 1934.

Por ley de 12-IX-1932 el antiguo servicio de Aviación de 1920 pasa a ser el Arma de Aviación, que tras diversas vicisitudes y cambios en uniformes y organización se encuentra en 1936 con el consiguiente despliegue: 1.ª Escuadra en León y Getafe, 2.ª en Sevilla y Granada, 3.ª en Barcelona y Logroño, Grupo n.° 6 en Los Alcázares, Fuerzas Aéreas de Marruecos y algunos aviones en el Sahara. No existen, pues, aviones en Aragón en el momento del 18 de julio Buscar voz...; es el día 20 cuando se traslada una escuadrilla de Breguet 19 de Logroño a Zaragoza; la escuadrilla toma tierra en Zaragoza el día 13 de agosto. En zona gubernamental, se encuentra en Sariñena la escuadrilla «Alas Rojas», con un Dragón, un Fokker VII, algunos Breguet 19 y varios Nieuport-52, que es casi toda la aviación de Cataluña.

Vuelve de nuevo Zaragoza a recaudar fondos para la compra de aviones; esta vez son los bancos, y el 28 de agosto el capitán Larrauri lleva al general Franco Buscar voz..., en una avioneta Farman, las divisas recaudadas con las que se comprarían los tres aviones Heinkel-51 que se bautizarían con los nombres de «Huesca», «Zaragoza» y «Teruel». Las fuerzas de Franco operan desde el aeródromo «El Palomar», nombre que recibe de su propietario, gran aficionado a la aviación; estaba situado en la carretera de Zaragoza a Huesca a la altura de San Gregorio Buscar voz...; este campo lo había prestado y acondicionado como aeródromo con motivo de una competición deportiva internacional. A principios de 1937, y debido a sus pequeñas dimensiones y a estar batido por la observación y tiro de artillería gubernamental, se adquirieron otros terrenos en Garrapinillos Buscar voz... donde se construyó el nuevo aeródromo que tomó el nombre de esta población y posteriormente se dividió en dos campos de vuelo, separados unos 3 km., con los nombres de Aeródromo de Valenzuela y Aeródromo de Sanjurjo. En octubre del mismo año llegan a Zaragoza dos escuadrillas de Heinkel-51, conocidos por «Pavas», y el 25 del mismo mes llegan a Caudé dos escuadrillas de Heinkel-51, que el 27 de diciembre serían destruidos, uno en el aire y los otros cuatro en el suelo; esto dio lugar a que el Generalísimo dirigiese el siguiente telegrama al general jefe del Ejército del Norte: «sírvase comunicar V.E. al Jefe 5.ª División que es imprescindible tome medidas necesarias en evitación casos como el de Teruel, en que, seguramente, por falta de medidas de previsión, pudo el enemigo ametrallar en tierra cinco aparatos de caza inutilizándolos. Debe tener en cuenta, que no existiendo en nuestro territorio fábricas de aviones, tenemos que defender mucho el material que poseemos, muy difícilmente reemplazable». Lo que da idea de lo precario de los medios aéreos en un principio.

Por parte gubernamental, la organización territorial de preguerra era de ocho regiones aéreas (Madrid, Murcia, Barcelona, Valencia, Ciudad Real, Santander, Albacete y Baeza), atendiendo Barcelona la parte norte de Aragón y Valencia el frente de Teruel; cada una de estas regiones contaba con treinta aeródromos como mínimo. En la zona nacional los tres frentes establecidos en agosto de 1936 se amplían a cuatro con la creación de la región aérea de Levante, con sede en Zaragoza. En total contaba con unos cien aeródromos, número que luego aumentó mucho con los capturados en el norte y Aragón. La relación de ellos en Aragón fue, por parte nacional: Biota, Erla, Tauste, Gallur, Valenzuela, Sanjurjo, Palomar, Almunia, Alfamén, Miedes, Bello, Calamocha, Ojos Negros, Torremocha y Caudé; y por parte gubernamental: Barbastro, Castejón, Grañén, Selgua, Lanaja, Pomar, Sariñena, Pallaruelo, Zaidín, Peñalba, Bujaraloz, Belchite, Candasnos, Escatrón, Lécera, Híjar, Caspe, Puigmoreno, Muniesa, Alcañiz, Ejulve, Mas de las Matas, Aguilar, El Pobo, Formiche Bajo, Rubielos de Mora y Sarrión.

A lo largo de toda la guerra pasó por Aragón la totalidad de la aviación, tanto nacional como gubernamental, en las diversas ofensivas contra Huesca, Teruel, Belchite, Ebro, Cataluña etc., con sus más destacadas figuras; precisamente del libro Guerra en el Aire, de Morato, entresacamos que el día 12-VI-1937, en un servicio de vigilancia en el frente de Huesca, le extrañó observar un magnífico automóvil pintado de negro reluciente, pues lo lógico es que estuviese camuflado, pica a toda velocidad y lo ametralla hasta que queda parado fuera de la carretera; dos motoristas acuden al rescate y mientras Morato gana altura otro automóvil se acerca y vuelve a toda velocidad. Por la noche, Radio Barcelona comunicó: «Ha muerto el jefe de las fuerzas en ofensiva contra Huesca, general Lukács, al ser ametrallado por un caza faccioso»; en la misma acción quedó gravemente herido el jefe de E.M., Regler.

Hacia el final de la guerra, en febrero de 1939 (según cuenta Jesús Salas Larrazábal en su libro La Guerra de España desde el Aire), por la lnstrucción General del Ejército del Aire dada en Zaragoza, se ordena el nuevo despliegue de todas las fuerzas de aviación y según él quedaban en Aragón una prevista 3.ª Brigada Aérea y los grupos llamados 4-G-2 y 6-G-15; sin embargo, parece ser que esta instrucción no llegó a cumplirse totalmente, creándose en cambio la nueva Escuadra n.° 8, con los grupos 8-G-27, 10-G-25 y 11-G-25, que despliegan en Zaragoza. Finalmente, terminada la guerra, en julio de 1939 se reorganiza la Aviación española; en agosto de 1939 se crea el Ministerio del Aire, y por ley de 7-X-1939 el Ejército del Aire. Por decreto de 17-X-1940 se dispone que el territorio nacional se divida en cinco Regiones y tres Zonas Aéreas: primera, Región Aérea Central; segunda, Región Aérea del Estrecho; tercera, Región Aérea de Levante; cuarta, Región Aérea Pirenaica; quinta, Región Aérea Atlántica; y las zonas aéreas de Marruecos, Baleares y Canarias, y África Occidental. Comprendiendo la tercera a las provincias de Valencia, Castellón, Alicante, Teruel, Cuenca, Albacete y Murcia, y la cuarta a las de Zaragoza, Tarragona, Barcelona, Gerona, Lérida, Huesca, Navarra, Logroño y Soria. Cada Región o Zona Aérea contará con un mando, ostentado por un general de la escala del Aire, con atribuciones análogas en su ámbito a las de los almirantes jefes de Departamento Marítimo o generales jefes de Región Militar en el suyo, su Estado Mayor y las Tropas, Servicios y Organismos regionales siguientes: Unidades de Tropas de Aviación, Unidades de Artillería Antiaérea, Servicios de lnspección y Entretenimiento de Material de Vuelo, Armamento y Combustibles, Obras, Transmisiones, Protección de Vuelo, lnformación Antiaeronáutica, Defensa Química, Sanidad e Intendencia, Organismos de Intervención y de Reclutamiento y Movilización, y Asesoría Jurídica. En el año 2000, tras las reformas del ejército, Aragón pertenece a la III Región Aérea cuyo Cuartel General su halla precisamente en Zaragoza.

La base aérea de Zaragoza se formó con los dos aeródromos: Valenzuela y Sanjurjo. En 1940 comienza a utilizar la parte de Sanjurjo la aviación civil, y en 1946 las autoridades civiles de Zaragoza solicitan y obtienen que dicho aeródromo sea considerado como aeropuerto Buscar voz... nacional, y construyen a sus expensas los edificios de la terminal de pasajeros; entre julio de 1961 y septiembre de 1964 volvió a ser considerada base aérea abierta al tráfico civil, y desde entonces hasta ahora es de nuevo aeropuerto nacional, dependiendo de la subsecretaría de Aviación Civil del Ministerio de Transportes y Comunicaciones. El aeródromo de Valenzuela, en la reorganización del Ejército del Aire de 1950, pasa a ser la Base Aérea de Valenzuela, y, en 1969, Base Aérea de Zaragoza. Tras la 8.ª Escuadra, de la que hemos hablado, se estaciona en la base el 14 Regimiento de Bombardeo Táctico con aviones He-111, conocidos vulgarmente por «Pedros», el bombardero alemán que, experimentado en la guerra de España, actuó más tarde en la segunda guerra mundial; este Regimiento cambió su nombre por el de 14 Grupo hasta 1956, y continuó dotado con el mismo material de vuelo. En virtud de la firma, en 1953, del Tratado de Amistad y Cooperación con los Estados Unidos de América del Norte, la base aérea de Zaragoza recibe un gran impulso, que la transforma totalmente, convirtiéndola en una de las mejores bases aéreas de Europa: se construyen dos pistas de vuelo paralelas, con más de 3.000 m. cada una, aparcamientos de aviones, carreteras e instalaciones de apoyo de todo tipo, que le permiten, en febrero de 1957, recibir a la recién creada Ala n.° 2 de Caza, dotada con aviones F-86 F «Sabre», con denominación española C.5, primer avión de reacción que encuadrado en el Mando de la Defensa Aérea prestó servicio hasta finales del año 1972 como caza-interceptor; realizando sus pilotos las misiones de instrucción y entrenamiento en la base aérea de Zaragoza, y aprovechando la proximidad del Polígono de Tiro de Caudé para el entrenamiento de las misiones de fuego real. Este Polígono -que, como vimos, sirvió de aeródromo en la guerra de 1936-39- es un terreno de 2.043.600 m.2, situado a unos 10 km. de Teruel, a la izquierda de la carretera y ferrocarril que unen a esta capital con Zaragoza. En él realizaban entrenamientos de tiro con ametralladoras, cohetes y bombas, generalmente inertes, los pilotos pertenecientes al Mando de Combate y al de la Aviación Táctica.

Completan este rápido repaso de la base aérea de Zaragoza la zona habilitada en el sector sur, para facilitar las operaciones de las FF.AA. de los EE.UU. que, en virtud de los convenios periódicamente renovables, pasaban por diversas bases españolas. Si al hablar del C.5 comentamos que su misión fue la de caza-interceptor -como si dijéramos los pies y las manos del sistema de Defensa Aérea-, los ojos y la voz los constituyen la red de detección y conducción, o sea la red de estaciones Radar o E.V.A. (Escuadrones de Vigilancia Aérea), quienes detectan la posible incursión de aviones o misiles y conducen a los interceptadores para interceptarlos y destruirlos en caso necesario. Uno de estos Escuadrones, el n.° 1, se halla situado en el Vértice Nevera, muy cerca de El Frasno, próximo a Calatayud. Comenzó a funcionar en el año 1959, con personal técnico americano bajo el mando de un teniente coronel del Ejército del Aire español, y con personal del mismo Ejército en entrenamiento. A finales de 1964, la U.S.A.F.E. deja el «pico» (como se conoce en el argot profesional) en manos enteramente españolas.

Otro de los elementos que integran el Ejército del Aire en el momento de su creación es el Arma de Tropas de Aviación. En determinadas áreas geográficas se crean unas legiones constituidas por mandos y tropas procedentes de casi todas las unidades del Ejército. Una de dichas legiones fue la 4ª Legión de Tropas de Aviación de la Región Aérea Pirenaica; estaba distribuida en unidades, a nivel de compañía, por distintas bases, aeródromos y acuartelamientos Buscar voz... del área de la 4ª Región Aérea, quedando en Zaragoza la jefatura y varias unidades de tropas en el aeródromo militar de Sanjurjo. En él se acantonaron las siguientes unidades: Plana Mayor Regional, en la que estaba integrado el personal que prestaba sus servicios en la jefatura del sector, de la Región y dependencias de plaza (Policlínica, Farmacia, Patronato de Casas Militares, etc.), compañía de Redes Alámbricas, compuesta por personal especialista en Transmisiones y personal de tropa con instrucción especial; Compañía de Radio, dotada de personal especialista en Transmisiones por Radio, con su personal de tropa especializado parcialmente; compañía de lnspección Antiaeronáutica: en ella estaban encuadrados los componentes del sistema de defensa aeronáutica por medio de la información en distintos puestos de observación del Área Geográfica de la Región Aérea; Compañía de Automóviles, con personal especialista militar y civil para prestar los servicios propios que le fueren encomendados; Zona de Parques y Talleres; Banderín de Enganche y Centro de Reclutamiento y Movilización de la 4ª Región Aérea.

En 1941 entra en servicio el acuartelamiento de «López Allué», en una finca sita en la calle del Carmen, 45, al que se trasladan del acuartelamiento de Sanjurjo las siguientes unidades: Plana Mayor Regional, destacamentos de las compañías de Información Antiaeronáutica, de Transmisiones y de Automóviles, Banderín de Enganche, Centro de Reclutamiento y Movilización y compañía de Policía de Aviación. El resto de las unidades antes mencionadas continúa en el acuartelamiento de Sanjurjo. En 1962 se inaugura el acuartelamiento de San Lamberto, en el barrio de Miralbueno, al que se trasladan las unidades del antiguo «López Allué» y de Sanjurjo, siendo su denominación Agrupación de Tropas y Servicios n.° 3. Realizando los cometidos propios continúa hasta 1969, fecha en que se crea el Centro de Reclutamiento y Movilización n.° 3 (CRIM), en el que se programa y realiza la instrucción militar y específica de los reclutas de toda la Región Aérea. En 1978, con la creación del Mando Aéreo de Transporte, se transforma la Agrupación de Unidades y Servicios n.° 3 en el Grupo del Cuartel General del Mando Aéreo de Transporte.

Por su parte, desde su creación en 1940, la Escuela de Vuelo sin Motor de Monflorite Buscar voz... (H.) dependía del Ejército del Aire, encuadrada en la Dirección General de Aviación Civil, más tarde Subsecretaría de Aviación Civil, hasta que este organismo pasó al Ministerio de Transportes y Comunicaciones.

En febrero de 1968 se reorganizan las Regiones y Zonas Aéreas, quedando la primera, segunda y tercera Región Aérea y la Zona Aérea de Canarias, comprendiendo la tercera a las provincias de Zaragoza, Huesca, Teruel, Barcelona, Tarragona, Lérida, Gerona, Valencia, Castellón, Baleares, Navarra, Álava, Guipúzcoa, Vizcaya, Logroño y Soria.

En principio la Jefatura de la Región se ubica en el numero 4 de la calle Gran Vía, de Zaragoza, juntamente con las Jefaturas de todos los servicios, pero el incremento que va tomando el Ejército del Aire impone mayores necesidades de espacio y en 1947 se establece la Jefatura de Región con su E.M. en la zaragozana calle de Mefisto, 2, edificio que en un principio iba a ser destinado a Gobierno Civil, pero que al construirse éste frente al Ayuntamiento, el Ejército del Aire adquirió para su Jefatura de Región, quedando las Jefaturas de los servicios y del sector Aéreo en Gran Vía. El primer jefe de Región fue el coronel Mas de Gaminde, coronel, dada la escasez de generales en el Ejército del Aire.

Desde su creación hasta la actualidad el Ejército del Aire sufre diversas reorganizaciones; en un principio las jefaturas de la Región eran mandos operativos, logísticos, administrativos y jurisdiccionales sobre todas las fuerzas del Ejército del Aire estacionadas en su demarcación; más adelante se crean los mandos operativos de la Defensa y de la Aviación Táctica y la Jefatura de Transporte, y sus unidades operativas se hallan muchas veces fuera de su demarcación territorial; sin embargo, dependen de esos mandos a efectos operativos y de los regionales a efectos logísticos, administrativos y jurídicos. La Jefatura de la Aviación de Transporte, que en un principio se establece en la base aérea de Albacete, se traslada en 1974 a la base aérea de Zaragoza y, en estos momentos (junio 2000) Zaragoza es la cabecera donde se ubica el Cuartel General de la III Región Aérea y del Mando Aéreo del Levante (ver Acuartelamientos Buscar voz...).

• Bibliog.:
Goma Orduña, José: Historia de la Aeronáutica Española; I y II, Madrid, 1946 y 1950.
González-Cutre Villaverde, Mariano, y López-Mayo, Francisco: Historia de la aviación; León, 1948.
Peciña Íñigo, Ricardo: Apuntes y notas.
Salas Larrazábal, Jesús: La Guerra de España desde el Aire; Barcelona, 1969.
Warleta Carrillo, José: Apuntes y Notas. Boletines Oficiales del Aire. Zaragoza Base Aérea. Publicación del Ejército del Aire, 1987.

 

Monográficos

Aragón durante el franquismo

Aragón durante el franquismo

Un nuevo estado totalitario surge tras la fractura de la Guerra Civil. Conoce su evolución en Aragón.

La II República y la Guerra Civil en Aragón

La II República y la Guerra Civil en Aragón

Una década traumática que iba a marcar una profunda fractura en la sociedad aragonesa del siglo XX.

Imágenes de la voz

Ejército del aire: De la ...Ejército del aire: De la Cierva en...

Avión E-15 (T-33)...Avión E-15 (T-33)

Base Aérea de Zaragoza F-...Base Aérea de Zaragoza F-18

Partida de los F-18 de Za...Partida de los F-18 de Zaragoza a ...

Aparcamiento de aviones E...Aparcamiento de aviones E-15 en la...

Avión T-10 (C-130 Hércule...Avión T-10 (C-130 Hércules)

Cola del E-15 (T-33) con ...Cola del E-15 (T-33) con el emblem...

Emblema del 312 escuadrón...Emblema del 312 escuadrón del ala ...

Placa existente en el bar...Placa existente en el barracón act...

El famoso aviador francés...El famoso aviador francés Vedrines...

El alcalde de Zaragoza en...El alcalde de Zaragoza en el autog...

Categorías relacionadas

Categorías y Subcategorías a las que pertenece la voz:

 

© DiCom Medios SL. C/ Hernán Cortés 37, 50005 Zaragoza
Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza, en inscripción 1ª, Tomo 2563,
Seccion 8, Hoja Z-27296, Folio 130. CIF: B-50849983

Información Legal

NTT